El alto precio de la libertad

Hace un 1 año y medio mi esposo, el líder opositor venezolano y coordinador del Partido Voluntad popular Leopoldo López se entregó a una justicia injusta que lo acusaba de haber hecho “llamados subliminales a la violencia” durante las protestas de febrero de 2014. La realidad es que Leopoldo está preso por haber confrontado al gobierno de Nicolás Maduro y hacer un llamado no violento, constitucional y democrático para pedir el cambio de un gobierno corrupto, ineficiente y represor que viola sistemáticamente los derechos de sus ciudadanos.

El Ministerio Publico ha sido incapaz de demostrar con pruebas o testigos los cargos de los que se le acusa. Leopoldo está preso por sus palabras.

El juicio fue suspendido abruptamente la semana pasada y la juez a cargo del caso Susana Barreiros pasó al periodo de conclusiones prescindiendo de testigos y pruebas faltantes del Ministerio Público y de la Defensa. Esperamos veredicto en los próximos días.

La falta de separación de poderes y los vicios procesales son graves. El presidente Maduro dijo al menos 11 veces antes de la entrega de Leopoldo que “le estaba calentando la celda”. Los cuatro discursos base de la acusación del Ministerio Público no fueron analizados. Parte del material probatorio de la fiscalía “desapareció” y fue incorporado fraudulentamente en el juicio. En una de las audiencias dos adolescentes declararon haber estado bajo la influencia de las drogas y declararon su responsabilidad como autores materiales en la quema de unidades de la policía, los dos testigos nunca han sido procesados. La parte mas crítica del juicio, fue el testimonio de la testigo estrella, una experta PhD en Lingüística que declaró que Leopoldo López nunca llamó a la violencia y que “los mensajes de López no eran subliminales; son claros, directos y específicos”.

Tras 70 audiencias, 108 testigos, 30 pruebas y 600 horas de juicio, ningún testimonio y ninguna prueba con los que trató de acusar el Ministerio Publico pudo corroborar que Leopoldo López y los cuatro estudiantes -juzgados junto a el- son culpables de los cargos que les incriminan.

Los días que precedieron a la detención de Leopoldo fueron una pesadilla, debatíamos en familia si Leopoldo debía entregarse, estábamos conscientes de las consecuencias de las que este régimen es capaz. El presidente de la Asamblea Nacional nos ofreció que se fuera del país, pero para Leopoldo esa nunca fue una opción, no podía abandonar a su gente. Su entrega serviría para desenmascarar a un régimen que pretendía bajo la fachada de elecciones democráticas hacer creer al mundo que actuaba democráticamente, mientras reprimía y reprime impunemente a la población.

El gobierno está roto moralmente y persigue a quien piensa distinto. Ejemplo de ello, es el encarcelamiento y persecución de líderes de oposición , incluyendo al alcalde de Caracas Antonio Ledezma, el alcalde de San Cristóbal Daniel Ceballos y la diputada María Corina Machado.

Múltiples organizaciones internacionales han pedido la liberación inmediata de Leopoldo López, entre ellos Naciones Unidas y la Comisión Inter Americana de Derechos Humanos. La decisión de estos organismos es vinculante conforme al articulo 23 de nuestra constitución que dice que los tratados, pactos y convenciones relativos a derechos humanos son de obligarorio cumplimiento. También han llamado a su liberación los presidentes Rajoy de España, Obama de Estados Unidos, Santos de Colombia, Humala de Perú, Rousseff de Brasil y múltiples parlamentos del mundo, incluyendo al de la Unión Europea.

El precio de la libertad ha sido alto, nos persiguen, intimidan, y amenazan en televisión. Mis hijos de 2 y 5 años se han quedado colgados llorando en las rejas de la prisión cuando nos quitan arbitrariamente la visita. Manuela, mi hija mayor le ha preguntado a su padre si morirá en prisión. Leopoldo ha estado aislado un total de 9 meses,sujeto a tratos crueles y denigrantes que incluyen lanzarle excrementos humanos y seguidamente cortar el agua y la electricidad por mas de 12 horas para que no se pueda lavar.

El sufrimiento de Leopoldo es el sufrimiento de los venezolanos, su caso va más allá del caso de un preso político, es el caso de millones de venezolanos. Leopoldo dice que el está preso, pero Venezuela también está presa en sus derechos con criminalidad, escasez, racionamiento de comidas, largas colas de espera y la transformación de supermercados en zonas militares. Los servicios de salud están colapsados y sin insumos para atender enfermedades básicas, estamos viviendo síntomas de una crisis humanitaria

Hay una larga historia de persecución y represión. Muestra de ello, es el encarcelamiento y persecución a figuras de oposición, incluyendo al alcalde de Caracas Antonio Ledezma, el alcalde de San Cristóbal Daniel Ceballos y la diputada María Corina Machado.

La comunidad internacional está obligada legalmente a respetar y hacer respetar los tratados de Derechos Humanos de los que son parte, no pueden ser neutrales ante esta situación grave erosión de Derechos Humanos en Venezuela.

La única decisión que esperamos y que puede emanar del juicio es la libertad plena para Leopoldo y de los estudiantes.

Toda mi fuerza y mi amor están contigo Leopoldo y con cada uno de los Venezolanos que queremos cambio y Paz para Venezuela.

Lilian Tintori es esposa del líder opositor venezolano Leopoldo López.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *