El federalismo del PSOE

Durante el último fin de semana de enero pasado, hace menos de quince días, el PSOE celebró en Zaragoza una convención sobre política autonómica para fijar su programa ante las elecciones que se celebrarán el próximo mayo. El núcleo central de lo allí aprobado está contenido en el documento denominado Lo que hay que hacer incluidos los socialistas-ni por parte de los medios de comunicación.

Desde la época de la transición, el PSOE siempre ha sido partidario de un Estado federal. Lo explica muy bien el libro de Luis Fajardo en el que se hace un detallado repaso a la posición de los socialistas en esta materia durante los últimos 30 años (Luis Fajardo, ¿Hacia otro modelo de Estado? Los socialistas y el Estado autonómico,Thomson Reuters, Madrid, 2009). Por tanto, no es nuevo que sus propuestas autonómicas vayan en este sentido, aunque sí es significativo hacerlo ahora, tras la desorientación ocasionada por las reformas estatutarias que siguieron al Estatut de Catalunya. El documento aprobado en Zaragoza supone, pues, una importante rectificación: volvemos a las posiciones de hace diez años.

En efecto, poco queda de aquel vago e impreciso discurso de Rodríguez Zapatero sobre la España plural en el que el presidente se complicaba la vida desviándose por la senda metafísica de las identidades colectivas de los pueblos de España. Lo que hay que hacer, por el contrario, adopta un tono eminentemente práctico y un lenguaje de izquierdas en el que, básicamente, lo que preocupa es que el coste del Estado de las autonomías no perjudique al Estado social. No se olvide que las principales políticas públicas que desarrollan derechos sociales (educación, sanidad y servicios sociales) son competencia de las comunidades autónomas.

Así pues, el núcleo central del documento presta especial atención a la igualdad entre personas y a la solidaridad entre comunidades e, implícitamente, considera que el modelo territorial de Estado no debe estar vertebrado en torno a la identidad de los pueblos, sino en torno a los valores de igualdad y solidaridad. Un giro notable y, probablemente, un cambio del mismo concepto de Estado autonómico: de la idea de Estado plurinacional, basado en identidades colectivas, se pasa a un Estado federal, basado en la igual libertad de las personas.

El federalismo es una técnica para dividir los poderes del Estado y, de este modo, hacer que su acción sea más eficiente, más eficaz y más controlable. El federalismo se justifica en la idea de democracia y tiene poco que ver con la identidad, aunque mucho con la diversidad. No encuentra su origen en la idea de nación propia del romanticismo y del historicismo alemán o del positivismo francés, sino en la idea liberal racionalista de separación de poderes según la interpretaron los padres fundadores de Estados Unidos. Después, esta idea se ha ido desarrollando en la práctica de los estados federales – en especial Estados Unidos y Alemania-hasta el día de hoy.

Según cifras del año 2009, España encabeza los estados de la UE con mayor gasto público descentralizado territorialmente. Por tanto, la autonomía de nuestras nacionalidades y regiones se ha desarrollado mucho y muy rápidamente. Sin embargo, estamos retrasados en los otros dos elementos federales básicos: la participación de las comunidades autónomas en el Estado y la colaboración, cooperación y coordinación entre Estado y comunidades, así como de estas entre sí. Ambos retrasos ocasionan dos tipos de problemas: primero, falta de legitimidad de ciertas decisiones estatales que afectan a las comunidades autónomas (caso reciente, la airada reacción de algunas comunidades al acuerdo Zapatero-Mas sobre la autorización estatal para que la Generalitat emita deuda pública); segundo, duplicidad de las mismas funciones, gastos inútiles, cargos injustificados, burocratización e ineficiencia de las administraciones, tanto la estatal como las autonómicas y locales.

Es a la vista de tal situación que el documento aprobado por el PSOE propone una serie de medidas concretas que, basándose en los valores de cooperación, concertación y lealtad constitucional, alcancen el objetivo de que todas las administraciones públicas funcionen con una mayor austeridad, simplifiquen trámites, no impongan barreras arbitrarias a la unidad de mercado y logren una mayor cohesión social mediante unos mejores, más eficientes y eficaces, servicios sociales. Asimismo, para que todo ello sea posible, son necesarias ciertas reformas institucionales: desde la tan esperada del Senado hasta la revitalización de la Conferencia de Presidentes Autonómicos y la nueva propuesta de Conferencia de Gobiernos.

Este es, pues, el federalismo del PSOE: sobre el papel el giro está dado. Ahora falta nada menos que poner en práctica esta nueva política que ya ensayó en su etapa de ministro Jordi Sevilla. Además, si son capaces de mirarse limpiamente a la cara, también el PP estaría de acuerdo con estos planteamientos.

Por Francesc de Carreras, catedrático de Derecho Constitucional de la UAB.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *