Alquiler

Un edificio de nueva construcción en Madrid.

La declaración de principios suscrita entre los dos socios de Gobierno en diciembre de 2019 hablaba de “la vivienda como derecho y no como mera mercancía”, pero Pedro Sánchez ha cedido al chantaje de Podemos para aprobar los Presupuestos de 2022 y ha aceptado una ley que, precisamente, convierte el derecho a la vivienda en mera mercancía política para permanecer en Moncloa.

Sánchez se convierte una vez más en rehén de Podemos, al intervenir el mercado de la vivienda en contra del interés general y de una política de vivienda eficaz, rechazando solventes informes de instituciones como el Banco de España o la Comisión Europea, que advierten de que el control de alquileres puede tener efectos no deseados.…  Seguir leyendo »

Protesta por la vivienda en Berlín

Ha pasado. Por fin el Gobierno ha anunciado que va a regular el precio de los alquileres. Ha hecho falta que los precios en ciudades como Madrid hayan subido treinta veces más que los salarios y que España encabece la lista de países de Europa donde el alquiler consume una mayor parte de los ingresos de su población. Inmediatamente, políticos y tertulianos discrepantes han arremetido contra la medida, y habrá mucha gente que se pregunte: ¿de verdad vulnera la propiedad privada? ¿Me van a quitar la casa? ¿Se empieza regulando los alquileres y se termina confiscando el dinero a los pequeños ahorradores?…  Seguir leyendo »

Madrid, dique contra políticas fracasadas

Empezamos con un spoiler: Madrid no aplicará la Ley de Vivienda que pretende aprobar el Gobierno de PSOE y Podemos. No hay cabida en nuestra ciudad para el intervencionismo y el populismo con sus recetas fracasadas. Vamos a seguir protegiendo tanto el acceso de los madrileños a la vivienda como la seguridad jurídica, para seguir siendo el destino principal de la inversión extranjera que llega a España y la locomotora económica de nuestro país.

La experiencia ha demostrado tozudamente que fijar por ley el precio del alquiler no soluciona nada, y de eso ya se dio cuenta Miguel Boyer, entonces ministro socialista, cuando derogó en los años 90 la Ley de Renta Antigua franquista.…  Seguir leyendo »

En España sólo se alquila un tipo de vivienda debido al comunismo inmobiliario al que están condenadas las clases medias: piso estándar (mejor o peor ubicado), pero decorado con los muebles de la abuela. Pisos que llenan los propietarios con todo eso que sobrevive en los trasteros después de tirar una bomba atómica (porque los manteles de hule amarilleados por el tiempo son lo único que sobrevivirá a un holocausto nuclear).

Qué daño hicieron los años 60 y 70 a la decoración. Veníamos de la gloria y del terciopelo pasamos directamente al gotelé, que es la vagancia de los constructores con prisa.…  Seguir leyendo »

Habemus Ley de la Vivienda

Después de meses de tira y afloja, y ante la necesidad de aprobar los Presupuestos de 2022, las dos almas del Gobierno han conseguido cerrar la negociación de la Ley de Vivienda. La participación del presidente del Gobierno y lo sorpresivo del acuerdo, que pilló incluso a un insider como Nacho Álvarez fuera de juego, delata un cierto punto de improvisación y 'tirar por el camino de en medio'. Lo primero a destacar es la grandilocuencia con la que se presenta: "La primera ley de Vivienda de la democracia". Esta presentación encaja con la pretensión de mostrar al mercado de la vivienda en España como el oeste americano.…  Seguir leyendo »

Es conocido que la acusada precariedad salarial y la inseguridad laboral generadas por la crisis han venido a imposibilitar la compra de una vivienda por la gran mayoría de ciudadanos, lo que explica la adopción social del arrendamiento como única alternativa de acceso a la vivienda.

Sin embargo, la escasa oferta existente de viviendas en alquiler frente a su elevada demanda social, en gran parte en manos de potentes fondos de inversión y de grandes tenedores, ha generado una desaforada burbuja en el mercado del arrendamiento que vuelve a imposibilitar la satisfacción del derecho a la vivienda, lo que exige, obviamente, adoptar medidas y políticas públicas paliativas con carácter inmediato.…  Seguir leyendo »

Cuando llegué a Madrid, a finales del año 2003, alquilé una buhardilla en Chueca con el que entonces era mi pareja. Había que sentarse en una silla para ducharse y cuando fregábamos los platos teníamos que torcer la cabeza. Por lo demás, era una buena casa, costaba seiscientos euros y estaba en pleno centro. Desde esa buhardilla, a través de la ventana que enseñaba el cielo sobre la cama, vi volar los helicópteros con su estruendo de la mañana del 11 de marzo del 2004. Madrid no era una fiesta.

Después me mudé, sola. Alquilar una habitación en un piso compartido en Madrid con varias personas costaba unos trescientos euros, lo mismo que había pagado en Sevilla por la última casa, de tres habitaciones, amplios balcones y mucho sol, pero no me escandalizó.…  Seguir leyendo »

Vivienda de regulación pública

Es paradójico que en un país donde una década atrás se construía vivienda con alegre exuberancia tengamos ahora percepciones de escasez. La razón, fácil de entender, es que el acceso a la misma por la vía tradicional de la propiedad se ha hecho más difícil y menos atractiva. Conseguir una hipoteca es mucho más complejo que en el pasado; un joven sin patrimonio y sin un trabajo fijo no puede ni pretenderlo. Además, la consideración de la propiedad como instrumento de ahorro ha perdido lustre: se ha demostrado que el valor de mercado de una residencia puede descender. Por todo ello la demanda se ha desviado hacia el alquiler.…  Seguir leyendo »

En las ciudades españolas asistimos a una burbuja del alquiler que amenaza el acceso y la estabilidad residencial de unas clases medias y trabajadoras empobrecidas por la crisis económica. La expulsión de inquilinos opera mediante desahucios judiciales por impago, pero también con los llamados “desahucios invisibles”, derivados del aumento inasumible de la renta o la no renovación de los contratos. La especulación se ha desplazado al alquiler, un mercado en el que cobran protagonismo actores nuevos, como los fondos de inversión y las socimis.

La burbuja del alquiler es un problema complejo, con claves a distintas escalas. Es preciso, pues, atajarla con medidas diversas para equilibrar la relación desigual entre arrendador y arrendatario.…  Seguir leyendo »

La emergencia se repite. Antes fueron los desahucios; ahora, los alquileres. Se disparan. También generan alarma social.

Hace décadas que parecía que lo que tradicionalmente había sido un problema nacional (“sociedad sin vivienda”, se llegó a decir antaño) se había superado. El mercado resolvía la cuestión, que ya no problema, de la vivienda. La demanda sustituyó al concepto anterior, de necesidad. Ya no hacía falta una política de vivienda. De pronto, incluso cuando se nos decía que ya éramos ricos, irrumpió una vez más en escena la incapacidad de una parte de la población, nunca conocida, de acceder a una vivienda digna.…  Seguir leyendo »

Por Alejandro Inurrieta Beruete, Doctor en Economía por la Universidad Complutense de Madrid, profesor asociado en el Departamento de Fundamentos del Análisis Económico de la Universidad Rey Juan Carlos y asesor del Gabinete del Secretario de Estado de Economía en el Ministerio de Economía y Hacienda. (FUNDACIÓN ALTERNATIVAS, 09/10/07):

Este trabajo aborda el problema de la vivienda en alquiler en España desde una doble Vertiente, teórica y empírica, algo poco habitual en los escasos trabajos sobre este campo en la literatura económica española. El estudio se estructura en cinco grandes apartados. En el primero se aporta una extensa radiografía del mercado de vivienda en alquiler, a partir de dos encuestas, una del Ministerio de Fomento del año 2003, y otra reciente del Ministerio de Vivienda llevada a cabo durante el año 2006.…  Seguir leyendo »