Estudiar en Reino Unido, toda una experiencia

Recientemente he tenido ocasión de hablar con estudiantes de Relaciones Internacionales en IE University o con algunos de los miles de jóvenes españoles que visitaron la Feria de Educación en Barcelona y Madrid, algo que me ha hecho recordar mi época como estudiante universitario –no os voy a contar hace cuántos años–, primero en el Magdalen College en Oxford y luego en la escuela de estudios superiores de Yale.

Por aquel entonces, a finales de los 80, el Madgalen College era el pariente pobre de las universidades estadounidenses a pesar de la arquitectura y el nivel de su sistema de tutela individual. Además, el College destacaba por su belleza natural, con manadas de ciervos paseando por los campos y prados inundados repletos de flores. Pero en los últimos 30 años las universidades británicas han pasado por una transformación radical.

Según la prestigiosa clasificación del Times Higher Education, Oxford es hoy la mejor universidad del mundo. Es la primera vez que una universidad no estadounidense encabeza esta lista desde hace más de diez años. Otras dos universidades británicas, Cambridge y el Imperial College, están entre las diez primeras. La inversión y la internacionalización han hecho que se sitúen entre las mejores del mundo, unos centros en los que la historia y la tradición se unen con lo último en creatividad e innovación.

Los estudiantes extranjeros que conocí en Oxford fueron los compañeros que más me inspiraron y motivaron, dejando aparte, claro, a mi ministro de Exteriores, Boris Johnson, y mi antiguo primer ministro David Cameron, que también estudiaron en Oxford en mi época. Por poner un ejemplo, uno de mis compañeros era activista del Congreso Nacional Africano y escapó de la cárcel bajo el régimen del apartheid para asistir a nuestro centro. No es una historia que uno escuche todos los días.

Pero en los últimos 30 años, nuestra universidad se ha vuelto aun más global, y el secreto de su éxito es precisamente la internacionalización de estudiantes, investigadores y profesores; universidades globales para un Reino Unido global.

Hoy, uno de cada seis estudiantes viene de fuera del Reino Unido, es decir, más de 436.000. Entre los estudiantes extranjeros, 125.000 vienen de otros países de la UE. Más de un 25 por ciento del personal docente viene de fuera de nuestras fronteras, es decir, alrededor de 55.000 personas procedentes de 180 países que contribuyen a que nuestras universidades estén entre las mejores.

Y los españoles, por supuesto, están entre ellos: 9.800 jóvenes españoles estudian en el Reino Unido y 3.600 trabajan en nuestras aulas. Durante la Feria de Educación Británica también pude comprobar el interés por parte de los españoles: más de 2.000 estudiantes visitaron nuestras casetas en Madrid y Barcelona y tuvieron la oportunidad de asistir a charlas sobre el proceso de selección de las universidades británicas, las oportunidades laborales al finalizar los estudios y las posibilidades de préstamos para estudiantes de la UE.

Sobre esto último, el Gobierno ha anunciado que los alumnos que comiencen el curso en 2017-18 disfrutarán de las condiciones económicas y las ayudas existentes para estudiantes procedentes de la UE hasta que finalicen sus estudios. Esto será posible en universidades en Inglaterra, Escocia y Gales. Para aquellos que han comenzado el curso en 2016, también se mantendrán estas condiciones incluso si terminan los estudios después de que el Reino Unido salga de la UE.

Elegir qué estudiar y dónde no es la decisión más importante que nosotros y nuestros hijos tendrán que tomar. Al fin y al cabo no cuenta solo el nivel de las clases, el estado de los laboratorios y bibliotecas o la calidad de los profesores: lo importante es la gente que conoces y, para los que vayan a estudiar fuera, la oportunidad de vivir en otro país, entender la lengua y la cultura y abrir la mente a un mundo que cambia de manera precipitada y que es cada vez más global. No se me ocurre mejor lugar para hacerlo que un país dinámico y diverso como el Reino Unido.

Simon Manley, Embajador del Reino Unido en España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *