Capitalismo (Continuación)

Reformar la democracia y el capital

En el año 0 de nuestra era la población mundial era de unos 231 millones de habitantes; la esperanza media de vida al nacer estaba ente 15 y 20 años. En el año 1700 la población mundial no había llegado a triplicarse: era de unos 600 millones, y la esperanza de vida no se había doblado: era de 25 años. En 2011 la población mundial alcanzó los 7.000 millones, y la esperanza media de vida era de 71 años. He tomado como puntos de comparación tres años que me parecen significativos: el año 0 de nuestra era es un momento de apogeo del mundo antiguo, con la constitución del Imperio Romano.…  Seguir leyendo »

Mientras el presidente Obama realiza una histórica visita a Cuba, el futuro de la isla de Gobierno comunista es objeto de especulación generalizada. Algunos observadores esperan que el continuo cambio hacia el capitalismo, muy gradual durante cinco años bajo la dirección de Raúl Castro, conducirá naturalmente a Cuba a la democracia. La experiencia sugiere lo contrario.

De hecho, la liberalización económica está lejos de ser una ruta segura de la democracia. Nada ilustra mejor esto que la autocracia más grande y más antigua del mundo, China, donde el Partido Comunista Chino (PCCh) mantiene su monopolio del poder, y donde las reformas de mercado han permitido resurgir su economía.…  Seguir leyendo »

Tal vez lo único que sorprende de la reacción populista que ha abrumado a la política en muchas democracias avanzadas sea que haya tardado tanto en llegar. Incluso hace dos décadas era fácil predecir que la falta de voluntad de los políticos dominantes para ofrecer remedios contra la inseguridad y la desigualdad de nuestra era hiperglobalizada abriría un espacio político para los demagogos con soluciones fáciles. En esa época fueron Ross Perot y Patrick Buchanan; hoy son Donald Trump, Marine Le Pen y varios más.

La historia nunca se repite exactamente, pero sus lecciones no dejan de ser importantes. Debemos recordar que la primera época de la globalización, que alcanzó su cúspide en las décadas previas a la Primera Guerra Mundial, produjo eventualmente una reacción política todavía más grave.…  Seguir leyendo »

casandra-o-el-liberalismo-e1448284311204

La opinión pública se revuelve de nuevo contra el libre mercado, pero ese cambio de actitud no ha tenido aún mucho efecto en la política práctica. Si nos centramos en Europa, los votantes no se han entregado al populismo. Cuando lo han hecho, como en Grecia, pronto se han arrepentido. No creo que España sufra, tras las próximas elecciones, un vuelco político contrario a las exigencias del buen sentido.

En el campo de las ideas la situación es más inquietante. Aunque huérfanas de ideología coherente, las izquierdas, radicales o templadas, no cesan en sus descalificaciones. Hasta la cátedra de San Pedro denuncia graves defectos en el sistema de libre mercado.…  Seguir leyendo »

Face à l’incertitude quant au devenir du capitalisme contemporain, un retour sur son histoire et ses grands penseurs s’impose : le capitalisme, aussi contradictoire soit-il, progresse à travers ses grandes crises. Celle ouverte en 2008 ne fait pas exception et marque un redéploiement, entre résilience et risque d’une crise plus sévère encore.

La notion de capitalisme a longtemps été polémique, opposant, d’un côté, des marxistes qui anticipaient son ­effondrement et, de l’autre, les libéraux qui en vantaient l’efficacité. Pour ­Fernand Braudel, les marchands sont les acteurs des premières formes du capitalisme. Grâce à la densification des échanges au long cours, se forment les prix des produits échangés internationalement et se constitue une classe qui s’oppose au pouvoir politique chargé d’un territoire.…  Seguir leyendo »

Les économistes ont déjà un peu de mal à prédire l’avenir. Mais nous, les historiens, de quel droit le ferions-nous ? Nous pouvons assurément tracer des pointillés : l’information, la santé, la transition énergétique, l’alimentation seront encore au programme du capitalisme ; l’enseignement supérieur, la recherche, la formation tout au long de la vie seront des enjeux majeurs ; les sociétés du monde poseront sans relâche les mêmes questions : la place des territoires, le travail, le chômage et l’exclusion, les inégalités, l’environnement…

Mais ne croyons pas que les capitalistes en sachent plus que nous. S’il est vrai que, comme les chercheurs et les enseignants, comme les consommateurs, comme les associations, comme les pouvoirs publics, et comme les militaires, les entreprises contribuent à forger l’avenir, l’infaillibilité n’y est pas non plus de mise.…  Seguir leyendo »

Hoy en día se culpa al capitalismo de muchas cosas: la pobreza, la desigualdad, el desempleo y hasta el calentamiento global. Como lo expresó el Papa Francisco en un discurso que pronunció hace poco tiempo en Bolivia: «Este sistema ya no se aguanta, no lo aguantan los campesinos, no lo aguantan los trabajadores, no lo aguantan los pueblos. Y tampoco lo aguanta la Tierra, la hermana madre Tierra como decía San Francisco».

Pero, ¿son los problemas que preocupan al Papa consecuencia de lo que él llama un capitalismo «desenfrenado«? O, por el contrario, ¿son consecuencia de que el capitalismo no haya logrado implantarse como se esperaba?…  Seguir leyendo »

La obra de Thomas Piketty El Capital en el Siglo XXI concitó interés a nivel mundial, no porque emprenda con ella una cruzada contra la injusticia social —somos muchos los que lo hacemos— sino porque, basándose en sus lecturas de los siglos XIX y XX, enarbola como tesis central: “El capital produce mecánicamente desigualdades arbitrarias e insostenibles” que inevitablemente conducen al mundo a la miseria, la violencia y las guerras y que continuará haciéndolo en este siglo.

Hasta ahora los críticos de Piketty sólo han planteado objeciones técnicas a sus malabarismos con las cifras, pero no han impugnado su tesis política y apocalíptica, que es absolutamente incorrecta.…  Seguir leyendo »

La modernité est d’abord une réalité négative. C’est, en effet, la sortie de la tradition. C’est la fin du vieux monde des castes, des noblesses, de l’obligation religieuse, des initiations de la jeunesse, des mythologies locales, de la soumission des femmes, du pouvoir absolu du père sur les fils, de la séparation officielle entre le petit nombre des puissants et la masse méprisée et laborieuse. Rien ne pourra revenir sur ce mouvement, amorcé sans doute en Occident dès la Renaissance, consolidé par les Lumières au XVIIIe siècle, matérialisé depuis par l’essor inouï des techniques de production et le perfectionnement incessant des moyens de calcul, de circulation, de communication.…  Seguir leyendo »

La economía estadounidense ha mejorado, con un crecimiento del 3 por ciento y un paro inferior al 6 por ciento. Los dirigentes políticos, los directores del banco central, los expertos en economía, todos presumen de haber vencido la crisis financiera de 2008. Pero ¿y si ninguno de estos actores hubiese influido ni lo más mínimo en esta recuperación económica? Cuando se observan las tendencias a largo plazo, en el país que sea, no se pone de manifiesto ninguna relación clara entre el éxito económico y las políticas económicas. Lo contrario es más fácil de demostrar: es más sencillo acabar con «la inteligencia animal» (una expresión de John M.…  Seguir leyendo »

Nos encontramos en un momento único de la historia, en el que predomina la idea de que el capitalismo es indispensable pero, al mismo tiempo, está profundamente deteriorado. Somos muchos los que seguimos pensando que el capitalismo es el mejor sistema para fomentar el progreso y la prosperidad en el mundo. Sin embargo, desde el movimiento del 15-M hasta las protestas de Occupy Wall Street, desde la indignación general por el rescate de Caja Madrid hasta los miembros del Foro Económico Mundial que este año destacaron que la desigualdad de rentas es la mayor amenaza contra la comunidad mundial, también son muchos los que reconocen la necesidad de replantearse y arreglar el capitalismo.…  Seguir leyendo »

EL capitalismo de libre mercado se ve permanentemente asediado por un doble ataque de la izquierda: no es muy eficaz, como demuestran las crisis periódicas, y no es ético, como evidencia la desigualdad de rentas. Bien, la historia ha demostrado que el capitalismo de libre mercado puede ser imperfecto, pero sin duda es más eficaz que cualquier invención económica alternativa. Incluso después de la crisis financiera de 2008, ningún líder racional ni ningún economista iluminado proponen sustituir el libre mercado por el socialismo. Los incoformistas populistas como Joseph Stiglitz o Paul Krugman abogan por una mayor regulación, pero no son socialistas.…  Seguir leyendo »

We are beginning to witness a paradox at the heart of capitalism, one that has propelled it to greatness but is now threatening its future: The inherent dynamism of competitive markets is bringing costs so far down that many goods and services are becoming nearly free, abundant, and no longer subject to market forces. While economists have always welcomed a reduction in marginal cost, they never anticipated the possibility of a technological revolution that might bring those costs to near zero.

The first inkling of the paradox came in 1999 when Napster, the music service, developed a network enabling millions of people to share music without paying the producers and artists, wreaking havoc on the music industry.…  Seguir leyendo »

El lento declive del feudalismo hasta el arranque del capitalismo, que en su primera fase llamamos comercial, dura tres siglos. La figura dominante es el comerciante, un término que debe entenderse en un sentido muy amplio. Incluye tanto al gran mercader que hacía negocios en países lejanos, como al que circunscribía su actividad a una localidad, tanto al usurero de la aldea, como al banquero que presta a monarcas, cada vez más endeudados por el costo creciente de los ejércitos, o bien ejerce de agente de seguros con los que, navegando a países lejanos para hacer grandes negocios arriesgan mucho. En la categoría de comerciantes hay que incluir también a los artesanos, organizados en gremios, y a los profesionales, médicos y juristas, que logran formar parte del patriciado de las ciudades.…  Seguir leyendo »

Until six days before Lehman Brothers collapsed five years ago, the ratings agency Standard & Poor’s maintained the firm’s investment-grade rating of “A.” Moody’s waited even longer, downgrading Lehman one business day before it collapsed. How could reputable ratings agencies — and investment banks — misjudge things so badly?

Regulators, bankers, and ratings agencies bear much of the blame for the crisis. But the near-meltdown was not so much a failure of capitalism as it was a failure of contemporary economic models’ understanding of the role and functioning of financial markets — and, more broadly, instability — in capitalist economies.

These models provided the supposedly scientific underpinning for policy decisions and financial innovations that made the worst crisis since the Great Depression much more likely, if not inevitable.…  Seguir leyendo »

Is 20th-century capitalism failing 21st-century society? Members of the global elite debated that unusual question on Wednesday at the annual World Economic Forum.

There was a time, not long ago, when such a debate would have been held only among the protesters who annually shelter in igloos farther down the Alpine slopes. So it is encouraging that more than three years since the global financial crisis, a belated process of soul-searching has begun in search of the right lessons to learn from it.

In Britain, members of the Conservative-led government — not least the prime minister, David Cameron — have echoed the Labour Party’s call for a more responsible capitalism.…  Seguir leyendo »

A crisis of governability has beset the Western world. It is no accident that the United States, Europe and Japan are simultaneously experiencing political breakdown; globalization is producing a widening gap between what electorates are asking of their governments and what those governments can deliver. The mismatch between the growing demand for good governance and its shrinking supply is one of the gravest challenges facing the West today.

Globalization was supposed to have played to the advantage of liberal societies, which were presumably best suited to capitalize on the fast and fluid global marketplace. But instead, for the better part of two decades, middle-class wages in the world’s leading democracies have been stagnant and economic inequality has been rising sharply.…  Seguir leyendo »

Three Davos summits on from the West’s Great Crash, we begin to see where we are. This is not the total collapse of liberal democratic capitalism that some had feared at the dramatic World Economic Forum meeting here in early 2009, but nor is it the great reform of Western capitalism, then the devout hope of Davos.

Western capitalism survives, but limping, wounded and carrying a heavy load of debt, inequality, demography, neglected infrastructure, social discontent and unrealistic expectations.

Meanwhile, other variants of capitalism — Chinese, Indian, Russian, Brazilian — are surging ahead, exploiting the advantages of backwardness, and their economic dynamism is rapidly being translated into political power.…  Seguir leyendo »

The European sovereign debt crisis, which was caused by member states’ public debt but increased because of the actions taken to rescue the banks after the 2008 crisis, demonstrates at least three things. First, that currency does not exist without a state. Second, that capitalism cannot be managed by the market alone. And third, that the austerity measures will not bring Europe out of the crisis but will in fact continue to make it worse – until the euro crashes.

However, the most important point to emerge from the crisis is that Europe’s political reinvention will depend exclusively on the social struggle against neoliberal politics.…  Seguir leyendo »

Whatever happened to the triumph of global capitalism? Even more than “the end of history”, the idea that “we’re all capitalists now” became an article of faith around the world from the early 1990s onwards. In the past few years even the few holdouts – countries such as Libya, Cuba and North Korea – seemed on the point of acknowledging that markets, competition and private enterprise were the only rational way of organising economic life, regardless of politics or history or religion or national cultures.

But just as the triumph appeared to be complete the innermost sanctum of the global capitalist system suddenly collapsed.…  Seguir leyendo »