Caso Interligare

Cualquiera diría que las diversas familias de la izquierda coinciden en querer promocionar el aniversario de la publicación de El primer naufragio, que celebraremos el mes que viene, esmerándose en reproducir algunos de los comportamientos más aparatosos de sus ancestros revolucionarios franceses.

La imagen de Sánchez Gordillo, dirigiendo megáfono en mano el saqueo del hipermercado, no fue sino el trasunto de la de Marat incitando desde su periódico al pillaje, el mismo lunes 25 de febrero de 1793 en que tuvieron lugar los asaltos masivos a los comercios parisinos. Es de agradecer que el alcalde de Marinaleda tuviera el detalle de no pedir que Juan Roig y los directivos de Mercadona fueran ahorcados a la puerta de sus establecimientos, tal y como L’Ami du Peuple propuso hacer con los «acaparadores».…  Seguir leyendo »

El caso Interligare, destapado esta semana en EL MUNDO por Eduardo Inda y Esteban Urreiztieta, puede convertirse en una especie de madrastra de todos los escándalos. De momento es como una muñeca rusa en la que dentro de cada morfología siempre aparece otra igualmente impactante. No hay más que fijarse en la reacción del entorno de Rubalcaba y su fiel grupo mediático, en esquizofrénico conflicto entre el disimulo olímpico y el afán por estrangular al mensajero, para darse cuenta de la envergadura del asunto.

En primer lugar tenemos una trama de corrupción de libro montada con diurnidad y chulería en el corazón mismo del Ministerio del Interior de Rubalcaba.…  Seguir leyendo »