Bolivia

Supporters of Bolivia’s socialist presidential candidate, Luis Arce, hold flags with an image of Evo Morales. New elections are scheduled for 18 October. Photograph: Juan Karita/AP

Bolivia has descended into a nightmare of political repression and racist state violence since the democratically elected government of Evo Morales was overthrown by the military on 10 November last year. That month was the second-deadliest in terms of civilian deaths caused by state forces since Bolivia became a democracy nearly 40 years ago, according to a study by Harvard Law School’s (HLS) International Human Rights Clinic and the University Network for Human Rights (UNHR) released a month ago.

Morales was the first indigenous president of Bolivia, which has the largest percentage of indigenous population of any country in the Americas.…  Seguir leyendo »

Luis Arce, candidato a la presidencia de Bolivia por el MAS, el partido liderado por Evo Morales. Credit Juan Ignacio Roncoroni/EPA vía Shutterstock

Bolivia está cada vez más cerca de un régimen militar. En cada instancia desde que Evo Morales fue derrocado el pasado noviembre , la presidenta interina Jeanine Añez ha decidido adoptar una postura autoritaria en lugar de un tono conciliador, más recientemente contra manifestantes que exigían elecciones bloqueando las principales ciudades del país.

Solo elecciones libres y justas, hoy previstas para el 18 de octubre, pero aún no aseguradas, pueden sacar a Bolivia de su atolladero, que fue provocado por Morales.

Morales, el primer presidente indígena del país podía haber dejado el cargo con la estatura de Nelson Mandela si hubiera aceptado los resultados del referéndum del 21 de febrero de 2016 sobre la reelección, que perdió por poco.…  Seguir leyendo »

Un hombre con una máscara que dice "Bolivia no se callará" asiste a un mitin exigiendo la renuncia de la presidenta interina Jeanine Áñez el 14 de agosto de 2020 en El Alto, en las afueras de La Paz. (David Mercado/REUTERS)

El mes pasado, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, indagó sobre la posibilidad de posponer las elecciones presidenciales, desatando una oleada de indignación sobre lo que sería un ataque a la democracia por parte de un presidente impopular.

Pero en Bolivia, la impopular y nunca electa Jeanine Áñez ha pospuesto las elecciones. Dos veces.

Luego de ser proclamada presidenta interina tras el golpe de Estado de noviembre 2019 contra Evo Morales, la cristiana conservadora de extrema derecha esperó varios meses para cumplir lo que debió haber sido su labor principal: programar nuevas elecciones. Áñez procedió a posponer las elecciones de mayo hasta septiembre, y posteriormente volvió a postergarlas hasta octubre.…  Seguir leyendo »

A man with a face mask reading "Bolivia will not shut up" attends a rally demanding the resignation of interim President Jeanine Áñez on Aug. 14 in El Alto, on the outskirts of La Paz. (David Mercado/Reuters)

Last month President Trump mused about postponing the presidential election, unleashing a wave of outrage over what would be an assault on democracy by an unpopular president.

But in Bolivia, the unelected and unpopular Jeanine Áñez has actually postponed the election. Twice.

After being installed as interim president following the November 2019 coup against Evo Morales, the far-right Christian conservative waited months to fulfill what should have been her main duty: scheduling new elections. Áñez then postponed elections from May until September, and subsequently pushed them back again until October. In so doing, Áñez has fulfilled the worst predictions of her detractors, and made a mockery of the claim, advanced by the Trump administration, the Organization of American States and others, that her ascension to office would help “restore” Bolivian democracy.…  Seguir leyendo »

Indigenous people stage a protest against the postponement of presidential elections amid the Coronavirus outbreak, in El Alto, Bolivia on July 28, 2020. Marcelo Perez Del Carpio / Anadolu Agency via AFP

¿Qué hay de nuevo? Bolivia celebrará elecciones presidenciales el 18 de octubre. Sumado al desafío de una jornada electoral en medio de la pandemia del COVID-19, el legado de las polémicas elecciones del 2019, que desencadenaron violentos disturbios y llevó al expresidente Evo Morales a abandonar el país, conduce a que ambas partes tengan una fuerte desconfianza del sistema electoral.

¿Por qué importa? A finales del 2019, un acuerdo para celebrar nuevas elecciones bajo una autoridad electoral reformada calmó los disturbios. Aun así, las elecciones del 2019 siguen siendo controversiales, al igual que el papel de los observadores de la Organización de los Estados Americanos, cuyas declaraciones determinaron la percepción de que hubo fraude.…  Seguir leyendo »

Mesa y Añez deben pactar para evitar que el MAS de Evo Morales regrese al poder

El periodista boliviano Juan Carlos Salazar suele decir en reuniones de colegas que todos los políticos opositores son defensores de la libertad de expresión y de la democracia, pero que una vez llegan al gobierno lo olvidan y hacen lo contrario de lo que pregonaban. Eso se cumple con varios de los actuales funcionarios bolivianos del gobierno interino de Jeanine Añez.

En los últimos meses ha habido detenciones injustificadas de exautoridades, manipulación judicial e intentos de censura de las redes sociales. Importantes autoridades, como los ministros de Gobierno, Arturo Murillo, y de Defensa, Fernando López, han adoptado un tono tan beligerante como el que durante años usaron representantes del gobierno autoritario de Evo Morales, hoy refugiado en Argentina.…  Seguir leyendo »

A demonstrator wears a face mask during a protest against Chilean President Sebastian Piñera's government in Santiago on 16 March 2020. Photo: Getty Images.

This article is not about the coronavirus.  Or at least not directly. It’s about the elections, political processes and protests in Latin America and the Caribbean that only a few months ago seemed destined to shape many countries’ democratic futures.  In Bolivia, Chile and the Dominican Republic, public health concerns over COVID-19 have forced the postponement of critical elections; in all three countries social and political upheaval preceded the delays.

In the best of circumstances elections serve as a safety valve for political and social tensions.  What will their postponement mean as the countries feel the economic and social effects of the pandemic?…  Seguir leyendo »

Ajustando las cuentas del fraude electoral en Bolivia

Bolivia se encuentra actualmente en una encrucijada crítica. En noviembre pasado, después de unas elecciones generales plagadas de presuntas irregularidades, el presidente Evo Morales se fugó al exilio después de renunciar al cargo que había ostentado durante casi 14 años. El vacío de poder resultante dio lugar a un gobierno de transición que rápidamente convocó a nuevas elecciones.

Bolivia podía haberse sumido en el caos y la violencia, pero casi por milagro los partidos políticos pusieron freno a los enfrentamientos y alcanzaron una distensión frágil, al aceptar la decisión del Tribunal Supremo Electoral de celebrar unas nuevas elecciones en mayo. Pero la controversia en torno de las elecciones del pasado octubre volvió a encenderse después de que los investigadores John Curiel y Jack R.…  Seguir leyendo »

A woman signs on a voters record after voting at a polling station during general elections in La Paz outskirts, Bolivia, Sunday, Oct. 20, 2019. (Jorge Saenz)

On Oct. 20, 2019, Bolivia held a presidential election. To win on the first round, the winner had to secure an outright electoral majority or at least 40 percent of the vote and a 10 percent margin over the second-place candidate. While incumbent Evo Morales had a comfortable lead over his principal opponent Carlos Mesa, the gap was below this threshold until a sharp late break in the vote trends went in favor of Morales.

As part of its audit of the results, the Organization of American States (OAS) commissioned me to conduct an independent analysis of the vote returns. I concluded that the vote shift that pushed Morales over the 10 percent margin needed to avoid a second-round election was unusual and suspicious.…  Seguir leyendo »

It is difficult to imagine that Evo Morales would have left office when and how he did — in a civic-military coup — if the Organization of American States had not found that Bolivia’s Oct. 20 election was fraudulent. To be sure, the OAS did not single-handedly bring down Morales. In the weeks before the coup, Morales faced large protests and a devastating police mutiny.

The protests did not focus solely on the election. Many were upset Morales was allowed to run at all after losing a 2016 referendum asking voters to approve his bid to seek a fourth term. The police mutiny centered on officers’ disgruntlement over pay and being asked to contain the protests.…  Seguir leyendo »

Members of the 21-F movement celebrate Bolivia's supreme electoral court's decision last week to disqualify former president Evo Morales from running for Senate, in La Paz, Bolivia, on Friday. (EPA-EFE/Shutterstock)

As Bolivia gears up for a do-over election on May 3, the country remains in unrest following the Nov. 10 military-backed coup against incumbent President Evo Morales.

A quick recap: Morales claimed victory in October’s election, but the opposition protested about what it called electoral fraud. A Nov. 10 report from the Organization of American States (OAS) noted election irregularities, which “leads the technical audit team to question the integrity of the results of the election on October 20.” Police then joined the protests and Morales sought asylum in Mexico.

The military-installed government charged Morales with sedition and terrorism. A European Union monitoring report noted that some 40 former electoral officials have been arrested and face criminal charges of sedition and subversion, and 35 people have died in the post-electoral conflict.…  Seguir leyendo »

A la izquierda, Jeanine Áñez Chávez, presidenta interina de Bolivia; a la derecha, el expresidente Evo Morales.Credit...Reuters; Ronaldo Schemidt/Agence France-Presse — Getty Images

Desde la fría tarde del 12 de noviembre, cuando la senadora opositora Jeanine Áñez se autoproclamó presidenta interina de Bolivia, tras la renuncia de Evo Morales dos días antes, ya era posible ver que no era la solución al dilema democrático de Bolivia.

Ese día, la polarización hervía en la principal plaza de La Paz y el ejército custodiaba las calles. En medio de la confusión, algunos de los periodistas que estábamos ahí buscamos entrar al Palacio Quemado, la sede del gobierno boliviano, a través de una estrecha puerta para verla.

Áñez caminaba con confianza y llevaba en sus manos un gran libro.…  Seguir leyendo »

Jeanine Áñez y Luis Arce (Getty Images/CNN)

¿Se puede ganar un partido de fútbol con el árbitro en contra y el equipo local golpeando sistemáticamente a sus adversarios para impedirles jugar?

Pues este es el panorama de las elecciones convocadas por el gobierno de facto de Bolivia, para el 3 de mayo. Están dadas todas las condiciones para que el conjunto de fuerzas que impulsó y apoyó el golpe de Estado que derrocó al presidente Evo Morales, el 10 de noviembre de 2019, juegue de local e impida un nuevo triunfo del Movimiento al Socialismo (MAS), de Evo Morales.

Los que entonces eran “visitantes” ahora también controlan o influyen con fuerza en el árbitro y los jueces de línea.…  Seguir leyendo »

La caída de Evo Morales fue resultado de un proceso largo. Podría decir que se transitó durante 14 años de la esperanza al vaciamiento, de este al prorroguismo, violando la Constitución, de ahí al fraude y al abismo.

De esta manera se liquidó la mayor oportunidad histórica que tuvo el país para resolver problemas centenarios. El fracaso del Movimiento al Socialismo (MAS) se visibilizó recién en el referéndum del 21 de febrero de 2016, cuando el prorroguismo fue derrotado en las urnas. Esa mayoría le dijo a Evo Morales que, luego de una década, los grandes problemas permanecían irresolutos, que se había defraudado la esperanza nacional.…  Seguir leyendo »

Una vez consumado el golpe de Estado que derrocó a Evo Morales el 10 de noviembre la presidenta de facto Jeanine Áñez dijo que su gobierno era de transición y que su tarea era organizar las elecciones lo antes posible. Sin embargo, toda ruptura institucional acarrea problemas que van más allá del reglamento que se quiera aplicar o lo que dice la constitución, ya que es la política la que termina dirimiendo cualquier pleito

Si quienes festejaron la renuncia de Evo Morales y su posterior traslado a México pensaban que allí se acabaría su carrera política tal vez festejaron de antemano sin tomar en cuenta que desde sus comienzos como dirigente social en la región del Chapare Morales fue perseguido por su activismo.…  Seguir leyendo »

América Latina vive una situación singularmente convulsa. El populismo derechista de Bolsonaro se ve replicado por el no menos populista peronismo de los Fernández; la crisis del Perú sólo comenzará a resolverse a partir de las elecciones del próximo 26 de enero; el Frente Amplio uruguayo cede el poder después de 15 años; Colombia está en erupción; Venezuela perece estancada entre el narco-totalitarismo y la impotencia; el castrismo –sin Fidel, pero con Raúl– sigue campando a sus anchas… Y, ahora, uno de los países que integraron el ALBA chavista –Bolivia– y la nación sin duda más estable del continente –Chile– están atravesando un incierto cambio.…  Seguir leyendo »

Bolivia vive un acelerado proceso de fascistización: regresan biblias y militares al centro del escenario político, la represión ha cobrado varias víctimas en pocos días, hasta el jueves pasado, los militares tenían permiso para matar con impunidad, circulan listas de “traidores”. Las oligarquías de Santa Cruz y La Paz se reparten el botín del poder tras la renuncia de Evo Morales (Luis Fernando Camacho, el líder que comandó la protesta en contra de Morales, ha colocado a su gente en dos ministerios del Gobierno interino de Jeanine Áñez y en Impuestos Nacionales). La antigua élite, desplazada durante más de una década, pide el regreso de los “notables”, que no son otros que los que representan sus intereses.…  Seguir leyendo »

Nada hacía prever el derrumbamiento del gobierno de Evo Morales en apenas cuatro semanas, pero así fue. La creación de un estado plurinacional que reivindicaba la cultura y tradiciones indígenas, unida a los indudables logros en el plano económico y social, apuntalaban el desgaste de un partido oficialista que, sin embargo, no supo intuir ni evitar el estallido social boliviano en una América Latina en llamas. Las causas de la crisis no son solo coyunturales. Responden a una fragilidad institucional y a una fragmentación social que en más de una década de gobierno de Evo Morales no se consiguió superar.

Tras la caída de Evo Morales, con su precipitada dimisión y exilio a México junto a su vicepresidente Álvaro García Linera, tras casi 14 años de gobierno con el respaldo de amplias mayorías del Movimiento al Socialismo-Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos (MAS-IPSP), una gran parte de analistas se ha centrado en los acontecimientos inmediatamente previos y en el debate sobre si éstos podían ser calificados de golpe o no.…  Seguir leyendo »

‘Successors are beginning to jockey for position.’ Interim president Jeanine Áñez at the presidential palace in La Paz, Bolivia, November 2019.

As the dust begins to settle following weeks of upheaval in Bolivia, fresh elections are being promised in the new year by the self-appointed interim president, Jeanine Áñez. They offer a glimmer of hope for the restoration of the country’s badly battered democracy – but only if they are free and fair. Meanwhile, her possible successors are beginning to jockey for position. Carlos Mesa, Evo Morales’ chief rival in the 20 October elections, has announced he is running, while Morales’ party Movement for Socialism (Mas) has said it will put forward “young candidates” in the place of the former president.

Mesa’s opposition on the right will be an upstart contender who only burst on to Bolivia’s national scene in the past month.…  Seguir leyendo »

El fin de Evo Morales

¿Hasta cuándo seguiremos leyendo que Evo Morales fue “el primer presidente indígena en la historia de Bolivia”? La frase es racista, pues se dice en elogio del personaje, como si ser “indígena” fuera un valor en sí mismo y resaltara la condición de jefe del Estado. Y es también dos veces inexacta, pues Bolivia ha tenido varios presidentes indígenas (algunos dictadores), como Perú, México, Ecuador y Guatemala, y basta oír hablar a Evo Morales para saber que no es un indio sino un mestizo cultural, como lo somos buena parte de los latinoamericanos, en muy buena hora.

Los bolivianos se han librado de él no porque sea “indio” (que no lo es), sino porque mediante amaños múltiples se las arregló para permanecer 14 años en el poder, en contra de la Constitución boliviana.…  Seguir leyendo »