Caso Faisán

Cuarenta y ocho horas después de que José María Aznar clamara en su hondo y certero discurso de San Sebastián contra la «normalización de la confusión moral», tres jueces de la Audiencia Nacional se empeñaban en demostrar hasta qué punto están justificadas sus alarmas, perpetrando una sentencia en la que se dan cita la instrumentación política de la Justicia, el atolondramiento intelectual y el desfondamiento ético.

Eran precisos estos tres ingredientes para que una relación de hechos probados en la que se describe de forma minuciosa y aplastante lo que la propia sentencia admite como «una acción culpable y típica» de colaboración con banda armada haya desembocado en la absolución de los policías Pamies y Ballesteros por ese delito.…  Seguir leyendo »

¿Por qué razón no podría ser yo juez? A menudo me he preguntado: ¿Hubiera sido un buen médico? ¿Y un juez?. Lo primero lo tengo claro porque lo paso peor con una sencilla analítica que en el quirófano. Nada, descartado. Pero, ¿y un juez? Pues leyendo en los periódicos el resumen de las primeras sesiones del famoso asunto del «chivatazo» a ETA de dos policías de a pie, que desbarató en 2006 la detención del aparato extorsionador de la banda criminal con la que entonces negociaba el Gobierno del Sr. Zapatero…Me irrito, me indigno, me sube la tensión arterial y se alteran todas las funciones de mi sensible sistema neurovegetativo.…  Seguir leyendo »

Cuando yo era un niño, mi madre me regaló un magnífico libro de pájaros: Guía de campo de las aves de España y demás países de Europa, de R. Peterson, G. Mountfort y P.A.D. Hollom. Hace unos meses tuve la curiosidad de consultar la referencia al Faisán Vulgar (Phasianus Colchicus) y allí pude leer sobre dicha ave cosas muy curiosas: «Plumaje muy variable… pero suele tener collar blanco». «Más bien que volar corre rápidamente a ocultarse. Vuelo potente (ruidoso al arrancar), rara vez sostenido o alto». «Anida en el suelo bajo matorral».

Hasta aquí todo parece muy aplicable a las circunstancias, oscuras y oscurecidas, que han rodeado el muy rechazable episodio del chivatazo a ETA en el bar Faisán de Behobia.…  Seguir leyendo »

La decisión del Pleno de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional de estimar los recursos de apelación interpuestos por un exdirector general de la Policía y dos funcionarios del cuerpo contra el auto de procesamiento del juez instructor en el caso Faisán -más correcto sería hablar del sumario 1/2011 del Juzgado Central de Instrucción número 5-, sin duda que ha constituido para el ciudadano común una gran sorpresa e incluso causado no menor preocupación. También en mí, que siempre he creído en la Justicia en el sentido orteguiano y que, cuantas veces tengo la oportunidad, hago pública mi fe.…  Seguir leyendo »

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ha calificado el caso Faisán como un delito de alta traición, añadiendo que debía invalidar a Rubalcaba como candidato. Hay expresiones que resuenan como un trueno. Durante siglos los declarados traidores a la patria perdían su cabeza bajo el limpio tajo del verdugo.

A estas alturas solo un despistado puede ignorar en qué consiste el famoso caso Faisán que se pretende elevar por algunos a la categoría del asunto Dreyffus y al mismo tiempo emular a Émile Zola redactando un apocalíptico Yo acuso. Las crisis políticas y sociales que agitaron a Francia ante la falsedad de la acusación no parecen observarse en España.…  Seguir leyendo »

El auto de procesamiento dictado contra tres destacados policías por el caso Faisán ha dado lugar en algunos foros a respuestas muy preocupantes, que implican cierto desconocimiento del correcto funcionamiento de un Estado de Derecho. Se critica duramente al juez Ruz por la incongruencia que supone imputar a los acusados un delito de colaboración con banda armada cuando resulta evidente que el chivatazo lo que pretendía era favorecer una negociación para la disolución de esa banda. ¿Cómo se puede hablar de colaboración con una organización -se dice- cuando lo que se busca es combatir sus fines de la manera más eficaz posible?…  Seguir leyendo »

Si los autos judiciales fueran multimedia todos los ciudadanos interesados en el caso Faisán habrían podido escuchar ya el audio de los fragmentos transcritos por el juez Ruz, correspondientes al anonadado monólogo en el que Joseba Elosua le cuenta a su cuñado lo nunca visto, lo que jamás pudo imaginar ni desde lo más hondo de sus vapores etílicos, la fantasía más grande que vieron los siglos: ¡la txakurrada, ayudándole a él, al recaudador de ETA, a no ser detenido!

Habrá que esperar sin embargo al juicio oral -varias emisoras de radio han dramatizado la lectura de estos textos, pero no es lo mismo- para constatar la autenticidad de ese asombro, lo genuino de esa estupefacción, incompatible con la alambicada penúltima cortina de humo, según la cual Elosua llevaba ya mucho tiempo trabajando para la Policía y el chivatazo trataba en realidad de preservarlo como confidente.…  Seguir leyendo »

El ministro salió puntualmente del número 2 de Marsham Street, sede del Ministerio del Interior del Reino Unido (Home Office). Se dirigía al Parlamento para comparecer ante la Cámara de los Comunes en relación con un tema que había suscitado vivas reacciones en la sociedad británica. Se discutía sobre la necesidad o no de introducir un modelo de documento de identidad que pudiera contener datos excesivos, como los biométricos (descripción del rostro, altura peso y algunos más). Estaba en juego el derecho a la intimidad frente a las intromisiones excesivas del Poder Ejecutivo.

Mientras su automóvil circulaba hacia la orilla del Támesis, el ministro, asiduo visitante de nuestro país como muchos otros de sus conciudadanos, dedicó su tiempo a hojear los periódicos españoles.…  Seguir leyendo »

Ha de ser el juez prudente en los juicios y hasta huir de su propia voz. Escribirá siempre con la máxima corrección posible y con respeto al destinatario de sus resoluciones. Las sentencias, autos y providencias son para explicar la justicia que se imparte y en ellas sobran los malos modales, las divagaciones o los malabarismos. Si las palabras se tiñen y destiñen a capricho o voluntad, el autor debe saber que, tarde o temprano, sus torpes garabatos lo dejarán en cueros, lo cual sucede también cuando la pluma o el teclado del ordenador se utilizan para aligerar intestinos, vaciar venenos u otras miasmas no menos insanas.…  Seguir leyendo »

El Gobierno de Felipe González intentó hace más de 20 años acabar con ETA mediante la guerra sucia. Un ministro del Interior acabó en la cárcel por su relación con aquellos hechos. Aquel atajo, además de una inmoralidad, fue un error estratégico que lastró durante años la política antiterrorista. Al llegar al poder, Zapatero intentó el camino inverso: la paz sucia con ETA. En ese proceso se cometieron también ilegalidades, como el chivatazo del Bar Faisán, que pueden terminar a su vez con alguno de sus ministros en la cárcel por un delito de colaboración con banda armada, penalmente menos grave que el asesinato o el secuestro, pero política y moralmente tan repudiable como los anteriores.…  Seguir leyendo »

El ‘caso Faisán’ es uno de los mayores escándalos de la democracia. Se trata del supuesto chivatazo que en 2006 se deslizó desde medios policiales y gubernamentales a etarras encargados de la extorsión, es decir, de lo que los mafiosos de ETA llaman el «cobro del impuesto revolucionario». Prueba de que estamos ante un escándalo mayúsculo es que las informaciones prolijas y detalladas publicadas no han sido ni refutadas ni desmentidas.

Estamos ante un hecho objetivo de extremada gravedad. La alerta a unos terroristas de una actuación inminente de la Justicia para detenerles sólo puede tener como objeto ayudar a una banda criminal a que la actuación de la ley no tenga la eficacia necesaria.…  Seguir leyendo »

La tentación de utilizar medios ilegales justificados en favor de un supuesto fin superior constituye un recurrente peligro para las democracias en su lucha contra el terrorismo. Nuestra democracia sufrió las consecuencias de los crímenes cometidos por los GAL, terrible equivocación política y moral que fortaleció ideológicamente al terrorismo etarra. Otras democracias han cedido también a la provocación terrorista aceptando prácticas como la tortura que han deslegitimado a quienes jamás deberían optar por medios ilegales en la defensa de un medio tan loable como el de la derrota del terrorismo. A pesar de las diferencias con este tipo de atroces experiencias, la filtración policial a ETA en mayo de 2006 ejemplifica también la nefasta utilización de medios ilegales que intentan ser negados y ocultados en aras de un fin que supuestamente justificaría tan dañinas irregularidades.…  Seguir leyendo »