El franquismo a debate 30 años después (Encuesta 9)

Los jóvenes vivirían en la República antes que en el franquismo (EL MUNDO, 26/07/06):

La II República sigue ejerciendo atracción sobre los jóvenes de hoy. Un 65,4% de los menores de 30 años preferiría vivir en una época como aquélla. Los españoles de 30 a 44 años también optarían por la República, aunque en menor proporción: el 56,7%.

El resultado de esta pregunta entre la gente joven también puede deberse a la poco apetecible alternativa -vivir bajo el franquismo- para quienes lo han condenado concluyentemente -el 72,9% de los menores de 45 años opina que fue malo para España- y han rechazado con similar contundencia a Franco -el 65,4% de ellos lo valora «mal» o «muy mal»-.

La preferencia de los mayores es distinta. Quienes conocieron el franquismo se inclinan ligeramente por repetir la experiencia ante la opción de elegir la República. Sin duda, influye en su decisión el recuerdo de los convulsos años republicanos y también, obviamente, la condena que el régimen de Franco hacía de continuo del régimen contra el que se levantó.

Así, casi la mitad de los mayores de 65 años (46,5%) viviría antes en la época del franquismo que en la republicana, y también muestra esa preferencia el 40,5% de los encuestados mayores de 45 años y menores de 65.

Otra vez, los valores registrados entre los más jóvenes se parecen a los que ofrecen los votantes del PSOE, el 65,6% de los cuales preferiría la República al franquismo. Más elevado es este contingente entre los votantes de IU (76,5%).

Pero, como han mostrado los resultados de otras preguntas, entre los votantes de izquierda figura un grupo relevante de preferiría el franquismo antes que la República, de la que la izquierda, en especial la más radical, hace bandera a veces.

Un 15,8% de votantes del PSOE elegiría el franquismo; y un 11,6 % de los electores de IU haría lo mismo, lo que también es un resultado muy llamativo para la coalición que alberga al Partido Comunista.

De los votantes del PP, una mayoría del 60,4% preferiría la época del franquismo, pero uno de cada cinco optaría por la etapa de la República. Este porcentaje es ligeramente inferior al que representaba el grupo de quienes afirmaban que el franquismo fue malo para España, que era del 25,5%.

En el grupo de otros partidos es más relevante la preferencia por la República. Se aprecia en ello el peso de los nacionalismos, que no olvidan que el régimen republicano inició el proceso de institucionalización de las autonomías que luego el franquismo canceló.

El juicio negativo sobre el régimen de Franco ha sido dominante y ha llegado a todos los rincones del país. En cambio, la opinión negativa sobre la II República ha encontrado la réplica de un criterio positivo que la ha erigido en un anhelo para muchos.

Las críticas a la II República empiezan por algunos de sus dirigentes (Alcalá Zamora, Madariaga, Portela…) y continúan en la actualidad por parte de algunos de los más relevantes historiadores (Payne, entre otros). El hecho de que naciera como una democracia ha llevado a considerarla un régimen aceptable, sin tener en cuenta los graves problemas que sus dirigentes provocaron y los que, provocados por otros, por ejemplo la extremada violencia, no supieron resolver.

El golpe militar que acabó con ella ha contribuido a su añoranza. En todo caso, en esta pregunta la apuesta por la República está condicionada también por la impugnación del franquismo.