Desarme inevitable y desarmes peligrosos

El anuncio de ETA diciendo que va a proceder a un desarme unilateral y definitivo consigue lo único que pretende, cierta atención mediática y dar a entender que aún está viva y que pinta algo. Vuelve a repetir el término “unilateral”, término que utilizó cuando anunció el cese de su actividad terrorista, término que sirvió sólo para ocultar la derrota, aunque hubo quienes elevaron ese término a categoría suprema. Ahora ni eso: después de haber traicionado a sus presos cesando en la actividad terrorista y dejándolos pudrirse en la cárcel, ETA ha tenido que constatar que no está en condiciones de conseguir absolutamente nada para los suyos.

Trata de montar un espectáculo con sus comparsas de siempre para que el desarme no sea interpretado como ratificación de la derrota. Por eso no se disuelve. La indiferencia social de la que ha hablado Kepa Aulestia añade escarnio a la derrota de ETA, aunque esa misma indiferencia sea la que afecta a la memoria de las víctimas pese a las muchas iniciativas institucionales que no la contrarrestan sino que la propician si cabe con sus equidistancias y multiplicaciones injustificadas de víctimas y de terrorismos.

ETA trata de ponerse en escena de nuevo negando su evidente derrota. Ha pretendido tratos con los Gobiernos galo y español, que se niegan al juego. Convoca a personas -las llaman sociedad civil-, en cuyas manos deposita la información de sus armas porque no se atreve a hacerlo directamente con las policías francesa y española, pues evidenciaría la realidad de su derrota. Y terminará traicionando a quienes se prestan a taparle las vergüenzas como antes traicionó a sus presos. Y nadie sabe si realmente dará toda la información sobre todas las armas, pues nadie lo podría verificar mejor que las Fuerzas de Seguridad, y no los mediadores que lo único que median es a ETA con sus propios fantasmas.

Por todo esto es por lo que es preciso hablar de los otros desarmes, de los peligrosos. Para empezar: el anuncio del cese definitivo de la banda en su actividad terrorista obligado por la fortaleza del Estado de Derecho fue el momento en el que la mayoría de la sociedad vasca cerró el libro de la historia de ETA. Se acabó ETA, aunque no se haya disuelto, y se acabaron las víctimas y su memoria. Si la sociedad vasca estuvo durante demasiado tiempo desarmada ante ETA activa, eso significa no haber percibido la existencia de sus víctimas, ahora está desarmada ante la historia de terror de la banda gracias a la bondad del olvido y la ignorancia.

Junto a este desarme de la mano del olvido se encuentra el desarme que se produce en el mundo de las palabras. No hemos sido capaces de establecer con claridad los elementos que deben articular el relato histórico que haga justicia a la demanda de memoria, dignidad y justicia de las víctimas del terrorismo de ETA. No supimos mantener clara la idea de que el terrorismo siempre tiene una dimensión pública, que el terrorismo es político porque pretende materializar un proyecto político que exige el uso de la violencia ilegítima. No supimos mantener la idea de que el rechazo de la historia de la banda se debe mantener en esa dimensión pública y política que exige el carácter mismo del terrorismo.

Si el uso de la violencia se debe a los celos, a la avaricia, al deseo de riqueza, al mismo placer en aplicar violencia a otros o al odio, entonces puede haber lugar al tratamiento personal y privado de los efectos de dicha violencia y para la exigencia de perdón. Pero el perdón no es una categoría política, no posee una dimensión pública. No se produce en el espacio público, es sobre todo algo muy personal y privado de lo individuos que han sufrido violencia. Lo mismo sucede con la reconciliación: se reconcilian dos personas que han estado enfrentadas, o dos grupos que han estado enfrentados. Pero la reconciliación real se da entre las personas que se han enfrentado por la razón que sea.

Pero en el caso de ETA no ha habido enfrentamiento entre dos partes. Significaría aceptar el discurso del conflicto. Es ETA la que ha estado enfrentada al Estado, a España y a todo lo que significa España y lo español en Euskadi. Es ETA la que ha estado enfrentada con todo el que en Euskadi no compartía ni su diagnóstico ni su proyecto para la sociedad vasca, la nación vasca como decían. Es decir: con parte de la sociedad vasca e incluso con la parte de la sociedad vasca que vivía pasivamente la actividad terrorista de ETA.

En esta situación el término reconciliación es equívoco y engañoso. Se ve con claridad si se analiza otra de las exigencias que se le han planteado a ETA y que debe ser matizada para tener sentido: reconocer el daño causado. ¿Qué significa exigir a ETA que reconozca el daño causado en el sentido de reconocer que ha matado a cientos de personas? Sería una mera constatación de hechos. Exigencia sería que confesaran que ese uso de la violencia era terrorismo y que era políticamente inaceptable. Reconocer el daño causado como reconocimiento de haber causado dolor y sufrimiento: de nuevo nos vemos ante una privatización peligrosa del terrorismo.

El verdadero daño causado por ETA, además de asesinar a cientos y hacer sufrir a los familiares y amigos -y los asesinó después de haberlos convertido en cosas de usar y tirar, después de haberles negado su derecho a la libertad de conciencia, a pensar, sentir y vivir incluso el ser vasco de forma distinta a la de ETA, de haberlas definido como instrumentos para alcanzar su proyecto político- es el daño producido al Estado de Derecho y lo que significa, el ser garantía de la libertad de conciencia y los derechos derivados sin los cuales es imposible la convivencia entre diferentes. ETA pretendía suplantar al Estado de Derecho que reconoce a ciudadanos en sus libertades y derechos para sustituirlo por una comunidad de creyentes en una nación homogénea, por una comunidad de adherentes a un sentimiento homogéneo y dictado por ellos, en una sociedad absorbida y subsumida por y en el poder de un grupo que se arroga una violencia ilegítima que anula toda diferencia. El Estado de Derecho, por el contrario, garantiza por la sumisión de la violencia al derecho, convirtiéndola así en legítima, precisamente el derecho a la diferencia en la conciencia, en la identidad, en el sentimiento de pertenencia. Ése es el bien público, el bien político que ha pretendido anular en su significado de libertad.

Causando daño al Estado de Derecho ha causado daño a los ciudadanos concretos, a la ciudadanía vasca y española en su conjunto, negándoles la libertad de conciencia, la libertad de identidad, la libertad de lengua, la libertad de sentimiento de pertenencia, y convirtiéndoles así en carne de cañón literalmente. Arrebatarles la vida es la consecuencia de la dignidad que se les ha negado previamente. Por esta razón significa también un desarme constituir el derecho a la vida y su negación como el paraguas que sirve para meter bajo él a todas las víctimas de alguna violencia ilegítima. El terrorismo que ha caracterizado la historia vasca es el terrorismo de ETA. Esto no significa negar que hayan existido el Batallón Vasco-Español, los GAL o los abusos policiales y las torturas. Pero sólo ETA ha pretendido en la teoría y en la práctica, en su planteamiento y en su proyecto político eliminar el Estado de Derecho, negar el monopolio legítimo de la violencia. Los otros han negado en la práctica la vigencia del Estado de Derecho sin que hayan tenido ni la capacidad ni la voluntad de formular un proyecto político alternativo.

Es cierto que todas las víctimas son iguales en el sufrimiento. Pero, parafraseando al historiador Tony Judt, cuando el victimismo se generaliza llega la hora de traer a la memoria a los verdugos, pues es su intención la que dota de significado específico a las víctimas. Todas las víctimas son iguales en el sufrimiento y en la injusticia, todas las víctimas son diferentes en razón de la intención de quien las instituyó como víctimas. La memoria de sufrimiento de las víctimas, de todas ellas, es necesario para generalizar el rechazo al uso indebido de la violencia. El recuerdo de la intención de los terroristas y de la razón por la que asesinaron e instauraron víctimas es necesario para saber cuáles son las ideas, las tendencias, los proyectos políticos que deben ser combatidos políticamente para que el terror no pueda recurrir a ellos.

Pero si seguimos diciendo que todas las ideas son legítimas sin violencia, que la democracia no puede ser militante, que “poco importa el origen, la intención precisa o el objetivo final de los terroristas para que sus víctimas se encuentren en el reconocimiento final…”, si seguimos diciendo que es posible ser independentista sin preguntar cómo se compatibiliza ser independentista con el Estado de Derecho, seguiremos desarmándonos ante ETA y su historia de terror.

Joseba Arregi, ex consejero del Gobierno vasco, es ensayista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *