Caso Rato

Ahora que hemos conocido que el Supremo ratifica la sentencia contra Rato y cía. y que muy probablemente acabarán en la cárcel, quiero hacer memoria. El lunes 7 de mayo de 2012 se hizo pública la dimisión de Rodrigo Rato al frente de Bankia, ese mismo día se acordó nacionalizar la entidad y el 25 de mayo se aprobó la concesión de un rescate de 19.000 millones de euros. En una democracia de calidad los representantes ordinarios del Estado lideran la lucha contra la impunidad promoviendo la investigación de hechos tan sospechosos y tan dañinos como los acaecidos desde que se politizaron los órganos de las Cajas.…  Seguir leyendo »

El orgullo de don Rodrigo

El convento vallisoletano de Nuestra Señora de Porta Coeli es conocido popularmente como el de las dominicas calderonas en recuerdo de su bienhechor y mecenas, don Rodrigo Calderón, marqués de Siete Iglesias, a quien Felipe III mandó ajusticiar en 1621. Tras su ejecución en la Plaza Mayor de Madrid, las religiosas recogieron su cadáver y lo enterraron en la clausura del beaterio, donde su momia ocupa una espléndida sepultura fúnebre.

Caballero de mérito y de oficio, cuya insolencia contrapesaba la indolencia de su protector, el duque de Lerma, don Rodrigo fue paje en la casa ducal y escaló rangos hasta ser su Secretario, nivel prevalente desde el que adquirió títulos y mercedes hasta su defenestración y degüello «en nombre de la moralidad administrativa, política y económica».…  Seguir leyendo »

Diez días después de la detención de Rato, aún existen muchas dudas sobre una investigación que ha generado numerosas teorías, algunas dignas de un guión de serie al estilo de ‘House of cards’. Sin embargo, no fue una conspiración, sino la rivalidad entre dos cuerpos policiales lo que provocó la vejatoria situación a la se que vio sometido el ex ministro. Pero, ¿qué fue lo que levantó las sospechas en la Agencia Tributaria para inspeccionar a Rato? La cuantía de su regularización fiscal fue ridícula: inferior a 600.000 euros. La tesis de Hacienda es que usó la amnistía como artimaña para no ser investigado.…  Seguir leyendo »

Cuando en Madrid, el 16 de abril la Policía de Aduanas llegaba a casa de Rodrigo Rato, RR, hacia las cinco de la tarde, catorce cámaras de televisión esperaban en la puerta. ¿Quién las había avisado? El artículo 520.1 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal establece que «la detención y prisión provisional deberán practicarse en la forma que menos perjudique al detenido… en su persona, reputación y patrimonio». La presunción de inocencia es uno de los pilares del Estado de Derecho. Marca una de las grandes diferencias entre democracias y regímenes totalitarios. La detención no debe hacerse «ante compañeros de trabajo» ni «ante los medios de comunicación».…  Seguir leyendo »

El ‘acogotamiento’ nacional. Por Luis Martínez.

A estas alturas no me queda claro si la astracanada nacional de la detención e inmediata liberación de Rodrigo Rato significa la salvación del PP o su condena; si estamos ante el principio de una nueva época o el final de la precedente; si la Justicia ha demostrado con el acogotamiento vil del poderoso que es completamente imparcial o profundamente chapucera; si vamos o venimos. Con todo esto de Rato, para entendernos, me pasa lo mismo que con Luis Enrique, que sigo sin entender si está reinventando el fútbol o acabando con él. Lo de este hombre, sigo con el entrenador, ¿qué es?…  Seguir leyendo »

La última vez que estuve con Rodrigo Rato fue en la cafetería del Gran Hotel Velázquez, un lugar que él suele visitar con frecuencia. Situado cerca de su domicilio, en pleno barrio de Salamanca, es un local coqueto, con silloncitos tapizados en verde, mesitas bajas, donde los camareros llaman a Rato “don Rodrigo” y en el que desayunan cruasanes con café con leche señoras bien vestidas de edad madura que, al verle, comentan en voz baja: “Mira, es el ministro Rato”.

No hacía mucho que acababa de comparecer ante el Parlament de Cataluña en una comisión de investigación sobre las cajas de ahorro.…  Seguir leyendo »

Vivimos en nuestros tiempos algunas paradojas y contradicciones que son difíciles de comprender y de explicar. Cuando hace unos meses, unos periodistas del semanario satírico «Hebdo» fueron vilmente asesinados, los gobiernos de toda Europa y algunos de fuera de ella, todos los medios de comunicación y las masas al grito de «¡je suis Charlie!», condenaron los asesinatos. Pero cuando son vil y cruelmente asesinados centenares de cristianos en África y Oriente Medio, nadie levanta la voz, ni los gobiernos, los medios o las masas reaccionan.

Ahora que han asesinado políticamente a Rodrigo Rato, yo, que no grité «¡je suis Charlie!», quiero gritar «¡yo soy Rato!»

Se ha dicho que «todos somos iguales ante la ley».…  Seguir leyendo »

Querido J:

Las cámaras, e incluso el pueblo, estaban perfectamente convocados cuando el ex vicepresidente Rato salió de su casa detenido. El ojo mediático captó la cara seria del acusado y la oreja la banda sonora de los que le llamaban sinvergüenza y le instaban a devolver el dinero. Aunque deben tomarse más precauciones que antes del advenimiento de la comunicación digital, la detención de un hombre y el registro de su casa pueden hacerse en secreto. Si no se hace así es porque alguien no lo quiere, sean la Policía, los jueces o el Gobierno. Rato es el último de una larga lista.…  Seguir leyendo »