Caso Cifuentes

De las nimiedades no se ocupa el pretor

Nos inunda la poderosa marea de la regeneración moral como evangelio laico varias veces predicado a lo largo de nuestra historia, aunque nunca con el ímpetu y la amplitud que le otorgan esta vez las llamadas redes sociales y las abundantes y variadas tertulias políticas en radio y televisión. Una nueva moral pública se impone en España. El tránsito al nuevo código ético ha seguido un ritmo tempestuoso, con la violencia ciega de un ciclón. Cada día se acentúa el fervor inquisitorial en el examen del presente y del pasado de los hombres públicos de todas las ideologías.

Sorprende que el nuevo rigor moral solo se aplique a los políticos y no se lo exijan a sí mismos los ciudadanos que lo imponen.…  Seguir leyendo »

Los cinco errores que acabaron con Cifuentes

El asunto de Cristina Cifuentes nunca ha obedecido, o al menos solamente, a la falsedad de un máster, ni mucho menos al hurto de dos tarros de crema, como demuestra el hecho de que existan muchos políticos que pasan toda su vida llevando a sus espaldas cargas más pesadas. El episodio hay que inscribirlo en la guerra interna que está librándose en el Partido Popular, si bien el desencadenante son cinco graves errores cometidos por la ya expresidenta de la Comunidad de Madrid que paso a enumerar.

1.- En primer lugar, Cifuentes jamás debía haber aceptado el regalo de un títulode máster, y mucho menos haber permitido que se vertiera un aluvión de mentiras, se falsificaran actas o se presionara a profesores para salir airosa de este asunto.…  Seguir leyendo »

Cifuentes y el canal de las desdichas

Al igual que las cerezas, las desgracias se entrelazan entre sí e irremediablemente unas llevan a otras. Por eso, confirmando todos los augurios, Cristina Cifuentes no sólo ha tenido finalmente la absurda muerte política que se le presagiaba, lo que le ha costado la Presidencia de la Comunidad de Madrid, sino que ha sido víctima de un cruel asesinato civil a manos de enemigos íntimos.

En cierta ocasión, con motivo de la inauguración de la nueva sede de la Generalitat en Madrid, el entonces president Maragall se presentó exhibiendo deliberadamente el libro de Leonardo SciasciaLos apuñaladores. Era una clara alusión a José Montilla, quien acababa de ser elegido en el PSC para que lo heredara en el Palacio de San Jaime y que encajó el rejonazo con muda impavidez.…  Seguir leyendo »

La limpiadora sorda

“Yo no soy cleptómana”, me dice Cristina Cifuentes desde el fondo del pozo de su angustia. La presidenta caída quiere salir al paso de la etiqueta que se ha colocado sobre su cadáver político, como si fuera una mariposa perforada por un alfiler y clavada sobre un corcho. “Nunca he sido cleptómana ni padezco ningún trastorno de este tipo y desde luego jamás he estado en tratamiento por algo así”.

Lo que me explica del que describe como “famoso video” coincide, sustancialmente, con la versión que dio en su comparecencia póstuma: “Fue un incidente fruto de un simple despiste involuntario que se solventó sobre la marcha.…  Seguir leyendo »

Grabado sobre las ejecuciones a guillotina durante la Revolución Francesa.

Cristina Cifuentes pensaba hacerse su sexto tatuaje en el cuello, pero no le ha dado tiempo. No le han dado tiempo. Los suyos se lo han cortado antes. Ya lo advertía el gallego Pío Cabanillas: “Al suelo que vienen los nuestros”.

A “Cifu” le ha pasado como a Chalier, el sacerdote de Lyon devenido en uno de los líderes que proliferaron como setas en la Revolución Francesa. Puso en su ciudad como altar una piedra de la Bastilla destruida y meses después acabó estrenando la guillotina. ¡Quién se lo iba a decir aChalier! Y quién se lo iba a decir a Cristina Cifuentes.…  Seguir leyendo »

El caso Cifuentes y la gestión de esta crisis permiten extraer algunas lecciones acerca de qué está pasando en el centro derecha español. Las encuestas, y las tendencias que se traslucen de ellas, confirman una realidad que no requiere de mucha hermenéutica ni de grandes elaboraciones teoréticas. Para entender lo que le sucede al partido que venía representando casi en exclusiva al centro derecha español no es necesario acudir a la renovada hegemonía gramsciana de Podemos en el discurso político e intelectual. Ni tampoco al lakoffiano “no pienses en un elefante”, del que hicieron gala los socialdemócratas que creían construir el nuevo régimen para acabar reivindicando los hábitos del ancient regime y volver a la libertad de los antiguos, donde “aun en las relaciones más domésticas, la autoridad intervenía” (Benjamin Constant),

Marco Aurelio, el emperador filósofo, nos da una pista en sus Pensamientos para uno mismo que bien sirve para comprender los males que aquejan al centro derecha español y a nuestro sistema político: “la mejor defensa es no parecerte a ellos” (VI, 6).…  Seguir leyendo »

Como es sabido, nuestra Constitución, entre los llamados «derechos fundamentales y libertades públicas», reconoce ciertos derechos de la personalidad al disponer en el apartado 1 de su artículo 18 que «se garantiza el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen». Como puede fácilmente apreciarse, se sitúan en el mismo plano tres derechos distintos –honor, intimidad y propia imagen– y si bien cada uno de ellos tiene su propia especificidad y son, por tanto, derechos autónomos, poseen los rasgos comunes, como dice el TC en su sentencia 14/2003, de estar estrechamente vinculados entre sí, porque son derechos de la personalidad, derivados de la dignidad humana y dirigidos a la protección del patrimonio moral de las personas.…  Seguir leyendo »

Existen paralelismos entre la obtención de un máster oficial y las primarias para elegir un nuevo presidente en el Partido Popular de Madrid, más allá de quién fue la beneficiaria. En ambos casos es la misma persona, Cristina Cifuentes, que siempre sale ganando a sus compañeros tanto de universidad como de partido. Y no por sus méritos y esfuerzo, sino por unos privilegios sin fundamento.

No voy a ahondar en el asunto «mastergate», que en cualquier país verdaderamente democrático le costaría el cargo y la carrera política sólo por las explicaciones dadas en sede parlamentaria. Pero sí quiero hablar del otro caso, las primarias del PP de Madrid del año pasado.…  Seguir leyendo »

Desengáñese, Cifuentes, vienen a por nosotros

En un socarrón artículo, Julio Camba narraba su visita a un agonizante amigo. Al franquear la puerta del dormitorio, envuelto en fuerte olor a botica, el moribundo entreabrió sus hundidos ojos y exhaló: «¡Cada día estoy más joven, más fuerte y más sano!». Camba concluyó que tal delirio era el canto del cisne de un enfermo terminal y trató de consolar a la esposa. «¡Pero si Manolo no desvaría!», repuso la señora. «Lo que pasa -aclaró- es que le ha pillado practicando el método curativo del doctor Coué».

Cumplido un siglo de que estuviera de moda el sistema de autosugestión de aquel psicólogo francés, quien aseguraba que se podía sanar a base de salmodiar: «Hoy me siento mejor, me encuentro mucho mejor…», aquella pseudoterapia se repone en la política tras caer en desuso en la Psicología.…  Seguir leyendo »

La negrita rubia

Si en algún sitio puede encontrar Cristina Cifuentes bálsamo, que no cauterio, para sus heridas es en el Capítulo IX del Libro Primero de los Ensayos, en el que Montaigne advierte: «Sé bien que los gramáticos distinguen entre decir mentira y mentir; y dicen que decir mentira es decir cosa falsa, mas considerando uno mismo que es verdadera». A esa distinción aludía, sin saberlo, el dirigente del PP que, según me cuentan en la redacción, explicaba, zumbón, en la convención de Sevilla: «Nunca he visto mentir a nadie con tanta sinceridad».

Cuando estalló el escándalo, la presidenta de la Comunidad de Madrid creía haber cumplido con los laxos requisitos del máster que medio le regalaron, como a tantos otros, en la Rey Juan Carlos, aunque no recordaba los detalles.…  Seguir leyendo »

Llevamos ya tres semanas enredados con el tema del máster que presuntamente no realizó la actual presidenta de la Comunidad de Madrid y aún seguimos con sorpresas. A pesar de todo, quisiera que estas líneas fueran más de propuestas y conclusiones que de ataques personales y cotilleo. Para empezar, es importante destacar cómo el periodismo en España ha demostrado una capacidad de trabajo y eficacia que pone en entredicho la agonía de la profesión ante las nuevas formas de comunicación y las redes sociales. La verdad va fluyendo y el trabajo de investigación va dando sus frutos gracias al esfuerzo de muchas y muchos periodistas que, además, están trabajando con gran objetividad y exquisita deontología.…  Seguir leyendo »

Soy profesora titular interina de Periodismo en la Universidad Rey Juan Carlos desde el 1 de octubre de 2006. Mi contrato se renueva automáticamente cada año mientras no surja una decisión en contra. Estoy acreditada desde 2008 para poder tener otro tipo de contrato, indefinido, pero no se han convocado plazas para que pueda optar a ello.

Cobro una media de 2.000 euros mensuales, gracias a complementos, porque mi salario base son 1.131,36 euros. Trabajo, atiendo y evalúo en cada curso académico alrededor de unos 250 alumnos.

Desde el año 2012, cuarenta y seis estudiantes se han graduado en esta Universidad Rey Juan Carlos defendiendo ante un tribunal un trabajo de fin de grado que yo he tutorizado.…  Seguir leyendo »

Meritocracia de pega

En los últimos Los avatares del máster de Cristina Cifuentes por la Universidad Pública Rey Juan Carlos -con independencia de cómo evolucione la investigación acerca de si reunía o no los requisitos necesarios para obtener el título puesto que las explicaciones facilitadas el miércoles en la Asamblea regional de la Comunidad de Madrid solo han convencido a los que ya lo estaban previamente- revelan un problema de fondo muy preocupante. Consiste en la escasa formación de nuestros políticos sumada a las redes clientelares tejidas alrededor de determinadas instituciones académicas públicas. Se refiere por tanto a la necesidad de aparentar más méritos de los que efectivamente se tiene.…  Seguir leyendo »

Hace dos semanas salió a la luz la noticia de que Cristina Cifuentes había mentido en su currículum. Desde entonces, los medios de comunicación, audiovisuales y escritos, se hacen eco todos los días de un nuevo episodio de la polémica del máster de la presidenta madrileña. Tampoco es de extrañar que así sea, ante la gravedad de unas acusaciones que incluyen la falsedad de documento público.

Hasta ahora, seguimos sin saber a ciencia cierta si se modificaron las notas del máster, si Cifuentes asistió a clase, si entregó y defendió su trabajo final, si se matriculó tres meses tarde… De lo que no cabe duda es de que el caso presenta muchos interrogantes.…  Seguir leyendo »