Capitalismo

Jusqu’à la fin des années 1980, c’est la confrontation entre des forces collectives et la puissance du capitalisme qui construisait le progrès économique et social. Depuis, une nouvelle dialectique s’est installée. Elle est profondément transformatrice et oppose des forces dynamiques aux facteurs de stabilité qui, jusqu’à présent, protégeaient les individus.

Cette opposition provoque une désynchronisation majeure de tous les plans de nos vies et, en conséquence, bouleverse nos sociétés qui se trouvent confrontées à de nouveaux rythmes imposés par des puissances qui semblent les dépasser.

Cette déformation sociale du temps se retrouve au cœur d’une nouvelle forme de capitalisme que nous appelons « technocapitalisme » et qui s’étend sur le monde entier à une vitesse fulgurante.…  Seguir leyendo »

«Desgaste del sueño americano». «La globalización y el cambio tecnológico han supuesto más presión y peores niveles de vida para muchos y creado enorme riqueza a otros». «El sistema está fallando a una parte de la población». «El capitalismo está ahora reforzando la desigualdad y debe evolucionar o morir». «Tenemos que invertir en empresas que sirvan un bien social más allá de dar beneficios a los accionistas». Quizá al leer estas frases uno piense que estamos evocando los discursos de algún líder de izquierdas de la reciente campaña electoral, pero nada más lejos de la realidad. Estas afirmaciones las pronunciaron líderes de empresas americanas como JP Morgan o Blackrock.…  Seguir leyendo »

Las grandes corporaciones están bajo ataque en Estados Unidos. Una intensa oposición local obligó a Amazon a cancelar sus planes de abrir una nueva sede en el barrio de Queens de la ciudad de Nueva York. Lindsey Graham, senador republicano por Carolina del Sur, cuestionó el indisputado poder de mercado de Facebook, y su colega demócrata Elizabeth Warren, de Massachusetts, pidió la división de la empresa. Warren también presentó un proyecto de ley que asignaría a los trabajadores el 40% de los puestos en las juntas directivas de las empresas.

Aunque esas propuestas puedan parecer fuera de lugar en la tierra del capitalismo de libre mercado, Estados Unidos necesita exactamente esta clase de debate.…  Seguir leyendo »

Tras la Gran Depresión que siguió a la debacle bursátil de 1929, casi todos reconocieron que el capitalismo era inestable, poco fiable y propenso al estancamiento. Pero en las décadas posteriores, la imagen cambió. El renacimiento del capitalismo en la posguerra, y en particular el ímpetu hacia la globalización financierizada después de la Guerra Fría, resucitaron la fe en las capacidades autorreguladoras de los mercados.

Hoy, más de diez años después de la crisis financiera global de 2008, esta fe conmovedora está otra vez hecha añicos, ahora que vuelve a afirmarse la tendencia natural del capitalismo al estancamiento. El ascenso de la derecha racista, la fragmentación del centro político y el aumento de tensiones geopolíticas son meros síntomas de la descomposición del capitalismo.…  Seguir leyendo »

Casi de repente, el capitalismo se ha puesto visiblemente enfermo. El resurgido virus del socialismo infecta una vez más a los jóvenes. Otros más prudentes que aprecian los logros pasados del capitalismo y quieren salvarlo proponen diagnósticos y remedios. Pero sus propuestas a veces se superponen con las de quienes querrían hacer pedazos el sistema; y las distinciones tradicionales entre izquierda y derecha ya no dicen nada.

Felizmente, Raghuram G. Rajan, exgobernador del Banco de Reserva de la India y profesor en la Escuela de Negocios Booth de la Universidad de Chicago, ha puesto su conocimiento y experiencia sin igual a la tarea de analizar el problema.…  Seguir leyendo »

Sectores como el de servicios eléctricos en ocasiones son privados cuando podrían ser mixtos o solamente públicos. Credit Eric Thayer para The New York Times

La mente es algo terrible que perder, sobre todo si se trata de la mente del presidente de Estados Unidos. No obstante, creo que necesito tomarme un descanso de debatir ese tema.

Así que vamos a hablar sobre algo totalmente distinto y probablemente irrelevante para Trump.

Me han preguntado en varias entrevistas recientes si el capitalismo ha llegado a un callejón sin salida y si es necesario cambiar a algo más. Nunca estoy seguro de qué piensan los entrevistadores cuando hacen esa pregunta y sospecho que ellos tampoco. No creo que estén hablando sobre planificación central o una economía centralizada, que todos consideran que está desacreditada.…  Seguir leyendo »

Tandis qu’on peut voir dans l’effondrement du pont Morandi la métaphore de l’ère de l’énergie fossile, quand le capitalisme industriel mettra-t-il un terme à la mise à sac des ressources de la Terre? En face, l’écologie est-elle à ce point incompatible avec la démocratie par les mesures radicales qu’elle implique?

Les économistes de la révolution industrielle voient en la nature un réservoir à disposition, rappelle Gilbert Rist (La tragédie de la croissance, 2018). «L’objet de l’industrie est l’exploitation du globe» (Doctrine de Saint-Simon, 1830). L’homme se substitue au Créateur. Le culte de la croissance et le mensonge d’un gâteau redécoupé en parts égales prennent le relais.…  Seguir leyendo »

Incluso los lectores ocasionales de noticias saben que la Tierra probablemente se verá muy distinta en 2100… y no será de mejor manera.

Una columna de opinión reciente de The New York Times incluyó esta cita del paleoclimatólogo Lee Kump: “El ritmo en el que estamos inyectando dióxido de carbono en la atmósfera estos días, según nuestros mejores cálculos, es diez veces más rápido que durante el final del periodo Pérmico”.

El final del Pérmico es una era previa a los dinosaurios de extinción masiva que asesinó al 90 por ciento de la vida en el océano y 75 por ciento en tierra firme.…  Seguir leyendo »

Muchos afirman que el capitalismo occidental y el actual comunismo chino son lo mismo. No es así. El capitalismo occidental se fundamenta en el derecho natural de la propiedad, el cual coincide con el principio cristiano de “dar al césar lo que es del césar, y a Dios lo que es de Dios”.

El miedo al comunismo –a partir de la revolución soviética de 1917– y el activismo social de los sindicatos y partidos socialistas produjeron extraordinarios avances en Europa y América, llegando a sociedades de bienestar tan desarrolladas como las nórdicas o Canadá.

La dirigencia del Partido Comunista Chino aprendió de los errores de la URSS y de los tercermundismos latinoamericanos y africanos.…  Seguir leyendo »

El capitalismo de libre mercado está en tela de juicio. En el Reino Unido, el líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, acusa al neoliberalismo de aumentar la cantidad de personas sin hogar, de arrojar a los niños a la pobreza y de hacer que los salarios caigan por debajo del nivel de subsistencia. En su defensa, la primer ministro conservadora Theresa May cita el inmenso potencial de una economía de mercado abierta e innovadora. «Procesos» similares están ocurriendo en todo el mundo.

Hace apenas un cuarto de siglo, el debate en torno de los sistemas económicos -el socialismo manejado por el estado o la democracia liberal y el capitalismo- parecía haberse calmado.…  Seguir leyendo »

Nuestra sociedad está polarizada: esto no es ningún secreto. También las actitudes hacia el capitalismo se han hecho más extremas. Hace unas décadas, la caída del muro de Berlín y el ocaso de los regímenes comunistas inclinaron la balanza hacia el capitalismo, que parecía ser lo que los anglosajones llaman «el único juego en la ciudad», el único sistema económico capaz de satisfacer las expectativas de los ciudadanos.

La crisis iniciada en el 2008, la convicción de que aquellas expectativas no se iban a cumplir, la experiencia de una desigualdad creciente, los problemas de corrupción y otros desaguisados han renovado las críticas al capitalismo.…  Seguir leyendo »

Un capitalismo sin alternativa

Desde la caída de la Unión Soviética, va a hacer ya un cuarto de siglo, y desaparecidos prácticamente los sistemas de producción tradicionales, el capitalismo se ha universalizado sin que se divise una alternativa. La sedicente China comunista es ya un país capitalista, aunque manejado desde el poder concentrado en el partido.

Desde el capitalismo comercial que se consolida en el siglo XIV, pasando por el industrial que comienza a finales del XVIII, hasta el financiero que con carácter dominante avanza desde los años 80 del siglo pasado, la novedad consiste —aunque no se haya recalcado lo suficiente— en que el capitalismo en esta última etapa no se enfrenta ya a un orden socioeconómico alternativo, como en la pasada centuria lo hiciera al socialismo.…  Seguir leyendo »

Reformar la democracia y el capital

En el año 0 de nuestra era la población mundial era de unos 231 millones de habitantes; la esperanza media de vida al nacer estaba ente 15 y 20 años. En el año 1700 la población mundial no había llegado a triplicarse: era de unos 600 millones, y la esperanza de vida no se había doblado: era de 25 años. En 2011 la población mundial alcanzó los 7.000 millones, y la esperanza media de vida era de 71 años. He tomado como puntos de comparación tres años que me parecen significativos: el año 0 de nuestra era es un momento de apogeo del mundo antiguo, con la constitución del Imperio Romano.…  Seguir leyendo »

Mientras el presidente Obama realiza una histórica visita a Cuba, el futuro de la isla de Gobierno comunista es objeto de especulación generalizada. Algunos observadores esperan que el continuo cambio hacia el capitalismo, muy gradual durante cinco años bajo la dirección de Raúl Castro, conducirá naturalmente a Cuba a la democracia. La experiencia sugiere lo contrario.

De hecho, la liberalización económica está lejos de ser una ruta segura de la democracia. Nada ilustra mejor esto que la autocracia más grande y más antigua del mundo, China, donde el Partido Comunista Chino (PCCh) mantiene su monopolio del poder, y donde las reformas de mercado han permitido resurgir su economía.…  Seguir leyendo »

Tal vez lo único que sorprende de la reacción populista que ha abrumado a la política en muchas democracias avanzadas sea que haya tardado tanto en llegar. Incluso hace dos décadas era fácil predecir que la falta de voluntad de los políticos dominantes para ofrecer remedios contra la inseguridad y la desigualdad de nuestra era hiperglobalizada abriría un espacio político para los demagogos con soluciones fáciles. En esa época fueron Ross Perot y Patrick Buchanan; hoy son Donald Trump, Marine Le Pen y varios más.

La historia nunca se repite exactamente, pero sus lecciones no dejan de ser importantes. Debemos recordar que la primera época de la globalización, que alcanzó su cúspide en las décadas previas a la Primera Guerra Mundial, produjo eventualmente una reacción política todavía más grave.…  Seguir leyendo »

casandra-o-el-liberalismo-e1448284311204

La opinión pública se revuelve de nuevo contra el libre mercado, pero ese cambio de actitud no ha tenido aún mucho efecto en la política práctica. Si nos centramos en Europa, los votantes no se han entregado al populismo. Cuando lo han hecho, como en Grecia, pronto se han arrepentido. No creo que España sufra, tras las próximas elecciones, un vuelco político contrario a las exigencias del buen sentido.

En el campo de las ideas la situación es más inquietante. Aunque huérfanas de ideología coherente, las izquierdas, radicales o templadas, no cesan en sus descalificaciones. Hasta la cátedra de San Pedro denuncia graves defectos en el sistema de libre mercado.…  Seguir leyendo »

Face à l’incertitude quant au devenir du capitalisme contemporain, un retour sur son histoire et ses grands penseurs s’impose : le capitalisme, aussi contradictoire soit-il, progresse à travers ses grandes crises. Celle ouverte en 2008 ne fait pas exception et marque un redéploiement, entre résilience et risque d’une crise plus sévère encore.

La notion de capitalisme a longtemps été polémique, opposant, d’un côté, des marxistes qui anticipaient son ­effondrement et, de l’autre, les libéraux qui en vantaient l’efficacité. Pour ­Fernand Braudel, les marchands sont les acteurs des premières formes du capitalisme. Grâce à la densification des échanges au long cours, se forment les prix des produits échangés internationalement et se constitue une classe qui s’oppose au pouvoir politique chargé d’un territoire.…  Seguir leyendo »

Les économistes ont déjà un peu de mal à prédire l’avenir. Mais nous, les historiens, de quel droit le ferions-nous ? Nous pouvons assurément tracer des pointillés : l’information, la santé, la transition énergétique, l’alimentation seront encore au programme du capitalisme ; l’enseignement supérieur, la recherche, la formation tout au long de la vie seront des enjeux majeurs ; les sociétés du monde poseront sans relâche les mêmes questions : la place des territoires, le travail, le chômage et l’exclusion, les inégalités, l’environnement…

Mais ne croyons pas que les capitalistes en sachent plus que nous. S’il est vrai que, comme les chercheurs et les enseignants, comme les consommateurs, comme les associations, comme les pouvoirs publics, et comme les militaires, les entreprises contribuent à forger l’avenir, l’infaillibilité n’y est pas non plus de mise.…  Seguir leyendo »

Hoy en día se culpa al capitalismo de muchas cosas: la pobreza, la desigualdad, el desempleo y hasta el calentamiento global. Como lo expresó el Papa Francisco en un discurso que pronunció hace poco tiempo en Bolivia: «Este sistema ya no se aguanta, no lo aguantan los campesinos, no lo aguantan los trabajadores, no lo aguantan los pueblos. Y tampoco lo aguanta la Tierra, la hermana madre Tierra como decía San Francisco».

Pero, ¿son los problemas que preocupan al Papa consecuencia de lo que él llama un capitalismo «desenfrenado«? O, por el contrario, ¿son consecuencia de que el capitalismo no haya logrado implantarse como se esperaba?…  Seguir leyendo »

La obra de Thomas Piketty El Capital en el Siglo XXI concitó interés a nivel mundial, no porque emprenda con ella una cruzada contra la injusticia social —somos muchos los que lo hacemos— sino porque, basándose en sus lecturas de los siglos XIX y XX, enarbola como tesis central: “El capital produce mecánicamente desigualdades arbitrarias e insostenibles” que inevitablemente conducen al mundo a la miseria, la violencia y las guerras y que continuará haciéndolo en este siglo.

Hasta ahora los críticos de Piketty sólo han planteado objeciones técnicas a sus malabarismos con las cifras, pero no han impugnado su tesis política y apocalíptica, que es absolutamente incorrecta.…  Seguir leyendo »