El y ella son distintos

El hombre y la mujer. Convendría que el feminismo y la izquierda propagadora de la causa reconocieran lo que la ciencia afirma sobre la cuestión del género. Alguna conclusión de provecho sacarían. Y todos nos ahorraríamos ciertas manifestaciones extemporáneas –ese despotismo ideológico propio de quienes otorgan certificados oficiales de buena conducta política y social– de un movimiento que necesita modernizar y democratizar el discurso.

En la cuestión del género, la biología, la neurología y la psicología –de Doreen Kimura a Ragini Verma y Ruben Gur, pasando por Jerome Barkow, Leda Cosmides, John Tooby, Henry Plotkin, Richard Haier, Hugo Liaño o Marco del Giudice– han tomado la palabra para señalar que las hormonas sexuales condicionan la organización del cerebro en una etapa precoz de la vida –cosa que tiene sus consecuencias– y que los distintos modelos cognitivos de ambos sexos surgen por razones adaptativas. La desigual personalidad y especialización del hombre y la mujer se traduciría en una desemejante organización de su cerebro que ofrece la base biológica que permite constatar que él y ella tienen prioridades, ambiciones y comportamientos diferentes consecuencia de la evolución humana. ¿El hombre? En general: más agresivo y competitivo, mayor desarrollo de la capacidad espacial, mejor control verbal de las emociones, más eficiente cuando se dedica a una sola tarea, mayor inclinación hacia la vida económica y política. ¿La mujer? En general: menor agresividad y competitividad, menor control verbal de las emociones, mejor respuesta a los estímulos sensoriales, más eficiente cuando realiza simultáneamente diversas tareas, mayor fluidez verbal, más inclinación hacia la vida social, estética y religiosa. Insisto: la diferencia no significa superioridad: sencillamente, él y ella son distintos.

Una primera conclusión. De confirmarse lo dicho, se podría cerrar una controversia que existe desde que Rousseau la planteara: el papel de la

nurture y la nature en la conducta humana. Para unos –Jean-Paul Sarte, John B. Watson, Burrhus F. Skinner, Steven Rose o Stephen Jay Gould–, lo decisivo es la nurture, esto es, la cultura y la educación. Lo social. Para otros –Claude Lévi-Strauss, Edward O. Wilson, Richard Dawkins, Steven Pinker o Daniel Dennett–, lo decisivo es la nature, esto es, la naturaleza. Lo biológico. Finalmente, la clave estaría en la nature. El ser humano estaría condicionado por su realidad biológica. Hablamos, pensamos, imaginamos, actuamos, amamos, ayudamos, nos diferenciamos los hombres de las mujeres, porque la evolución nos ha hecho así. ¿El ser humano? Una constelación de más de cien mil millones de neuronas que señalan el camino que seguir con independencia –relativa: se admiten influencias– de la cultura, la educación y el ambiente. El substrato biológico, si se quiere.

Al feminismo y la izquierda propagadora de la causa les cuesta aceptar aquellas aportaciones de la ciencia que cuestionan su doctrinarismo. La ideología y el oportunismo político imponen su dictadura. Niegan la especificidad de lo masculino y lo femenino. Veamos. ¿Por qué rechazan o minusvaloran el papel preponderante de la natu

re en la realidad y conducta del hombre y la mujer? Porque aceptar la existencia de un substrato biológico condicionante equivaldría a cuestionar algunos lugares comunes del doctrinarismo feminista e izquierdista. Equivaldría a negar la teoría que asegura que lo femenino es una construcción social del patriarcado que alimenta la dominación de la mujer y la sumisión al hombre.

¿Qué sería del feminismo y de la izquierda sin unos estereotipos sexuales que impugnar, porque tales estereotipos no existen (o son libremente aceptados)? ¿Qué sería del feminismo y la izquierda sin una mujer que liberar, o que no quiere ser liberada, o que quiere liberarse sola y a su modo, o que ya se considera liberada? Aceptar las preferencias de la mujer equivaldría a cuestionar esas dos joyas de la corona del feminismo y la izquierda que son la discriminación positiva y las cuotas en busca de la paridad por decreto. Para emancipar a la mujer, dicen. ¿Cuándo entenderán que la manera de no discriminar a nadie es, precisamente, no discriminar a nadie?

Aceptar que el hombre y la mujer manifiestan distintos ritmos de aprendizaje supondría renunciar a uno de los caballos de batalla que el feminismo y la izquierda lanzan contra la derecha: la

educación diferenciada. Cuestionar la existencia del estereotipo sexual, o reconocer que el estereotipo es aceptado por la mujer, o discutir la discriminación positiva y las cuotas, o aceptar la educación diferenciada, refuta algunos de los lugares comunes sobre los que se levantan y sustentan el feminismo y la izquierda.

En la cuestión de género, la sociología también ha tomado la palabra. Gilles Lipovetsky, en La tercera mujer. Permanencia y revolución de lo femenino (1997), constata la aparición –después de la mujer depreciada y la mujer exaltada– de la tercera mujer, o mujer indeterminada. Afirma el sociólogo que el «advenimiento de la mujer sujeto no significa aniquilación de los mecanismos de diferenciación social de los sexos», porque «a medida que se amplían las exigencias de libertad y de igualdad, la división social de los sexos se ve recompuesta, reactualizada bajo nuevos rasgos». Concluye: «Si las mujeres siguen manteniendo relaciones privilegiadas con el orden doméstico, sentimental o estético, ello no se debe al simple peso social, sino a que estos se ordenan de tal manera que ya no suponen un obstáculo para el principio de libre posesión de uno mismo y funcionan como vectores de identidad, de sentido y de poderes privados; es desde el interior mismo de la cultura individualista-democrática desde donde se recomponen los recorridos diferenciales de hombres y mujeres». En definitiva, la biología, la neurología y la psicología por un lado, y la sociología, por otro, nos hablan de una mujer indeterminada –que se determina a sí misma– que obra según su parecer en el marco de una diferencia de género que sigue ahí. Mientras tanto, hay quien todavía comulga con el feminismo sesentayochista entendido como «movimiento profundamente antijerárquico e igualitarista». Pero la realidad se resiste. La mujer se resiste. El feminismo y sus letanías –que no juegan a favor de las reivindicaciones concretas de la mujer concreta– están fuera del siglo.

En la cuestión del género, la ingeniería social deliberada que pretende acabar con la diferencia de roles sexuales está condenada al fracaso, porque –diga lo que diga la corrección política feminista e izquierdista– los programas políticos no tienen capacidad de intervención sobre el substrato biológico del género. Y tienen escasa capacidad de influencia sobre la mujer. No se puede desdeñar la ciencia ni negarla políticamente. No somos una hoja en blanco. No puede admitirse la presunta –autoadjudicada por decreto ideológico– superioridad moral de quienes se mueven por un doctrinarismo y oportunismo de bajo vuelo. Muy probablemente, la tercera mujer o mujer indeterminada que toma posesión de sí misma pone fecha de caducidad al tradicional movimiento feminista. Caitlin Moran, feminista británica: «La idea de que hay “tipos” de mujer inherentemente buenos y malos es lo que ha jodido al feminismo durante mucho tiempo».

Miquel Porta Perales, escritor.

1 comentario


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *