El duende de Podemos

En las Cortes de mayo de 1932, en el discurso sobre el Estatuto de Cataluña Azaña dijo: "Pero yo creo, como dijo el señor Lerroux, que el 90% de los que protestan contra el Estatuto no lo han leído, y suscribo y subrayo la segunda parte de la opinión del señor Lerroux en este particular, es a saber: que si lo hubieran leído tal vez no protestarían". Estas palabras son extrapolables a la opinión negativa de bastantes españoles sobre la nueva fuerza política de Podemos, ya que no han leído sus propuestas programáticas y, que si las hubieran leído, no solo no las criticarían, sino que convencidos las asumirían, ya que están impregnadas de sentido común. ¿O no lo es hacer una auditoría de la deuda pública desarrollada por expertos independientes bajo "control ciudadano" que, además, determine el grado de corresponsabilidad de los gobernantes y acreedores y tras ella una reestructuración de su pago, como única salida de la crisis? ¿O no lo es el endurecer las penas contra la corrupción, incluyendo entre ellas, la tipificación expresa como "organización y grupo criminal" la asociación entre responsables políticos y actores económicos para cometer delitos de cohecho y prevaricación? ¿O no lo es el promover el fin de los desalojos forzosos sin alternativa y el reconocimiento del derecho al alquiler social? ¿O no lo es defender una enseñanza y sanidad públicas con carácter gratuito y universal, en vez de desmantelarlas?

Considero que tal estado de opinión negativo sobre Podemos se explica por el gran vacío mediático que sufre. Y cuando de él se habla mayoritariamente es bajo connotaciones muy sesgadas: ilusos, revolucionarios, populistas, etc. Los grandes poderes económicos y los dos grandes partidos acongojados tratan de infundir miedo a la ciudadanía. Y eso va calando. Mas la información hoy se han diversificado tanto que es una utopía pretender ponerle vallas al campo. Por ello, si hoy pretendemos hablar de política con propiedad y no superficialmente debemos y podemos informarnos cuanto más mejor. Hablar de política requiere mucho esfuerzo al ser una actividad complicada y con muchas aristas. Hace falta observar el mundo que nos rodea, leer y ver mucho y de continuo, y tras reflexionar a conciencia se puede llegar a determinadas conclusiones. Debemos estar advertidos de que abundan los que pretenden aburrirnos para despreocuparnos de ella. Otros prefieren nuestra ignorancia y así pueden llevar a cabo con impunidad auténticas fechorías. Mas como la política es asunto colectivo que nos afecta de pleno, resulta incomprensible mostrar desinterés hacia ella. Por ello, los atenienses del siglo V a. C. a los que se despreocupaban de lo común, los llamaban idiotas.

En coherencia con lo expuesto, trato de informarme además de en la prensa nacional en la extranjera, para tener una perspectiva más amplia. Para el periodista y filósofo colombiano, Óscar Guardiola-Rivera, autor del libro Si Latinoamérica gobernase el mundo. De cómo el Sur guiará al Norte hacia el siglo XXI, en el artículo de 21 de octubre Ganaremos expresa que el fin de semana pasado tuvo lugar uno de los acontecimientos más relevantes de la política europea y de los peor reportados por la prensa corriente. Se refiere a la Asamblea Ciudadana de Podemos, en la que se aprobaron resoluciones sobre temas prioritarios para la sociedad española: educación universal y de calidad, medidas anti-corrupción, vivienda social, salud pública y auditoría de la deuda externa. Se emitieron 240.000 votos, y de los votantes unos 40.000 lo hicieron a través de la aplicación en red Appgree. 150.000 personas siguieron la asamblea en internet desde Madrid hasta Londres y otros tantos presenciales. Tanto los temas como la forma asamblearia le resultan familiares al haber sido puestas en práctica ya en Latinoamérica, en el movimiento estudiantil colombiano del 91 y los movimientos sociales bolivianos de la guerra del agua. Continúa diciéndonos Guardiola-Rivera, que para entenderla no solo hay que leer a Habermas, sino también y sobre todo a Silvia Rivera Cusicanqui, Luis Tapia, Orlando Fals Borda, Aníbal Quijano y Álvaro García, entre otros. Los latinoamericanos, nos dice, solemos menospreciar lo nuestro, pero españoles como Juan Carlos Monedero y Pablo Iglesias nos han leído con cuidado y sostienen que las lecciones aquí aprendidas son útiles en Europa. Medios y partidos dominantes en España, en pánico, lejos de entender este "mundo al revés" se dedican a insultarlo: tratan a Podemos de populistas, sudacas o castro-chavistas. Se indignan frente a la posibilidad de que un europeo aprenda política de Ecuador o Bolivia. Breve el comentario pero clarísimo.

Igualmente Guardiola-Rivera escribió el pasado septiembre un bellísimo artículo De duendes y zombis, en el que nos cuenta que los casi gemelos Íñigo Errejón y Owen Jones se encontraron para conmemorar la apertura del primer círculo Podemos Londres. Partido epicentro de un verdadero terremoto político en España hoy, que ha abierto una falla donde están cayendo populares y socialistas. Su inspiración, es el duende latinoamericano que campea en el continente europeo. El duende español se ha opuesto en Londres al capitalismo financiero europeo, que se tambalea como un zombi. Europa afortunadamente ya tiene duende (alma).

Cándido Marquesán, profesor de instituto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.