Canal de Panamá

La inmigración ha permitido que Panamá crezca a tasas mucho más aceleradas de lo que hubiese sido posible con mano de obra exclusivamente local. Alejandro Bolivar/European Pressphoto Agency

“Cuando tengamos el Canal exportaremos más. Si no podemos aumentar los derechos de peaje, tendremos que desarrollarnos por las orillas del Canal”. Eso le dijo Omar Torrijos a Graham Greene en 1978, a menos de un año de la firma del tratado que preveía la devolución de la soberanía sobre el Canal de Panamá, el primer día del año 2000. El general panameño, fallecido en un controversial accidente aéreo en 1981, jamás se imaginó la fuerza anticipatoria de su idea.

En la última década, Panamá ha sido una de las economías de mayor crecimiento a nivel mundial. Poco después de la devolución del Canal, el país entró en una fase acelerada de expansión, que lo ha llevado a duplicar su ingreso per cápita y reducir la pobreza a un dígito.…  Seguir leyendo »

España sigue construyendo América. Los aventureros de antaño son hoy nuestros profesionales y empresarios de ingeniería e infraestructuras. Nuestra condición de país tradicional y moderno es una realidad evidente en América, más que en ningún otro lugar del mundo. España representa para el continente americano la mejor tradición cultural e histórica de una civilización europea que llegó a aquellas tierras cuando buscaba otro continente y, deslumbrada por las maravillas de aquellas tierras y gentes, allí se quedó para formar parte de su futuro.

Español era el primer descubridor que puso un pie en lo que hoy conocemos como los Estados Unidos.…  Seguir leyendo »

Hubo un tiempo en el que la expresión «hacer un Panamá» significaba meterse en un negocio ruinoso. Viene de cuando quebró la compañía francesa del Canal (1869) y dejó con una mano delante y otra detrás a sus 80.000 pequeños accionistas. Hoy, Ferdinand de Lesseps tiene una estatua en Panamá y parecen olvidados sus errores de concepción –no quiso hacer un paso con esclusas, sino al mismo nivel, como en Suez– y los 22.0000 trabajadores que murieron de malaria y fiebre amarilla. Aun así, los 30 millones de metros cúbicos de tierra excavada, la apertura parcial del corte Culebra en el macizo montañoso del istmo, el acopio de materiales y la experiencia acumulada representaban un capital nada despreciable que los norteamericanos supieron aprovechar cuando compraron los derechos del canal a un precio ridículo.…  Seguir leyendo »

Del mismo modo que según refiere la sabiduría popular para dejar rastro de la existencia es preciso plantar un árbol, tener un hijo y escribir un libro, podría decirse que uno se pierde algo grandioso si no ha contemplado el canal de Panamá. En una de las esclusas del recorrido, la de Miraflores, junto al océano Pacífico, viajeros y turistas contemplan de manera habitual un espectáculo hipnótico.

Aunque existe un restaurante, la gastronomía, más bien de combate, es lo de menos. En ambos sentidos, gigantescas embarcaciones de contenedores, mercantes, naves de guerra, veleros de recreo, pesqueros y hasta nadadores individuales (caso de Richard Halliburton, que pagó 36 centavos en 1928 por atravesarlo) cruzan ante nuestros ojos en lo que es básicamente un ascensor acuático.…  Seguir leyendo »