Agujeros negros 11-M

Por Fernando Múgica (EL MUNDO, 10/09/06):

Ha sabido guardar el secreto durante los últimos dos años. Francisco Javier Lavandera denunció a la Policía y a la Guardia Civil, en 2001, que Antonio Toro y Emilio Suárez Trashorras ofrecían a la venta grandes cantidades de explosivos. También buscaban a alguien que supiera fabricar bombas con móviles. A pesar de todo, la trama asturiana siguió adelante con sus actividades delictivas. Nadie supo poner coto a una carrera de delitos que, según el sumario del 11-M, fue clave para cometer los atentados. Pero Lavandera había denunciado más cosas que han permanecido hasta ahora ocultas.…  Seguir leyendo »

Lejos de disiparse con el tiempo, las dudas sobre qué ocurrió el 11-M van en aumento. EL MUNDO ofrece hoy (01/09/06) un resumen de lo descubierto hasta ahora, que muestra hasta qué punto no se sostiene la versión oficial de los atentados. Según las autoridades, no han quedado restos suficientes para determinar el contenido de las bombas, pese a que hubo 12 explosiones distintas, y su composición sigue siendo un misterio. Por otra parte, es más grave constatar que las tres pruebas que implican a los islamistas en los atentados -la Renault Kangoo, la mochila de Vallecas y el Skoda Fabia- son fruto, según todos los indicios, de la manipulación policial.El…  Seguir leyendo »

Por Fernando Múgica (EL MUNDO, 23/07/06):

Sólo un animal sin entrañas podría golpear a un bambi de pocos meses con un bate. O colgar hasta morir a un pequeño muflón después de haberle roto dos patas. O ensañarse con un perro, disparándole dos tiros para luego colgarle del cuello en una verja.

Eso es lo que hicieron la noche del 17 de julio con los animales de la pequeña granja que tiene Francisco Javier Lavandera, el testigo más incómodo del 11-M, la persona que ya en 2001 informó sobre la trama de los explosivos. El 5 de julio le dispararon cinco tiros cuando llegaba a esa misma finca en su automóvil.Sólo…  Seguir leyendo »

Por Fernando Múgica (EL MUNDO, 09/07/06):

Francisco Javier Lavandera, uno de los testigos claves del 11-M, ha sido objeto de un atentado en la tarde del 5 de julio, en los alrededores de Gijón. «Un asesino profesional», según el propio agredido, le disparó cinco tiros cuando se acercaba, en un coche Twingo, a una finca en la que cuida unos cuantos animales.Sólo una serie de circunstancias hicieron que no muriera. Una de las balas golpeó el espejo retrovisor interior, que, al salir despedido, chocó contra su cara. Otra bala se incrustó en el volante en el momento en que, agachado, daba marcha atrás para huir de la agresión.…  Seguir leyendo »

Por Fernando Múgica (EL MUNDO, 03/05/06):

Los primeros policías que llegaron hasta la furgoneta Renault Kangoo, la que se encontraba en la mañana del 11-M junto a la estación de tren de Alcalá de Henares, observaron algo en su interior que les llamó la atención.

Ya señalamos en el agujero negro anterior que se dieron cuenta al mirar a través de las ventanillas de que la parte destinada a la carga estaba vacía. Debajo del asiento del copiloto vieron un chaleco amarillo reflectante mal doblado y, encima del mismo asiento, una casete transparente sin ninguna inscripción, al menos en la parte visible.…  Seguir leyendo »

Por Fernando Múgica (EL MUNDO, 25/04/06):

Los primeros agentes que acudieron al lugar en el que estaba aparcada, permanecieron varias horas junto a ella y la abrieron con una palanca, sostienen que en su interior no había nada – El auto de procesamiento establece que contenía «61 evidencias» incluidas dos mantas, un jersey, dos bufandas, tres guantes, 14 chalecos de fútbol y una bolsa de Carrefour, además de los detonadores y la cinta coránica – La versión de los agentes, a quienes Del Olmo no ha tomado aún declaración, coincide con la del inspector jefe Luis Martín ante la Comisión del 11-M: «La zona de carga estaba vacía, no había nada ahí».…  Seguir leyendo »

Por Fernando Múgica (EL MUNDO, 09/03/06):

A lo largo de la investigación de los atentados del 11-M es difícil encontrar un cúmulo mayor de tergiversaciones, mentiras y falsedades que las que se dan en torno al coche Skoda Fabia que encontraron aparcado junto a la estación de trenes de Alcalá de Henares. El ministro del Interior, José Antonio Alonso, aportó muchos detalles sobre el asunto en su comparecencia ante la Comisión de Investigación del Congreso, el 29 de julio de 2004. Los datos no se correspondían con la realidad. Tendrá que pedir serias explicaciones a los que le facilitaron la información cuando compruebe que ni siquiera le dijeron que el coche lo había localizado la Policía e identificado como robado tres meses antes del 11-M y seis meses antes de que apareciera en Alcalá incriminando a Lamari, Sabagh y Afalah.Un…  Seguir leyendo »

Por Fernando Múgica (EL MUNDO, 12/02/06):

La Policía y la Guardia Civil conocían la peligrosidad de Jamal Ahmidan y de sus actividades delictivas mucho antes de los atentados. Hasta cinco fuentes diferentes advirtieron de su conducta y de sus intenciones. Se sabía que buscaba explosivos, que usaba documentación falsa, que participaba en una banda de traficantes de droga, pero la orden de busca y captura sólo llegó el 30 de marzo de 2004, una semana después de que dejara de hacer una vida normal al lado de su mujer española y tres días antes de su ‘suicidio’. Las huellas del presunto cadáver de Jamal, en Leganés, no llevaron, inexplicablemente, a la ficha dactilar de Said Tlidni, a pesar de que éste era el nombre que usaba ‘El Chino’, cuando lo fichó la Policía en 2000.…  Seguir leyendo »

Por Fernando Múgica (EL MUNDO, 07/11/05):

La versión oficial de lo que sucedió en torno a los atentados ha dado siempre por bueno el testimonio de un menor al que se conoce como El Gitanillo. Se trata del único condenado hasta ahora en relación a los hechos -seis años en un centro de menores-, que relató cómo fue el robo y el traslado de la dinamita asturiana, el 28 y 29 de febrero de 2004. El repaso de sus declaraciones descubre mentiras flagrantes.Hay contradicciones claras en las fechas. No cuadran los horarios señalados por el menor con la ubicación de los usuarios de móviles involucrados, algo perfectamente constatable a través de las antenas receptoras de sus llamadas.…  Seguir leyendo »

Por Fernando Múgica (EL MUNDO, 24/10/05):

Emilio Suárez Trashorras intentó en los primeros meses tras su detención tirar de la manta. En sus conversaciones con la familia y más tarde ante el juez Del Olmo dio detalles, aportó datos y rebatió con contundencia la única versión que existe sobre la entrega de explosivos en Asturias, los días 28 y 29 de febrero de 2004, a tres marroquíes que luego morirían en el piso de Leganés. Dio cuenta del pacto que hizo con la Policía para ocultar información al juez a cambio de su puesta en libertad. Pormenorizó los manejos de la banda de tráfico de drogas de los moritos y sus viajes a Asturias.Intentó…  Seguir leyendo »

Por Fernando Múgica (EL MUNDO, 19/09/05):

Emilio Suárez Trashorras, el ex minero asturiano que teóricamente robó y proporcionó los explosivos de los atentados, aprovecha su enfermedad -tendencia esquizofrénica- para intentar salir pronto de prisión y eludir cualquier tipo de responsabilidad por lo sucedido. En mayo escribía cartas en las que se sentía feliz porque iba a tratarle un catedrático de la Universidad de Oviedo. Ahora hemos sabido, gracias al sumario, que el 4 de junio de 2004 hizo una nueva declaración ante el juez Del Olmo en la que le contó que le había ocultado cosas por indicación de la Policía.…  Seguir leyendo »

Por Fernando Múgica (EL MUNDO, 29/08/05):

Mohamed Ouazzani ha denunciado ante el juez Del Olmo que varios policías españoles y uno marroquí le golpearon y amenazaron hasta que declaró ante el juez Garzón lo que ellos querían – Le obligaron a reconocer las fotografías de 25 islamistas -a muchos de los cuales afirma no haber visto- y asegurar que les había oído decir que había que atentar en España por su política en Irak – La Unidad de Régimen Disciplinario de la Policía se ha dirigido a Del Olmo para investigar los hechos y éste se ha limitado a decir que Ouazzani no ha pedido que se actúe contra nadie.…  Seguir leyendo »

Por Fernando Múgica (EL MUNDO, 22/08/05):

Un informe de la Unidad Central de Información fechado el 20 de mayo de 2005 vincula al policía Ayman Maussili Kalaji, dueño del establecimiento Test Ayman, que liberó los teléfonos que supuestamente se emplearon para la fabricación de las mochilas bomba, con la conexión de los móviles a los cables que unían las alarmas con los detonadores.Inciden en que el funcionario fue en su juventud miembro de una facción guerrillera, que posee conocimientos de electrónica y que «existen múltiples elementos para dudar de una actuación ingenua» por parte del policía en la liberación de los móviles.La…  Seguir leyendo »

Por Fernando Múgica (EL MUNDO, 12/08/05):

Una petición a Juan del Olmo por parte de la Guardia Civil, en marzo de 2005, puso en marcha una providencia del juez por la que se han descubierto graves errores de la Policía en la identificación de los explosivos del 11-M. El propio responsable de los Tedax, el comisario Juan Jesús Sánchez Manzano, ha reconocido, en un documento enviado al magistrado, que se equivocaron al informarle de que los componentes químicos de los restos de explosivos encontrados en la furgoneta de Alcalá y los de la mochila de la comisaría de Vallecas eran los mismos.…  Seguir leyendo »

Por Fernando Múgica (EL MUNDO, 07/08/05):

En muchos documentos del sumario, a los que ha tenido acceso EL MUNDO, se pone al descubierto la íntima amistad entre varios implicados en los atentados: el ex minero Emilio Suárez Trashorras y Antonio Toro, y el jefe del Grupo de Estupefacientes de la comisaría de Avilés, Manuel García Rodríguez, Manolón. Este, según han declarado otros dos miembros de la trama de Avilés, Javier González Díaz, El Dinamita, y Rubén Iglesias Díaz, avisaba a Emilio de las redadas y sacaba de apuros a Antonio cuando le pillaban con trapicheos de coches robados.Se confirma, así, la íntima amistad del policía con los encausados.Antonio…  Seguir leyendo »

Por Fernando Múgica (EL MUNDO, 24/05/05):

No es fácil asimilar el terror en estado puro. Las represalias contra los hombres que alertaron de las mafias que prepararon el 11-M continúan con un sadismo inimaginable. A Francisco Javier Lavandera, el hombre que denunció a la ‘célula de Avilés’ y que en 2001 avisó a las Fuerzas de Seguridad sobre la venta en Asturias de grandes cantidades de dinamita y de que querían fabricar bombas con móviles, le han enviado de forma anónima las fotos más crueles de la autopsia que se practicó a Lorena, su mujer. Se ahogó a la vista de todos en la playa de Gijón sin que nadie fuera capaz de salvarla.…  Seguir leyendo »

Por Fernando Múgica (EL MUNDO, 16/05/05):

En la comisaría de Vallecas se encontró en la noche del 12-M una bolsa que contenía un artefacto explosivo. El valor de un artificiero hizo que se conservaran intactas pruebas claves para la detención de los ‘moritos de Lavapiés’. Siempre se dejó en el aire la causa de por qué no había funcionado esa bomba. El sumario del juez Juan del Olmo revela que el comisario de los Tedax, Juan Jesús Sánchez Manzano, le ocultó durante más de tres meses una radiografía que dejaba claro, desde el primer momento, que la bomba no explotó porque uno de los cables estaba suelto.…  Seguir leyendo »

Por Fernando Múgica (EL MUNDO, 04/05/05):

Las copias de la cinta que el agente de la Guardia Civil Jesús Campillo grabó al confidente Francisco Javier Lavandera en el verano de 2001 circularon varios años por las Comandancias de Gijón y Oviedo. Tanto el teniente Montero, de Información, como el capitán Marful, de la Policía Judicial, manejaron copias en 2001, 2002 y 2003. Por su parte, el presunto colaborador del CNI, el socialista Fernando Huarte, descansa en Benidorm, mientras se conocen más detalles de sus negocios en países «de mayoría islámica» y sus extrañas visitas a la embajada de Libia, donde recibía paquetes de fertilizantes.Su…  Seguir leyendo »

Por Fernando Múgica (EL MUNDO, 28/03/05):

El ‘caso Huarte’ viene a reavivar la polémica del 11-M en un momento en que las cosas parecían a punto de calmarse del todo. Aparece de pronto la relación de un socialista con islamistas radicales, se desvelan empresas especializadas en comerciar con países árabes y todo ello en torno a la figura de un hombre, un militante de total confianza de la cúpula del PSOE asturiano, el organizador de la seguridad de los grandes mítines del partido en Gijón. Por si la confusión fuera poca, dirigentes socialistas filtran a la prensa que Fernando Huarte Santamaría era un colaborador destacado del CNI.…  Seguir leyendo »