El nuevo yihadismo

El discurso de Barack Obama constituye una declaración de guerra contra el llamado Estado Islámico y contra las nuevas formas de yihadismo más allá de Iraq y Siria. Es también un reconocimiento del peligro que este yihadismo representa para el mundo y para los países árabes. Viniendo de un presidente que se posicionó contra la guerra de Iraq y que ha rechazado consistentemente presiones para la intervención militar directa, podemos interpretarlo como síntoma de la gravedad de la situación. La toma de posición coincide con el 11-S en el contexto de una campaña de propaganda belicista de los medios que ha inclinado al Congreso y a la opinión pública en favor de una acción militar. Siempre y cuando no haya tropas estadounidenses participando en combates en tierra. Lo cual plantea incertidumbre sobre la estrategia.

Se trata de debilitar al EI mediante bombardeos aéreos guiados por drones y satélites. Para facilitar entonces la acción del ejército iraquí y de los peshmergas kurdos, incluso de unas milicias democráticas sirias reforzadas. La contraestrategia del EI está clara: dejar los espacios abiertos del desierto y llevar la guerra a las ciudades que ocupan y a las que pretenden ocupar, incluyendo Bagdad. Saben que Obama no se arriesgará a imitar a los israelíes en Gaza, matando a miles de civiles con “bombardeos de precisión”. Ni quiere, ni puede en términos de opinión pública entre sus votantes y en el mundo árabe que intenta conquistar. Lo cual deja lo esencial del combate en manos de las “fuerzas aliadas”. Puede contar con los motivados y organizados peshmergas kurdos porque defienden su existencia como nación y quieren ganar apoyo internacional para su independencia. Pero es dudoso que un ejército iraquí dividido y desmoralizado, dirigido por oficiales corruptos, y minado por la sospecha entre suníes y chiíes pueda hacer algo más que ocupar un terreno limpiado por los bombardeos. Ni siquiera con un Gobierno iraquí recién unificado bajo presión de Estados Unidos.

Obama es consciente del problema y por eso su estrategia más importante es la de cortar el suministro de dinero y armas al Estado islámico y contenerlo en su territorio actual evitando que llegue a Estados Unidos y Europa. Porque ese es el quid de la cuestión: el nuevo tipo de yihad que el Estado Islámico representa. En el fondo, no es un movimiento yihadista en términos tradicionales. Yihad, en términos terminológicos estrictos, quiere decir “lucha en defensa del islam”. Puede ser pacífica o violenta, política o insurreccional, ofensiva o defensiva según la historia y la geografía de la lucha.

El nuevo yihadismo no es un movimiento islámico contra Occidente, sino que es un movimiento de una parte del sunismo contra el chiismo y otras religiones, para crear un estado teocrático suní. Y, de paso, eliminar la dominación occidental sobre los territorios islámicos para que esa teocracia pueda existir. En ese sentido, Irán, y por tanto el Gobierno chií iraquí, Asad en Siria, o Hizbulah en Líbano, son los primeros enemigos. Si bien es cierto que la oposición frontal a Estados Unidos busca a proclamar el EI como único defensor válido del islam. Más aún, la estrategia deliberada del Estado Islámico es crear un movimiento islámico suní mundial, apoyado desde un Estado territorialmente constituido, mediante la penetración de las comunidades musulmanas en todo el mundo y en particular en Europa y Estados Unidos.

Aunque Al Qaeda tuvo esta idea, nunca llegó a realizarla a gran escala. El Estado Islámico sí lo está consiguiendo, en parte gracias al efecto multiplicador de las redes sociales de internet. Los cuadros de Al Qaeda eran árabes de Oriente Medio. En el EI, aunque los iraquíes controlan los puestos de mando, han conseguido movilizar a miles de jóvenes de múltiples países. Jóvenes con pasaportes válidos que pueden ir y venir como quieran mientras mantengan la clandestinidad Y que van a morir en los campos de batalla o regresan a sus hogares para morir cerca de los suyos. La defensa contra esta amenaza real puede conducir a una catástrofe política en Europa. Porque no se trata sólo de controlar a los que pueden volver (la mayoría morirán), sino de prevenir la acción de los que no salen del país. Y si para prevenir ese peligro se estigmatiza y vigila a las minorías musulmanas, se espían las mezquitas y se desconfía de cualquier signo de piedad religiosa, estaremos creando las condiciones para una insurrección de masa de las crecientes minorías musulmanas. Cada ordenanza municipal contra el uso del burka es una simiente para el proselitismo islamista radical.

En realidad, se trata de elegir entre una política de integración plena y tolerancia activa de todas las religiones e ideologías o la creación de un estado de sitio interno que, teniendo en cuenta la dimensión de la población musulmana autóctona (no inmigrada), llevaría a una israelización de nuestras sociedades, o sea, al miedo permanente y a la militarización de la vida cotidiana.

Ese es el desafío que el Estado Islámico lanza al mundo. Barbarie sin ambages contra quienes se le oponen, decisión de morir en el empeño y apertura de un cauce de expresión violenta a miles de jóvenes discriminados y enrabiados en sus vidas.

Y detrás del entramado se encuentran posiblemente las élites suníes de la península arábiga, financiadores y animadores de los guerreros del islam, sin que se sepa con precisión su interacción con monarcas y emires de la región. Porque también esas élites están en una guerra de religión centenaria con sus enemigos chiíes. Esa es la parte de la estrategia estadounidense que Obama no podía revelar.

Se avecina el momento de la verdad en la confrontación entre Occidente y los guardianes de “nuestro” petróleo. Que significativamente coinciden con los guardianes de los lugares santos del islam.

Manuel Castells

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *