Ciudadanos (Continuación)

Los acontecimientos vividos en Ciudadanos han culminado recientemente con el fiasco de la moción de censura en Murcia y con la convocatoria de elecciones anticipadas en la Comunidad de Madrid, sumado al cese de sus consejeros en el gobierno regional y su más que probable desplome en estas próximas elecciones.

En el otro polo, el anuncio de la candidatura del actual vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, y su sorprendente salida para presentarse a la Comunidad de Madrid tienen el mismo aire de huida hacia adelante. En eso estamos.

Ciudadanos fue una de las primeras expresiones del modelo populista en España. Surgida, en este caso tempranamente, como respuesta a la refundación independentista de los partidos nacionalistas en Cataluña y, más tarde, en el caso de Podemos, como expresión de la indignación social en el marco del Estado.…  Seguir leyendo »

Arrimadas, Ayuso, Casado: cómo arreglarlo

Tenía razón la siempre espontánea Begoña Villacís, el jueves, al dirigir a Pablo Casado una de sus generosas sonrisas, deslizando entre dientes, un inequívoco: “Nos habéis jodido”. Se refería a la disolución de la Asamblea de Madrid. Así escanciaban las damas florentinas sus más corrosivos venenos.

Pero si el líder del PP no fuera un muchacho formal de los que no dicen palabrotas, es obvio que le habría contestado, también con motivo: “Vosotros sí que nos estáis jodiendo en Murcia”.

Y, claro, Villacís, no se habría quedado callada, armando fundadamente la contrarréplica: “Antes nos jodisteis vosotros en Cataluña, fichando a Lorena Roldán, después de negaros a ir en coalición”.…  Seguir leyendo »

Hasta los cojones

La política ha llegado a tal nivel de histrionismo que la frase de un señor de Barcelona en 1873 acaba explicando un sainete tragicómico perpetrado en Murcia en 2021. Quién le iba a decir a don Estanislao Figueras que su exabrupto de testiculina iba a definir, siglo y medio después, el declive moral del país que presidió. La inestabilidad institucional, la incertidumbre en la gestión y el barullo tribal es ahora igual que entonces, no así la altura política y retórica de sus representantes. Cuando Castelar se levantó poco después para decir aquello de «señorías, voy a hablar de ideas democráticas, si es que desean oírlas», en realidad enmarcaba el duro y proceloso devenir de una nación acostumbrada a odiarse mientras se mira en el espejo.…  Seguir leyendo »

Para Clausewitz, pocos hombres eran capaces de pensar más allá del momento presente. Exageraba un poco. La verdadera minoría está en los absolutamente incapaces de anticipar ni un solo movimiento del adversario. Eso tiene un nombre.

Protagonizar la jugada política más estúpida de la historia democrática no es fácil. Triste logro de la jinete de caballos muertos, más algún escudero ajeno a las preocupaciones políticas por invencible falta de interés. ¡Ojo! Aunque los griegos reservaran la voz ‘idiotes’ al que se desentendía de los asuntos públicos, uno querría a veces ser ese idiota feliz de la etimología originaria. Ahora bien, escapa al entendimiento que ese ser se convierta de pronto en profesional de la política.…  Seguir leyendo »

Ciudadanos ha hecho lo que debía en Murcia

Murcia, Madrid. Madrid, Murcia. Mucho se ha hablado durante las últimas horas. Mucho ha corrido por las redes sociales y por los medios.

Pero quizá necesitemos todos hacer un alto en esta vorágine. Pisar el freno, volver a los hechos originales y reflexionar.

Porque esta sociedad necesita, cada vez de forma más urgente, moderación, poner el acento en lo importante y evitar que los árboles nos impidan ver el bosque.

Y, para salir de los árboles, quizá nos ayudaría plantearnos algunas preguntas.

Si una persona de nuestro entorno nos cuenta que en el trabajo está sufriendo acoso y presiones por parte de varios compañeros de trabajo, ¿qué le recomendaríamos?…  Seguir leyendo »

El 15-M de la derecha está resultando tan infantil como el original, pero algo menos cursi. Al menos esta vez no nos aburren con fuegos de campamento ni con consignas de política quechua.

Pero estos días de marzo tienen algo de dèjà vu y va quedando claro que esto es lo que quiere esta sociedad tontorrona y superficial, una sucesión de 15-M mentales, una serie de populismos pendulares, de mesías sucesivos y vendedores de crecepelo que los traten como niños.

Dos Españas, dos 15-M. Se parecen mucho porque todos somos los mismos, claro. Esto no es Sarajevo y aunque nos lancemos tuits como bombas racimo, en el bar brindamos juntos, que es lo importante.…  Seguir leyendo »

Ciudadanos antes o después tenía que enfrentarse a una disyuntiva inevitable: podía seguir tratando de contentar a los votantes de un lado del tablero que probablemente ya no iban a volver a votarle u optar por volver a presentarse como un partido de centro, útil para impulsar reformas y regeneración con partidos moderados a los dos lados. La primera opción le estaba llevando a la irrelevancia. La segunda opción es arriesgada y tendrá costes, pero a futuro será mejor para España y también para Ciudadanos.

Existía una tercera opción para Ciudadanos que pasaba —por acción u omisión— por acabar fusionándose con el Partido Popular.…  Seguir leyendo »

Los españoles se levantaron ayer pendientes de una serie de decisiones institucionales con efectos tangibles sobre su futuro inmediato: la movilidad en Semana Santa y el puente de marzo, el permiso de entrada a los turistas, el ataque informático a un SEPE en pleno colapso, el destino de once mil millones de euros para el rescate de empresas, los turnos de vacunación afectados por el atasco en la recepción del fármaco. De repente, a mediodía, esa agenda quedó sepultada bajo un turbión de mociones de censura encadenadas, informativos especiales repletos de altisonantes reproches de traición y engaño y una convocatoria electoral exprés en Madrid sobre cuya viabilidad legal deberán pronunciarse los tribunales como un VAR encargado de revisar las jugadas susceptibles de chequeo reglamentario.…  Seguir leyendo »

El mismísimo centro de la nada

Esos que se han puesto a cuartear poder con el ánimo de los jugadores de ventaja lo hacen encaramados al cadáver de lo que fue un partido intachable. Situados frente al tapete verde, sientan sus posaderas, sin el menor respeto, sobre un acervo moral lleno de sacrificios personales, renuncias familiares, riesgos, señalamientos y represalias sociales. Escupen en el cáliz que apuramos en su día un grupo de ciudadanos catalanes porque había que romper la espiral del silencio, nombrar lo innombrable, desafiar la hegemonía de un nacionalismo que iba cobrando tintes totalitarios. Del mismo modo creímos después que valía la pena extender al conjunto de España nuestra visión de la Nación común, que se había forjado, fuerte y aguda, al fuego de un entorno tan hostil.…  Seguir leyendo »

Se habla mucho de lo que Cataluña y Barcelona se merecen: un gobierno y unas instituciones que transmitan seguridad jurídica, transparencia y estabilidad en lugar de incertidumbre, caos e improvisación.

Un gobierno que ponga en marcha políticas fiscales y económicas que atraigan inversión y capital humano, que potencie nuestra imagen ante el exterior y deje de penalizar a los que trabajan para crear empleos, generar riqueza y hacer de Cataluña una región más competitiva.

Se habla mucho de lo que nos merecemos. Pero con demasiada frecuencia, lo que nos merecemos es precisamente lo que tenemos.

Todos señalaban la abstención como uno de los principales problemas a batir de cara a las elecciones catalanas del 14-F.…  Seguir leyendo »

Ciudadanos celebró su última Asamblea Ordinaria en febrero de 2017. Los estatutos del partido establecen que estas tengan lugar cada cuatro años, con una prórroga de cuatro meses cuando coinciden con unas elecciones, como ha sido el caso con las catalanas. Este proceso congresual deberá tener lugar, por tanto, en junio.

La Asamblea Extraordinaria tras la dimisión de Albert Rivera supuso elegir una nueva dirección, un ajuste menor de programa y una revisión probablemente excesiva de los estatutos que habría sido más oportuno abordar en una convocatoria ordinaria.

En cualquier caso, la gestora no propuso, al menos, modificar el ideario, asumiendo que se trataba de un mandato por tiempo limitado.…  Seguir leyendo »

Ciudadanos ha muerto. Inés Arrimadas, que comenzó siendo Juana de Arco, ha acabado como una especie de Nerón inmóvil y sobrepasado ante el gran fuego que está acabando con Roma en la misma puerta de su casa. "Será ceniza, mas tendrá sentido; polvo será, mas polvo populista".

Eso es ya Cataluña, un terreno idílico para cualquier discurso chusco y reduccionista, El Dorado de la demagogia, un suelo abonado en el que germina cualquier simiente populista y crece como una madreselva, llenándolo todo de malas hierbas, heces y coces, tan identitarias como simétricas.

En realidad, Arrimadas es una mera extensión del inmenso error que para la política española supuso aquel no de Albert Rivera a Pedro Sánchez.…  Seguir leyendo »

Se le amontona el trabajo al storytelling de Moncloa, la fábrica de cuentos del publicista Iván Redondo, a la hora de banalizar la alianza del PSOE con quienes declaran cada día que su objetivo es derribar el Estado. Entiéndase “banalizar” como hacerse el tonto, según traducción de Hanna Arendt. De qué otra forma se puede digerir que el vicepresidente de un gobierno declare por la mañana que su objetivo es derrocar la Jefatura del Estado, mientras por la tarde el presidente del mismo gobierno nos dice que quiere defenderla.

No sería posible mantener en pie este tinglado sin una red de voceros dedicados a construir, minuto a minuto, historias sobre cómo Sánchez, en la defensa de la España constitucional, se enfrenta heroicamente a aquellos con los que ha formado un sólido bloque de gobierno.…  Seguir leyendo »

En la despedida de Albert Rivera, el día después de las últimas elecciones generales, quien más quien menos lucía ojos vidriosos. La prensa observaba a los dirigentes nacionales y calibraba su grado de contención emocional. Un mayor conocimiento interno permitía distinguir varios tipos de expansión. Estaban la pena y la consternación por el final prematuro de una carrera política extraordinaria. La pura desazón reinaba entre aquellos que no tuvieron ánimos de subirse a la tarima y contemplaban la escena desalentados a lo Vicente Medina: «¿Pa qué quiés que vaya?».

En el otro extremo anímico se imponían cálculos diversos. Si me coloco aquí saldré en la foto, y esta va a ir a todas las portadas; ridículo y bajuno, muy propio de la política profesional.…  Seguir leyendo »

El último fuego fatuo de Albert Rivera

A caballo entre la página 177 y la página 178 del libro Un ciudadano libre, su autor, Albert Rivera afirma: "Había quedado claro que podíamos aventajar a los populares, como acababa de suceder en Madrid, Andalucía, Baleares, Aragón o Cataluña y, por tanto, superar a una de las formaciones que han definido el bipartidismo de este país durante cuarenta años. En mayo de 2019, las encuestas ya nos situaban por delante de los populares en intención de voto nacional".

Pero en la página 179, cuatro párrafos después, añade: "Aunque fuera perjudicial para el país, para Sánchez y sus asesores el mejor escenario pasaba por la repetición electoral.…  Seguir leyendo »

Según relata Plutarco, el viejo Catón concluía repetidamente sus discursos e intervenciones en el Senado pidiendo la destrucción de Cartago. Cartago se destruyó -aunque no solo por mérito del censor- y la Roma triunfante, ya sin oposición real, pudo denominar al Mediterráneo como Mare Nostrum durante largos siglos. Los catoncillos de hoy reclaman insistentemente la destrucción de Ciudadanos, venga o no a cuento. ¿Qué mar, qué interés está en juego ante el deseo tenaz de muchos de acabar con Cs?

Hace poco más de un año que ejerzo una modestísima función política representando como concejal a votantes de Cs. Durante este escaso tiempo -aunque ya lo hiciera antes- he podido observar dos ejemplos de irracionalidad que no dejan de llamar mi atención.…  Seguir leyendo »

Hace unas semanas, después de tanta incertidumbre y, sobre todo, de tanto dolor, parecía que los españoles veíamos la luz al final del túnel. Las fases se iban relajando, la nueva normalidad se iba abriendo paso, y los ciudadanos, poco a poco, recuperábamos esa vida que el confinamiento había dejado atrapada entre cuatro paredes.

Parecía que el virus nos iba a dar una tregua, que tendríamos estos meses de verano para prepararnos ante un nuevo embate. Los expertos sanitarios nos alertaban sobre posibles rebrotes en otoño; sin embargo, en Cataluña no hemos corrido tanta suerte. Durante estos días asistimos con preocupación a un aumento alarmante de contagios, más intensos en zonas como el Segrià, en Lleida, o en L'Hospitalet de Llobregat.…  Seguir leyendo »

Con el sugerente título en español de «El arco de Hércules», James Boyd White inicia una serie de diez sabrosos ensayos sobre la retórica y la poética en el Derecho. El primero lo dedica a la persuasión y la comunidad en «Filoctetes» de Sófocles. El asunto me ha venido a la cabeza ante la preocupante situación de que pueda no existir realmente una oposición al Gobierno en España. Una alternativa y una expectativa reales.

La legitimidad democrática supone dos condiciones: el derecho de oposición y la libertad de sufragio (Ferrero). La existencia de una oposición al poder es fundamental para que haya democracia.…  Seguir leyendo »

Es una cuestión desconcertante. Quizá echar un ojo a la historia de nuestro país arroje alguna luz.

Desplacémonos 75 años atrás, por ejemplo, hasta el final de la II Gran Guerra. En aquel momento cabían pocas dudas sobre cuál era el intelectual español vivo con mayor prestigio mundial: su nombre era José Ortega y Gasset. Eso sí, nuestro filósofo residía por aquel entonces en Lisboa, tras todo un periplo de huida de esa España republicana que, cosas de la vida, él mismo había contribuido a fundar.

Una vez acabada la contienda internacional, empero, Ortega vio llegado el momento de tornar. A la España de Franco.…  Seguir leyendo »

El 'Valls' de Arrimadas con Sáncheztein

Abraham Lincoln tenía muy claro que «una casa dividida contra sí misma no puede mantenerse», al igual que tampoco puede perdurar «un Gobierno mitad esclavo, mitad libre». Es justo lo que ocurre en esta España caótica en manos de un presidente como Pedro Sánchez que está resultando un desastre sin paliativos y cuya nefanda gestión no presagia nada bueno en el terreno económico y social. Como ya lo ha sido en el sanitario con sus más de 40.000 muertos mal contados a causa del coronavirus.

Todo ello tras llegar a La Moncloa aliado a quienes persiguen desgarrar España y encabezar un Consejo de Ministros de cohabitación en el que, tras su abrazo con quien dijo que nunca pactaría para evitarse el insomnio, se inclina por el populismo de Podemos.…  Seguir leyendo »