Ciudadanos

El fantasma de UCD

Mi paso por el mundo de la política fue amateur, liviano y a tiempo parcial aunque, todo hay que decirlo, en una posición que me permitió asistir con proximidad a muchos acontecimientos importantes. Participé activamente en la campaña electoral de 1982 en mi condición de jefe del gabinete del candidato de UCD a la presidencia del gobierno. Bajamos –batiendo records históricos– de 157 escaños a 11. Algo parecido solo lo habían logrado los lerrouxistas en 1936. Poco tiempo después de esa clamorosa derrota electoral UCD desapareció como partido. Traigo esto a colación porque me parece un antecedente de lo que algunos temen que pueda suceder con el PP después de los últimos acontecimientos.…  Seguir leyendo »

Aunque ambas se incardinan en el ámbito de lo que Julian Freund consideró lo político, existe una nítida distinción entre el ejercicio del poder y la lucha por su conquista o conservación. Apliquemos la navaja de Ockham y llevémosla al término de su simplicidad.

Definido por Weber como la “probabilidad de hacerse obedecer” y necesitado de una manifestación sociológica a la que llama dominación, el ejercicio del poder político tiene una base racional. El poder es voluntad, sin duda, pero ésta debe estar regida por una razón no instrumental, como habrían apuntado los utilitaristas, sino por una razón sujeta a imperativos categóricos o códigos morales.…  Seguir leyendo »

El fulgurante cambio en la presidencia del Gobierno que hemos presenciado no es fruto únicamente de una coalición negativa, muy bien explicada por Santos Juliá ayer en estas mismas páginas, sino de dos. Hay una coalición visible, que se expresa en los votos a favor de la moción de censura y de la consecuente investidura de Pedro Sánchez y versa sobre las responsabilidades políticas de Mariano Rajoy por la corrupción oceánica de su partido, pero hay otra coalición subterránea, más amplia que la primera, en la que participa incluso el Partido Popular, y que afecta directamente a la fecha de las elecciones.…  Seguir leyendo »

La idea se teclea cada vez más en las redes antisociales, esas fantásticas herramientas que podrían dinamizar la democracia y no dejan de devaluarla. El partido naranja sería el lado joven y peligroso de la gaviota. Falangito, facha, españolista, machista, ultraliberal, extrema derecha o el rufianesco extremo centro son algunos de los calificativos más repetidos. Aunque ninguno de ellos resista el más mínimo análisis racional, en la era del trending topic, cuando la materia gris cotiza a la baja, el retuit está garantizado.

Falta poco más de un año para el 26-M, una multicita electoral que incluirá europeas, municipales, autonómicas y quién sabe si generales.…  Seguir leyendo »

Para explicar por qué Ciudadanos apoya este presupuesto conviene empezar por el principio, y en eso no nos podemos remontar muy atrás: ya el pasado año 2017, gracias al acuerdo presupuestario PP-Ciudadanos, y por primera vez en una década, España cumplió el objetivo de déficit, el 3,07%, el porcentaje más bajo desde 2007. La consecuencia más inmediata es que se han acabado las subidas de impuestos y los recortes de gasto, también llamados indisponibilidades de crédito de última hora, habituales con el PP y el PSOE. Además, cada vez gastamos menos en intereses: ¿Por qué? Porque se estabiliza el volumen de deuda y, sobre todo, porque gracias a realizar una política fiscal sensata, por fin, se reduce la prima de riesgo que España paga por financiarse.…  Seguir leyendo »

El convidado de piedra es una de las figuras más sugerentes del barroco español. Por extensión dícese de aquel que todos ignoran en un ágape y permanece aislado en un extremo de la mesa. Me acordé de la obra de Tirso de Molina hace unos días, mientras escuchaba un enésimo debate sobre política catalana. Me sorprendió que los contertulios le dieran vueltas y más vueltas a lo que ocurre en Catalunya sin que ninguno mencionara al partido que ganó las últimas elecciones. Salieron el PDECat y Esquerra, los comunes y la CUP, y hasta el PP, con sus cuatro diputados, pero nadie habló de Ciudadanos que obtuvo 36.…  Seguir leyendo »

Mario Vargas Llosa, junto a su pareja, Isabel Preysler. Gtres

SÍ. Decía Manuel Azaña, “príncipe de nuestros francófilos”, según lo llamó con malvadas intenciones el historiador germanófilo Antonio Tovar, que en Francia podían encontrarse soluciones para algunos problemas graves que afligían a España. Albert Rivera parece haberse inspirado en Azaña con el bombazo político hecho público el jueves pasado: ha propuesto al barcelonés parisino Manuel Valls, ex primer ministro de Francia, ser cabeza de lista de Ciudadanos a la alcaldía de Barcelona en las elecciones municipales de mayo de 2019.

Si la jugada le sale bien, y para eso bastará con que Valls diga oui, gane o pierda luego, Rivera se apuntará tres tantos a la vez.…  Seguir leyendo »

En los últimos años, muchas de las noticias que desde Barcelona se han hecho hueco en medios internacionales han sido muestras de una sociedad cada vez más cerrada por culpa del nacionalismo y el populismo. Si Manuel Valls se convirtiera en el primer alcalde de una ciudad importante que vuelve a donde nació después de una destacadísima carrera en su país de adopción, se lograría sin embargo que Barcelona atrajera la atención del mundo como la cuna de un europeísmo que vuelve a sus mejores valores para seguir impulsando una sociedad abierta, progresista y solidaria.

Valls representa por su trayectoria personal y su acción política la integración europea.…  Seguir leyendo »

A lo podrido lo llaman ´pocho´

Un partido, y un líder, deben gobernar antes de hacerlo. En especial si pretenden evitar la sospecha de que el poder les llegó por accidente. Tal es la diferencia entre González y Aznar respecto a Zapatero y Rajoy. Aún no se sabe por qué modelo de liderazgo va a optar Albert Rivera. Los sondeos le dan la victoria en las próximas elecciones. Pero la razón principal es que los que compiten con él son Pablo Iglesias, Pedro Sánchez y Mariano Rajoy. De los dos primeros no tiene interés hablar. De Rajoy, sí. Nadie puede negar que, después de Adolfo Suárez, ha sido el presidente que ha encarado crisis más devastadoras.…  Seguir leyendo »

El Superviviente Designado

Albert Rivera lleva unos días enganchado a la serie ‘Designated Survivor’, impropiamente traducida como ‘Sucesor Designado’. El martes por la noche se tragó cuatro capítulos y el miércoles por la mañana los comentaba con colaboradores y amigos. Aunque él se apresure a negarlo, es inevitable que en la peripecia televisiva del inesperado presidente Kirkman, encarnado por Kiefer Sutherland, Rivera vea la sombra de su propio destino.

La trama de esta serie no puede tener un inicio más impactante. Un devastador ataque terrorista sobre Washington, durante el debate del Estado de la Unión, destruye el Capitolio y sepulta entre sus ruinas al presidente, vicepresidente y todos los miembros del Gobierno y líderes del Congreso.…  Seguir leyendo »

En nuestro mercado laboral hay dos clases de ciudadanos: de primera y de segunda. Ciudadanos haciendo trabajos idénticos con dos niveles de protección legal completamente diferentes.

En 2017, el 90% de los nuevos contratos fueron temporales. Uno de cada cuatro tenía duraciones menores a una semana. Seis millones de españoles no llegaron a cobrar el equivalente al salario mínimo anual (10.200 euros). Son muchos los españoles, especialmente jóvenes y mujeres, que no pueden desarrollar una carrera profesional digna, independizarse o formar una familia. Ven ahogadas sus aspiraciones de tener un proyecto de vida. Son tratados como ciudadanos de segunda.

De esta forma, España ve torpedeado su propio proyecto de país.…  Seguir leyendo »

Mauseoleo de O'Donnell en la iglesia de Santa Bárbara, en Madrid. Luis García

Tanto quienes consideran a Aznar un manipulador tenebroso, como quienes le atribuyen un don estratégico -el de la visión de Estado- se habrán sentido reafirmados en sus convicciones con la publicación de la última entrega de la encomiable colección de Biografías Políticas, que viene editando FAES.

Podría ocurrir, sin embargo, que fuera una mera casualidad que el protagonista de ese volumen sea el general O’Donnell, que lleve por título ‘En busca del centro político’ y que su publicación coincida con el momento en que el fundador o, si se quiere, refundador del PP, ha llegado a la conclusión de que sólo el partido y la persona que hoy ocupan ese espacio centrista –o sea, Ciudadanos y Albert Rivera- pueden ya vertebrar la mayoría social que garantice la continuidad de los valores constitucionales, unidad de España incluida.…  Seguir leyendo »

Resulta una opinión prácticamente unánime que las elecciones catalanas del pasado 21-D representan un punto de inflexión en la percepción pública del Partido Popular. Todas y cada una de las encuestas publicadas desde entonces -por cierto, en medios de todo tipo de orientación ideológica- reflejan una realidad innegable: el PP puede perder su hegemonía en el espacio de centroderecha por primera vez desde los años 80 del pasado siglo. Se ha creado un clima de opinión generalizado que vería a este partido como un proyecto finalmente agotado, caduco, y descapitalizado internamente. El resultado de las catalanas, en las que el partido del Gobierno resultó ser el menos votado del Parlamento autonómico y relegado a una presencia testimonial, sin grupo parlamentario, constituiría la prueba más evidente de esa agonía.…  Seguir leyendo »

La mandrágora de Albert Rivera

Lo último que he hecho en Florencia ha sido visitar la tumba de Maquiavelo en la Santa Croce. Sus restos reposan bajo lo que parece el más pomposo de los epitafios y, en realidad, es la expresión de un desafío permanente al pensamiento político: “Tanto nomini nullum par elogium”. O sea, “ningún elogio podrá expresar la grandeza de este hombre”.

Desde hace cinco siglos los más notables filósofos e historiadores de las ideas, de Spinoza a Hegel, de Fichte a Gramsci, de Althusser a Isaiah Berlin, de Macaulay a Marx, han tratado de responder, cada uno a su manera, lo que Benedetto Croce planteó como “una questione che forse non si ciuderà mai: la questione del Machiavelli”.…  Seguir leyendo »

En la Comunitat Valenciana sólo tenemos una opción: la prosperidad. Necesitamos mirar hacia el futuro con la ilusión y el convencimiento de saber que se puede recuperar la estima y el nivel económico perdido sin necesidad de confrontación con España.

Para ello es preciso dar un portazo al pasado y a sus desnortados y faraónicos políticos. Los valencianos, conscientes de ello, votaron cambio en 2015. Más de dos años y medio después, queda todo por hacer. No hay más que fijarse en el desgobierno que el alcalde de Valencia, Joan Ribó, ha creado en el Ayuntamiento. Y es que, los que se hacen llamar gobiernos del cambio y del progreso se han dedicado a crear problemas que no existían y, peor aún, han demostrado que gestionar no es su prioridad, sino adoctrinar y favorecer a los suyos a través de una política de amiguetes.…  Seguir leyendo »

Arrimadas y la adolescencia de Ciudadanos

A la espera de si la Sala de Apelaciones del Tribunal Supremo enmienda la plana este jueves al juez Llarena y libera a Junqueras, como si las urnas pudieran lavar sus fechorías al modo de aquella piscina probática de Jerusalén a la que un ángel descendía y agitaba el agua sanando enfermos, cuando un eventual regreso a funciones ejecutivas facilitaría la comisión de los delitos que le tienen entre rejas, la triunfadora de las elecciones catalanas del 21-D y líder de Ciudadanos (Cs), Inés Arrimadas, está renuente a someterse a la sesión de investidura.

Con la coartada de que sus escaños no suman para armar Gobierno, renuncia por anticipado a una ocasión de oro.…  Seguir leyendo »

Cuando Zapatero no las tenía todas consigo a pocos días de las elecciones de 2004 afirmó en una entrevista en EL MUNDO: “Gane o pierda, yo soy el futuro”. Arrimadas hoy, con su voz rota y entusiasmo intacto, debe apropiarse de la expresión: gobierne o no, ella es el futuro. Porque al final el futuro es siempre la razón y la concordia. Ciudadanos es el primer partido en Cataluña. Rompió hace una década la barrera del silencio y ayer se elevó sobre tanto ruido y toda la chatarra tribal. La victoria de Arrimadas será considerada simbólica porque tendemos a pensar que la Historia sepulta al que no obtiene el báculo del poder.…  Seguir leyendo »

A mediados de la década de 2000 colectivos y organizaciones cívicas que ya venían difundiendo fuertes críticas a los dos grandes partidos de ámbito nacional (PSOE y PP) y a los nacionalistas, promovieron dos nuevos partidos: UPyD en 2007, a nivel nacional, y Ciudadanos que nació como asociación catalana en 2005 bajo el nombre de Ciutadans de Catalunya. Ambos partidos consiguieron entrar en importantes instituciones de gobierno a nivel regional y nacional al poco tiempo de ser creados. Hasta entonces los tradicionales PSOE y PP, junto con los nacionalistas e IU, protagonizaron la vida política de este país desde la Transición; y por tanto, los periodos en los que la desconfianza respecto de la clase política emergió con más fuerza en aquellos años.…  Seguir leyendo »

1. “Ciudadanos, a la caza del voto aznarista” decía el diario Público el pasado jueves. Según Paula Díaz, la redactora de la noticia, los de Rivera “entusiasman al ala más ultra del PP”.

2. Ya que para el diario Público Mariano Rajoy es un resabio del franquismo, el “ala ultra” del PP debe de ser Mordor. Y Albert Rivera, el Sauron de la política española.

3. O el Saruman. Porque Sauron sería Aznar.

4. La derecha, por cierto, es la única que tiene “ala ultra”. La izquierda nunca tiene ultras. En la izquierda lo que hay son “tendencias”, “sensibilidades”, “colectivos”, “ramas” o, como mucho, “familias”.…  Seguir leyendo »

A diferencia de otras cuestiones económicas, el debate fiscal permite clarificar posturas. Por ejemplo, ninguna fuerza política está contra la investigación y el desarrollo, o contra la inversión en educación. Otra cuestión es que cuando no llega el presupuesto, tanto el PP como el PSOE recortan en investigación y desarrollo y no en subvenciones o en diputaciones. Sin embargo, en el ámbito de los impuestos, la izquierda, es decir el PSOE y Podemos, es partidaria de subirlos, y la derecha, el PP, de bajarlos.

De nuevo, ya sé que escuchar a Rajoy o a Montoro, responsables de las mayores subidas de impuestos de la democracia, eso de “en el PP llevamos en el ADN la bajada de impuestos” induce a un cierto escepticismo, pero por lo menos en el discurso hay una diferencia con el PSOE o Podemos.…  Seguir leyendo »