Alaska

El turismo del fin de los tiempos

El Parque Nacional y Reserva de la Bahía de los Glaciares de Alaska es una de esas joyas que suelen visitar más los turistas que los habitantes del estado. Cuando por fin fui allí el verano pasado, después de llevar 40 años viviendo en Alaska, lo hice como la mayoría de la gente: a bordo de un crucero, acompañado por algunos miles de turistas de todo el mundo.

Las cumbres elevadas a lo lejos, los fiordos tallados en hielo y las ballenas jorobadas, las orcas y los osos grizzly eran tan dignos de ver como me habían contado. Mientras los pasajeros se desparramaban en la cubierta de observación, deseando asomarse, una vistosa pirueta del barco ante una pared de hielo azul glaciar permitió contemplar la naturaleza romántica con toda su gloria atemporal.…  Seguir leyendo »

Dans le parc national de Katmai, en Alaska. Photo Konrad Wothe. Look. Photonhonstop

En 2011, l’anthropologue Nastassja Martin part étudier les Gwich’in, dernière société alaskienne à avoir été touchée par l’Occident. Elle découvre une nature «parquée», comme «un zoo à ciel ouvert» et des habitants déprimés. Une anthropologie engagée, qui marque le corps et l’esprit. Rencontre.


En se rendant en Alaska, entre rivières à saumons et caribous perdus dans la taïga, l’anthropologue Nastassja Martin rêvait d’une nature «grandeur nature». Ce que la philosophie anglo-saxonne, de John Milton à Henry David Thoreau, a conceptualisé par le terme de wilderness : un «lieu sauvage, vert, arrosé et inviolé par l’homme», écrit le poète Samuel Taylor Coleridge.…  Seguir leyendo »