Esperanza para la Universidad

La Universidad española pública está en continuo foco de atención en diferentes foros y existe el debate sobre la participación de la sociedad y la gobernanza de la misma. Debemos de ser capaces, entre todos los actores (políticos, empresarios, mundo universitario y sociedad), de tener una Universidad con prestigio y reconocimiento internacional. Es obligación de los consejos sociales hacer una continua reflexión para analizar qué es lo que en el sistema universitario se puede mejorar y seguir creciendo dentro de los parámetros de calidad que exige la sociedad a una Universidad pública.

Creemos que la sociedad española necesita participar más activamente en la vida de sus universidades, y son los consejos sociales la vía que prevé nuestro ordenamiento jurídico. Nuestro papel debe ser relevante para orientar la educación a las necesidades sociales del momento y para aprovechar el enorme potencial científico y tecnológico de la universidad para el desarrollo económico y social de su entorno.

En el caso de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), el Consejo Social se encarga de satisfacer esos intereses sociales con dos objetivos prioritarios: trasladar al equipo de gobierno de la UPM las expectativas de la sociedad en cuestiones de enseñanza superior y acercar la extraordinaria capacidad investigadora de nuestra universidad al tejido productivo.

Para conseguirlos, hemos constituido recientemente tres grupos de trabajo que están esforzándose por analizar si la oferta académica se adecúa a las presentes y futuras demandas profesionales, por mejorar el posicionamiento nacional e internacional de la Universidad y por buscar nuevas oportunidades para la UPM activando, movilizando y compartiendo el I+D con grandes empresas y pymes. En definitiva, los grupos de trabajo del Consejo Social de la UPM velan por los intereses de la sociedad y de la Universidad con el fin de hacer de este campus una institución excelente.

El Consejo Social de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) también mira hacia quienes quieren ampliar su carrera universitaria con posgrados y doctorados, pues cada año se convocan ayudas económicas para el fomento de la formación y la internacionalización de doctorandos. Más de 270 futuros doctores han realizado en los últimos años estancias en instituciones extranjeras de reconocido prestigio con el objetivo de completar su formación académica e investigadora en países como EE.UU., China, Japón, Alemania o Francia.

La investigación es el motor socioeconómico de la sociedad. Es una de las formas en que la Universidad pública devuelve a la sociedad la inversión que ésta ha hecho en estas instituciones. Es por ello que hay que resaltar la importancia de las ayudas antes mencionadas dado que el doctorado es el nivel académico más alto dentro de la formación universitaria y los doctores son siempre la siguiente generación de investigadores y docentes de cualquier país.

Además, en la UPM, gracias a los convenios firmados con decenas de empresas, cerca de 6.000 estudiantes realizaron prácticas en el último año con algunas de las compañías más relevantes del tejido productivo de nuestro país. Igualmente es reseñable que el 63,5 por ciento de los ingenieros o graduados han conseguido empleo remunerado nada más finalizar sus estudios en esta Universidad. Son ejemplos de unos deberes bien hechos por parte de los equipos rectorales de nuestra Universidad.

En reconocimiento al trabajo realizado se ha logrado que la UPM se sitúe como la primera Universidad de habla hispana en las áreas de Ingeniería y Tecnología, según el ranking mundial QS. en el que se evalúan más de 4.000 centros de educación superior, y el 76 a nivel global.

Ante la disyuntiva de conformarnos con lo bueno realizado o mirar hacia el futuro sin complejos y trabajar conjuntamente para que nuestros universitarios tengan la formación que demanda la sociedad, desde el Consejo Social de la UPM apostamos firmemente por la segunda opción. Desde esta perspectiva, nos marcamos como uno de nuestros objetivos ayudar al máximo a nuestra universidad para que siga subiendo en los rankings internacionales como reconocimiento a la mejora continua en la formación, investigación y transmisión de conocimiento.

Consecuentemente el Consejo Social de la UPM trabaja para promover una mejora continua de nuestro sistema público universitario. No es tarea fácil, pero estamos convencidos que es posible con la colaboración de todos. Podemos y debemos construir un futuro mejor para España y los españoles dentro de su contexto europeo, y eso solo se logrará haciendo del nuestra Universidad una institución excelente, de calidad y de confianza para la sociedad.

Julio Lage González, presidente del Consejo Social de la Universidad Politécnica de Madrid.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *