Entre el miedo y la audacia

Hoy comienza en El Escorial, impulsado por el diario Cinco Días (Grupo PRISA), un curso en la Universidad Complutense que durante tres días será un centro de reflexión internacional de los principales actores de los derechos intelectuales de la creación, el conocimiento y la comunicación.

Vamos a navegar entre el miedo y la audacia, y defender con convicción que el derecho intelectual es el motor de arranque y el pilar esencial de la convergencia del humanismo y la tecnología. Así ha sido desde la herencia de la tradición oral, desde los primeros manuscritos, de las investigaciones de la agrupación de estudiantes de Bolonia de 1088. Y luego convergencia heredera de la Ilustración, de la libertad de prensa y de imprenta.

Es esta convergencia la que nos convoca para conocernos y compartir comunidad, redes y conocimiento, al mundo de la creación, las artes, la academia, la tecnología y los medios de comunicación. Como señalaba el preámbulo del proyecto de reforma de la Ley de Propiedad Intelectual de 1934, impulsado por el Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes, “… las ideas relacionadas con la propiedad intelectual y los medios de expresión del pensamiento…”.

Estos medios de expresión del pensamiento juegan un papel hoy día esencial en la creación y distribución digital de la industria cultural, y donde conviven la digitalización del primer número del primer periódico impreso de 1631 de La Gazette con la noticia instantánea de un tuit, el nuevo lanzamiento del servicio Apple Music con los agregadores en streaming de las radios tradicionales como Radioplayer o la nueva producción de Netflix.

Es el momento de ser pioneros en la clarificación de conflictos existentes en el mercado de los derechos y la configuración de los nuevos servicios, de analizar la carencia actual de remuneración a los creadores en el mundo digital, de las discusiones conceptuales de la comunicación pública, de los nuevos modelos de gestión de los derechos, los servicios en la nube, del papel de las nuevas plataformas, incluidas las educativas. Tanto titulares como usuarios vindican una eficaz lucha contra la piratería digital.

Para los organismos de radio y televisión y sus servicios digitales es esencial la adopción del Tratado OMPI de Radiodifusión (que lleva 18 años elaborándose y son los únicos titulares que carecen de Tratado Internacional actualizado). Para su sostenibilidad en el nuevo escenario digital, es necesario no abonar licencias más elevadas que en los servicios tradicionales; así como la aplicación de los principios de neutralidad tecnológica y defender una plena armonización legislativa europea de propiedad intelectual.

Es el momento en nuestro país de crear una verdadera agenda digital de los derechos intelectuales a los que se preste una atención prioritaria por parte de la sociedad civil y de los agentes políticos, y de emprender la doble aventura de participar activamente en la creación del mercado único digital europeo y de impulsar un mercado iberoamericano digital de derechos y promover la implantación de licencias iberoamericanas.

La agenda digital de los derechos intelectuales de la creación, del conocimiento y de los medios de comunicación debe ser concebida por consenso como un pacto de Estado, entendiendo que es un verdadero valor estratégico, yacimiento de empleo y vanguardia de un país, patrimonio y seña de identidad de progreso de un país.

Esta apuesta por la defensa del talento será una oportunidad real de crecimiento y desarrollo educativo, social y económico. Nada valdrá poder enlazar con millones de obras, noticias, de streams si no creamos una cultura del respeto, desde la escuela, al creador y sus derechos, a la justa remuneración y a la competencia leal.

Debemos entender que la magia del deleite de escuchar Mediterráneo, de leer un periódico diario, del disfrute de El invierno en Lisboa y del jazz de sus páginas, del Concierto de Aranjuez, de la retransmisión de la Copa América, de compartir el sueño y desvelo de un guionista o disfrutar a través de la radio de una ventana al mundo, de una red de talentos o del podcast de Serial nace del apoyo a la idea original y de los cimientos construidos por los derechos intelectuales.

Como siempre, el periodista, el escritor, el pintor, el fotógrafo, el poeta, el inventor, el músico, el editor navegan entre el miedo y la audacia. Pero puestos a escoger entre el miedo y la audacia, siempre la audacia.

José Manuel Gómez Bravo es abogado, especialista en derechos de propiedad intelectual e Industrias culturales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *