Castilla y León

Y ahora, León

Seguramente, cuando Javier de Burgos, en 1833, diseñó la división provincial que todavía perdura, no pudo imaginar que su benemérito esfuerzo (crear circunscripciones más pequeñas para que fuesen más funcionales y útiles, si bien sin llegar a las dimensiones de los departamentos franceses) terminaría originando tantos dislates. Agrupó las provincias en «reinos» y regiones, atendiendo a criterios de homogeneidad y solidez desde el punto de vista geográfico; a reminiscencias históricas y a coincidencias culturales aproximadas, pero aquello no era exacto ni perfecto, sino puntualmente subordinado a intereses y caciquismos locales. Hizo lo que pudo y así disfrutamos de absurdos como el Condado de Treviño o el Rincón de Ademuz, enclaves de unas provincias en otras que no producen sino disfunciones y resentimientos.…  Seguir leyendo »

Rodolfo Martín Villa: leonés de Santa María del Páramo. Nacido en 1934. Hecho de la misma piedra basáltica que el Estado, fue ministro de la Gobernación, de Administración Territorial y vicepresidente del Gobierno en la Transición española. Hombre astuto y de mirada baja, su palabra pesa. El asunto Castilla y León es cosa suya. Ese es el mito y todo lo tejido en aquellos años posteriores a la Constitución de 1978 entra dentro de la leyenda. En 1983 la región preautonómica Castilla-León (la conjunción copulativa vino después, la única y espectacular victoria del leonesismo) estaba en entredicho. El PSOE estaba a favor de la autonomía, AP quería segregar a León de la misma y el partido con más votos, UCD, era mayormente favorable a convertir León en autonomía uniprovincial valiéndose del artículo 143 de la Constitución.…  Seguir leyendo »