El Rey en los toros: la estética de la política

Los medios de comunicación han recogido la noticia de la asistencia del Rey a Las Ventas para presenciar la corrida de la Beneficencia. Mientras el Príncipe Heredero acudía a Leyre, el Rey se iba a los toros. Las presencias en uno y otro lugar son maneras distintas de expresar la estética de la política. El Rey escogió la fiesta. Es normal. De alguna manera su presencia en los toros era una posibilidad de encontrarse con la adhesión a su persona y con el refrendo popular de una decisión que, desde el punto de vista jurídico o político, pudiera presentarse problemática. Frente a las manifestaciones, también democráticas, de los que en la calle se han manifestado a favor de l a república , los toros han propiciado una manifestación de apoyo a la Corona.

Frente a la desorganización y polimorfismo de las manifestaciones callejeras –algunas veces algaradas–, los toros han proporcionado siempre, sin renunciar a su espíritu popular, democrático, la perfección de la geometría –el ruedo– y el imperio de las formas. Todo en la corrida está regulado y todos los veredictos democráticamente expresados son admisibles. De la bronca al aplauso. De la unanimidad en el premio a la división de opiniones. Y todo ello espontáneo. Por otra parte, la decisión de quien preside la corrida no es más que la constatación empírica de pañuelos que flamean o de gritos que desaprueban, todos legítimos. Es llamativo que l a decisión presidencial que hace efectivo el juicio del público se exprese en los toros a través de un medio inofensivo, un pañuelo –la pura suavidad– que además es blanco. Es todo un símbolo. ¿O no es acaso el agitar los pañuelos un símbolo de las despedidas? Y las despedidas ¿cómo no hacerlas suaves, ligeras, generosas?

Posiblemente, antes de que se inventaran en las democracias más arraigadas los «votos particulares» o disidentes en los tribunales, las adhesiones incondicionales o los rechazos más sonados a los políticos, todo eso estaba presente ya en el mundo de los toros. También la existencia misma de los partidos políticos, que en los toros se manifiesta en la adhesión, muchas veces irracional, a uno u otro maestro.

Si el pasado miércoles yo hubiera sido el Rey de España habría pedido que me prepararan un coche de caballos para recorrer, hasta Palacio, las calles de Madrid, las mismas que en otro tiempo transitaron al volver de los toros los Reyes o las Infantas de España. Y al llegar a Palacio, por toda consolación, hubiera acudido a los libros, escritos todos por españoles: a Séneca, a Quevedo, a Jorge Manrique, para reflexionar, aunque fuera un momento tan solo, sobre la caducidad de las cosas, sobre el carácter incierto y precario del poder, sobre las limitaciones humanas que en ocasiones deberían ser motivo de arrepentimiento. Y eso, aunque resonaran en los oídos, todavía con fuerza –cosas vanas–, los aplausos generosos, cumplidos, de una muchedumbre reunida en una tarde de fiesta: en los toros.

Juan Andrés Muñoz Arnau, profesor de Derecho Constitucional de la Universidad de La Rioja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *