El referéndum de Artur Mas

El 27-S no pone a votación la secesión de Cataluña. El 27-S elige un Parlamento autónomo. No es un referéndum para decidir qué vamos a hacer, sino unas elecciones parlamentarias para determinar quién nos gobernará en los próximos cuatro años. No elegimos entre opciones de acción, sino entre candidaturas formadas por personas, con nombre y apellidos. En un referéndum, lo importante es la acción sustantiva que se somete a votación; las personas que nos gobiernan ocupan un segundo plano porque quien sea que nos gobierne hará lo que salga del referéndum. Un referéndum es una forma poco operativa de tomar decisiones colectivas complejas por la dificultad de convertir esta complejidad en una disyuntiva entendible; más que para gobernar, se utiliza para sancionar lo ya gobernado.

En unas elecciones parlamentarias, en cambio, los candidatos son la parte esencial; su actuación sustantiva una vez elegidos pasa a un segundo plano porque, queramos o no, para entonces ya les habremos dado el poder. Esta amplísima delegación, esta gran confianza, por sorprendente que pueda parecer, es la esencia de la democracia parlamentaria. Una forma de gobernar que ha funcionado bien y que todos los países civilizados siguen.

EVA VÁZQUEZ
EVA VÁZQUEZ

La candidatura Junts per al Sí (JS) pretende interpretar los resultados del 27-S como un referéndum. Según esta interpretación, la obtención de 68 escaños por parte de esta candidatura significaría que el electorado catalán quiere escindir Cataluña del resto de España y otorga el mandato a Artur Mas, el cuarto candidato, como presidente de la Generalitat. Una monumental burla a la ley que, sin embargo, tiene su lógica. JS está diciéndole al elector: si usted está a favor de la independencia de Cataluña, siendo el 27-S como es un referéndum, no se detenga demasiado en los candidatos que componen nuestra candidatura; concéntrese en lo esencial, en la independencia de Cataluña, y vótenos; si ganamos, le garantizamos que en nueve meses Cataluña será independiente.

Que la burla tenga su lógica no quiere decir que debamos aceptarla. JS está en su perfecto derecho de proponer la independencia de Cataluña y los electores, incluidos los independentistas, de examinar con especial atención el historial político de Mas. Su labor de gobierno no pasará a la historia como ejemplo de buena gestión. ¿Quién puede entender que frente a la mayor crisis económica jamás experimentada, las preocupaciones del Gobierno catalán, más que a paliar las graves consecuencias de la misma sobre los ciudadanos, se hayan dirigido casi de forma exclusiva a promover la independencia? El paro ha afectado a segmentos amplios de la población y ha expulsado del mundo laboral a la juventud. La pobreza ha llegado a la clase media y la volatilidad financiera e inmobiliaria ha generado más desigualdad. La sanidad pública se ha deteriorado y la educación no rinde lo que debiera ¿Por qué Cataluña es una de las comunidades más endeudadas, cuando recibe los mismos recursos por unidad de necesidad que la media? ¿Por qué la Generalitat lanzó un proyecto de la envergadura de la Línea 9, necesario pero que supera con mucho su capacidad financiera, sin recabar el apoyo financiero de otras Administraciones, y en particular del Estado, a diferencia de lo que en el pasado se hizo con los Juegos Olímpicos y con la desviación del delta del Llobregat? ¿Por qué cuando quiere negociar con el Gobierno central lo primero que hace es amenazar y demonizarlo? ¿Por qué socava la Constitución española, bajo la cual nuestro país —y Cataluña— ha experimentado su periodo más largo de prosperidad?

No todo son pasivos. Entre los activos de Mas destaca su capacidad táctica. Prueba de ello es la relativa facilidad con que ha logrado enrolar en su proyecto, que no es otro que el de mantener el poder, a Esquerra Republicana de Catalunya. Si a pesar del deseo de disfrazarlo de referéndum, el 27-S acaba siendo visto por el electorado como una elección parlamentaria, el señor Junqueras habrá tomado un riesgo considerable porque el resultado vendrá determinado no tanto por la secesión de Cataluña como por el carácter de los políticos que se presentan. Junqueras, como líder de la oposición, en una rara combinación de papeles, ha sido el soporte fundamental de Mas en sus tareas de gobierno y es por tanto corresponsable de las mismas. A pesar de ello, inevitablemente, será Mas quien atraiga la mayor atención; la valoración que de él haga el electorado condicionará el destino de la candidatura JS.

Mas, hoy, no inspira la confianza que en el pasado le encumbró a la presidencia de la Generalitat. La crisis económica le ha pasado factura, como lo ha hecho con todos los gobernantes que han tenido que gestionarla. Sigue gobernando, pero a un coste cada vez más alto para él y la ciudadanía. El coste que aquí nos interesa es el segundo: el creciente desasosiego que las manifestaciones del independentismo provocan entre la población. Un coste social tan real como cualquier otro, y más cruel que muchos por su absurdidad; un coste que cercena nuestro bienestar y que ningún político nos puede exigir.

El ciudadano medio no quiere confrontación y ve con extrema preocupación el desprecio a la legalidad que esta candidatura propugna. Es nuestra legalidad, la que libremente nos hemos dado y la que nos permite vivir de forma civilizada. Una legalidad homologable con las más avanzadas de nuestro entorno y que incorpora los procedimientos necesarios para su propia reforma. Una legalidad que es la base de la democracia en la que vivimos. ¿Qué queda si prescindimos de ella? ¿Al arbitrio de quién vamos a ordenar nuestras vidas?

Así piensan los que no desean la independencia de Cataluña y quiero creer que también muchos que se sienten independentistas, pero no conciben una transición traumática y fuera de la ley. Tiene que haber ciudadanos de estas características entre la militancia y el entorno conservador de Convergència Democràtica de Catalunya, y entre quienes creyeron las antiguas manifestaciones de Mas de que la transición sería acordada y él en ningún caso actuaría de forma ilegal. La transición, si la hay, no será acordada porque así lo dice el Gobierno central, y el respeto a la legalidad que Mas aparentaba se ha desmoronado con estrépito ante los pronunciamientos de sus colaboradores más cercanos.

Con un Mas que no inspira confianza, la candidatura JS tiene por fuerza que acusar el desafecto de sus electores naturales en favor de Unió Democràtica de Catalunya, por la derecha, y de la CUP y Catalunya Sí que es Pot, por la izquierda. El 28 de septiembre tendremos un Parlamento del que saldrá un Gobierno autonómico. Pero el 27-S seremos contados y es importante que quienes defendemos la Constitución, quienes estamos en contra de la confrontación y quienes deseamos dejar atrás esta pesadilla acudamos a las urnas y manifestemos nuestra posición. Las acciones de los nuevos Parlamento y Gobierno dependerán de cómo salga esta cuenta.

Antoni Zabalza es catedrático de Análisis Económico de la Universidad de Valencia y fue secretario de Estado de Hacienda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *