Ataque al Estado de Derecho

La felonía de Sánchez

Cumpliendo las diez de últimas que le dictaron sus socios independentistas y podemitas, Pedro Sánchez ha recurrido al «puñal del godo», en la peor tradición de traidores a la causa de España, para acuchillar al Estado de derecho y hacer dejación extrema de sus deberes como presidente del Gobierno. Al final, es lo de siempre: "Marchemos francamente, y yo el primero, por la senda constitucional". Como el felón de Fernando VII al jurar la Constitución de Cádiz en marzo de 1820 y, después de ser tenido por El Deseado, renegar desde ese día contra la Carta Magna. Eso es cabalmente lo que ha hecho un presidente que a su cuestionable legitimidad de origen suma su cada vez más palpable ilegitimidad de ejercicio.…  Seguir leyendo »

El precio de un Gobierno, la rendición del Estado

Durante la II República, poco tiempo antes de que estallara el golpe de 1934, José Ortega y Gasset participó en el debate parlamentario sobre el Estatuto de Autonomía de Cataluña. Para el filósofo, el problema catalán era un problema irresoluble que solamente podía conllevarse porque nacía de un sentimiento propio de los nacionalismos -"y esto es lo lamentable de los nacionalismos"-, que se encarga de elaborar "concretísimas fórmulas políticas: las que a ellos, a un grupo exaltado, les parecen mejores". Esto pudo haberse cambiado con la aprobación de la Constitución de 1978; ese conllevar, podría haberse convertido en un convivir. Pero, la inquina de unos y la destartalada política de otros, lo ha impedido.…  Seguir leyendo »

Atila y la tragedia de los comunes

Garrett Hardin, en el año 1968, acuñó una expresión que ha hecho una extraordinaria fortuna más allá de su ámbito inicial. Sostenía que, en relación con los recursos naturales, se produce la "tragedia de lo común", de los bienes comunes: el conflicto entre el interés personal de la explotación y el interés colectivo de la conservación acaba convirtiendo la despreocupación por lo común en un perjuicio individual.

El proceso contra el golpismo catalán es otro ejemplo, salvando las distancias, de la tragedia de lo común; la de las instituciones que, como las definiera Ralf Dahrendorf, sirven para la construcción normativa de la sociedad de la democracia liberal.…  Seguir leyendo »