Banco de desarrollo

La Cumbre Finanzas en Común de esta semana marcará la primera vez que los líderes de los 450 bancos públicos de desarrollo (BPD) del mundo se reúnan para discutir cómo reorientar las inversiones dirigidas hacia el desarrollo sostenible. Debido a la actual incertidumbre económica mundial y las cada vez más graves amenazas ambientales, la reunión se celebra en un momento crítico. Esta es una oportunidad propicia para considerar cómo las instituciones financieras públicas pueden ayudar a orientar la financiación hacia la conservación y el uso sostenible de los recursos naturales, abriendo así una clase de activos que apoye tanto a las personas como al planeta.…  Seguir leyendo »

Las importantes amenazas globales –entre ellas la pandemia del COVID-19, el cambio climático y la creciente desigualdad- exigen una acción concertada de gran escala. El desafío que enfrentan los responsables de las políticas hoy es respaldar grandes transformaciones estructurales que puedan hacer que las economías, simultáneamente, sean más productivas, más inclusivas y consuman menos carbono. Los bancos públicos de desarrollo (BPD) –a nivel local, nacional, subregional, regional o interregional- son esenciales para ayudar a los gobiernos a financiar una rápida recuperación de la crisis del COVID-19, y garantizar que las economías sirvan mucho mejor a la gente y al planeta en el largo plazo.…  Seguir leyendo »

La UE debe crear su propio banco de desarrollo

En un momento de resurgimiento de tendencias nacionalistas en todo el mundo, Europa puede y debe asumir un papel de liderazgo en cuestiones esenciales. En ámbitos que van de la promoción del comercio internacional y de los derechos humanos hasta la lucha contra enfermedades y el cambio climático, Europa puede ser un faro mundial que fomente un modelo de multilateralismo como el que sirve de base a la Unión Europea.

Como señaló el presidente francés Emmanuel Macron en la Asamblea General de las Naciones Unidas en septiembre, Europa debe asumir la tarea de «crear soluciones nuevas, puesto que no estamos colectivamente condenados a asistir a una rivalidad bilateral que, en cierto sentido, nos reduciría a ser tristes espectadores de la impotencia colectiva».…  Seguir leyendo »