Banco Central Europeo (Continuación)

Agosto ha sido un mes peligroso en la historia europea, pero este año podría ser el punto de inflexión para la zona del euro… y tal vez para la economía mundial. El 26 de julio, Mario Draghi, Presidente del Banco Central Europeo, declaró que su institución haría “todo lo necesario” para preservar el euro y añadió: “Créanme: será suficiente”.

La rotunda –y, de hecho, sin precedentes– declaración de Draghi fue interpretada de forma generalizada como una señal de que el BCE no tardaría en reactivar su programa de compra de bonos, centrándose en particular en la deuda española. Los mercados de valores de todo el mundo subieron como la espuma.…  Seguir leyendo »

«Por sorpresa y sobreactuando», esta es la receta que algunos analistas, inversores y líderes políticos aconsejan adoptar para que las decisiones dirigidas a los mercados sean eficaces y provoquen un cambio de tendencia, desde la aversión al riesgo a la recuperación de la confianza.

Las palabras del presidente del Banco Central Europeo del pasado 26 de julio se produjeron, en efecto, por sorpresa, y fueron también más allá de lo que razonablemente se podía esperar. Después de varias semanas con una fuerte tensión sobre los tipos de interés de España e Italia, Mario Draghi había venido sosteniendo que el BCE no estaba para resolver los problemas financieros de los Estados.…  Seguir leyendo »

Durante los últimos días hemos oído repetidas declaraciones por parte de nuestros gobernantes sobre la necesidad de que el Banco Central Europeo (BCE) intervenga para relajar la presión sobre nuestra deuda. El pasado jueves, el presidente del BCE, Mario Draghi, hizo unas declaraciones en las que apuntaba varias cosas; quizás la más importante es que el banco haría todo lo posible para salvar el euro y que sería efectivamente más que suficiente para hacerlo. No creo que el BCE pueda salvar al euro solo, ya que hay un componente político obvio en todo esto pero, desde luego, puede crear el margen y el tiempo para facilitar la solución más completa que requiere la eurozona.…  Seguir leyendo »

A pesar del ruido y de la efímera euforia inicial, nos encontramos ante otra batalla perdida (la vigesimocuarta cumbre del euro en cuatro años) y en manos de un capitán miedoso (el BCE) incapaz de asumir el liderazgo que le corresponde. ¿Por qué la última cumbre no convenció a “los mercados”? ¿Le queda algún cartucho a la Eurozona para evitar el desastre?

La reciente cumbre dibujó un posible camino hacia la unión bancaria. Se avanzó en tres frentes importantes: (1) se creará un mecanismo común de supervisión bancaria liderado por el BCE a finales de 2012; una vez establecido ese mecanismo, (2) los bancos podrán tomar prestado (con condicionalidad) directamente del MEDE (Mecanismo Europeo de Estabilidad o fondo de rescate) y (3) el MEDE podrá comprar bonos soberanos directamente y sin necesidad de intervención.…  Seguir leyendo »

As the world economy teeters again, pressure is mounting on central banks to reopen their spigots, make it even cheaper for companies and households to borrow money, and prop up commercial banks to prevent another financial crisis. On Wednesday, the Federal Reserve, which had already promised to keep short-term interest rates near zero until the end of 2014, extended its latest, modest strategy to keep long-term rates down, too.

The Fed’s counterpart, the European Central Bank, was created in 1998 to maintain price stability in the new euro zone. With so many depositors taking their money from troubled banks in Greece and Spain, observers are urging the central bank, based in Frankfurt, to fire another round of the “big bazooka” — the roughly 1 trillion euros in cheap loans that it granted to banks in December and February.…  Seguir leyendo »

Aunque la inquietud ante una posible reactivación de la crisis de la deuda se está haciendo sentir —este temor explica sin duda la rapidez del compromiso europeo articulado para aumentar el fondo de solidaridad a 800.000 millones de euros—, no es absurdo pretender que tal vez la acción de los dos Marios termine salvando a Europa. Mario Draghi, al frente del Banco Central; Mario Monti, presidente del Gobierno italiano.

El primero ha conseguido que el sistema bancario europeo funcione, que ya no pese sobre él la amenaza de una crisis de liquidez y pueda volver a suscribir bonos estatales en cierta medida.…  Seguir leyendo »

El debate, al parecer interminable, sobre los problemas fiscales de la zona del euro se ha centrado excesivamente en los rescates oficiales, en particular la propuesta de que el Banco Central Europeo compre bonos estatales en gran escala. De hecho, se nos advierte casi diariamente –por el Fondo Monetario Internacional y otros– que, si no se aumentan al máximo las medidas de rescate, el euro perecerá.

Para algunos, esa posición refleja los beneficios que obtendrían de esas compras; para otros, refleja creencias erróneas. Evidentemente, los acreedores apoyan el rescate de los países deudores para protegerse. Muchos dirigentes políticos acogen también con beneplácito los préstamos oficiales para contrarrestar la crisis, que pueden aliviar la presión ejercida por los mercados sobre ellos.…  Seguir leyendo »

Muchos observadores han declarado recientemente que la crisis de deuda de la eurozona está prácticamente resuelta, o al menos estable durante algunos años. Los rendimientos decrecientes de los bonos del gobierno italiano durante la más reciente subasta  de 2011 indican que ha bajado considerablemente la percepción del riesgo de impago de la deuda soberana. Dado que a los bonos italianos se les ve como indicador de la crisis, muchos lo interpretan como una señal de que el mercado de deuda europeo se está normalizando.

La “solución” a la crisis la dio supuestamente el Banco Central Europeo (BCE) con su decisión de ofrecer financiamiento ilimitado a los bancos comerciales por periodos de tres años a tasas de interés muy bajas.…  Seguir leyendo »

Nada ilustra mejor las contracorrientes políticas, los intereses especiales y las miopes decisiones económicas que afectan a Europa hoy día que el debate sobre la reestructuración de la deuda pública griega. Alemania insiste en una profunda reestructuración –un «recorte» de al menos el 50% para los acreedores– mientras que el Banco Central Europeo insiste en que las reestructuraciones de deuda deben ser voluntarias.

En los viejos tiempos –piensen en la crisis de la deuda latinoamericana de 1980– uno reuniría a los acreedores –grandes bancos en su mayoría– en una sala pequeña y negociaría un acuerdo, con una dosis de engatusamientos, o incluso presiones por parte de los gobiernos y los reguladores, ansiosos por recuperar rápidamente la estabilidad.…  Seguir leyendo »

Durante todo el período de la crisis, el comportamiento del Banco Central Europeo ha estado condicionado por la tensión entre lo que puede hacer y lo se le permite hacer.

El BCE es la única institución de la Unión Europea que puede proporcionar financiación ilimitada a los Estados, pero el estatuto que lo rige prohíbe los rescates de estos últimos. Aun así, el BCE ha proporcionado grandes cantidades de liquidez al sistema financiero, con lo que ha suavizado indirectamente la presión para la refinanciación de las deudas estatales. Durante dieciocho meses, ha estado comprando bonos estatales cuyo valor asciende a más de 200.000…  Seguir leyendo »

Panic is beginning to overwhelm the eurozone. Italy and Spain are caught in the maelstrom. Belgium is slipping into the danger zone. As France is dragged down, the widening gap between its bond yields and Germany’s is severely testing the political partnership that has driven six decades of European integration.

Even strong swimmers such as Finland and the Netherlands are straining against the undertow. Banks are struggling to stay afloat – their capital providing little buoyancy as funds drain away – while businesses that rely on credit are in trouble, too. All signs point to a eurozone recession.

Left unchecked, this panic about sovereign solvency will prove self-fulfilling: just as a healthy bank can fail if it suffers a run, even the most creditworthy government is at risk if the market refuses to refinance its debt.…  Seguir leyendo »

La Banque centrale européenne (BCE) n’est pas une vraie banque centrale. Et cette situation n’est pas étrangère à la difficulté d’ouvrir une piste permettant d’entrevoir une sortie de crise de la zone euro. Dès lors, cette zone qui devait être un havre de paix et de stabilité est une pétaudière, et l’Union européenne et l’euro qui devaient être des remparts contre toute turbulence économique sont des bombes à retardement qui aujourd’hui explosent. Il convient donc de se débarrasser au plus vite du carcan qui enserre les peuples européens et de concevoir une vraie banque centrale.

Pourquoi la BCE n’est-elle pas une vraie banque centrale ?…  Seguir leyendo »

Italia y España son, en principio, países solventes pero faltos de liquidez. Es decir, pueden devolver lo que deben pero necesitan pedir prestado a corto plazo para pagar salarios y costes de administración. El problema de este tipo de países es que cuando cunde el pánico entre los prestamistas que piensan que no van a cobrar, estos exigen una “prima de riesgo” y sólo prestan a intereses elevados. Si esos intereses suben demasiado, pueden acabar por convertir a un país solvente en uno de insolvente.

Una manera de evitar este tipo de pánicos financieros es que el Banco Central Europeo (BCE), la institución que imprime los euros que todos utilizamos, se comprometa a comprar deuda de esos países a tipos de interés razonables.…  Seguir leyendo »

Un banco central siempre tiene que desempeñar un papel crucial en una crisis financiera. Pero el rol del Banco Central Europeo dentro de la zona del euro hoy en día es aún más «central» que el de la Reserva Federal o el del Banco de Inglaterra.

Una diferencia fundamental entre la eurozona y Estados Unidos es que aún se sigue percibiendo que el crédito entre dos bancos situados en dos países miembro distintos conlleva riesgos completamente diferentes que el préstamo «doméstico» (entre dos bancos en el mismo país). Este no es el caso en Estados Unidos, porque tiene un sistema financiero integrado, y el respaldo a los bancos (el seguro de depósitos o los rescates directos) se administra a nivel federal.…  Seguir leyendo »

When the European Central Bank announced its program of government-bond purchases, it let financial markets know that it thoroughly disliked the idea, was not fully committed to it, and would reverse the policy as soon as it could. Indeed, the ECB proclaimed its belief that the stabilization of government-bond prices brought about by such purchases would be only temporary.

It is difficult to think of a more self-defeating way to implement a bond-purchase program. By making it clear from the outset that it did not trust its own policy, the ECB practically guaranteed its failure. If it so evidently lacked confidence in the very bonds that it was buying, why should investors feel any differently?…  Seguir leyendo »

Ya hace muchos años que triunfó la teoría que postula que los bancos centrales debían ser independientes de los Gobiernos. Esta era la forma de evitar la tentación gubernamental de gastar mucho, financiar el gasto con deuda y luego monetizarla para crear inflación y rebajar la carga de la deuda. Un banco central independiente rompía el tradicional vínculo entre política fiscal y política monetaria.

Sin embargo, la semana pasada leía con estupor unas declaraciones de la ministra Salgado: «El BCE debe hacer su trabajo y ayudar a la estabilidad de los mercados de deuda». Vaya, ahora el BCE también tiene la misión de contener la caída del precio de determinados activos financieros.…  Seguir leyendo »

Los puristas de los bancos centrales están confundidos. ¿Cómo es posible que el Banco Central Europeo, una institución germánica, se dedique ahora a comprar los bonos del estado emitidos por cinco de sus diecisiete miembros? ¿A qué se debe que esta autoridad monetaria actúe como una agencia fiscal? Supuestamente, ¿no es el BCE una institución políticamente independiente y operativamente autónoma comprometida con la lucha contra la inflación y la protección de la moneda?

Sí y no. Y esa respuesta refleja las alarmantes realidades de los bancos centrales actuales (o, para ser más exactos, de los bancos centrales luego de la burbuja, en un mundo de excesos de endeudamiento y preocupaciones sobre la deuda soberana).…  Seguir leyendo »

Tout va bien. Au moins pour les banques. C’est ce que les tests de résistance, «stress tests» diligentés par l’Autorité bancaire européenne révèlent. Nos banques sont solides. Les déposants peuvent leur faire confiance et les investisseurs souscrivent à leurs augmentations de capital. Circulez : il n’y a rien à voir. La réalité est pourtant bien autre. La publication de ces tests révèle le mensonge de ceux qui les accréditent et la puissance du lobby bancaire.

Sans entrer dans le détail des chiffres, il faut savoir que l’Autorité bancaire européenne, dans ce qu’elle appelle le scénario du pire pour évaluer la situation des banques testées, a tout simplement écarté l’hypothèse de défaillance d’un Etat souverain.…  Seguir leyendo »

¿Será el próximo presidente del Banco Central Europeo (BCE) un clon de la gente del Bundesbank? El BCE se configuró a imagen del banco emisor alemán: por su misión, la estabilidad de precios; por su relación con los Gobiernos, de total independencia; por su organización, con un amplio consejo representativo y un restringido directorio.

Et pour cause! Había una gran razón para copiarlo: fue muy exitoso. El Bundesbank (1957) o Buba generó la estabilidad monetaria externa y de precios internos que enraizó el milagro alemán de los años cincuenta-sesenta, la (re)construcción de una gran nación y la forja de una rutilante potencia.…  Seguir leyendo »

Hace dos años se consideraba héroes a los líderes de los bancos centrales de todo el mundo por sus esfuerzos para evitar que la crisis financiera se convirtiera en una segunda Gran Depresión. Ahora, sin embargo, los bancos centrales son objeto de severas críticas y su independencia está bajo una fuerte presión en muchos países, en particular en la eurozona, como señaló hace poco Mario Draghi, presidente del Banco de Italia.

Siempre es importante considerar qué tipo de persona dirigirá cualquier banco central –pero ahora más que nunca porque invariablemente las crisis financieras amenazan la independencia de los bancos centrales.

En los Estados Unidos, la Reserva Federal parece tener solamente el apoyo de la administración Obama, lo que no es motivo de orgullo.…  Seguir leyendo »