Bolivia

Bolivia vive un acelerado proceso de fascistización: regresan biblias y militares al centro del escenario político, la represión ha cobrado varias víctimas en pocos días, hasta el jueves pasado, los militares tenían permiso para matar con impunidad, circulan listas de “traidores”. Las oligarquías de Santa Cruz y La Paz se reparten el botín del poder tras la renuncia de Evo Morales (Luis Fernando Camacho, el líder que comandó la protesta en contra de Morales, ha colocado a su gente en dos ministerios del Gobierno interino de Jeanine Áñez y en Impuestos Nacionales). La antigua élite, desplazada durante más de una década, pide el regreso de los “notables”, que no son otros que los que representan sus intereses.…  Seguir leyendo »

Nada hacía prever el derrumbamiento del gobierno de Evo Morales en apenas cuatro semanas, pero así fue. La creación de un estado plurinacional que reivindicaba la cultura y tradiciones indígenas, unida a los indudables logros en el plano económico y social, apuntalaban el desgaste de un partido oficialista que, sin embargo, no supo intuir ni evitar el estallido social boliviano en una América Latina en llamas. Las causas de la crisis no son solo coyunturales. Responden a una fragilidad institucional y a una fragmentación social que en más de una década de gobierno de Evo Morales no se consiguió superar.

Tras la caída de Evo Morales, con su precipitada dimisión y exilio a México junto a su vicepresidente Álvaro García Linera, tras casi 14 años de gobierno con el respaldo de amplias mayorías del Movimiento al Socialismo-Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos (MAS-IPSP), una gran parte de analistas se ha centrado en los acontecimientos inmediatamente previos y en el debate sobre si éstos podían ser calificados de golpe o no.…  Seguir leyendo »

‘Successors are beginning to jockey for position.’ Interim president Jeanine Áñez at the presidential palace in La Paz, Bolivia, November 2019.

As the dust begins to settle following weeks of upheaval in Bolivia, fresh elections are being promised in the new year by the self-appointed interim president, Jeanine Áñez. They offer a glimmer of hope for the restoration of the country’s badly battered democracy – but only if they are free and fair. Meanwhile, her possible successors are beginning to jockey for position. Carlos Mesa, Evo Morales’ chief rival in the 20 October elections, has announced he is running, while Morales’ party Movement for Socialism (Mas) has said it will put forward “young candidates” in the place of the former president.

Mesa’s opposition on the right will be an upstart contender who only burst on to Bolivia’s national scene in the past month.…  Seguir leyendo »

El fin de Evo Morales

¿Hasta cuándo seguiremos leyendo que Evo Morales fue “el primer presidente indígena en la historia de Bolivia”? La frase es racista, pues se dice en elogio del personaje, como si ser “indígena” fuera un valor en sí mismo y resaltara la condición de jefe del Estado. Y es también dos veces inexacta, pues Bolivia ha tenido varios presidentes indígenas (algunos dictadores), como Perú, México, Ecuador y Guatemala, y basta oír hablar a Evo Morales para saber que no es un indio sino un mestizo cultural, como lo somos buena parte de los latinoamericanos, en muy buena hora.

Los bolivianos se han librado de él no porque sea “indio” (que no lo es), sino porque mediante amaños múltiples se las arregló para permanecer 14 años en el poder, en contra de la Constitución boliviana.…  Seguir leyendo »

Una manifestación en las afueras de Cochabamba (Bolivia), el pasado 25 de noviembre. MITRA TAJ (REUTERS)

Bolivia es un equivalente de Haití y viceversa; poco interesan a nivel mundial nuestros pesares y debates, hoy volvemos transitoriamente a ocupar un pequeño espacio en los medios internacionales, porque servimos como sur “salvaje” para testimoniar dolor y “primitivismo”.

De nuestro atrevimiento filosófico de pensarnos por nosotr@s mism@s no se habla en absoluto, de nuestro atrevimiento de repensar nuestra democracia sin la Revolución Francesa de por medio no se escribe. Todo eso queda sepultado debajo de los ataúdes y las fotos de crueldad militar y policial que ganarán el próximo World Press Photo. Merecido premio de quien logre disparar la foto del momento en el que la policía disparó el arma y el cuerpo anónimo cayó.…  Seguir leyendo »

La toma de poder por asalto, en cualquiera de sus variantes, parece estar cada vez más presente en las noticias. Golpes y contragolpes, reales o imaginarios, fácticos o tan solo denunciados, empiezan a tener una puntual frecuencia en el continente. Bolivia es el ejemplo más reciente y, de nuevo, nos ofrece una señal sobre el fracaso de la política en América Latina.

Finalmente, la polarización, que tan rentable fue en algunos momentos, ha terminado por destruir la credibilidad en la política y en los políticos. No importa la ideología o el color de su partido, su sentido del humor o su cursilería.…  Seguir leyendo »

En Bolivia hay un pulso entre el gobierno interino presidido por Jeanine Áñez y el expresidente Evo Morales.

Morales pretende regresar al poder mediante una triquiñuela sin mucho sentido.

La norma constitucional dice que los parlamentarios deben aprobar la renuncia del presidente.

Como este trámite no se ha hecho y Morales tenía la mayoría en ambas cámaras, compuestas por 130 diputados y 36 senadores, supuestamente el expresidente ha cursado la orden de que no acepten su renuncia.

Sin embargo, Áñez, la presidente interina, ha acusado a Morales y a otros funcionarios ante los tribunales bolivianos por graves violaciones de la ley electoral y otros delitos.…  Seguir leyendo »

Ronaldo Schemidt/AFP via Getty Images Graffiti reading “Evo without the people,” following the resignation of of Bolivian President Evo Morales after a disputed election result in October, La Paz, Bolivia, November 11, 2019

On the night of Evo Morales’s 2006 inauguration as president of Bolivia, the streets of La Paz, the country’s capital, were electric. A man who had once fed on discarded orange peels as a boy was becoming his nation’s leader. For the first time in the country’s history, the indigenous majority would look to the national palace and see one of their own, a president who came from among them and knew their lives firsthand. The streets were filled with both the humble and an assortment of Latin America’s glitterati: Venezuelan President Hugo Chávez zipped by in a tinted-window SUV; the aging Uruguayan writer Eduardo Galeano prepared to deliver an address.…  Seguir leyendo »

Supporters of former Bolivian president Evo Morales shout slogans during a demonstration in Cochabamba on Monday. (Ronaldo Schemidt/AFP via Getty Images)

On Nov. 10, Evo Morales, the first indigenous president of Bolivia, resigned after almost 14 years in office. His resignation came after a disputed election on Oct. 20 and two weeks of protests and strikes that paralyzed the country.

These dramatic events have elicited a lot of discussion and analysis. Unfortunately, much of this discussion relies on oversimplifications of what happened. The real story is more complex.

The military wasn’t the only force pushing Morales out

Much of the debate over Morales’s exit has centered on whether it was a de facto military coup. Those who see it as a coup note that the head of the military announced, on television, that Morales should resign.…  Seguir leyendo »

Los acontecimientos en Bolivia siguen fluyendo de manera excepcional luego de la destitución del presidente Evo Morales. Puede haber o no elecciones libres y justas dentro de los próximos 90 días. Morales, que ha recibido asilo político en México, puede volver a presentarse como candidato o buscar un retorno al poder por otros medios. La izquierda latinoamericana puede recuperarse de la caída de un ícono, o seguir perdiendo terreno. Las políticas de Morales, buenas y malas, serán derogadas por una oscilación hacia la derecha en Bolivia, no diferente de la reacción violenta reciente contra las autoridades en otras partes de América Latina, o lo sobrevivirán.…  Seguir leyendo »

Campesinas que cultivan coca y apoyan a Evo Morales lloran por la muerte de un hombre, quien dicen fue asesinado en las protestas en Cochabamba, Bolivia. (Marco Bello)

En Bolivia hubo un golpe de Estado. Atando cabos, nos damos cuenta que la Organización de los Estados Americanos (OEA) fungió de alfil en el tablero, dando estocadas en consonancia y dentro del cronograma de ese golpe, convirtiéndose en un factor que contribuyó terriblemente a la convulsión. Por otro lado, mucho menos debatible, queda claro que si la Policía y el Ejército —dos instituciones que administran el monopolio de la violencia estatal— dejan de obedecer al presidente y “sugieren” su renuncia, es una interrupción del orden constitucional: un golpe de Estado.

Los primeros síntomas de la crisis en Bolivia se evidenciaron antes de las elecciones presidenciales del 20 de octubre pasado, cuando diversas estructuras cívicas, políticas y universitarias, lideradas por los opositores Luis Fernando Camacho y Carlos Mesa, iniciaron una campaña para desacreditar los comicios.…  Seguir leyendo »

Le 22 janvier 2010, lors de son discours d’investiture, pour un second mandat comme président de la République, Evo Morales Ayma, premier Indien aymara élu au suffrage universel avec la majorité absolue, qualifiait sa victoire comme étant celle de la fin d’une ère qui débuta au moment de la fondation de la République en 1825 : «Un Etat colonial qui s’en va et un Etat plurinational qui arrive.» Il illustrait ce changement en décrivant la configuration bigarrée de l’Assemblée plurinationale de la manière suivante : «C’est émouvant de [vous] voir assis, tel un concours de chapeaux, tel un concours de casques de mineurs, tel un concours de vêtements.…  Seguir leyendo »

Jeanine Áñez Chávez, la presidenta interina de Bolivia, juramentó frente a militares.Credit...Juan Karita/Associated Press

Para los demócratas liberales que lamentan la erosión democrática en todo el mundo, el colapso del gobierno de Evo Morales —el 10 de noviembre— en Bolivia ofrece un rayo de esperanza. Al menos se pudieron implementar controles, de manera efectiva, contra un gobierno que trató de acabar con todos los controles que había. Esa es la buena noticia.

La mala noticia es que el contrapeso que se necesitaba para contener a ese gobierno no fue tan limpio como uno esperaría. En el proceso hubo resistencia civil e intimidación militar; manifestaciones pacíficas pero también unas radicales y oportunistas.

Tal vez este desorden no debería sorprendernos.…  Seguir leyendo »

Los militares actúan sobre una barricada en Cochabamba, Bolivia. DANILO BALDERRAMA (REUTERS)

Cómo pasó Evo Morales Ayma de ser un presidente ungido por las mayorías a renunciar presionado por las protestas sociales? La pregunta no tiene una respuesta en la coyuntura actual, sino en la acumulación del malestar político, en la defensa del voto y la soberanía del pueblo. La situación política del país no puede ser entendida sin una referencia al referéndum de 2016. Un hito que marcará el descenso paulatino en la confianza y credibilidad del entonces presidente de Bolivia, a pesar de sus logros sociales y económicos.

Morales ganó las elecciones de 2014 con el 63,36% de los votos, consolidando su liderazgo con un tercer mandato (2015-2020) que nunca debió ser: la Constitución Política del Estado prevé la reelección continua una sola vez.…  Seguir leyendo »

¿Cómo se explica que el otrora popular Evo Morales se haya convertido en el líder más detestado, apenas concluidas las elecciones? ¿Qué sucedió para que las nuevas clases medias, que su mismo régimen contribuyó a crear, acudan a las calles para exigir su renuncia durante 21 días de paros que recordaron el Mayo Francés del 68?

Una cadena de hechos explica el deterioro de la imagen de Evo Morales y los episodios que llevan a su renuncia.

En 2016 Morales convocó un referéndum para modificar la Constitución y permitir su reelección. Los votantes rechazaron esta modificación; pero ello no detuvo su deseo de perpetuarse en el poder, y alegó ante el Tribunal Constitucional, bajo su control, que negarle la reelección viola su derecho humano.…  Seguir leyendo »

Claiming to be the victim of a coup, former Bolivian president Evo Morales has been granted political asylum by Mexico, where he and his allies will continue to push the fiction that he was forced out by Bolivia’s powerful oligarchy.

Morales’s claim stands truth on its head. In fact, it was Morales who tried to engineer a coup — and not for the first time — by rigging the Oct. 20 presidential election.

Morales came to power at the beginning of 2006 after two previously elected presidents were toppled by Morales-led mobs. As is customary among those embracing “21st century socialism,” Morales then convened a constitutional assembly, the main purpose of which was to rubber-stamp his proposal to amend the constitution to allow the president to seek a second term, something the previous constitution expressly banned.…  Seguir leyendo »

Supporters of Evo Morales wearing traditional ponchos and holding Wiphala flags take part in a protest on Nov. 14 in La Paz, Bolivia. (Getty Images)

Evo Morales, Bolivia’s leftist indigenous president, resigned Sunday and has fled the country for Mexico, unseated by nationwide protests over the presidential election. This election, as Santiago Anria and Jennifer Cyr explained here at TMC, was controversial for two reasons. First, Morales ignored constitutional term limits and ran for his fourth consecutive term, even though he’d lost a national referendum to lift those limits. Second, election auditors found evidence of electoral fraud.

So why are Bolivia’s protests continuing? Bolivians are in the streets to try to defend the democratic institutions that Morales remade over 13 years. To understand what’s at stake, it is helpful to draw distinctions between the country’s democratic institutions and Morales’s personal style of rule, which endangered the very institutions he championed.…  Seguir leyendo »

Evo Morales ha renunciado pero sigue marcando los tiempos: las cosas se hacen a partir de él, para destruir o defender su legado. Su figura concita muchísima división en Bolivia. Pero, en el exterior, la adhesión es casi unánime: los profundos cambios estructurales en el país, logrados a partir de la ampliación del campo de lo popular, la concepción de un Estado plurinacional, y el manejo de la economía, importan mucho más que el respeto a las formas democráticas —haberse saltado los resultados del referéndum vinculante que le impedía ser candidato presidencial por cuarta vez, o haber hecho fraude en las elecciones del 20 de octubre—.…  Seguir leyendo »

Todos los días escribimos y escuchamos miles de historias personales sobre sueños y logros de metas. Algunas historias son felices, otras no tanto. Muchos de estos relatos terminan con finales felices. Otros, desgraciadamente, culminan en tragedias.

Las naciones —al fin y al cabo— son un conjunto de personas que pueden llegar a abrazar un anhelo común o un sueño de nación que, de cumplirse, podría reivindicar años de opresión, olvido, descuido social, discriminación e invisibilidad milenaria de grupos vulnerables como los indígenas, por mencionar uno.

Esto pasó en Bolivia. Los indígenas bolivianos, que representan el 41% de la población, por muchos años han vivido una especie de ciudadanía de segunda categoría.…  Seguir leyendo »

Todavía nos falta saber mucho sobre lo que sucedió en Bolivia. Pero una cosa es clara: Evo Morales, quien renunció a la presidencia el domingo pasado bajo una gran presión —algunos dicen que fue un golpe, otros que la restauración de la democracia— hubiera podido dejar su cargo de mandatario después de casi 14 años en el poder como un personaje aún reverenciado por la mayoría de los bolivianos. Pero se rehusó a aceptar los límites democráticos de su poder.

Morales trató de mantenerse en el mando contra de la voluntad de su pueblo. Ahora su legado está en ascuas, como también el futuro de Bolivia.…  Seguir leyendo »