Ciudadanos (Continuación)

Parece que la gran “propuesta” modernizadora de algunos partidos en estas elecciones, además de “derogar” muchas leyes, es repetir una y otra vez que el Contrato para la Igualdad de Oportunidades (o contrato único indefinido) que ofrece Ciudadanos “va a hacernos a todos precarios”. Cuando una mentira se repite muchas veces, tiene el riesgo de acabar pareciendo medio cierta.

Nuestro contrato único no es ni de izquierdas ni de derechas, aunque esperamos que sirva para mejorar la vida laboral y las oportunidades de mucha gente. Lo que sí es profundamente conservador, injusto y excluyente es el mercado laboral que tenemos en España.…  Seguir leyendo »

La eutanasia como propuesta electoral

Hace algunos días se conocía la propuesta de Ciudadanos de regular el derecho a morir dignamente, sobre la base de una figura que esta formación política contemplaba con simpatía: la eutanasia pasiva. Se trata de un concepto usado con frecuencia -no sólo en el ámbito coloquial, sino también en foros técnicos-, pero cuyo significado real dista mucho del que, de ordinario, suele atribuírsele. Vaya por delante que la expresión en sí se compone de un vocablo de alcance espectacular y llamativo (eutanasia), que todos más o menos conocemos, adjetivado con otro término (pasiva), que sirve para suscitar no pocas dudas sobre el sentido final de la locución.…  Seguir leyendo »

Albert Rivera en el espejo británico

Un líder joven que brilla en la televisión y que disputa el voto del centro. Un partido cuya ideología oscila entre el liberalismo y la socialdemocracia, y cuyo color oficial ocupa una franja entre el rojo y el amarillo. Una serie de propuestas regeneradoras, incluyendo el cambio de la ley electoral. Una vieja nación de Europa sumida en una crisis económica y con un nacionalismo periférico que reclama un referéndum de autodeterminación. Un país históricamente bipartidista donde un tercer partido de pronto tiene la llave de gobierno.

Efectivamente: hablo de Reino Unido en 2010. El joven líder es Nick Clegg; el partido es el de los Liberal-Demócratas, coloquialmente conocidos como lib dems.…  Seguir leyendo »

Independientemente de los magistrados que ascienden a los distintos cargos en función estricta de su puesto en el escalafón, desde siempre aquellos que han de figurar en la cúspide del Poder Judicial –por ejemplo, pero no sólo, en el Tribunal Supremo (TS)– han sido y son elegidos en virtud de otros criterios distintos al de su antigüedad. Durante la dictadura franquista era el Poder Ejecutivo el que designaba a esos altos cargos judiciales que recaían en magistrados que le eran afines.

Con la llegada a España de la democracia en 1978 se despojó al Gobierno de su facultad para realizar esos nombramientos discrecionales, encomendándose ahora la selección, siguiéndose fundamentalmente los modelos constitucionales italiano y francés, a un órgano en principio «independiente» del Poder Ejecutivo como lo sería el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) que resuelve, entre otros, los nombramientos del presidente del Tribunal Supremo (TS) y de los magistrados y presidentes de Sala de ese Tribunal, de los presidentes de los Tribunales Superiores de Justicia, de las Audiencias Provinciales o de la Audiencia Nacional.…  Seguir leyendo »

Hay que preguntarse por qué el pasado debate televisivo entre Pablo Iglesias y Albert Rivera ha dejado perpleja a la opinión pública. ¡Qué emoción! ¡Qué pálpito! Algo insólito en la política española, cinco millones de espectadores. Aseguran los analistas de postín que han dejado en cueros a los dos grandes monstruos de nuestras corruptas instituciones políticas. ¡Que se repita! ¡Que se repita! ¡Pero que incluya a los grandes electores del PP y del PSOE! Imposible. Lo nuevo es irrepetible, porque cuando se intenta volver a hacer, se vuelve viejo.

¿Alguien se imagina a Mariano Rajoy y a Pedro Sánchez sentados en una tasca de barrio, con fondo de botellas, tomando café con leche en vaso e iniciando un debate?…  Seguir leyendo »

Ciudadanos

No existe idea posible de España, no existe veracidad histórica ni propuesta inteligente de futuro, que no se base en su diversidad. Las garantías que nuestra Constitución ofrece a este respecto no son un engolado gesto de cortesía ni un artificioso trámite de negociación. Nuestra ley de leyes es la expresión de un proceso de integración histórica. Es el reconocimiento de una conciencia colectiva, que se adquiere y se vive a través de una permanente pluralidad cultural. La impugnación secesionista nada tiene que ver con el pluralismo, sino con la disgregación. En nada corresponde a un principio de soberanía, sino a la pérdida de un bien común, de un viejo y precioso patrimonio, en el que se basa la verdadera independencia de los ciudadanos de una sociedad democrática.…  Seguir leyendo »

La enseñanza y el lenguaje trampa

No es fácil deshacerse del peso muerto de una jerga vacua y oscurantista que empapa incluso el discurso de los que se enfrentan a ella y que acaba siendo interiorizada. Se van acotando, así, los márgenes de la mentalidad predominante, fuera de la cual sólo parece quedar espacio para el silencio. La potencia política y social de la Filosofía es dar voz a ese silencio, mostrar, aunque nadie lo escuche, la inconsistencia lógica y empírica, formal y material de esos lenguajes asumidos sin crítica, refugio de los buenos sentimientos, origen de los peores desastres. La primera batalla de la Filosofía, librada en el mundo real, en el que ciertos individuos eran ajusticiados (Sócrates) o convertidos en esclavos (Platón), fue la del lenguaje, la tenaz insistencia por dar con la definición precisa de los vocablos invocados que, sin confrontación crítica, son fuente de engaño y de poder.…  Seguir leyendo »

La política exterior de España necesita un impulso transformador que la oriente a las necesidades de sus ciudadanos. Un cambio que no han acometido ninguno de los viejos partidos. El último diagnóstico de las deficiencias de nuestra acción exterior, el Libro Blanco, data de 1986. Desde entonces, nuestros gobernantes han utilizado la retórica de la internacionalización sin haber adoptado nunca un enfoque verdaderamente internacionalista.

Los retos de la globalización y de la integración política europea demandan un cambio duradero que vaya más allá del trueque de caras y de lenguaje. Hoy día el mundo opera en forma de redes informales y de alianzas sectoriales.…  Seguir leyendo »

Si en algo coinciden los dos nuevos partidos que han agitado las aguas de la política española en el último año, es en su cuidadoso afán por evitar el uso de la palabra izquierda. Sustituyen, se diría, lo que consideran antiguallas ideológicas, por nuevos mantras de comunicación: un proyecto de país cívico, en el caso de Ciudadanos, una épica confrontación con las élites, en el caso de Podemos. No cabe sorprenderse de que en un país con un desempleo insoportable, cebado en una generación, tengan una resonancia inmediata discursos de quienes se presentan como “lo nuevo”, en oposición a “lo viejo” que tantas señales de disfunción da.…  Seguir leyendo »

Vivimos entre desapariciones. Las que causa la muerte natural no duelen menos a quienes las sienten, pero permiten el leve consuelo de lo que es común e inexorable. Junto a ellas, la muerte criminal o accidental parecen castigos de un dios desconocido más que hecatombes. El siglo XX estuvo marcado por sus desaparecidos, que, al darse en una época que ya permitía el recuento, los hizo visibles. En Argentina, unas mujeres con un pañuelo en la cabeza iniciaron la batalla de la restitución de los suyos y consiguieron que algunos de esos fantasmas tuvieran linaje; no todos de cuerpo presente. En España, por la torpeza de unos y la mala voluntad de quienes gobiernan, siguen mal enterrados, aunque sepamos sus nombres, muchos muertos del bando derrotado en la Guerra Civil.…  Seguir leyendo »

EL pasado 8 de abril, ABC tuvo la atención de publicarme en Tribuna Abierta unas reflexiones personales en las que expuse mi opinión respecto a la necesidad de acoger con esperanza y de forma ilusionada la presencia en la vida pública española del partido político Ciudadanos. El muy fraccionado resultado de las últimas elecciones autonómicas y municipales puso a prueba mis predicciones de entonces, pero hoy, superada ya la fase de pactos para la conformación de ayuntamientos y comunidades autónomas, bien puede afirmarse que el nuevo partido político no ha defraudado en su protagonismo de hacer gobernables parcelas nada despreciables de nuestros entes autonómicos y municipales.…  Seguir leyendo »

Ciudadanos alternativa o bisagra

Los pensadores políticos que teorizaron sobre el fin de la historia ideológica (Fukuyama) o del crepúsculo de las ideologías (Fernández de la Mora o la defensa de la tecnocracia) esconden un pensamiento conservador porque la observancia empírica de la realidad social demuestra que siempre, a lo largo de la Historia, hay, ha habido y habrá ricos y pobres y aseveración tan simple basta para afirmar la existencia de la derecha y de la izquierda, aun si se quiere en un sentido social. Por otra parte, sin ideología sobreviene el consenso –la muerte de la política– y sin ésta, la llevanza de los asuntos públicos se convierte en una tarea de contables.…  Seguir leyendo »

Una de las consecuencias más interesantes de las últimas elecciones autonómicas y municipales es que, por fin, las almas bellas van a verse obligadas a enfangarse en el noble cenagal de la política. Le debemos a Goethe, en sus Confesiones de una alma bella, la reintroducción del término en la historia moderna, si bien es Hegel quien nos entrega, desde una perspectiva radicalmente crítica, los caracteres esenciales de esa figura romántica de la conciencia: “Es conciencia que, con el fin de mantener la pureza de los principios en su máxima universalidad […]o en su pura intencionalidad, termina renunciando a la acción, o mostrando un desapego y desinterés por los modos en que la universalidad se puede materializar o encarnar”.…  Seguir leyendo »

El señor de los pactos

Cuando el PSOE llegó al poder en Andalucía en 1978, el presidente de Estados Unidos era Jimmy Carter, Sony no había inventado el Walkman y Arconada acababa de debutar como portero de la selección. El futuro líder de Ciudadanos, Albert Rivera, no había nacido.

El mundo cambia y los socialistas siguen gobernando a los andaluces, sobreviviendo incluso a la contradicción de que haya tenido que ser el rostro de la nueva política el que ha terminado por alargar la vida de esa agencia de colocación y clientelismo que es la Junta, donde todo suele cambiar para seguir igual y se cumple la regla de Francis Underwood en House of Cards de que en política «siempre está bien que te deban favores».…  Seguir leyendo »

El haber visto cómo el PP utilizaba la victoria de David Cameron como una especie de triunfo propio me ha sorprendido.

Me imagino que tal sorpresa se debe a que la espectacular derrota electoral del Partido Liberal, tras una campaña en la que me he volcado personalmente, es aún muy reciente. Pero también a que, aunque por lazos familiares estuve en un tiempo cercana al PP, no logro comprender a la actual jerarquía del partido.

La vicepresidenta del Gobierno ha dado a entender que el fallo de los pollsters del Reino Unido podría servir de explicación a las encuestas que vaticinan la derrota del PP.…  Seguir leyendo »

Ciudadanos y Podemos, los partidos que no querían gobernar

La función primordial de las elecciones es producir gobierno. Y si no lo logran, entonces hay que darlas por fracasadas y volver a convocarlas. Esta obviedad, esencial para la vida democrática, parece ser, sin embargo, una verdad incómoda para las nuevas fuerzas políticas que se están asomando al tablero político español. Observando la actitud adoptada tanto por Ciudadanos como por Podemos tras las elecciones andaluzas respecto a las votaciones de investidura, los posibles pactos parlamentarios o la eventual formación de Gobiernos de coalición, es legítimo preguntarse si la “nueva política”, como gustan de presumir estas formaciones, realmente supondrá una mejora para la calidad de la democracia y, por extensión, para la ciudadanía o si, por el contrario, nos sumergiremos en una época de inestabilidad y turbulencia de la cual muy probablemente acabará emergiendo un deseo unánime de Gobiernos fuertes y elecciones mayoritarias con ganadores y perdedores claros.…  Seguir leyendo »

En el volátil entorno electoral de los últimos meses, Ciudadanos se ha convertido en uno de los partidos que más interés suscita. Que su crecimiento sorprenda es comprensible. Mientras que las mareas de fondo que impulsaron la emergencia de Podemos eran más identificables, en el caso de Ciudadanos están menos claras. ¿Qué ha ocurrido para que un partido fundado en 2006 en Cataluña haya logrado convertirse en uno de los cuatro principales actores políticos a nivel estatal? Aunque lo vertiginoso de los movimientos demoscópicos invitan a la prudencia, merece la pena intentar identificar algunos de los elementos que pueden explicar su ascenso.…  Seguir leyendo »

Las etiquetas y las definiciones encasilladas en torno a los partidos políticos han marcado la política tradicional hasta nuestros días. Sin embargo, el histórico eje de la izquierda y la derecha se ha quedado atrás ante los nuevos desafíos a los que nos debemos enfrentar los políticos del siglo XXI. Nosotros defendemos, como ocurre en otros países de Europa, que la socialdemocracia y el liberalismo pueden ser defendidos sin entrar en contradicciones, sino todo lo contrario, cogiendo lo mejor de cada uno. No podemos regirnos por criterios de hace siglos ni convertirnos en organizaciones sectarias, porque la libertad sin igualdad es insostenible y la igualdad sin libertad es insoportable.…  Seguir leyendo »

El programa La Tuerka emitido el 29 de noviembre de 2012 se abre con una presentación de Pablo Iglesias en la que, literalmente, dice: “¡Qué bonita es la palabra ‘paraíso’!, ¿verdad? Viene incluso en la letra de La internacional: ‘La Tierra será el paraíso, patria de la humanidad’. ¿Pues sabéis qué? Yo creo que a la izquierda le iría mejor si en lugar de prometer paraísos para los parias de la Tierra prometiera un buen infierno rojo para los ricos” (sic).

Cuarenta minutos después, Iglesias entrevista a Albert Rivera y le pregunta: “Vosotros ¿sois de izquierdas o de derechas?”. Rivera le responde: “Nosotros somos un partido progresista y no sectario, somos un partido que defiende la socialdemocracia y el liberalismo progresista; y un partido que nace en el siglo XXI, pues, evidentemente, no se rige por los criterios de hace dos siglos.…  Seguir leyendo »

La pujante presencia en la política nacional del partido Ciudadanos que lidera Albert Rivera –quien, pese a su juventud, viene teniendo una creciente actuación en la vida pública catalana con una manifiesta tendencia expansiva, puesta de relieve en los dos escaños obtenidos en el Parlamento Europeo y, ahora, con mayor relieve y significación, en la elecciones andaluzas en las que obtuvo nueve– debiera suscitar una serena reflexión en orden a la aportación positiva que esa nueva organización puede prestar al interés de España en un momento de tanta confusión como el actual que está sembrando desconcierto y preocupación en la ciudadanía.…  Seguir leyendo »