Banco Central Europeo

La decisión del Banco Central Europeo en septiembre de aplicar un mayor alivio de la política monetaria fue polémica, y un representante de la junta, de Alemania, hasta renunció ante la medida. Pero una de las características más destacables de la posición del BCE no ha recibido suficiente atención: la admisión de que las expectativas de inflación se han vuelto desancladas y que, sin un respaldo de política fiscal, el banco central probablemente no pueda cumplir con su mandato de estabilidad de precios en el futuro previsible.

De hecho, muchos observadores, y hasta varios miembros del Consejo de Gobierno del BCE, ahora sostienen que el banco necesita adaptar su mandato con una nueva definición de estabilidad de precios en mente.…  Seguir leyendo »

Poco después de la reunión del Eurogrupo de los ministros de Finanzas de la eurozona el 27 de junio de 2015, me topé con un Mario Draghi de aspecto preocupado. El presidente del Banco Central Europeo me preguntó: “¿Qué diablos está haciendo Jeroen?”, en referencia a Jeroen Dijsselbloem, el entonces presidente del Eurogrupo. “Perjudicando a Europa, Mario. Perjudicando a Europa”, respondí. Draghi asintió con la cabeza, con un aire consternado. Tomamos el ascensor hasta la planta baja y nos separamos en silencio.

A los periodistas les resulta natural suponer que Draghi y yo teníamos una relación hostil durante el enfrentamiento de 2015 entre Grecia, a quien yo representaba, y el BCE.…  Seguir leyendo »

Ahora que Christine Lagarde asume sus funciones de presidenta del BCE, los tipos negativos se confirman como el punto más cuestionable de la herencia de Mario Draghi. La revisión estratégica de la política monetaria europea que se va a poner en marcha tendrá que arrojar luz sobre sus efectos perversos y proponer una trayectoria de salida.

Los tipos de interés negativos se han generalizado por los bancos centrales de Europa a partir de 2014, y en Japón, a partir de 2016. El recurso a los tipos negativos forma parte del arsenal de medidas establecidas después del crac de 2008 para evitar una espiral deflacionista.…  Seguir leyendo »

Les mandats de plusieurs membres du directoire de la Banque centrale européenne (BCE), qui ne comprend que six personnes, prennent fin en 2019 : après les départs du vice-président, Vitor Constâncio, en 2018, et du chef économiste, Peter Praet, le 31 mai, le président, Mario Draghi, quitte ses fonctions le 31 octobre et le responsable des opérations de marché, Benoît Cœuré, fait de même le 31 décembre. A ceux-ci s’ajoute celui – imprévu – de Sabine Lautenschläger, qui a démissionné et quittera son poste le même jour que Mario Draghi. C’est donc une grande partie de l’équipe qui a vécu la crise de la zone euro et ses suites qui quitte l’institution.…  Seguir leyendo »

Christine Lagarde arrive à la tête de la BCE dans un contexte de grande incertitude, en Europe comme ailleurs, sur le rôle que doivent jouer les banques centrales. Se pose notamment la question du degré d’indépendance souhaitable de la politique monétaire vis-à-vis d’autres politiques publiques (sociales, écologiques, budgétaires, macroprudentielles, etc.).

Pour aborder ces débats sereinement, il faut se débarrasser de certains mythes sur l’histoire de l’indépendance des banques centrales et définir précisément ce qu’on entend par ce terme. On lit trop souvent que l’indépendance serait une création récente, datant des années 1990, et une forme de fin de l’histoire nécessaire pour enfin lier les mains de gouvernements irresponsables.…  Seguir leyendo »

Le 26 juillet 2012, moins d’un an après sa prise de fonctions, alors que l’euro était tout près de l’explosion, Mario Draghi avait, grâce à une phrase restée dans toutes les mémoires, fait immédiatement retomber la pression spéculative. En déclarant qu’il était prêt à faire tout ce qui était nécessaire pour sauver l’euro (« whatever it takes »), il laissait entendre que les moyens d’action de la Banque centrale européenne (BCE) étaient illimités. Il a mis ensuite en place des mesures qui ont démontré qu’il tenait parole.

La boîte à outils semblait inépuisable, comblant de bonheur des investisseurs qui voyaient en lui un magicien !…  Seguir leyendo »

Toutes les décisions particulières d’une banque centrale peuvent naturellement être critiquées et contestées. Mais un mémorandum signé par d’anciens banquiers centraux et publié le 4 octobre sur le site Bloomberg a mis en cause radicalement toute la politique monétaire menée par la Banque centrale européenne (BCE) au cours des dix dernières années. Je suis en désaccord avec cette critique. Là où sont identifiés exclusivement des éléments négatifs, je vois succès, continuité, défis sans précédent et, enfin, une vraie question sur les limites de la politique monétaire.

En premier lieu, depuis sa création [en 1998], la BCE a donné aux Européens la stabilité des prix – 1,7 % d’inflation moyenne annuelle sur vingt ans – mieux que les banques centrales nationales avant l’euro (à titre d’exemple, l’inflation moyenne annuelle pour le deutschemark était de 2,9 % durant les quarante ans précédant l’euro, et le franc était lui-même moins stable).…  Seguir leyendo »

Tres meses después de elegir a Christine Lagarde para suceder a Mario Draghi como presidente del Banco Central Europeo, los gobiernos de la eurozona ahora tienen que tomar otras decisiones importantes relacionadas al personal de la Junta Ejecutiva del BCE. Tras la renuncia inesperada el mes pasado de la alemana Sabine Lautenschläger, miembro de la junta, y ante el fin del mandato de ocho años de su colega francés Benoît Cœuré en diciembre, hay dos posiciones abiertas que deben llenarse.

Son puestos que importan. Los seis miembros de la Junta Ejecutiva, junto con los 19 gobernadores de bancos centrales nacionales de la eurozona, conforman el Consejo de Gobierno que fija la política monetaria del BCE.…  Seguir leyendo »

Ya van casi siete años en que la inflación es persistentemente inferior al objetivo del BCE (“inferior, pero cercana al 2%”). Durante la presidencia de Mario Draghi se han tomado medidas “extraordinarias” (tipos de interés negativos, compras de bonos, crédito ilimitado a los bancos comerciales), pero la meta inflacionaria sigue sin alcanzarse.

Mientras tanto, el ahorro es castigado, la solvencia del sistema financiero se debilita por la baja rentabilidad, se ha creado una burbuja en el mercado de bonos y se favorece el aumento del gasto público (al tener que pagar menos intereses, los gobiernos tienen más margen para gastar). Lo peor no es eso, sino que los tipos de interés anormalmente bajos fomentan inversiones antieconómicas (lo mismo que ocurrió con la burbuja inmobiliaria en España, pero a escala europea).…  Seguir leyendo »

El 12 de septiembre, el Banco Central Europeo decidió iniciar otro programa de compra de activos, con planes de destinar 20 000 millones de euros mensuales (22 000 millones de dólares) a la compra de títulos, por tiempo indefinido, usando la misma estructura que en el pasado. La decisión no fue unánime: los representantes de Alemania, Francia, Países Bajos, Austria y Estonia en el consejo del BCE se opusieron firmemente a una nueva flexibilización cuantitativa (FC).

El presidente del BCE, Mario Draghi, asegura que hubo una mayoría tan grande a favor de la nueva expansión monetaria que ni siquiera fue necesario contar los votos.…  Seguir leyendo »

La despedida peligrosa de Draghi

Mario Draghi corre el riesgo de agravar los problemas de la eurozona en las últimas semanas de su mandato de ocho años como presidente del Banco Central Europeo. Ha prometido que el BCE reducirá aún más las tasas de interés para fomentar la economía de la eurozona. Pero los responsables de las políticas tienen margen de maniobra sólo para recortes de tasas moderados, lo que poco ayudará a impulsar el crecimiento –y sí ejercerá una presión potencialmente intolerable sobre los bancos frágiles de la eurozona.

En junio, Draghi dijo que el BCE estaba preparando una nueva dosis de estímulo, incluidas mayores reducciones de su tasa de interés oficial y una renovación del alivio cuantitativo (QE por su sigla en inglés) a través de compras de bonos gubernamentales.…  Seguir leyendo »

Los bancos centrales apuntan a la estabilidad de precios y, hoy, los precios son en general estables en gran parte del mundo desarrollado. Sin embargo, los banqueros centrales se declaran insatisfechos. Algunos responsables de políticas, principalmente en el Banco Central Europeo, hasta están preparando más medidas de estímulo destinadas a convencer a los mercados financieros de su voluntad de combatir la deflación. Pero esas políticas sobreestiman el riesgo de la caída de los precios.

Por empezar, los precios hoy no están cayendo; sólo están aumentando más lentamente de lo que les gustaría a los banqueros centrales. En la eurozona, por ejemplo, la inflación básica (que excluye los precios volátiles de la energía y los alimentos) ronda apenas el 1% anual, y los mercados esperan que se mantenga en ese nivel, en promedio, durante los próximos diez años.…  Seguir leyendo »

L’histoire serait entendue. La politique monétaire « laxiste » menée depuis de trop longues années par la Banque centrale européenne (BCE) serait à l’origine des taux négatifs qui caractérisent aujourd’hui les dettes française et allemande. La politique d’« argent gratuit » jouerait ainsi un rôle de distorsion économique que l’on aime à comparer à une prise de drogue, poussant les taux d’intérêt à la baisse de façon artificielle. Selon cette approche, Mario Draghi serait ainsi devenu l’acteur d’une expropriation des épargnants européens.

Un narratif qui pourrait être séduisant, mais qui résiste difficilement à l’observation des faits.

Associer taux bas et politique monétaire laxiste trouve sa première contradiction dans le fait que l’inflation en zone euro reste faible, trop faible en réalité, à 1,1 %.…  Seguir leyendo »

Tal vez Christine Lagarde, designada para suceder en noviembre al presidente del Banco Central Europeo Mario Draghi, espere que su trabajo sea algo más fácil que el de su predecesor. Pero es probable que sea al revés. Aunque a Draghi le tocó guiar al BCE en años de crisis, Lagarde tendrá que promover reformas en la eurozona en un momento de creciente polarización entre los gobiernos de los estados miembros. Para proteger la independencia y efectividad del BCE, tendrá que apelar a todas sus habilidades de mediadora política, gestora de crisis y comunicadora eficaz.

Hay algo dolorosamente obvio: finalizar la creación de la unión monetaria es en este momento una perspectiva distante e improbable.…  Seguir leyendo »

Si se confirman las indicaciones de crecimiento económico desalentadoras en la eurozona, el Banco Central Europeo distenderá aún más la política monetaria en septiembre. La semana pasada, el presidente saliente del BCE, Mario Draghi, mencionó la posibilidad de un nuevo recorte en la tasa sobre los depósitos a la vista de los bancos comerciales, que ya está en -0,4%, A su vez, el BCE está analizando un nuevo programa de compras de activos.

Claramente hace falta un estímulo económico. La inflación anual está muy por debajo de la meta del BCE de “cerca de pero debajo de 2%” y los mercados financieros esperan que se mantenga así por varios años.…  Seguir leyendo »

Las expectativas (para muchos economistas, bastante malas) se han confirmado: el Banco Central Europeo decidió inflacionar la eurozona. Tras su última reunión de política monetaria el 25 de julio, el presidente saliente Mario Draghi dejó en claro que la aparentemente inocua meta de inflación del banco (1,9%) será en realidad la base para una nueva fase de política monetaria expansiva durante los próximos años. Esto superará con creces las medidas de estímulo que había tomado el BCE hasta ahora, y es probable que genere nuevos riesgos para la economía europea.

Debemos recordar que el Tratado de Maastricht asignó al BCE la meta única y no negociable de mantener la estabilidad de precios, lo cual, tomado literalmente, implica una tasa de inflación igual a cero.…  Seguir leyendo »

El gobernador del banco central de Finlandia, Olli Rehn, reiteró su pedido al Banco Central Europeo para que lleve a cabo una revisión de su marco de políticas, misma que está pendiente desde mucho tiempo atrás. El inminente cambio de liderazgo en esta institución – que probablemente lleve a Christine Lagarde, directora gerente del Fondo Monetario Internacional desde el año 2011 a ser la sucesora de Mario Draghi en el puesto de presidente – brinda una magnífica oportunidad para prestar atención a dicho pedido.

Hace 20 años, cuando se estableció el BCE, los bancos centrales en general no tenían muy clara la figura sobre los detalles de sus marcos de políticas.…  Seguir leyendo »

El inminente relevo de autoridades en el Banco Central Europeo es una oportunidad (incluso, una obligación) de revisar el marco de formulación de políticas de la institución. El BCE puede atribuirse mérito por grandes logros durante la presidencia de Mario Draghi; sobre todo, haber estabilizado la eurozona durante la crisis financiera global de 2007‑08 y puesto fin a las especulaciones sobre una posible ruptura de la unión monetaria durante la crisis de deuda soberana de 2012. Pero la estrategia del BCE para guiar la inflación de precios de consumo no ha sido tan exitosa.

Las políticas del BCE en relación con la inflación tuvieron algunos potentes efectos colaterales, entre ellos aumento de la toma de riesgos, distorsiones en la asignación de capital, desigualdad en alza y crecientes desequilibrios en el sistema de pensiones.…  Seguir leyendo »

Este mes, el Banco Central Europeo organizó un coloquio en honor de Peter Praet, su economista jefe saliente. Praet, que trabajó estrechamente con el presidente del BCE, Mario Draghi, en los años posteriores a la crisis financiera y durante la crisis del euro subsiguiente, ha sido, más que cualquiera, quien condujo al consejo directivo del banco hacia una decisión común en situaciones difíciles. Su partida se produce luego de la del vicepresidente, Vítor Constâncio, el verano pasado y será seguido por Dragui en octubre y Benoit Coeuré de la junta ejecutiva del BCE en diciembre.

Estos cambios importantes en la conducción del BCE ofrecen la oportunidad de reflexionar sobre los desafíos que enfrentará el Banco en los próximos años.…  Seguir leyendo »

Uno no puede evitar la sensación de que la carrera para suceder a Mario Draghi como presidente del Banco Central Europeo ha adquirido ribetes de la inminente final del Festival de la Canción de Eurovisión. Los gobiernos quieren que gane un candidato de su país porque eso los hace parecer buenos, no porque el candidato necesariamente vaya a mejorar las políticas del BCE. Una votación en bloque, que enfrentaría entre sí a los miembros del norte y del sur de la Unión Europea, casi con certeza será una característica del proceso de nombramiento. Y, absurdamente, algunos analistas sostienen que es el turno de que gane su país.…  Seguir leyendo »