Bolivia (Continuación)

Por Julio Cotler, Instituto de Estudios Peruanos (REAL INSTITUTO ELCANO, 23/11/05):

Como señala La democracia en América Latina,[1] después de un largo período de gobiernos oligárquicos y de dictaduras militares que reprimían violentamente las demandas populares y violaban sistemáticamente los derechos humanos, hoy en día casi todos los países de la región cuentan con mecanismos legales de participación y de representación política, así como de gobiernos elegidos por el voto popular. Como bien lo subraya ese documento, estos hechos constituyen un gran paso adelante en favor de la convivencia política de los latinoamericanos.

Sin embargo, transcurridos veinticinco años del inicio de las “transiciones a la democracia” en América Latina, no cesan las críticas al desenvolvimiento de dicho régimen político porque su actuación no se corresponde con las elevadas expectativas que despertó para resolver los seculares problemas que arrastra la región y las nuevas cuestiones planteadas por la globalización capitalista.…  Seguir leyendo »

Por Manuel Castells, catedrático emérito de la Universidad de Berkeley. Ha sido asesor de Naciones Unidas en Bolivia (EL PERIÓDICO, 22/03/05):

El drama boliviano, con sus recurrentes crisis, está lleno de enseñanzas para todos los pueblos del mundo. Pero para extraer las lecciones de su experiencia hace falta partir de los datos de ese país y de la vivencia de los bolivianos. Y es que Bolivia es un país con un nivel extraordinario de conciencia política, identidad cultural y voluntad de lucha social. Al mismo tiempo, es también uno de los países más pobres de América Latina.

Fracasó la reforma agraria populista de los años 50 y 60, se tornaron improductivas las minas nacionalizadas, el mercado interno se encogió de pobreza, las identidades indígenas fueron aún más marginadas, en su emigración urbana, lejos de sus comunidades de origen.…  Seguir leyendo »

Por Josep M. Colomer, profesor de investigación del CSIC (EL PAIS, 09/11/03):

Parecía que Bolivia sería un ejemplo. El país había tenido el récord mundial absoluto de golpes de Estado, 189 durante 154 años, pero desde hacía unos veinte vivía en democracia y relativa paz. Sin embargo, los últimos acontecimientos han roto de nuevo la legalidad constitucional, sumándose así a una ya larga serie de crisis políticas graves en la mayor parte de los países de América Latina en los últimos años. Como es sabido, el presidente democráticamente elegido de Bolivia, presionado por manifestaciones cuyos líderes proclamaban y aún proclaman que su objetivo es la toma del poder, dimitió y huyó.…  Seguir leyendo »

Por Sergio Ramírez, escritor y ex vicepresidente de Nicaragua (EL PAIS, 09/11/03):

Las aguas revueltas de Bolivia parecen haber regresado a su cauce, pero todo lo ocurrido en estas últimas semanas no me parece sino el acto de un drama que no ha terminado, ni allí ni en muchos otros escenarios del continente. Y se trata de un drama con un guión mal escrito desde arriba, y peor, equivocado, una representación en la que por culpa del tumulto no podemos oír las voces ni de los unos ni de los otros.

Si es cierto que al final se demostró que nuestros sistemas democráticos pueden hallar aún salidas a sus crisis recurrentes por las vías institucionales, puesto que un presidente defenestrado ha sido repuesto por su sucesor legal, lo que hemos visto en la rebelión popular que derrocó a Sánchez de Lozada es el amago de una verdadera guerra civil, que no llegó a serlo sólo porque uno de los bandos se hallaba desarmado, y puso los muertos.…  Seguir leyendo »