Caso Procés

Tuvo mala suerte España cuando el 4 de noviembre el abogado Andreu Van den Eynde presentó ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea el recurso de Oriol Junqueras contra la decisión del presidente del Parlamento europeo, David Sassoli, de no reconocer la condición de diputado del político catalán. La venganza polaca se puso en marcha y el 19 de este diciembre veremos hasta dónde llega.

De los once abogados generales con que cuenta el Tribunal, el caso fue a parar a manos del polaco Maciej Szpunar, y ocho días más tarde su resolución chocaba de lleno con las decisiones del Tribunal Supremo español y del juez Pablo Llarena.…  Seguir leyendo »

Lo vimos en las sentencias de La Manada. Quien no está familiarizado con la lectura del Código Penal queda sorprendido con la ductilidad con la que están descritos los delitos, cosa que hace especialmente difícil y sometible a crítica la labor judicial. Si en aquellas resoluciones el problema estaba en delimitar qué era la intimidación –la llave para la calificación de los hechos como agresión sexual y como violación–, en la sentencia del procés las madres de la batalla eran el concepto de violencia, puerta de acceso a la condena por rebelión; y los límites de las libertades de participación política, pues, por supuesto, ningún delito podía darse si las conductas que se enjuiciaban constituían el ejercicio de un derecho fundamental.…  Seguir leyendo »

Creo no equivocarme si sostengo que fui uno de los primeros en atribuir jurídicamente a los sucesos ocurridos en Barcelona, especialmente a los del 1 de octubre de 2017, el tipo penal de rebelión, en espera de lo que dictase la Sala Segunda de lo Penal del Tribunal Supremo. Ahora bien, ésta tenía que ocuparse también de otros delitos de menor cuantía. La cuestión principal consistía en saber si los separatistas habían cometido delito de rebelión o era más bien de sedición.

Como suele ocurrir en estos casos, la mayor o menor amplitud de las penas respectivas es siempre un dato que puede condicionar en parte la calificación de uno de los delitos imputados si el contorno de uno y otro no se diferencian claramente.…  Seguir leyendo »

La reciente notificación de la sentencia del Tribunal Supremo de la causa del procés ha provocado como consecuencia inmediata que se haya reactivado la orden europea de detención y entrega del ex presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. Mediante auto fechado el 14 de octubre, el magistrado de la Sala Segunda del Tribunal Supremo Pablo Llarena, instructor de la causa, ha emitido la citada orden por los delitos de sedición y malversación de caudales públicos.

El delito de malversación se puede considerar una modalidad del delito de corrupción, que es uno de los delitos que no requieren la doble incriminación de los hechos, en el Estado que emite la orden y en el que la recibe, al estar incluido en el listado que recoge el artículo 2 de la Decisión Marco del Consejo 2002/584/JAI, de 13 de junio de 2002, relativa a la orden europea de detención.…  Seguir leyendo »

La sentencia del procés

En un artículo publicado en el diario El País el pasado 15 de octubre, Xavier Vidal-Folch, discrepando de la sentencia del Tribunal Supremo (STS) 459/2019, que ha condenado a los acusados del procés del 1-O por sedición consumada, escribía: «¿acaso no podría concluirse que, en casos como el cerco a la Conselleria de Economía el 20-S, hubo más conspiración que consumación completa? Claro que se dificultaron los registros; pero se realizaron… Esa óptica habría rebajado certeramente en uno o dos grados el delito, y modulado a la baja la pena, al menos de los dos Jordis» (cursivas en el texto original).…  Seguir leyendo »

Miles de manifestantes protestaron en Cataluña por la sentencia del Tribunal Supremo, que condenó a doce líderes independentistas catalanes.Credit...Pau Barrena/Agence France-Presse — Getty Images

Hace unos meses me entrevisté con Alfred Bosch, el canciller del gobierno catalán, en una sala del Parlament. Entonces coincidimos en que el conflicto por la independencia de Cataluña estaba en un empate técnico. Era junio: ni España ni los independentistas tenían incentivos o capacidades para hacer nada hasta la sentencia del juicio al procés. En ajedrez eso significa que un jugador se pondrá solo en jaque si abandona su casilla.

El fallo del 14 de octubre rompió ese empate. Doce dirigentes catalanes fueron condenados, la mayoría a entre nueve y trece años en prisión por sedición y algunos, además, por malversación de fondos o desobediencia.…  Seguir leyendo »

El 14 de octubre de 2019 el mundo ha conocido la histórica sentencia del Tribunal Supremo de España, por la que han sido condenados los responsables del Gobierno regional y de las organizaciones separatistas de Cataluña por hechos tipificados como crímenes por la legislación penal española: sedición, desobediencia y malversación de fondos públicos. La decisión, objeto de unanimidad de siete magistrados veteranos, suscita un importante debate sobre el derecho de autodeterminación de los pueblos dentro del proceso democrático. En el sur de Brasil se observa una semilla de separatismo, «el Plebisul», un referéndum de carácter meramente consultivo, sin finalidad específica de concretar nada.…  Seguir leyendo »

Protest outside the Spanish government’s regional office in Barcelona on 21 October. Photograph: Pau Barrena/AFP via Getty

The Spanish supreme court’s deeply unjust verdict, handing out harsh prison sentences to nine Catalan government and civil society leaders for organising a peaceful referendum on self-determination in Catalonia, is for many the sign of a country slipping towards authoritarianism and away from western European-style democracy. But truth be told, for us Basques, this kind of behaviour is nothing new.

For years Spain was able to disguise its undemocratic essence under the cloak of the “fight against Basque terrorism”. Denial and rejection of the political nature of the armed conflict in the Basque country became quite easy for them, especially after 9/11.…  Seguir leyendo »

Una parte bien amplia del espejo de España lo ocupan estos días las críticas que está recibiendo la sentencia de la Sala Segunda del Tribunal Supremo recaída en la causa seguida contra los independentistas catalanes Oriol Junqueras, Raúl Romeva, Carme Forcadell y otros. No pueden ser más discordantes. Algunos consideran que el tribunal sentenciador ha hecho un ejercicio de prestidigitación jurídica para poner a los condenados en el umbral de salida de la cárcel, que podrán abandonar en breve. Otros, que la decisión de los magistrados es cruel, vengativa, excesiva. Un tercer grupo cree que se han dejado llevar por las conveniencias políticas y por la ligereza de querer conseguir una posición unánime a cualquier precio, o mejor, al precio de no utilizar el tipo penal más adecuado a lo acontecido, que era la rebelión; o, en el extremo contrario, por no aplicar ninguno, dada la manifiesta dificultad de subsumir los hechos en cualquiera de los dos tipos penales principales (rebelión, sedición) invocados por la acusación.…  Seguir leyendo »

La sentencia del Tribunal Supremo sobre el proceso de independencia catalán ha supuesto un memorable esfuerzo de honradez intelectual por su razonamiento jurídico y de rectitud moral por el sostenimiento de la democracia en España.

Hay que agradecer ese esfuerzo de los jueces del Tribunal Supremo (TS), cuando tantos desde las trincheras del independentismo y otros que creíamos demócratas y constitucionalistas se dedican a triturar al último bastión que le queda al Estado de Derecho en España.

Al menos, los magistrados de la Sala de lo Penal del TS son juristas decentes. Y han colmado las expectativas de los juristas decentes que, sin soberbia, sin sectarismos, hay en España.…  Seguir leyendo »

La sentencia dictada por el Tribunal Supremo en el proceso contra los líderes independentistas descarta el delito de rebelión.

Afirma que la violencia detectada fue demasiado escasa como para conseguir los fines de usurpación del poder del Estado propios de una rebelión, dado que el Gobierno nunca perdió el poder sobre todo el aparato administrativo, político, policial y militar del Estado, ya que todo el procés en realidad fue una tremenda y absurda mentira que jamás tuvo ni eficiencia ni probablemente intención de alcanzar sus supuestos objetivos independentistas. Y todo ello en mi opinión es completamente cierto.

Sin embargo, se condena a los acusados por un delito de sedición en concurso medial con uno de malversación.…  Seguir leyendo »

Entrado marzo, con el primero de los cuatro meses del juicio sobre el intento de golpe de Estado en Cataluña ya oficiado, todo apuntaba a que el presidente de la Sala II del Tribunal Supremo, Manuel Marchena, era el gran adalid de refrendar la calificación delictiva provisional que había efectuado el juez instructor, Pablo Llarena: delito de rebelión por alteración del orden constitucional, que no sedición por quebrantamiento del orden público. Todo lo contrario de lo que, a la postre, ha sucedido en un jalón más de esa feria de las unanimidades -trasunto de La hoguera de las vanidades de Tom Wolfe donde describe el «banco de favores» que hacía operar la Justicia americana- en que se ha sumergido el más Alto Tribunal en lo que toca a fallos comprometidos y comprometedores.…  Seguir leyendo »

La sólida, mesurada y bien argumentada sentencia del Tribunal Supremo en el casoprocés es un triunfo en toda regla de la democracia y del Estado de Derecho, además de constituir una excelente y pedagógica lectura no ya para juristas sino para cualquier ciudadano preocupado por estas cuestiones, que deberíamos ser todos. Hay que recordar que el juicio oral, retransmitido en streaming, tuvo un gran seguimiento también convirtiendo al magistrado y presidente de la Sala II, Manuel Marchena, en un personaje muy popular. Todo esto tiene especial mérito porque este proceso judicial ilustra a la perfección cómo nuestra clase política renunció a abordar un problema que le correspondía resolver (un problema político primero y jurídico después) delegando toda la responsabilidad de la defensa de los principios constitucionales en que se fundamenta nuestra convivencia democrática en los jueces y en el Derecho penal.…  Seguir leyendo »

La Cour suprême a rendu son verdict lundi, très attendu outre-Pyrénées, dans le procès qui aura duré quatre mois contre neuf leaders indépendantistes catalans, accusés de sédition et de malversation de fonds publics pour des faits qui remontent à octobre 2017. Les peines prononcées sont lourdes (entre 9 et 13 ans de prison) mais se situent en deçà de ce que le parquet avait requis. Le message du pouvoir judiciaire se veut néanmoins implacable : tolérance zéro envers ceux qui ont enfreint la loi qui interdisait expressément l’organisation d’un référendum d’autodétermination en Catalogne. Les neuf personnes condamnées étaient passées outre malgré les mises en garde réitérées du gouvernement central en arguant du droit des Catalans à décider de leur destin et en choisissant les urnes pour exprimer pacifiquement leur dessein.…  Seguir leyendo »

Cent ans d’emprisonnement. C’est le verdict final rendu par la Cour suprême espagnole dans le procès des anciens membres du gouvernement catalan, de la présidente du Parlement catalan et de deux leaders de la société civile. Cent ans (total des peines des neuf condamnés) pour avoir participé d’une manière ou d’une autre à l’organisation d’un référendum, ce qui n’est d’ailleurs pas illégal en Espagne selon la Constitution espagnole et qui a été explicitement enlevé du code pénal espagnol en 2005. Cent ans pour avoir exercé leurs droits de façon civique, pacifique et démocratique. Cent ans pour avoir laissé les gens voter, pour avoir mené un débat au Parlement et pour avoir défendu ses idées.…  Seguir leyendo »

El pasado fin de semana nos despertamos con la noticia de que la Sala Segunda del Tribunal Supremo iba a condenar por el delito de sedición y no por el de rebelión. La filtración era de algún o algunos de los magistrados de la Sala y con evidente intención de obtener en su día algún beneficio del actual poder Ejecutivo.

El delito de sedición era lo que apoyaba la Abogacía del Estado y, por tanto, el Gobierno. Y en unos meses se deberán resolver por el poder Ejecutivo puestos importantes en el poder Judicial como los vocales del CGPJ, presidencias de Sala del Tribunal Supremo, nombramiento de magistrados eméritos, prórrogas de la fecha de jubilación… Más claro imposible.…  Seguir leyendo »

A juzgar no se aprende en un «taller» de fin de semana de esos que hoy en día convierten al mas ignorante en experto de las materias mas complejas. Juzgar no es oficio fácil. Requiere conocimiento de las leyes, discernimiento entre lo esencial y lo accesorio, capacidad de averiguación de los hechos, criterio para separar los probados de las simples conjeturas, independencia para mantener la objetividad superando simpatías y antipatías personales, carácter firme para resistir las presiones de la sociedad de la sobre-información en la que vivimos, y un profundo sentido del Estado cuando se trata de cuestiones que afectan a su esencia.…  Seguir leyendo »

Las manifestaciones crecen en Cataluña tras el encarcelamiento de los líderes independentistas (Angel Garcia/Bloomberg)

La democracia en España ha entrado en una fase extremadamente peligrosa que amenaza su propia existencia. La sentencia del Tribunal Supremo contra mí y otros líderes catalanes fue un ataque directo al estado de Derecho, un error histórico que tendrá graves consecuencias en las relaciones entre Cataluña y España.

España está limitando y condicionando el ejercicio de la democracia, así como de los derechos civiles y políticos de todos los ciudadanos. La sentencia judicial, que fue acompañada de una fuerte dosis de represión, es una afrenta contra el tipo de solución política al conflicto que exige la comunidad internacional.

El Tribunal quiere castigar e intimidar a todo un pueblo al condenarnos a los exmiembros del gobierno de la Generalitat, a la presidenta del parlamento de Cataluña y a dos líderes sociales, a una sentencia combinada de 100 años de prisión.…  Seguir leyendo »

La Cour suprême espagnole a finalement rendu sa décision, lundi 14 octobre. Après deux ans de détention provisoire, six anciens membres du gouvernement catalan, une ancienne présidente du Parlement catalan et deux présidents d’associations indépendantistes ont été condamnés à entre neuf et treize ans de prison.

Peu importe qu’il n’y ait pas eu de rébellion ou de « sédition », mais un référendum [pour ou contre l’indépendance de la Catalogne, convoqué par le gouvernement catalan le 1er octobre 2017]. Peu importe que les citoyens catalans n’aient infligé de violence à personne. Peu importe que le monde entier ait vu comment, lors du référendum, la police espagnole a utilisé une violence disproportionnée contre des citoyens non armés de tous âges, contre des familles entières, simplement parce qu’ils voulaient voter.…  Seguir leyendo »

La repercusión que va a tener la sentencia del Tribunal Supremo sobre el conflicto catalán no será únicamente política, como todo el mundo espera, sino especialmente jurídica, porque se trata de una resolución que podía haber enmendado la tristemente sentencia sobre el Estatut de Cataluña, la cual, a pesar de haber consumido cinco años en su redacción, fue una auténtica calamidad que seguimos pagando desde entonces.

Pero me temo que esta sentencia va a empeorar todavía más la posible -si es que la hay- solución del pleito catalán. Una primera lectura de sus 500 páginas me ha producido la impresión de contener dos fines claros: por una parte, contentar en lo posible a los separatistas catalanes presos y, por otra parte, ocultar un posible pacto secreto del Gobierno con los independentistas catalanes.…  Seguir leyendo »