Capitalismo

¿Premio Nobel al capitalismo?

Se ha concedido el último Premio Nobel de Economía a Ben S. Bernanke. «Hombre», dirá el lector medio, «por fin le dan el Nobel de Economía a alguien cuyo nombre me suena». En efecto, el nombre de Bernanke aún suena a los no olvidadizos porque fue durante ocho años cruciales (2006-2014) presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, el banco central de esa República, conocido en los medios autorizados como «la Fed». Coinciden estas fechas casi exactamente con las de la Gran Recesión del siglo XXI, que muchos han comparado con la famosa y tristemente recordada Gran Depresión de los años treinta del siglo XX.…  Seguir leyendo »

Elon Musk es el rostro del capitalismo extremo

Elon Musk ahora es el orgulloso propietario de Twitter. El peligro aquí no es que tengamos un multimillonario truhan entre nosotros —eso ya ha ocurrido antes y volverá a ocurrir—, sino que tenga el control de lo que él mismo ha denominado, y con razón, nuestra “plaza central digital”.

Musk es el rostro del capitalismo extremo basado en la tecnología del siglo XXI, así como los barones ladrones, quienes construyeron nuestros ferrocarriles, y Andrew Carnegie, quien suministró acero a esos ferrocarriles y a los constructores de las ciudades estadounidenses modernas, encarnaron el exuberante y expansivo capitalismo industrial de finales del siglo XIX y principios del XX.…  Seguir leyendo »

El fin del capitalismo

He aprendido a bregar con la falta de certezas y ahora ya no me da miedo. Quizá porque la experiencia en Estados Unidos me ha enfrentado a muchas situaciones extremas. O tal vez curada de humildad por lo tanto que se escapan de mis manos los cambios que querría ver acaecer, me levanto, tranquila aunque con cierto desasosiego, cada día, dispuesta a respirar otra jornada más de incertidumbre en un mundo que, poco a poco, presenta síntomas de derrumbe y parece recorrido por un oleaje de delirio. Una locura colectiva a la que me he acostumbrado con el fin, precisamente, de integrarme en ella sin hacer demasiado ruido.…  Seguir leyendo »

When I first started writing about the rise of “stakeholder capitalism” in corporate America—and its close cousin, the ESG (environmental, social and governance) movement in capital markets—I had to explain what these terms meant because they were new concepts to most audiences. Today I must explain what they mean for a different reason: the terms themselves are now widely familiar, but their definitions have been diluted by their greatest champions. That fact alone underscores the biggest problem of all with these movements.

Stakeholder capitalism refers—or at least used to refer—to the idea that companies should serve not just their shareholders, but also other societal interests.…  Seguir leyendo »

Suelo equivocarme de una manera muy específica. Me quedo rezagado. Todos los días, el mundo gira y todos los días, trato de adaptar mi sistema de creencias a las realidades del momento. Sería lógico pensar que soy capaz de reconocer los desafíos emergentes y los cambios tectónicos con bastante rapidez. Como columnista de un periódico, me pagan por tener una habilidad inusual: la observación cuidadosa. Pero a veces simplemente soy lento. Sufro de un desfase intelectual.

La realidad ha cambiado, pero mis esquemas mentales se quedan intactos. Peor aún, me impiden ver el cambio que ya está en marcha, es lo que los expertos llaman “ceguera conceptual”.…  Seguir leyendo »

Siempre dudamos a la hora de utilizar el término capitalismo para describir el sistema económico en el que vivimos. Con el paso del tiempo, este término, acuñado por Karl Marx en contraposición al comunismo, se ha convertido en un insulto o, al menos, en un vocablo de combate. Recuerdo que cuando Polonia recuperó su independencia en 1990, el Papa Juan Pablo II dudó mucho antes de reconocer que el destino de su querida Polonia era pasar del comunismo al capitalismo; habría preferido una tercera vía a la que denominaba economía libre. Comparto su opinión, pero debemos rendirnos a la evidencia; de hecho, solo existen dos sistemas económicos posibles, el capitalismo o el comunismo.…  Seguir leyendo »

Behind the ‘power law’: How a forgotten venture capitalist kick-started Silicon Valley

Success has many fathers, and Silicon Valley is no exception. Searching for the origins of this miraculously innovative region, some fasten on 1951, when Fred Terman, the engineering dean at Stanford, created the university’s famous Research Park. Others begin the story in 1956, when William Shockley, the father of the semiconductor, abandoned the East Coast to launch a company on Terman’s campus and actually brought silicon to the Valley. But the most compelling origin story — the one that aims the spotlight squarely at the force that makes the Valley so distinctive — begins in the summer of 1957, when eight of Shockley’s young researchers rose up in revolt against their imperious employer and went out on their own.…  Seguir leyendo »

El auge del capitalismo intangible

En el año 2014, en el libro Creating a Learning Society, el premio Nobel de economía Joseph E. Stiglitz y Bruce C. Greenwald sostuvieron que la dotación social más importante es la capacidad de aprender. Hoy en día, es cada vez más evidente que la “sociedad del aprendizaje” no sólo se ha creado, sino que está comenzando a impulsar a nuestras economías.

Desde el siglo XIX hasta hace unos 25 años, las empresas invirtieron en gran medida en infraestructura física y maquinaria, desde ferrocarriles hasta vehículos. Pero en el último cuarto de siglo, la inversión en los llamados activos intangibles, como la propiedad intelectual, la investigación, el software y las habilidades gerenciales y organizativas, se ha disparado.…  Seguir leyendo »

Cuando el PSOE aún no había tocado pelo y pervivía en él un resabio preSuresnes, Alfonso Guerra, tahúr de todas las Españas, se sacó del magín la frase más totalitaria de la Transición, a la altura del “¡Quieto todo el mundo!” de Antonio Tejero el año anterior: “El que se mueva no sale en la foto”.

Eslogan por antonomasia de la disciplina de partido, del absolutismo interno y tácito del hecho político, podría servir de lema publicitario a El juego del calamar, la popular serie de Netflix que su creador, Hwang Dong-hyuk, ha definido como una “alegoría del capitalismo moderno”.…  Seguir leyendo »

Hace unos meses, cuando todavía la pandemia no se había convertido en nuestra principal preocupación, nos preguntábamos qué hacer en un sistema que no está siendo capaz de abordar los retos de la sostenibilidad del planeta ni evitar crecientes desigualdades que, en los países desarrollados, están incrementando el malestar ciudadano.

A nuestro juicio, resulta absolutamente injusto, como se ha pretendido, descargar en el modelo económico todos los males de la actual sociedad, cuando la empresa ha sido la estructura organizativa que ha permitido el progreso social a través de la creación de empleo y el desarrollo económico.

Sin embargo, hemos podido apreciar que doce años después de la quiebra de Lehman Brothers, detonante y paradigma de una profunda crisis financiera y económica, algunas élites dirigentes volvían a priorizar el enriquecimiento cortoplacista como si nada hubiera pasado.…  Seguir leyendo »

En su más reciente ensayo, César Rendueles describe un ser humano igualitarista por naturaleza. Cuenta que las familias viven en armonía y los amigos se ayudan mucho cuando van de campamento. Es el capitalismo, sinónimo de muerte, el que nos ha hecho perversos; afortunadamente, tendría los días contados.

La igualdad material es la razón de ser de la izquierda. En ese sentido, Rendueles es un soplo de aire materialista en medio de tanta polución cultural, nocturna y diurna. Pero también ejemplifica dos errores de moda: falsear la naturaleza humana y profetizar el fin del capitalismo.

La naturaleza humana es compleja y contradictoria, tiene pulsiones egoístas y altruistas, es agresiva y pacífica, combativa y colaborativa.…  Seguir leyendo »

Salvar al capitalismo de los capitalistas

Vivimos una época de rabia. Estas palabras del celebrado cantautor Billy Bragg definen mejor que nada el estado de ánimo de nuestra sociedad. Rabia que explota en las calles, pero es también reprimida por el miedo en este despertar de la pandemia, cuando nos amenazan como nunca la inseguridad y la incertidumbre.

Apenas nos habíamos recuperado de la crisis financiera de hace una década, las trompetas del coronavirus anunciaron un empobrecimiento general de las poblaciones y un cambio copernicano en las relaciones sociales y en la geopolítica mundial. Tras enterrar el modelo del socialismo real que arruinó a la Unión Soviética y sus aliados, se anuncian ahora las exequias del capitalismo liberal.…  Seguir leyendo »

Marx a veces tenía razón. Y uno de los diagnósticos más certeros de cierta tradición marxista es aquel que considera que las mutaciones del capitalismo permiten convertir cualquier cosa en mercancía. Esta mercantilización de todo lo real afecta, desde luego, a aquellos bienes tangibles y materiales pero alcanza, y esto será quizá lo más sorprendente, a territorios simbólicos e intangibles.

Existe un mercado de bienes y servicios pero existe también un universo de intercambio y comercio que afecta esencialmente a cuestiones éticas, valorativas y culturales. En este sentido creo que no seríamos una sociedad menos lúcida si cuando escuchásemos la expresión “mercado de valores” en lugar de imaginar el parqué de la bolsa reparásemos en el hecho de que también nuestros criterios para distinguir el bien y el mal están, desafortunadamente, sometidos a las leyes y tentaciones del mercado.…  Seguir leyendo »

El año 2019 marcó sin duda un hito en la concienciación ecológica global, sobre todo en lo que se refiere al cambio climático. Sin duda, gracias al trabajo de Greta Thunberg y de movimientos como Fridays for Future, pero también por la concatenación de eventos meteorológicos de gran impacto a lo largo de los últimos años. La gente de la calle acepta, porque lo ve con sus propios ojos, que un cambio de gran calado se está dando en el clima, y también en el medio ambiente en el sentido más amplio. El problema es ahora conocido y, más importante, reconocido.…  Seguir leyendo »

Es muy trillada y repetida la frase de Marx «la religión es el opio del pueblo». Esto puede que fuera cierto en 1843, cuando salió a la luz su Crítica de la filosofía del derecho de Hegel, donde se contenía dicha frase. Pero hoy, sin duda, la afirmación se queda corta. El propio Marx estaba por entonces elaborando una teoría que más tarde se convertiría en una adormidera mental tanto o más eficaz que todas las religiones juntas. Y es que la historia contemporánea nos muestra que no hacen falta doctrinas trascendentes para anestesiar nuestra capacidad de raciocinio crítico.

En 1588, Felipe II envió a la Armada en condiciones muy adversas para tratar de poner en práctica un plan disparatado de invasión de Inglaterra.…  Seguir leyendo »

¿Por qué odian a los ricos?

División de opiniones: hay quien odia a los ricos y quien los envidia como antesala del odio. Odio que carece de sentido si tenemos en cuenta que, en Occidente, gracias a la riqueza generada por los ricos (empresarios, banqueros, inversores o ahorradores), las condiciones de existencia de amplias capas de la población han mejorado ostensiblemente. La riqueza propiciada por el capitalismo liberal ha conseguido que vivamos mucho mejor que ayer. Hoy, el ciudadano occidental disfruta en general de un apreciable nivel de vida: bienestar, crecimiento, desarrollo, sanidad, educación, consumo, cobertura de necesidades básicas, ocio, comunicaciones e, incluso, confort.

Reconozcamos que vivimos en el mejor período de la historia.…  Seguir leyendo »

Los anticapitalistas tuvieron un año pésimo. Pero el capitalismo también.

Si bien la derrota del Partido Laborista de Jeremy Corbyn en el Reino Unido este mes le restó impulso a la izquierda radical, particularmente en Estados Unidos (donde ya están cerca las primarias para la elección presidencial), el capitalismo recibió críticas desde lugares insospechados. Milmillonarios, ejecutivos empresariales y hasta la prensa financiera se han unido a intelectuales y líderes comunitarios en una sinfonía de lamentos por la brutalidad, insensibilidad e insostenibilidad del capitalismo rentista. La imposibilidad de seguir haciendo negocios igual que siempre parece ser una idea muy difundida, incluso en las juntas directivas de las corporaciones más poderosas.…  Seguir leyendo »

¿Qué tipo de capitalismo queremos?

¿Qué tipo de capitalismo queremos? Esta sea tal vez la pregunta que defina nuestra era. Una pregunta a la que hemos de responder correctamente si queremos que nuestro sistema económico sea sostenible para las generaciones futuras.

Existen tres modelos: el primero es el «capitalismo de accionistas», que considera que el principal objetivo de las empresas es la obtención de beneficios y ha sido el modelo predominante en innumerables sociedades occidentales.

El segundo es el «capitalismo de Estado», un modelo que confía en el Estado para que marque la dirección de la economía y ha adquirido gran importancia en los mercados emergentes.…  Seguir leyendo »

‘In a gig economy we are both suppliers of services and purchasers of services that used not to be monetised.’ Photograph: Thanayu Jongwattanasilkul/Alamy

An avalanche of recent books and articles about the “crisis of capitalism” is predicting its demise or dépassement. For those who remember the 1990s, there is a strange similarity between this and the literature of the time, which argued that the Hegelian “end of history” had arrived. That theory was proved to be wrong. The former, I believe, is also factually wrong and misdiagnoses the problem.

The facts show capitalism to be not in crisis at all. It is stronger than ever, both in terms of its geographical coverage and expansion to areas (such as leisure time, or social media) where it has created entirely new markets and commodified things that were never historically objects of transaction.…  Seguir leyendo »

Se cumplen 30 años de la apertura del Muro de Berlín, forzada por los entusiasmados habitantes de la parte oriental de Berlín en respuesta al erróneo anuncio de la derogación de las leyes que impedían viajar al extranjero por parte de Günter Schabowski, secretario general del Partido Socialista Unificado de Alemania (SED).

El Muro, símbolo de la guerra fría y línea divisoria del espacio físico de Berlín desde 1961, caía ante las irrefrenables fuerzas del cambio que recorrían el Bloque del Este y se expandían a lo largo del globo en la década de los 80. Las demandas de cientos de miles de alemanes del este quedaron claras durante las semanas de manifestaciones en toda la RDA, que culminaron con la rueda de prensa ofrecida por un Schabowski que, sometido a una gran presión, declaró:

Hemos decidido implementar una regulación que permitirá a los ciudadanos de la República Democrática Alemana que así lo deseen abandonar Alemania Oriental a través de cualquiera de los puntos fronterizos habilitados para tal fin.…  Seguir leyendo »