Caso Juan Carlos I

Feliz bienvenida, su Majestad

Despejados los principales nubarrones, vacíos de contenido real, que aparecieron en la última etapa de vuestro reinado y próximo vuestro retorno a España, adonde viajaréis a partir de ahora con frecuencia, celebro muy intensamente vuestro regreso, Majestad, que permite reiterar el reconocimiento del mérito de vuestra importantísima acción política a lo largo de medio siglo de desvelos, de los que todos los españoles somos deudores.

Escribo desde la madurez de quien está de regreso de casi todo y no ha tenido jamás vocación política. Creo ser el único ciudadano de este país que por dos veces rechazó un ministerio en gobiernos de Franco, cuando yo era presidente ejecutivo de Altos Hornos de Vizcaya, desde mis jóvenes 38 años y sin antecedente vasco alguno.…  Seguir leyendo »

Pronto se cumplirán dos años de una ignominia histórica: la de que «por el bien de España y de la Monarquía constitucional» se tuviese que marchar de España el Rey Juan Carlos I.

Salía el Rey que había estado al frente de España durante casi 40 años. Salía en silencio, sin fecha prevista de regreso. Cargado de acusaciones de supuestas graves irregularidades que fueron manipuladas y ampliadas con suposiciones y falsedades, pero sin una sola acusación formal y fundamentada ante instancia judicial o legal alguna.

A lo largo de estos 20 meses transcurridos ha sido difícil vivir un día en el que no apareciera alguna información o reportaje sobre el Rey Juan Carlos, en gran variedad de medios de comunicación, sobre todo radicales e independentistas, pero también y con mucha frecuencia en medios públicos, pagados con los impuestos de todos, desde los que se adoctrinaba sin piedad a una población que rara vez escuchaba lo que había en el otro platillo de la balanza, todo lo que el Rey Juan Carlos había aportado al bienestar de los españoles.…  Seguir leyendo »

La paradoja de la inviolabilidad

La abdicación de Juan Carlos I y las posteriores investigaciones relativas a la presunta comisión de distintos delitos (blanqueo de capitales, cohecho y fraude fiscal, entre otros) hicieron saltar a la palestra la espinosa cuestión de la inviolabilidad regia. El reciente archivo de las diligencias por parte de la Fiscalía ha vuelto a situarla en primer término porque, a pesar de haberse constatado indicios de que el rey emérito protagonizó ciertas conductas delictivas, la inviolabilidad ha cerrado el paso a la acción de la justicia una vez verificado que tuvieron lugar durante su reinado.

La comprensión del tema nos remite al artículo 56.3 de la Constitución, en donde se afirma que “la persona del Rey es inviolable y no está sujeta a responsabilidad”.…  Seguir leyendo »

La Constitución no exime al Rey de responsabilidad penal

Es muy difícil asimilar, en una sociedad democrática, que una persona pueda transitar a lo largo del Código Penal, cometiendo toda clase de delitos, sin que se le pueda exigir responsabilidad. Las claves para desechar tan insólita posibilidad se encuentran en los textos constitucionales. Según nuestra Constitución, vivimos en una monarquía parlamentaria, sistema político, en la que las Cortes Generales (Congreso y Senado) representan al pueblo español, único titular de la soberanía nacional. El Título II, dedicado a la Corona, establece que el Rey es el jefe del Estado. Si el legislador constitucional se hubiera detenido este punto, los tratados internacionales sobre Inmunidades y Privilegios de los jefes de Estado y la totalidad de las constituciones democráticas nos hubieran dado las pautas para determinar, sin duda alguna, que su exención de responsabilidad alcanzaba solamente a los actos realizados en el ejercicio de su cargo.…  Seguir leyendo »

En el año 2014 salió a la luz la fortuna que Jordi Pujol tenía oculta en el extranjero. El descubrimiento forzó una revisión radical no solo de la figura más reverenciada del nacionalismo catalán, sino también del propio proyecto político que Pujol encarnó. Que el escándalo se destapara en 2014, cuando el procés entraba en fase de recalentamiento agudo, contribuyó a la dureza de los análisis que se ofrecieron. Hubo ajustes de cuentas con quienes habían defendido en el pasado a Pujol y críticas demoledoras al nacionalismo catalán. En la prensa se publicaron tribunas severas no sólo con Pujol, sino con un “régimen”, según algunos dijeron, fundado sobre la doblez y la corrupción de su líder máximo.…  Seguir leyendo »

La noticia de que la Fiscalía del Tribunal Supremo había archivado las investigaciones sobre el Rey Don Juan Carlos, que han durado dos años, seguida de una carta del padre del Rey a su hijo, señalando futuros viajes a España, lejos de suponer una satisfacción, que debía de alcanzarnos a todos, ha representado para algunos, incluido alguna autoridad del Estado, un revulsivo para volver a sacar a relucir una inexplicable falta de respeto para el hombre que a la muerte de Franco renunció al inmenso poder heredado para entregárselo a los españoles que, años más tarde, usó de su condición de Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas para abortar sin sangre un golpe de Estado, y al que ahora «se piden explicaciones».…  Seguir leyendo »

No ha sido una carta de un padre a un hijo. Tampoco la carta del rey que fue al rey que es. Es la carta que los dos reyes envían a todos los españoles. Era tan esperada que no causa sorpresa. Era una necesidad que ya ha satisfecho a un tercio de españoles, ha dejado descontento a otro tercio, y se ha recibido con indiferencia por el resto de la población.

El rey Juan Carlos I abraza a su hijo, el entonces príncipe de Asturias, Felipe de Borbón. Europa Press

Don Juan Carlos no quiso marcharse en el inicio de agosto de 2020 al resort de lujo de Abu Dabi.…  Seguir leyendo »

Casi medio siglo después, resulta fácil percibir qué es lo que pasó con Juan Carlos I. El hoy Rey Emérito compatibilizó la función pública de una monarquía moderna y liberal con los usos realistas, caducos, del ámbito particular, con amplísimas zonas estancas, privativas, e incompatibles con la conducta exigible al primer servidor de un estado democrático. En efecto, Don Juan Carlos heredó plenos poderes de una dictadura y en lugar de retenerlos se los entregó con total convicción al pueblo español, posibilitando el tránsito constitucional y conformándose como el principal artífice de la modernización política, económica y social de España, donde el político donante, el Rey, apenas se preserva para sí el papel moderador de un Jefe de Estado neutral  y cuyo principio de autoridad no es otro que el de la ejemplaridad.…  Seguir leyendo »

Llegan las Navidades, tiempo para dar rienda suelta a los buenos propósitos, época para buscar las reconciliaciones y los perdones que todos nos debemos; época también para cerrar asuntos pendientes que se han metido en nuestras vidas y están ahí dentro desde hace excesivo tiempo. El año nuevo que llegará en pocos días invita a intentar hacer las cosas mejor y a pensar más en los demás. Muy cerca de nosotros tenemos un ejemplo que a cualquier persona normal y de buena fe debe producirle bochorno y vergüenza.

Nuestro Rey Felipe VI hace ya casi año y medio (más de 500 días) que no ve a su padre, el Rey Juan Carlos.…  Seguir leyendo »

El artículo 56.3 de la Constitución Española (CE) dispone que "la persona del Rey es inviolable y no está sujeta a responsabilidad". Y sobre qué contenido debe darse a este precepto constitucional se han formulado dos opiniones discrepantes entre sí.

La primera tesis, que es la dominante en la doctrina penal (y que mantienen, entre otros, los catedráticos de Derecho penal Cerezo, Rodríguez Ramos, Díez Ripollés y Álvarez García), sostiene la inviolabilidad del Rey únicamente se extiende a aquellos actos que realiza en el ejercicio de sus funciones.

Esta interpretación la argumentan los autores mencionados con el artículo 64 de la CE, donde, después de disponer en su número uno que los actos del Rey serán refrendados, según las distintas normas competenciales, por el presidente del Gobierno o por el ministro competente o por el presidente del Congreso, se establece en su número dos que "de los actos del Rey serán responsables las personas que los refrenden".…  Seguir leyendo »

El rey emérito Juan Carlos I junto al príncipe heredero de Abu Dabi, Mohamed bin Zayed

Hace un año, el rey Juan Carlos pasaba por Galicia, se despedía de los amigos marineros y ponía rumbo a los Emiratos Árabes para iniciar un exilio involuntario tras hacer pública su carta de despedida a su hijo Felipe VI.

Juan Carlos no se imaginaba que se marchaba a una jaula de oro de la que no puede, no quiere o no sabe cómo escapar.

Cada vez que aparecen en los medios de comunicación sus tímidos deseos de volver a su casa surgen de forma inmediata nuevos datos de su supuesta fortuna oculta, con paraísos fiscales y testaferros por medio.

Invariable en sus investigaciones el fiscal suizo Yves Bertossa, invariable en sus apuntes el comisario José Manuel Villarejo, siempre con una nueva exigencia económica y jurídica Corinna Larsen, la mujer que fue princesa centroeuropea y amante desde Suiza a Botsuana, pasando por los terrenos madrileños de El Pardo, y que convirtió a Juan Carlos de Borbón en una sombra de sí mismo.…  Seguir leyendo »

Un año y un día es un plazo que inevitablemente suena a condena, pero también es el tiempo que mañana cumplirá fuera de su país uno de los españoles más españoles que he conocido, Juan Carlos I, a quien desde su abdicación algunos conocen como Rey Emérito.

El 3 de agosto de 2020, con bastante sorpresa para los ciudadanos, y ninguna voluntad por parte del afectado, salió de España el Rey a quien los políticos más corrosivos del país niegan su contribución al desarrollo y progreso. Unos cuantos han decidido reiteradamente, a lo largo de este año, que no es el momento oportuno para su regreso.…  Seguir leyendo »

Cuando fallece un rey se repite la frase ritual de “el rey ha muerto, ¡viva el rey!". Lo cual significa que la Corona, la institución, permanece independientemente de la vida del personaje.

Sorprende en personas cabales el absurdo empeño en eliminar el título real de "S. M. el rey padre" toda vez que no hay posibilidad material de hacerlo. En la amplia nómina y experiencia española, los reyes destronados o exiliados (expresión de la inestabilidad política contemporánea española) mantuvieron el título real hasta su muerte.

Tal fue el caso de Carlos IV, fallecido en Roma en 1819 mientras en España reinaba su hijo Fernando VII, o de la reina Isabel II, fallecida en París en 1904 mientras reinaba su nieto, Alfonso XIII.…  Seguir leyendo »

El emérito y las vidas paralelas

Tantas y tan llamativas desgracias nos han destrozado la vida cotidiana en 2020 que por momentos se nos olvidan algunas de ellas, benéfico mecanismo psicológico que nos permite respirar un día sí y al otro también. Podría aplastarnos la acumulación de muerte y sufrimiento, pero nuestra mente, proclive a defendernos, acostumbra a colocar nuestras cavilaciones en su lugar correspondiente, el cajón de las desgracias, por ejemplo, pero siempre de una en una. Así que si pensamos en covid, dejamos en un segundo plano la huida del emérito a Abu Dabi. Y viceversa.

Pero cualquier noticia que nos llega de su vida en aquella burbuja de lujo, protegida y sostenida por el dinero de todos los españoles, vuelve a traernos la pena y, por qué no, el enfado, que no es fácil permanecer frío y racional ante semejante episodio, tan duro, tan doloroso y tan insultante para millones de españoles.…  Seguir leyendo »

Dentro de pocos días recordaremos los cuarenta años de un golpe de Estado frenado y desarticulado por la firme decisión de un joven Rey. El mismo Rey que trajo a España un nuevo orden político, económico y social que permitió a los españoles, en un marco de libertades sin precedentes vivir un progreso desconocido. A ese Rey hoy se le niega el pan y la sal y se le fuerza a vivir en el exilio los últimos años de su vida.

A ese Rey a quien se separó de su familia con tan solo diez años porque era conveniente para el futuro de su país y dedicó su vida juvenil a formarse y luego a esperar que llegase el momento.…  Seguir leyendo »

Después de escuchar el discurso de Nochebuena de Felipe VI seguimos sin tener claro por qué su padre tuvo que abandonar España y, lo que es más grave, aún no puede regresar a su país.

La alusión implícita de su hijo a la conducta más que evidente, por parte de su progenitor, contraria a la ética y a la moralidad no justifica, por sí sola, una medida tan desgarrada como es la de un destierro de carácter permanente de una persona mayor con graves problemas médicos, además de la prohibición, esta sí explícita, de no poder regresar a su patria, como cualquier otro nacional con su pasaporte en regla, hasta que su presencia deje de enturbiar los intereses personales del actual Rey y de la institución que representa.…  Seguir leyendo »

Según una lúcida ocurrencia de Fernando Savater, «de las monarquías, como de la salud, cuanto menos se hable de ellas, mejor». En lo primero, sin embargo, yo soy reincidente.

Las monarquías europeas se han ido aproximando a las repúblicas cediendo señas de identidad propias; también la japonesa, parcialmente, tras la Segunda Guerra Mundial. Pero todavía conservan una: su carácter hereditario, en el que han ido introduciéndose algunas prudentes diferencias respecto del sistema sucesorio común. Así se ha hecho en España desde las Cortes gaditanas y se ha vuelto a hacer en el texto de 1978, cuyo artículo 57, sintetizado para lo que ahora nos interesa, dice así:

«1.…  Seguir leyendo »

Mucho se debate sobre el alcance del artículo 56.3 de la Constitución Española, la naturaleza jurídica de la “inviolabilidad” de la persona de Su Majestad el Rey en el ordenamiento español, su grado de sujeción a las Leyes penales españolas y su trascendencia para los terceros relacionados con el hecho atribuido.

Como es sabido, el Rey Juan Carlos I ostentó la condición de Rey de España hasta su abdicación el pasado 19 de junio de 2014, oficiada mediante la Ley Orgánica 3/2014, de 18 de junio, por la que se hace efectiva la abdicación de Su Majestad el Rey Don Juan Carlos I de Borbón.…  Seguir leyendo »

Juan Carlos I como chivo exculpatorio

De entre las muchas formas que existen para abordar el análisis y valoración de los aspectos de la conducta del rey emérito que han sido sometidos a escrutinio crítico a lo largo de los últimos meses, probablemente quepa resaltar dos. Una sería a través del concepto de responsabilidad. Cuando se asume este enfoque por supuesto que en primer plano hay que poner la que corresponde al protagonista de unos comportamientos inequívocamente reprobables desde diversos puntos de vista. Pero sin duda también parece obligado señalar a sectores y personas que, por acción o por omisión, han contribuido, y de manera significativa, al desenlace conocido.…  Seguir leyendo »

Las posiciones interesadas de varios grupos y líderes políticos bombardean la Monarquía con supuestas informaciones sobre el Rey Juan Carlos I. Se formulan acusaciones carentes de rigor y sin base objetiva pero conviene recordar que esto no es nuevo. Citemos sólo como referencia al socialista Demetrio Madrid. Fue víctima de condenas políticas y periodísticas hasta tal punto que se vio obligado a abandonar la política. La Justicia, cuando el daño ya era irreversible, vino a decir que era inocente. ¿Quién rectificó? Nadie. Don Juan Carlos I es objetivamente la persona más necesaria en el desarrollo de España desde el año 1975, cuando lideró el proceso de Transición.…  Seguir leyendo »