El liderazgo del turismo español

Ahora que observamos el repunte del turismo en España, una vez superados los más severos zarpazos de la crisis económica internacional, se han creado las condiciones adecuadas para una profunda reflexión sobre este sector. El fin es que el turismo conserve su atractiva posición de liderazgo económico.

El turismo es un sector estratégico en el escenario económico español, siendo, posiblemente, el que mayor bienestar ha aportado a nuestra sociedad en los últimos años. Su ritmo de crecimiento en las últimas décadas, su resistencia frente a dificultades de la envergadura de la reciente crisis, son pruebas suficientes de su condición de activo estratégico.

El turismo representa alrededor del 11% del PIB nacional y ocupa al 11% de la población activa, porcentaje aún mayor si se considera su naturaleza transversal y su alto grado de interacción con otras actividades económicas.

Otras cifras que permiten dimensionar la importancia del turismo para España son las que se vinculan con su posición competitiva en el ámbito internacional. Somos el primer destino vacacional del mundo, el segundo país, por detrás de Estados Unidos, que más ingresa por turismo, cerca de 40.000 millones de euros en 2010. España fue ese año el cuarto país más visitado del mundo, con cerca de 53 millones de turistas, una situación altamente competitiva frente a otros destinos del Mediterráneo.

El sitio privilegiado que ocupa el turismo español en el escenario internacional es consecuencia de una trayectoria asentada en la reflexión permanente, la experiencia y el aprendizaje, que han edificado un modelo de productos diversos y de creciente calidad que proyecta una imagen atractiva.

Actualmente, el turismo es uno de los sectores que ha dado muestras de recuperación de una crisis internacional. Desde el Gobierno de España hemos realizado un enorme esfuerzo de coordinación y colaboración. Han sido más de 450 los acuerdos alcanzados entre la Secretaría General de Turismo y Comercio Interior y los diferentes entes de la Administración española, así como con las empresas privadas

Hay que citar los acuerdos que están permitiendo la apertura de nuevas rutas aéreas comerciales; la coordinación interministerial que está facilitando la agilización en los trámites de visados, la reducción y la congelación de tasas aeroportuarias, el uso de pasillos aéreos militares por aeronaves civiles, la correcta aplicación de la Ley de Costas, el incremento de los programas de turismo del Imserso, las nuevas oficinas consulares abiertas. También el impulso a los planes interministeriales de promoción, de los que se derivan el Plan de Turismo Cultural 2009-2012, el Enogastronómico 2009-2010 o la promoción internacional del Camino de Santiago.

Como consecuencia de la apuesta del Gobierno por el turismo, se deben subrayar las mejoras en las infraestructuras que han favorecido que el turismo español pueda gozar hoy de una extensa red de ferrocarril de alta velocidad, de un sistema sanitario público que, según la OMS, es de los mejores del mundo y de unos niveles de seguridad ciudadana de los más altos de la Unión Europea.

Asimismo, la política turística se ha orientado a apoyar al sector privado. De este modo, se han lanzado los exitosos planes Renove y Future, que pretenden promover la modernización de las instalaciones y equipamientos turísticos, con el fin de incrementar la calidad y realzar el principio de sostenibilidad, contribuyendo de esta manera a la competitividad turística. También el programa piloto Turismo Social Europeo que supone un descuento en los viajes hacia España de los ciudadanos europeos mayores de 55 años durante los meses de temporada baja. Este programa operativo en cuatro comunidades autónomas, junto con el promovido por el Imserso, se convierten en auténticas políticas activas de empleo ya que permiten la creación y el mantenimiento de puestos de trabajo en temporada baja.

La batería de medidas impulsadas desde la administración turística española en los últimos años es la más extensa del mundo, como señala la OMT en el informe elaborado por su Comité de Reactivación Económica para hacer frente a la crisis económica reciente. Pero no se pueden concluir estas líneas sin dejar de mencionar el nuevo reto que representa el Plan Turismo Litoral Siglo XXI, aprobado por unanimidad en el último Consejo Español del Turismo, máximo órgano de representación de toda la Administración pública y el sector privado. Este ambicioso proyecto constituye un claro ejemplo de política global que pretende modernizar nuestros destinos tradicionales de sol y playa, para hacer que la sostenibilidad sea el principio fundamental del modelo de desarrollo turístico del litoral español.

En definitiva, la política turística que hemos llevado a cabo parte de la profunda convicción de que este sector seguirá siendo uno de los principales ejes del crecimiento económico de España y para que los valores que se pretenden reforzar con las diferentes medidas adoptadas puedan constituir un ejemplo extrapolable que sirva para impulsar la construcción de una sociedad apoyada en la equidad, el respeto por el medio ambiente y la mayor calidad de vida de todos los españoles.

Por Joan Mesquida Ferrando, secretario general de Turismo y Comercio Interior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *