Cocina

La mesa de cocina del restaurante Amano en Auckland, Nueva Zelanda. (Fiona Goodall/Getty Images)

Parece que cocinar mucho, todos los días y a toda hora, es la norma de estos días de pandemia. Quizá porque cocinar nos libera, creativa y emocionalmente, y nos pone a pensar en algo que no es el coronavirus, las pérdidas económicas, los muertos o los servicios de salud colapsados. Cocinar nos salva temporalmente del mundo. Nos sostiene.

Por eso ha crecido en redes la tendencia de mostrar los platos que cocinamos, el pan que horneamos o el café que preparamos. Tomamos a la cocina como remedio para cualquier mal; para este mal. Hemos romantizado que cocinar mucho y (casi) perfecto nos va a amparar ante la incertidumbre que atravesamos.…  Seguir leyendo »

Dominique Crenn en Atelier Crenn, uno de sus restaurantes en San Francisco, en 2015Credit...Jason Henry para The New York Times

Cuando apenas iba a cumplir 20 años, me di cuenta de algo: si quería convertirme en una chef consumada, tenía que irme de Francia.

Este hecho ha intrigado a muchas personas a lo largo de los años por dos razones. Una: mi país de origen es el centro del mundo gastronómico y ha sido por mucho tiempo un destino buscado por los aspirantes a chef. Y dos: décadas después de que me fui de Francia a Estados Unidos, terminé abriendo restaurantes franceses que sirven variaciones de comida francesa.

La razón simple pero significativa de mi partida fue que, como mujer, no iba a poder lograr mis objetivos en Francia de la manera en que podía hacerlo en Estados Unidos.…  Seguir leyendo »

Una leyenda urbana dice que “si a los 50 años no has estado en el restaurante de Paul Bocuse “L’Auberge du Pont à Collonges”, has equivocado tu vida”.

Así que “antes de que Bocuse muera”, se convirtió el año pasado en peregrinación obligada. Y ampliamente prescrito el plazo de edad, me apliqué el cuento y organicé la visita -con mis nietas- al restaurante situado a las afueras de Lyon, uno de los más emblemáticos del mundo, donde nació y murió el “papa de la cocina”.

En aquella ocasión, a sus 90 años, Bocuse ya andaba debilitado, por las secuelas de un Parkinson avanzado, y llevaba una vida más tranquila, limitada a la visita matinal de las cocinas.…  Seguir leyendo »

Después de leer la estupenda y fresca entrevista de Elena Arzak, hace pocos días en EL ESPAÑOL, me pareció que valía la pena hacer y compartir con Vds. una reflexión sobre cocina, política e historia.

Lo que sigue, no pretende ser una tesis. Tampoco propongo un cambio del concepto consolidado de “nueva cocina vasca”. Es una sugerencia de debate y forma parte de una vieja discusión entre donostiarras sobre si la llamada “nueva cocina vasca” no es en realidad otra cosa que “nueva cocina” de San Sebastián, que hunde sus raíces con la “cocina elegante” de principio de siglo, vinculada al veraneo de la aristocracia en la capital de Guipúzcoa y sus alrededores.…  Seguir leyendo »

Cuando llegas a casa con fatiga, después de una larga jornada, y no te apetece coger un libro, ni siquiera de contenido liviano, no hay nada mejor que recurrir a un zapeo televisivo, un método de evasión que no precisa de excesiva atención cerebral, y que es tan variado como lo seas tú con el mando a distancia.

A cualquier hora del día o de la noche es muy difícil que, al tercer o cuarto canal, no aparezca un cocinero. En ocasiones se ven a dos, y hay programas donde varios cocineros examinan a futuros cocineros. Podríamos decir que la cocina es claramente hegemónica en la televisión, o al menos empatada con esos banales programas, donde personas muy famosas, y desconocidas para mí, hablan de interesantes asuntos de bragueta, o sea, divorcios, adulterios, amancebamientos, cortesanías, promiscuidades y otros asuntos parecidos.…  Seguir leyendo »