El misterio de la pizza china

El otro día mi esposa y yo salimos a buscar una pizza, una comida que adoro cuando está preparada correctamente. La hemos probado por todo el mundo, pero las que más nos gustan son las que prepara la cadena Pizza Express en Londres. Así que salimos, en Barcelona, pensando que nos sería fácil encontrar una pizzería italiana. Imaginen nuestra sorpresa cuando descubrimos que los tres restaurantes de pizzas que examinamos, y que previamente eran atendidos por italianos, ¡estaban ahora en manos de personal chino! Había camareros chinos y chinos haciendo las pizzas. Los cocineros asiáticos son a menudo excelentes y, sin duda, pueden hacer excelentes pizzas. De todas maneras, esta vez decidimos ir a un restaurante de cocina española.

Más adelante, hablamos sobre el extraño fenómeno de la comunidad china haciéndose cargo del negocio de la pizza. Parece que no es excepcional. Un amigo nos dijo posteriormente que las pizzerías que conocía en su ciudad estaban ahora en manos de orientales. Empecé a tener la sensación de que algo extraño estaba sucediendo. Justo entonces vi en las noticias de televisión que en EEUU los dirigentes del Partido Demócrata y del Partido Republicano se negaron a asistir a la cena de Estado ofrecida por el presidente Obama al presidente Hu de la República Popular China (RPC) al comienzo de su reciente visita histórica a Estados Unidos. Pensé inmediatamente «¡tal vez no acudieron porque el plato principal de la cena era pizza china!». Y no estaba lejos de equivocarme. Los líderes estadounidenses protestaban en parte por las políticas económicas de China.Y, ¿quién sabe si una de esas políticas no es hacerse con la industria de la pizza en Occidente?

Tras el misterio de la pizza, se esconde un misterio aún más grande: ¿cuáles son las intenciones económicas de la República Popular China? Hace algún tiempo, dediqué un artículo en este periódico al asombroso fenómeno del gigante asiático (China, el dragón resucitado, EL MUNDO, 13 de septiembre de 2006). El potencial económico y de población de la nación con la mayor fuerza productiva de todo el mundo, hace que muchas personas la vean como una amenaza económica. Hace algunos años, la actual senadora republicana de Delaware (Estados Unidos) declaró que China «ha elaborado con mucho cuidado un plan estratégico para tomar América». Muchos por entonces discreparon de ella, pero quizá posteriores evoluciones pueden haberles hecho cambiar de parecer. En los últimos días, muchas personas que conozco me han expresado sus recelos acerca de lo que parece ser un intento por dominar la economía mundial. Y en España, parece haber evidencia de que el actual Gobierno de Rodríguez Zapatero está ayudando activamente a Pekín.

Hay tres etapas principales en el proceso por el que China puede estar procediendo a la dominación. La primera es el establecimiento de buenas relaciones internacionales y el fomento del turismo. A este respecto, el ministro español de Industria, Miguel Sebastián, ha sido el agente más activo para fomentar los intereses de Pekín en España. Recientemente visitó China, con el objetivo de presentar un Plan de Turismo, cuyo objetivo es lograr que 300.000 turistas chinos visiten España en 2012 y un millón lo haga en 2020. El Plan incluirá acciones para adaptar la oferta española a las características del turismo chino, entre ellas la preparación de guías sobre España en mandarín, y la promesa (¡bastante optimista!) de reclutar guías turísticos españoles bilingües. También se ha avanzado en las negociaciones para llegar a acuerdos de cooperación en inversiones y en energías renovables de cara a la visita a España del viceprimer ministro chino.

La segunda etapa de la estrategia es la compra de deuda de los países que se convertirán en nuevos vasallos de la RPC. No es, por poner un ejemplo, ningún secreto que después de Francia, el segundo poseedor extranjero de deuda española es el gigante asiático. ¿Pero qué ocurre en tales casos? El vicepresidente de la Asia Society se explicaba así recientemente: «Las inversiones chinas no se hacen desde una perspectiva económica, sino teniendo en cuenta la estrategia y seguridad nacional. Por ello China tiene interés en acceder a los recursos naturales y en aumentar apoyo político». En efecto, está colocando su dinero en los países débiles, como España, para hacerse con el control. Igualmente, está haciendo préstamos a países vulnerables en todo el mundo. De hecho, el Financial Times estima que China ha superado al Banco Mundial en préstamos a los países en desarrollo. En los últimos dos años, China ha realizado préstamos de un valor estimado de 110.000 millones de dólares a África, América del Sur y Oriente Medio.

¿Qué sucede cuando China hace préstamos o compra deudas? Lo cierto es, según expertos financieros, que Pekín no espera que los préstamos le sean reembolsados. Podemos ver cómo funciona la estrategia en el caso de África. De acuerdo con un estudio publicado por David Mitchell, del Center for Strategic and International Studies, China canceló 1.200 millones de dólares de deuda de 31 países africanos en el año 2000 y condonó otros 750 millones de dólares de la deuda en 2003. En lugar de recuperar el dinero, China prefiere ser capaz de penetrar en el país deudor a través de concesiones de comercio e inmigración. Gracias a esta política, el volumen de negocios en el comercio entre África y China ha aumentado de siete millones de dólares anuales hace una década a 9.000 millones hoy. Uno de los mejores clientes de China en África es el dictador Mugabe, que ha extendido considerables privilegios de minería a la República Popular a cambio de armas y divisas.

La tercera y última etapa estratégica es la pizza, es decir, la presencia visible de ciudadanos chinos en actividades económicas e industriales. La infiltración de su presencia es particularmente notable en África, donde se han instalado tantos como 750.000 durante la última década. La estrategia ha sido diseñada cuidadosamente por funcionarios de Pekín, donde un experto ha estimado que China con el tiempo necesitará enviar a 300 millones de personas a África. La presencia china es una inundación que va creciendo. Angola tiene su propio Chinatown, al igual que grandes ciudades africanas como Dar es Salaam y Nairobi.

Y lo mismo está ocurriendo en España. La población total china de España se desconoce, pero está aumentando muy rápidamente. Aquí se conceden enormes facilidades a los ciudadanos chinos para abrir sus negocios, con todo el apoyo del Gobierno. Hace unos años señalé que el barrio en el que vivo en Barcelona era una de las zonas que el entonces alcalde de Barcelona, Joan Clos, concedió como un nuevo Chinatown, localizado entre el área del Arco de Triunfo y la Plaza de Tetuán.

Uno tras otro, los espacios comerciales han ido siendo ocupados por los nuevos chinos venidos, que se benefician de la exención de impuestos, regentando toda una variedad de comercios, desde restaurantes, supermercados y demás que se anuncian con rótulos no en catalán o español sino en chino. Madrid cuenta ya con el Chinatown más grande de toda España, en Cuatro Vientos. Se pretende que Alicante, Valencia y Barcelona sigan el mismo ejemplo.

La prueba final de la dominación china va mucho más allá de la pizza y tiene un gran parecido a la llegada de la enorme nave espacial en el exitoso filme Independence Day. El mayor éxito de Miguel Sebastián a favor de la RPC está en el establecimiento en España del banco más grande del mundo: el Industrial and Commercial Bank of China, que abrió su primera oficina en España a finales del mes pasado. La oficina, de 1.100 metros cuadrados, se instaló en el Paseo de Recoletos, en Madrid. La llegada del banco es una réplica de la llegada de la nave espacial.

Puede ser que Sebastián viva bajo el malentendido de que favoreciendo a la RPC reforzará España y la salvará de los fracasos del Gobierno actual. Si cree eso, tal vez debería ir a ver Independence Day, o quizá incluso estudiar un poco acerca de la cultura china, en particular la historia sobre el dragón devorador de todo.

Por Henry Kamen, historiador británico. Su último libro es Poder y gloria. Los héroes de la España imperial, Espasa, 2010.

3 comentarios



  1. No sé quien tiene hoy dudas de que China es ya la superpotencia. Solo hay que ver la deuda de USA para descubrirlo.
    Lean en Realpolitica.com
    “Porqué USA iniciará pronto la 3ra. Guerra mundial”
    para que vea las razones y sus negros planes.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *