Aristocracia

España cañí

De seguir así y ateniéndonos a los sondeos que certifican que cada día hay en España menos lectores de periódicos y que dicha apreciación coincide con el desdén de la mayoría aplastante de los ciudadanos hacia la política, llegaríamos a la siguiente conclusión: a poco que nos descuidemos estaremos escribiendo para ese puñado que nos aplaude o nos detesta. Tratemos de hacer una pausa sobre obvio. Seguro que lo agradecerán nuestros lectores.

Fallecida Cayetana de Alba no queda ya nada más castizo que el pasodoble, y el pasodoble está moribundo. A quienes escribieron sobre la historia sentimental de la España de posguerra se les olvidó el pasodoble.…  Seguir leyendo »

Difícil resulta hilvanar unas líneas a las pocas horas de morir mi madre. Qué decir de mi madre, una mujer irrepetible, atemporal, distinta y, en algunas facetas, poco conocida. Pero, en nombre de mis hermanos, de mis hijos y de mí mismo, he creído oportuno trazar una breve semblanza de la duquesa de Alba de Tormes, mi madre, desde mi condición de hijo.

He dicho ya que mi madre es irrepetible, y es cierto. Yo no he visto jamás aunar en una misma persona tanta pasión y, a la vez, tanta capacidad de raciocinio. Dicho esto, quiero destacar algunos aspectos del proceder de mi madre que han constituido el guión por el que discurrió su fecunda vida.…  Seguir leyendo »