Caso La Manada

El Gobierno ha anunciado a través de su portavoz, que estudia que los servicios jurídicos del Estado se personen en defensa de las víctimas de violencia sexual. La noticia se produjo el día después de la puesta en libertad de los condenados en el caso de La Manada, libertad que ha generado una fuerte contestación ciudadana. El Gobierno traslada dos mensajes que pueden confundir a la opinión pública. El primero es que las víctimas de violencias sexuales no están ni protegidas ni defendidas en el proceso penal y por eso se hace precisa la intervención del Estado y el segundo, que la personación de la Abogacía del Estado podría realizarse en este asunto concreto de La Manada para defender a la víctima.…  Seguir leyendo »

Cuando le abren las puertas a una manada se produce una estampida… los valores salen corriendo, los principios huyen asustados, la esperanza busca un refugio para no ser devorada por esa manada de significado que sale a las mismas calles donde ya antes había atacado a sus presas, y a la convivencia de una sociedad democrática que entiende que la libertad no puede ser utilizada para ejercer la violencia sexual.

Y no es de extrañar que en esa estampida de sentimientos e impotencia, la confianza sea arrollada y se levante una polvareda de indignación para llenar el ambiente donde todo aparece confuso y borroso.…  Seguir leyendo »

La sentencia de La Manada

Según se establece en los Hechos Probados de la sentencia 38/2018, de 20 de marzo, de la Sección 2ª de la Audiencia Provincial de Navarra (APN) (caso La Manada), dictada por mayoría de dos magistrados con un voto particular discrepante del otro magistrado, en la madrugada del 7 de julio de 2016, la “denunciante” (así denomina la APN a la víctima del delito, a fin de preservar su anonimato) había entablado, en la Plaza del Castillo de Pamplona, una conversación con el acusado José Ángel Prenda, a la que posteriormente se incorporaron los otros cuatro procesados. Tanto los cinco procesados como la denunciante habían ingerido alcohol en considerables cantidades.…  Seguir leyendo »

Protesta por la sentencia por violacion de La Manada. JAIME VILLANUEVA

Por estos días nos hemos horrorizado con la sentencia de primera instancia a los autores de la violación múltiple ocurrida en el contexto de los Sanfermines 2016 en España. De manera incomprensible, dadas las evidencias, incluido el testimonio de la víctima, los jueces han estimado que solo se trató de un mero “abuso sexual”. Más aún, se puso en duda la oposición de la afectada, por no mostrar claramente su rechazo frente a lo que le estaba sucediendo. Como si uno va por ahí cualquier día, la asaltan sexualmente cinco hombres, la llevan a un portal, la violan de todas las formas posibles, la graban, le roban, se jactan de lo hecho y, frente a todo esto, uno debiera conservar la lucidez y claridad para actuar como víctima: resistirse y mostrar claro desagrado con la situación.…  Seguir leyendo »

Más responsabilidad y menos oportunismo con la Manada

Hace unos días tuve una conversación curiosa con un conductor cuando me trasladaba a mi domicilio en Cataluña. El hombre, con un castellano correctísimo pero un marcado acento alemán, me explicó que llevaba años afincado en España, casado con una española y con hijos españoles, y que después de muchos años sin hacerlo se había decidido a visitar su país de origen. A los pocos días de llegar a una ciudad alemana cuyo nombre ya no recuerdo, se trasladó a un centro comercial conduciendo su vehículo y se dirigió a una fila de aparcamientos amplios, sin columnas y fuertemente iluminados, todos ellos vacíos pero en los que no aparcó: sobre las plazas de aparcamiento vio un símbolo, desconocido para él como señal de tráfico pero claro en su sentido, que identificaba que las plazas eran para mujeres.…  Seguir leyendo »

Dilecto lector ¿ha estado usted alguna vez en Pamplona en San Fermín? Si la respuesta es negativa, no deje de hacerlo que no se va a arrepentir.

La pregunta es crítica para entender mejor el entorno en que se ha desarrollado el escabroso suceso que ha conmocionado a la sociedad española y que ha vuelto a poner en bandeja a quienes, encandilados con los tópicos sobre nuestro país, han aprovechado para presentarlo como una muestra extrema del moribundo machismo español.

Quedan atrás aquellos sanfermines en que se podía ver en la Plaza del Castillo a Orson Welles o Anthony Quinn, orgullo para los pamplonicas que no se ausentaban de la ciudad y los visitantes que se plantaban en Pamplona a disfrutarlo todo.…  Seguir leyendo »

Psicología de «La Manada»

Casi todo el mundo está centrado en la sentencia de este grupo infame. Para un psicólogo o un psiquiatra el hecho principal es intentar indagar ¿qué pasaba por la cabeza de este quinteto, cuáles eran sus motivaciones, qué pensaban cuando salieron de Andalucía e iban camino de Pamplona a celebrar las fiestas de san Fermín, qué llevaban dentro?

Esta gente se representa a sí misma. Eso está claro. Ellos no son toda la juventud, sino una parte. Una parte relevante que merece la pena analizar. Se trata de un grupo roto, sin fundamentos morales, muy destruido, que convierte a la mujer en objeto de placer y si el alcohol está por medio a dosis altas, sale de ellos el instinto básico y primario, que es el consumo de sexo, pero rebajando a la mujer.…  Seguir leyendo »

Las concurridas manifestaciones contra la sentencia condenatoria de los cinco miembros del grupo que se autodenominaba La Manada son la dolida expresión de repulsa de la más frecuente expresión de la violencia grave de género: la violencia sexual de los hombres contra las mujeres. Sus voces predominantemente femeninas son continuación del mismo coro de futuro que se expresó el 8-M por una sociedad igualitaria. Tan respaldables son por ello como poco razonables como crítica a una concreta sentencia y a los tres concretos magistrados que han decidido acerca de la concreta responsabilidad penal que se deriva de la concreta conducta de los cinco concretos acusados.…  Seguir leyendo »

Cómo pudimos llegar a eso La Manada

Las sociedades humanas llevan milenios aprobando leyes y celebrando juicios. El tiempo, el pesimismo y la madurez han ido destilando algunos principios: que la norma que te castiga sea pública y previa al delito; que el poder no pueda elegir un juez ad hoc para tu caso; que las reglas de procedimiento -entre ellas, saber de qué se te acusa para que puedas defenderte-, sean generales; que puedas contradecir a tu acusador con sus mismas armas; que el juicio y la sentencia sean públicos. Cuando no estamos ebrios de indignación moral nos gusta sentirnos superiores y presumir de principios como estos, deplorando a esas turbas salvajes propias de otras épocas o de otros lugares.…  Seguir leyendo »

Si en algo coincidíamos todos los profesionales del Derecho Penal antes de la publicación de la sentencia en el caso de La Manada era en la enorme dificultad que presentaba el enjuiciamiento de un supuesto para el que no hay muchos precedentes en los que basarse. El tribunal se enfrentaba al reto de probar una ausencia de consentimiento no verbalizada, el conocimiento de dicha circunstancia por los autores (dolo), la calificación, en su caso, de los medios utilizados, que no parecían encajar en los habituales métodos del violador y el abusador por prevalimiento, y todo ello aderezado por una insoportable presión social y mediática.…  Seguir leyendo »

Hace muchos años, no consigo recordar el título del libro ni el autor, leí una dedicatoria que me ha hecho reflexionar durante el largo tiempo en que he ejercido como juez. Decía así: «A todos los que ejercen el noble oficio de juzgar, en el que se acierta y se yerra públicamente»; seguramente se inspiró en esta frase la definición de independencia judicial que acuñamos en la Asociación Profesional de la Magistratura: «Es el derecho que corresponde a los ciudadanos para que los jueces acierten o se equivoquen sin presión de nada, ni de nadie».

Efectivamente, la independencia de los jueces no es un derecho de estos, y menos un privilegio; es una garantía y, por eso, los que pueden exigirla como derecho son los ciudadanos, que el día que puedan verse comprometidos en una acusación de delito comprenderán la importancia que tiene preservar a los que han de juzgarles de cualquier presión que altere su serenidad de juicio.…  Seguir leyendo »

La cólera de los justicieros

“Sé por experiencia propia que es muy distinto oír cómo se hace justicia que hacerla uno mismo” (André Gide. No juzguéis).

Todo arrancó el pasado 26 de abril, cuando tras 9 sesiones de juicio “a puerta cerrada” y 2 en audiencia pública, celebradas en el mes de noviembre de 2017 y después de cinco meses de deliberaciones, el presidente de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Navarra hizo público el fallo de la sentencia 38/2018, de 20 de marzo, dictada en el sumario 426/2016 del Juzgado de Instrucción número 4 de Pamplona. También del voto formulado por el magistrado disidente.…  Seguir leyendo »

La sentencia que condena a cada uno de los miembros de «La Manada» a nueve años de prisión y a cinco de libertad vigilada (no se olvide esto último) no es fruto de un error del Código Penal, ni del sistema procesal. No responde a una patología que ha alterado el recto proceder de nuestros jueces. Esa sentencia es el resultado mismo sobre el que se asientan algunos de los fundamentos irrenunciables del Estado de Derecho y del funcionamiento de la Justicia: la independencia judicial y la valoración en conciencia de la prueba. La aplicación judicial de las leyes se ha construido sobre el principio de confianza en los jueces que, por ser independientes, inamovibles, responsables y sometidos únicamente al imperio de la ley, tienen en exclusiva la función de juzgar y hacer ejecutar lo juzgado.…  Seguir leyendo »

Jueces, firmen

Mi liberada:

Los socialistas de Valencia, siempre a la vanguardia de la corrupción, han hecho correr el animalito del veredicto social, a propósito de la sentencia contra la que nuestro Tadeu ha llamado en feliz paronomasia La Manada Mamada. Dicen los socialistas que la sentencia no recoge el veredicto social y quieren decir que hubo violación y que los jueces no la han considerado. La palabra veredicto está ajustada al caso. Es frecuente que en castellano se confunda con sentencia cuando veredicto solo alude al fallo del jurado, que no se traduce en núcleo de la sentencia hasta la redacción y firma del juez.…  Seguir leyendo »

Hace unos meses escribí un artículo en este mismo espacio tratando de explicar la forma en la que los jueces ejercemos nuestra función, ejercicio que debe ser impermeable a presiones y pasiones y que, como en todo Estado de Derecho, encuentra su fundamento y justificación en la sumisión del juez al imperio de la ley que aplica. Asistimos estos días no ya a una crítica a una resolución judicial, sino a un verdadero linchamiento de los jueces en general y de los sentenciadores del conocido como caso “la Manada” en particular.

Es mínimo el ejercicio de empatía que hay que hacer para comprender el desasosiego que puede producir una decisión contraria al veredicto ya emitido por la opinión pública y que se ha venido gestando durante meses a través de un auténtico juicio paralelo.…  Seguir leyendo »

Después de 24 horas de la sentencia de ‘La manada’ sigo estupefacta. Son 371 folios donde se relata una violación y se concluye que es abuso sexual. Parte de lo que se escribe y el fallo son contradictorios y se crea una sentencia que perpetúa mitos de la violencia sexual y de la cultura de la violación.

La clave está en las palabras “violencia” e “intimidación”, que definen la agresión sexual. Quienes tenemos los pies en la tierra no entendemos cómo una justicia puede estar tan ciega para decir que si cinco tipos te rodean en un portal, en mayoría numérica, no sea considerado ni violencia ni intimidación.…  Seguir leyendo »

Fue una sorpresa absoluta y, para colmo, me pilló leyendo Tito Andrónico, la obra más brutal de Shakespeare, que incluye una violación múltiple alentada por la propia madre de sus autores, en términos que recuerdan la escena del portal de Pamplona: “Strike, brave boys, and take your turns, shadowed from heaven’s eyes, and revel in Lavinia’s treasury”. O sea “golpead, muchachos valientes, tomad vuestros turnos, ocultos a los ojos del cielo, y disfrutad con el tesoro de Lavinia”.

Acababa de leer la cruel escena del bosque y me iba acercando, sobrecogido, a la venganza estremecedora del padre de la víctima que convertirá los huesos de los violadores en pasta de empanadillas, que hará con sus vísceras el relleno del banquete terrible y que sólo descansará cuando la carne de esas hienas haya vuelto al seno de la pantera que las engendró.…  Seguir leyendo »

El juez del caso La manada no ha admitido como prueba unos mensajes en los que queda claro que ese grupo de hombres había planeado violar a una mujer. Y que ya habían violado antes: por eso hablan de «las violaciones» en genérico. Sin embargo, este juez sí ha admitido como prueba el seguimiento de la víctima por parte de un detective privado cuyo informe prueba que la mujer fue resiliente y que, en un acto de valentía loable, se negó a hundirse. Que hizo lo que le recomendaron los psicólogos: hacer lo posible por seguir siendo persona.

Los abogados y el fiscal esgrimen la misma prueba: un vídeo donde se ve a una chica completamente inmóvil y con los ojos cerrados.…  Seguir leyendo »