Caso ERE

No está teniendo buenas críticas la sentencia de los ERE entre los especialistas del derecho constitucional. Así, profesores de la talla de Javier Pérez Royo, Javier García Fernández y Tomás de la Quadra han criticado el uso de algunos conceptos de derecho público que han hecho los tres magistrados de la Audiencia Provincial de Sevilla, al fin y al cabo especialistas en derecho penal. Con todo el respeto que me merecen estos maestros, me atrevo a discrepar de sus opiniones y ofrecer una versión distinta de las dos principales objeciones constitucionales que se le han señalado a la sentencia del 19 de noviembre: que el tribunal penal invade el ámbito de la jurisdicción contencioso-administrativa y que no respeta la división de poderes.…  Seguir leyendo »

Los ERE y el honor de los Prizzi

En El honor de los Prizzi, la redonda película del maestro John Huston sobre la poderosa familia mafiosa neoyorkina, uno de sus momentos estelares lo constituye la escena en la que uno de los secuaces descubre que la mujer con la que se ha casado no es la asesora fiscal que aseguraba ser. En verdad, era una asesina a sueldo del capo del clan. Cuando no le queda otra que confesárselo a su marido, y sin dejarle que se reponga del susto, ésta objeta que tampoco es para tanto. Al fin y al cabo, sólo habría cometido unos tres o cuatro asesinatos por año.…  Seguir leyendo »

Tras muchos años de difundirse noticias sobre fraudes en los programas de ayudas sociolaborales en Andalucía la opinión pública esperaba que se aclarase su alcance y el castigo a los directos causantes de esos concretos comportamientos fraudulentos. La sentencia sobre los ERE en Andalucía no se refiere, sin embargo, a ninguno de esos casos concretos. Inútil buscar en sus casi 2.000 páginas una referencia a esos divulgados casos de amigos, vecinos o parientes que, merced a las manipulaciones de quienes tenían a su directa e inmediata disposición los fondos públicos, recibieron ayudas sin derecho alguno; menos referencias todavía a una supuesta red clientelar que la sentencia ni menciona.…  Seguir leyendo »

Por qué el PSOE no puede robar

El latrocinio del extinto régimen socialista andaluz ha quedado inmortalizado, marmóreo, por una sentencia judicial de aquí te espero. Aquí te espero pero no vendrás, como Godot, pues no asumir jamás responsabilidades es lo propio del progreísmo, que es al progresismo como la achicoria al café de Jamaica. Así, tan pronto como constó judicialmente lo que todo el mundo sabía, el periodismo de achicoria pintó en media hora una constelación de conjunciones adversativas que ponía las cosas en su sitio: la izquierda no roba, por definición, y si delinque lo hace a fuer de honrada.

La constelación se ha ido perfeccionando durante la semana hasta conformar una cúpula celeste de observatorio en miniatura donde poder seguir mirando al universo sin sobresaltos.…  Seguir leyendo »

Hay tantos elementos pecaminosos en el relato de los hechos que nos ha brindado la sentencia de la Audiencia de Sevilla sobre el caso de los ERE que es difícil aislar los más llamativos. Antes de entrar en alguno de ellos, debemos felicitarnos, en primer lugar, por el hecho de que al final los jueces se hayan pronunciado. Con la parsimonia que en ellos es sólita, aunque en este caso fundada en la complejidad del asunto y el abultado número de personas implicadas. Menos aplauso merece el extraño aplazamiento de la decisión final a un momento posterior a las elecciones generales del pasado 10 de noviembre, ya que nos han privado de razones convincentes.…  Seguir leyendo »

Las coplas de ciego de los ERE podridos

Al poco de acceder a la secretaría general del PSOE, tuve ocasión de presentar al actual presidente en funciones, Pedro Sánchez, con motivo de su participación en el ciclo de la España necesaria, promovido por EL MUNDO. En aquel noviembre de 2015, sonrió y me dijo: «Hay que ver lo que nos ha cambiado la vida». Asentí cortésmente, al tiempo que le deslicé: «A alguno más que al otro». Tácitamente, rememorábamos las veces que habíamos coincidido en los estudios de Veo7. Él era uno de los comisionados por la Ejecutiva federal para defender a dos presidentes nacionales del PSOE y de Andalucía, Manuel Chaves y José Antonio Griñán, frente a las denuncias que EL MUNDO destapaba sobre el fraude de los ERE y otros episodios de pareja enjundia.…  Seguir leyendo »

La tradicional negativa de nuestra clase política a depurar sus responsabilidades por fenómenos de corrupción institucionalizados antes de que se pronuncien los tribunales de Justicia -avalada en gran medida por el electorado, todo hay que decirlo- nos va a proporcionar el espectáculo del primer juicio oral en España en el que se juzgará nada menos que a dos ex presidentes de una comunidad autónoma acusados no de haberse enriquecido personalmente con prácticas irregulares, (como sería el caso del ex presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González) sino de haber consentido y tolerado una forma de hacer política que inevitablemente lleva consigo el fraude y la corrupción.…  Seguir leyendo »

En diciembre de 2008, los jueces malagueños se quejaron amargamente del «progresivo desprestigio institucional» del Poder Judicial que entrañaba la apabullante iconografía de la Junta de Andalucía en la Ciudad de la Justicia, en cuyos accesos contabilizaron entonces 64 logos autonómicos. Una magistrada refirió el susto que se pegó una madre al acudir al juzgado para recuperar la custodia de sus hijos que le había sido retirada por el Gobierno andaluz y, al avistar tamaño despliegue de carteles, inquirió estremecida: «¿Nos van a atender jueces de la Junta?».

Si las cosas no pasan generalmente por lo que son, sino por lo que parecen, conveniente era mitigar esa apabullante presencia, por lo que el juez decano, Rafael Caballero-Bonald, se lo encareció a la Consejería.…  Seguir leyendo »

Hay una verdad sepultada en la montaña de papeles del caso de los ERE y desconocida en los medios de comunicación: todos los informes preceptivos obrantes en los expedientes de aprobación de proyectos de presupuestos para su elevación al Parlamento de Andalucía, y aprobación de modificaciones presupuestarias, fueron favorables.

Los jueces Mercedes Alaya, Jorge Barreiro (Tribunal Supremo) y Martín Gómez indicaron en sus autos —y también el fiscal en su escrito de acusación— que se habían producido hasta 15 “avisos” de ilegalidad por la Intervención de la Junta de Andalucía (IGJA) en informes de auditoría, detallando 22 modificaciones presupuestarias que se habían efectuado a lo largo de los años.…  Seguir leyendo »

El propósito político de la Junta de Andalucía de aliviar los costes personales de los colectivos afectados por las reestructuraciones del sistema productivo de la región, tratando de impedir una cadena de quiebra de empresas, den el año 2000 y subsiguientes, es considerado por el presidente de conservadora Asociación de la Magistratura en Andalucía e instructor de rebote del caso de los ERE como una iniciativa a sabiendas de vulnerar la ley para de una manera arbitraria disponer de caudales públicos.

Más de 8.000 personas se beneficiaron de este procedimiento y cientos de empresas sobrevivieron gracias a esta iniciativa. Por tanto, los dineros públicos se emplearon para compensar a los rigores del mercado, la reestructuración industrial y la expulsión de miles de personas del mundo laboral.…  Seguir leyendo »

Cuando el 27 de diciembre de 2010, dentro de las investigaciones periodísticas sobre el escándalo Mercasevilla, EL MUNDO descubrió que el Gobierno andaluz había estado pagando prejubilaciones de manera ilegal durante una década, acababa de destapar el mayor caso de corrupción de la Historia de la Administración española.

No sólo eso: también reveló un procedimiento de saqueo de las arcas públicas desde las mismas estructuras del Ejecutivo autonómico.

Hasta ese momento, no emergió la punta del iceberg de un escándalo colosal que, a la postre, provocaría el progresivo hundimiento del Titanic socialista, cuyos timoneles también recurrieron a la orquesta para disimular la dimensión de una catástrofe.…  Seguir leyendo »

José K. tiene una extraña peculiaridad lingüística. Será, quizá, por ese carácter insurrecto y levantisco que le acompaña desde pequeño —¡qué lejos aquellos tiempos de Pepito K.!— pero que se ha agudizado con la edad, casi tanto como las arrugas de la cara o, admitámoslo, también las del alma. La enfermedad, leve, es sin embargo manifiesta. Así que le dicen dulce y responde acíbar, le dicen blanco y contesta negro, le dicen dios y responde bueno o generoso. No puede remediar esta singularidad, por lo que ahora, a estas alturas de garrota, ha tomado la decisión de adoptarla como se admite a cierta edad la firma y la rúbrica.…  Seguir leyendo »