Big Data

Nos debemos un debate sobre el uso de datos conductuales

Pocas semanas después de la aparición de los primeros casos de COVID‑19 fuera de China, Corea del Sur lanzó un sistema que publicaba los perfiles y movimientos exactos de personas que habían dado positivo para la enfermedad. Otros países asiáticos y europeos no tardaron en desarrollar sistemas propios de «seguimiento y rastreo», con diversos grados de éxito y de preocupación por las cuestiones éticas involucradas.

El fuerte impulso a tomar estas medidas fue comprensible: si sistemas que ya están en funcionamiento pueden salvar miles de vidas ¿por qué no usarlos? Pero en la urgencia por combatir la pandemia, las sociedades prestaron poca atención a dos cuestiones: ¿cómo fue posible introducir esos sistemas en tan poco tiempo y qué viene a continuación?…  Seguir leyendo »

Vivimos abducidos por continuos avances tecnológicos que prometen facilitar nuestra existencia. Estamos inmersos, como ha señalado Sábato, en una tecnolatría que deifica los avances científicos en detrimento de lo humanista. Pero es bueno tener en cuenta que lo último no es lo mejor, al menos en medicina, y ahí están para demostrarlo una enorme variedad de procedimientos que un día se incorporaron a la práctica clínica con el marchamo de ser lo más avanzado, para terminar arrumbados por contraproducentes.

Se nos trata de hacer creer en la utopía de un progreso continuo que no se corresponde con la realidad. Salvador Pániker dijo que «cada vez es más difícil saber lo que es progreso y lo que es retroceso», porque uno y otro contienen elementos contradictorios.…  Seguir leyendo »

Biggest data

Uno de los retos más importantes que habrá que afrontar después de la pandemia será cómo gestionar el cibermundo y evitar la aparición irresistible de un leviatán tecnológico. Algo sobre lo que no reparamos debido a la emergencia de la crisis sanitaria que vivimos y que ha dado pie a situaciones excepcionales, también en el ámbito digital. Situaciones que si se normalizan pueden dañar la estructura de derechos que disfrutamos.

Una de las evidencias más palpables de nuestro presente es que el Estado ha demostrado que es un soberano analógico. Ha paralizado la realidad mediante el monopolio legítimo de la violencia.…  Seguir leyendo »

Las preguntas se amontonan. ¿Cómo será el mundo después del coronavirus? ¿Qué cambios geopolíticos vamos a contemplar? ¿Asistiremos a un repliegue de la globalización? ¿Están funcionando las instituciones europeas? ¿Superará la UE esta nueva crisis, cuando aún está pendiente la que ha supuesto el Brexit?

Son muchas las incertidumbres, pero hay algunos aspectos sobre los que sí podemos albergar certezas. En estas líneas, voy a concentrarme en el “día D”, esto es, el día después de que concluya nuestro confinamiento y debamos poner todo nuestro esfuerzo en la reconstrucción de Europa. Explicaré cuál debe ser, en mi opinión, el vector fundamental de esa reconstrucción.…  Seguir leyendo »

Hasta la emergencia del coronavirus, una preocupación central de algunas élites intelectuales occidentales (la cultura asiática confuciana es, quizás, otra cosa), era lo que Shoshana Zuboff, en su excelente libro, bautizó como el “capitalismo de vigilancia”. Es decir, la capacidad de grandes empresas tecnológicas, en particular Facebook y Google, de monitorearnos, predecir y manipular nuestro comportamiento, por medio de la inteligencia artificial (IA) empleando datos masivos (big data). Sin embargo, pese a esa abundancia de datos y que, junto a otras compañías como la china WeChat, son las grandes potencias en esa tecnología, estas empresas fueron incapaces de detectar la magnitud de la propagación de la Covid-19 y alertar a los Gobiernos (con quién normalmente tienen una estrecha relación) de manera efectiva.…  Seguir leyendo »

Vivimos con gran preocupación la segunda gran pandemia de una enfermedad infecciosa del siglo XXI, después de la pandemia de gripe H1N1 en 2009. Cada día, los titulares nos invaden con reportes de nuevos casos, nuevas muertes, nuevas medidas para intentar contener la propagación del virus, curvas exponenciales de crecimiento en el número de casos y de cierre de locales, comercios así como decrecimiento de nuestra economía. Una pandemia son palabras mayores…

No puedo sino tener un sentimiento de déjà-vu. Hace siete años comenzaba una charla para WIRED preguntando a los asistentes qué pensaban que haría el Gobierno si en ese momento se declarase una pandemia.…  Seguir leyendo »

Si preguntas a cualquiera cuánto cuesta leer o publicar información en Internet lo más probable es que te responda que es gratis. Sin embargo, lo cierto es que el precio de informar o informarse por Internet tiene un coste cada día más alto. Un precio que es distinto para los lectores como usuarios, para los medios como creadores y finalmente para información, que está pagando este nuevo sistema con su calidad. Las fake news no son pocas, no son inocentes y no son inocuas. Pero sí son impunes.

Hace mucho, allá por los noventa, el éxito de la información que publicaba un periódico dependía básicamente de tres factores: la calidad, el interés que suscitara en los lectores y la apuesta de los editores en cuestión, que se ocupaban de dotar de jerarquía a la información según una combinación de los factores uno y dos.…  Seguir leyendo »

En el último siglo la ciencia ha revolucionado la medicina y la agricultura, particularmente para los más pobres. Testimonio de ello son logros como el tratamiento del anquilostoma (o “gusano ganchudo”) o la revolución verde.

Mirando hacia el futuro, la ciencia de los datos tiene un potencial incluso mayor de revolucionarlo todo, desde cómo tratamos las enfermedades al desarrollo de economías más inclusivas. La historia nos muestra que cuando el poder de la ciencia y la tecnología se centra en los grandes desafíos de la sociedad, se pueden mejorar millones de vidas.

Pensemos en cualquier problema del mundo actual: los incendios sin control que devastan Australia, la epidemia de opioides que asola comunidades pobres en Estados Unidos, la peor crisis de refugiados del planeta desde la Segunda Guerra Mundial.…  Seguir leyendo »

En los últimos años se viene afirmando, como dogma de fe, que las nuevas tecnologías, como el blockchain, van a implicar la desaparición de funciones jurídicas clásicas como la notarial o la registral. Nada más alejado de la realidad. Ni es posible ni deseable.

No es posible porque nunca los instrumentos de expresión han sustituido la inteligencia ni la creatividad. La imprenta de Gutenberg no sólo no acabó con la literatura, sino que la potenció a extremos insospechados. Tampoco las nuevas tecnologías como internet significaron la desaparición del periodismo. De la misma manera tampoco en el ámbito inmobiliario registral las nuevas técnicas sustituirán la libre creación de derechos reales y la libertad de contratación que caracterizan nuestro Derecho.…  Seguir leyendo »

Por alguna razón un tanto misteriosa, los números redondos suelen inspirar a los seres humanos a dar un paso hacia atrás y tomar perspectiva sobre los grandes temas de nuestro tiempo y nuestras vidas. Empezar el 2020 es una oportunidad para repensar las lecciones de la década pasada y replantearnos la década entrante.

Las primeras dos décadas del siglo XXI se caracterizaron por una pérdida progresiva de la privacidad. Dos fenómenos confluyeron para dar cabida al monstruo de la economía de los datos: el desarrollo de los anuncios personalizados y la preocupación por la seguridad.

En el año 2000, y bajo la presión de encontrar un modelo de negocio sostenible, Google lanzó AdWords (ahora Google Ads), la iniciativa que aprendió a explotar los datos de sus usuarios para vender anuncios personalizados.…  Seguir leyendo »

El 10 de diciembre de 1948 la ferviente defensora de los derechos humanos Eleanor Roosevelt pronunció ante la Asamblea General de la ONU unas palabras que supusieron el preámbulo de un hecho que pasaría indudablemente a convertirse en histórico: «Nos encontramos en el umbral de un acontecimiento tanto en las Naciones Unidas como en la vida de la humanidad, esta declaración bien puede convertirse en la Carta Magna Internacional para todos los hombres (y mujeres) en todo lugar». Ese día, los Estados allí reunidos aprobaron la Declaración Universal de los Derechos Humanos, el documento más trascendental desde la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de la Revolución Francesa, que a día de hoy ha sido ratificado ya por 193 países como afirmación del compromiso de la comunidad internacional en torno a un ideal común de todos los pueblos y naciones.…  Seguir leyendo »

La IA, nueva frontera de la teoría económica

Hasta hace poco, dos grandes impedimentos limitaban la capacidad de los investigadores en economía para aplicar los potentes métodos que matemáticos y estadísticos desarrollaron a partir de principios del siglo XIX para reconocer e interpretar patrones en datos ruidosos: la pequeñez y el costo de los conjuntos de datos y la lentitud y el costo de las computadoras. Es natural entonces que al reducirse enormemente esos impedimentos gracias a las mejoras en poder de cómputo, los economistas se hayan abalanzado a usar el análisis de macrodatos (big data) y la inteligencia artificial para buscar patrones en un sinfín de actividades y hechos.…  Seguir leyendo »

Projet Nightingale. Derrière ce nom de code qui fleure bon les romans d’espionnage de la deuxième moitié du XXe siècle, se cache la collaboration menée – en catimini – par Ascension, le deuxième réseau de santé américain, et Google, pour récupérer et analyser les données de millions de patients à travers plusieurs Etats américains.

Si certains aspects de ce projet restent opaques, il en dit long sur la volonté du secteur d’avancer coûte que coûte vers l’innovation numérique. De Merck à Sanofi en passant par Novartis, les plus grands laboratoires multiplient les projets technologiques pour accélérer la fabrication de médicaments, réduire les coûts de recherche-développement de nouvelles molécules ou pour améliorer le suivi des patients.…  Seguir leyendo »

Mientras gran parte del mundo desarrollado está justificadamente preocupada por la multitud de violaciones a la privacidad a manos de las grandes empresas tecnológicas, exigiendo –y obteniendo- un “derecho al olvido” para los individuos, muchas personas alrededor del mundo plantean una pregunta muy diferente: ¿Qué hay acerca del derecho a ser visto?

Baste con preguntar a los mil millones de personas marginadas de los servicios que damos por sentados (cosas como una cuenta bancaria, la escritura de una vivienda, o incluso una cuenta de teléfono móvil), por carecer de documentos de identidad que demuestren quiénes son. Como resultado de datos deficientes, en la práctica son invisibles para la sociedad.…  Seguir leyendo »

En los últimos días se han publicado noticias sobre el uso de datos personales por parte de diferentes compañías; la más relevante, la del acceso por parte de Google a datos médicos de millones de estadounidenses. La reacción de muchos habrá sido de sorpresa: ¿cómo es posible que datos tan personales puedan utilizarse por parte de las compañías, en muchos casos sin autorización consciente por nuestra parte, y sobre todo sin saber el uso que les van a dar?

Desde nuestros teléfonos móviles, relojes inteligentes y dispositivos generamos constantemente un enorme volumen de datos sobre nuestra actividad personal que puede tener aplicaciones muy positivas en investigación.…  Seguir leyendo »

Hoy en día, para saber si algo es importante, hay que utilizar Google, que se ha convertido en nuestro amable (de momento) gran hermano. Basta con escribir la palabra para que sus algoritmos nos digan la popularidad del término. Si se busca libertad, habrá 320.000.000 resultados, si se busca amor, 1.710.000.000, si se busca big data, la búsqueda retorna 7.600.000.000 de referencias. Descontando el efecto del idioma, podemos ver que los datos importan más que el amor y muchísimo más que la libertad.

Nuestros datos ya son moneda de cambio. Por ellos hay empresas que están dispuestas a cambiárnoslos por tostadoras, libros o descuentos.…  Seguir leyendo »

Les 3 et 4 octobre, se tenait à Paris la conférence «Climate Informatics», accueillie cette année par la très prestigieuse Ecole normale supérieure (ENS) de la rue d’Ulm. On y présentait des travaux scientifiques pointus mêlant apprentissage automatique (1) et préservation de la nature. Cette conférence, dont le public grandit chaque année, est représentative d’un large mouvement auquel il nous semble urgent de s’opposer.

Il se trouve en effet que pour sauver le climat avec des données et des algorithmes, les idées ne manquent pas. Optimiser la production et la distribution d’énergie, améliorer l’efficacité des bâtiments, optimiser la gestion des forêts, améliorer les prévisions du climat, conseiller des individus pour réduire leur empreinte carbone, analyser les impacts économiques du changement climatique… La liste est longue et les possibilités semblent infinies (2).…  Seguir leyendo »

El uso y abuso de datos por parte de Facebook y otras empresas tecnológicas finalmente obtuvieron la atención oficial que merecen. Debido a que los datos personales se están convirtiendo en el producto más valioso del mundo, la pregunta es: ¿Los usuarios serán los amos o serán los esclavos de la economía de plataformas?

Continúan siendo escasas las perspectivas de democratizar la economía de plataformas. Los algoritmos se están desarrollando de manera que permiten a las empresas obtener ganancias provenientes del registro de nuestro comportamiento pasado, presente y futuro – o lo que Shoshana Zuboff de Harvard Business School describe como nuestro “excedente de comportamiento”.…  Seguir leyendo »

Un niño junto a una bandeja de arroz en su tienda en el mercado de Ajara en Badagry, cerca de Lagos, en Nigeria. Benson IBEABUCHI (AFP)

El hambre en África pasará a la historia a partir del 2025. Al menos, a eso se han comprometido los Estados miembros de la Unión Africana que se han agrupado para aplicar dentro de sus fronteras unas políticas que avancen hacia este objetivo común. Para lograrlo, tienen claro que deberán trabajar codo con codo, apostar por la agricultura y hacer uso de una materia prima con mucho futuro: los datos abiertos.

La Declaración de Malabo, aprobada en 2014, plantea objetivos ambiciosos. No solo pretende terminar con el hambre, sino también reducir la pobreza a la mitad e introducir a las mujeres y a los jóvenes en las cadenas de producción agrícolas en un crecimiento económico que mejore la vida de todos.…  Seguir leyendo »

La historia de la humanidad es, sobre todo, la historia de sus ideas; ideas que se transforman en cantos, epopeyas, palacios o batallas y, también, en sus instituciones políticas. Tal vez, algún día, siguiendo la dialéctica hegeliana, llegue el final de esta historia y descubramos “el verdadero entendimiento de la naturaleza humana” y, con ello, la solución a nuestras miserias y la forma de vivir todos juntos en armonía y paz. Mientras tanto, nos toca seguir buscando narraciones que justifiquen nuestros sueños o que enmascaren nuestras pasiones y dejar que las prácticas cotidianas que se derivan de las ideas y emociones dominantes nos permitan ver errores y corregir caminos, nos permitan, en definitiva, progresar.…  Seguir leyendo »