El factor de la privacidad para poner fin al confinamiento

¿De qué manera pondremos fin al período de confinamiento que ha sofocado a economías enteras y dejado a más de mil millones de personas a resguardo en sus casas? Algunos han sugerido una estrategia selectiva, por la cual los grupos más jóvenes y menos vulnerables regresarían al trabajo antes que los demás. Pero las advertencias sombrías de los epidemiólogos sobre las consecuencias inevitables para la salud han venido erosionando el apoyo a esta estrategia en la mayoría de los sectores.

Ahora, la única solución aceptada en términos generales es un relajamiento gradual de las restricciones, posible gracias a un testeo, un seguimiento y un rastreo de contactos masivo para identificar a todos aquellos con quienes ha interactuado una persona infectada. Y, como no es posible testear al 100% de la población, la solución perfecta reside en hacer que los sistemas de seguimiento y rastreo funcionen.

La única manera realista de dar seguimiento y rastrear en la escala necesaria es utilizar los datos de geolocalización que ofrecen los celulares. En esta estrategia, un “contacto” se produce cuando los dispositivos de dos personas –concretamente, sus señales de Bluetooth- están en estrecha proximidad durante un determinado tiempo. Ya se han propuesto o inclusive implementado varios sistemas para identificar este tipo de interacciones. Singapur ha apelado a su iniciativa TraceTogether, Google y Apple recientemente aunaron fuerzas para diseñar una aplicación de rastreo de contactos voluntario y un amplio consorcio en Europa ha lanzado el proyecto Rastreo Paneuropeo de Proximidad para Preservar la Privacidad (PEPP-PT).

Claramente, cualquier sistema de seguimiento y rastreo planteará serias cuestiones en torno de la privacidad. El objetivo, después de todo, es identificar a la gente infectada. Aún si las ID de usuario se anonimizan, tendrán que estar vinculadas a un nombre y a un número de celular en alguna etapa del proceso. Los diseños actuales se pueden mejorar con funcionalidades técnicas adicionales para limitar el uso de los datos de proximidad colectivos, permitiendo al mismo tiempo un seguimiento y un rastreo efectivos. Pero, primero, las reglas que gobiernan la recolección y utilización de datos tendrán que adaptarse a nuestras nuevas necesidades de vigilancia.

Con ese objetivo, una propuesta reciente distingue entre tres tipos de privacidad: del fisgoneo de terceros, de los contactos propios y del gobierno. Con excepción de Corea del Sur, ninguno de los países con sistemas de seguimiento y rastreo ya en marcha ponen a disposición pública información personal sobre los casos positivos (como se hace con los registros de agresores sexuales en Estados Unidos). Pero inclusive los programas que garantizan los dos primeros niveles de privacidad no pueden ofrecer privacidad del gobierno sin poner en riesgo la efectividad del sistema.

En consecuencia, por ahora, deberíamos diseñar sistemas de protección contra observadores y hackers. Pero necesitaremos esperar a que surjan métodos prácticos para alcanzar el tercer nivel de privacidad. Un requerimiento técnico importante es limitar la vida útil de los datos de los contactos –el registro de cada interacción por Bluetooth con otro dispositivo- a 14 días, después de los cuales se debería borrar automáticamente. Este principio debería aplicarse tanto a los datos transportados en los teléfonos como a aquellos que son almacenados por el gobierno. Pero para que esta regla se cumpla plenamente, hará falta una investigación y desarrollo urgente para optimizar los protocolos de autodestrucción de datos, que actualmente son demasiado complejos y engorrosos para la tarea en manos, especialmente cuando se trata de dispositivos móviles.

Ésa es una tarea para los desarrolladores de software y de hardware. En cuanto a los responsables de las políticas, la principal prioridad debería ser mantener el “principio de limitación de uso”, que sostiene que los datos brindados por los usuarios sólo cumplirán el objetivo declarado durante su recopilación –es decir, para rastrear casos de coronavirus positivos.

Los responsables de las políticas también tendrán que ocuparse del proceso por el cual los usuarios de teléfonos móviles aceptan compartir sus datos. Una estrategia de adhesión, que es óptima desde una perspectiva de la privacidad, dependería de que los usuarios instalaran la aplicación de seguimiento y rastreo voluntariamente. Pero, fuera del sudeste asiático, no hay ninguna evidencia de que esta estrategia garantice suficientes tasas de participación.

Una opción ligeramente más segura es la estrategia de salida, por la cual todos los dispositivos móviles tendrían automáticamente instalada la aplicación, pero los usuarios podrían eliminarla o desactivarla. Una encuesta canadiense reciente indica que las dos terceras partes del país respaldaría un programa de seguimiento y rastreo del gobierno. Sin embargo, eso implica que un tercio de los canadienses podrían optar por desactivarla.

La única opción que queda, entonces, es la de compartir datos de manera obligatoria. En este caso, la aplicación está codificada de manera fija en el sistema operativo del dispositivo. Para que esta estrategia resulte más digerible, el sistema –como los datos recopilados- tendría que tener una cláusula de suspensión, para que se la pueda eliminar gradualmente cuando la crisis haya pasado.

¿Pero cómo definimos ese momento? En Estados Unidos, las reglas que gobiernan la privacidad de los pacientes en entornos médicos bajo la Ley de Portabilidad y Responsabilidad de Seguros de Salud se han relajado significativamente en respuesta a la crisis, y el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos ha brindado pocos indicios de cuándo se las restablecerá por completo. Para no repetir el mismo error, los programas de seguimiento y rastreo deberían especificar un objetivo claramente definido y verificable, como un período sin nuevas infecciones, o inoculación de la mayoría de la población cuando haya una vacuna disponible. Estas cláusulas de suspensión deberían estar escritas en el software y ser objeto de auditorías por parte de organismos independientes como la Fundación Fronteras Electrónicas.

Una pregunta final es quién debería diseñar estos sistemas, fijar las reglas para la recopilación y almacenamiento de datos y decidir sobre la mejor estrategia para lograr un equilibrio entre privacidad y efectividad. En lugar de darle un control absoluto a los desarrolladores o al estado, deberíamos convocar a representantes del sector privado, del gobierno, de la academia y de la sociedad civil.

La pandemia del COVID-19 nos obliga a repensar marcos bien establecidos para la recolección de datos y la protección de la privacidad. Enfrentar la emergencia de salud pública con la menor sobrecarga informática posible no es poca cosa. Las instituciones que conceden subvenciones que financian a la ciencia informática necesitan con urgencia reorientar sus prioridades hacia esfuerzos destinados a introducir métodos prácticos pero responsables de recolección de datos de proximidad y las salvaguardas necesarias.

Si la privacidad debe ser relegada temporariamente respecto de la salud pública, deben existir protocolos bien definidos para poner fin al estado de excepción. Como señaló la antropóloga norteamericana Margaret Mead, “Tal vez sea necesario aceptar temporariamente un mal menor, pero nunca debemos catalogar un mal necesario como bueno”.

Stan Matwin is Professor of Computer Science, Canada Research Chair, and Director of the Institute for Big Data Analytics at Dalhousie University in Halifax, Nova Scotia. He is also a professor at the Institute of Computer Science at the Polish Academy of Sciences.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.