Comisión 11M

Pedro J. Ramírez, director de El Mundo (28/08/05)

Segunda exposición razonada a favor de la reapertura de la Comisión del 11-M

Un asiduo comunicante de la sección Cartas al Director que firma como Jordi Berenguer y cuyo ingenio, de ser inglés, le abriría con frecuencia un espacio en la muy disputada página homóloga del Times me remitió el pasado jueves su balance del último episodio de la actualidad: «Bono estuvo más que convincente y supo imponerse con firmeza, mostrándose seguro ante una audiencia que quedó arrebatadamente cautiva de su arrolladora personalidad y de la forma en que supo expresar y transmitir tantísimas emociones ¡Genial Bono!…  Seguir leyendo »

Jaime Ignacio del Burgo, diputado del PP y miembro de la Comisión del 11-M (EL MUNDO, 27/08/05).

La apertura de 141 tomos -poco más de 50.000 folios- del sumario del 11-M permite conocer los entresijos de la investigación llevada a cabo por el juez Del Olmo desde aquel fatídico día que cambió la Historia de España. Es tal la avalancha de datos disponible que todavía es prematuro sacar conclusiones de casi nada. Pero el examen del sumario, en mi caso a salto de mata, me permite formular una primera aseveración: el juez Del Olmo parece haber estado esperando al cierre de la Comisión del 11-M para proceder al levantamiento del secreto sumarial.…  Seguir leyendo »

Pedro J. Ramírez, director de El Mundo (14/08/05)

I.-UN JUEZ DESORIENTADO Y DESBORDADO

La primera conclusión que se extrae del ya considerable monto de revelaciones que tanto EL MUNDO como otros diarios hemos ido expurgando del sumario del 11-M durante los últimos 15 días es que el magistrado Juan del Olmo nunca será capaz de averiguar por sí mismo lo sucedido. De hecho, lo que más llama la atención en medio de la maraña de diligencias, interrogatorios, informes y contrainformes con los que Su Señoría se ha dejado marear es la ausencia de un plan sistemático de investigación, la total falta de rumbo y criterio en una instrucción que en la práctica está siendo conducida, en función de la conveniencia política del Gobierno, por la Fiscalía y por unas Fuerzas de Seguridad a cuya «ponderada actuación» ya dedicaba Del Olmo tan absurdos como mal redactados ditirambos desde sus primeros autos.…  Seguir leyendo »

Pedro J. Ramírez, Director de EL MUNDO (EL MUNDO, 12/06/05)

«La luz apago con el trabuco / Como en el baile del Avapiés /  Y desenredo con este truco / Todos los hilos del entremés» (Lucero del Alba en Farsa y Licencia de la Reina Castiza de Ramón María del Valle-Inclán)

Ya es casualidad que el primer personaje que tome la palabra en la más notoria de las tres Farsas agrupadas por Valle bajo el título común de Tablado de Marionetas para Educación de Príncipes sea este manolo, este «mozo del pueblo bajo madrileño, representación de lo castizo y pinturero», que responde al apodo de Lucero del Alba y ejerce de confidente policial en el barrio de Lavapiés.«¿No hay barruntos de jollín?», le pregunta el Gran Preboste al poco de levantarse el telón, lo que en el argot del momento equivale a inquirir si le han llegado rumores de que se prepare alguna protesta.…  Seguir leyendo »

Jaime Ignacio del Burgo es diputado del Partido Popular y miembro de la Comisión de Investigación del 11-M (EL MUNDO, 08/06/05).

En medio de tanta convulsión política provocada por la negociación con ETA, la Comisión del 11-M agoniza sin que a nadie le preocupe su suerte. En realidad, tras la comparecencia del presidente Zapatero -«todo está muy claro»-, quedó sentenciada. Se ha decidido incluso cuándo se le va a aplicar la eutanasia activa mediante sedación plenaria. Será el próximo 30 de junio, último día del actual período de sesiones. Después, el Gobierno y la mayoría gubernamental podrán irse de vacaciones con la satisfacción del deber cumplido libres de la única pesadilla capaz de perturbar el sueño beatífico de nuestro bienaventurado presidente.…  Seguir leyendo »

Por Pedro J. Ramírez, director de El Mundo (EL MUNDO, 27/03/05):

En 25 años como director de periódico no me había pasado nada igual. Y así como para el acertijo de la semana pasada sobre la tribu de los veraces y la de los mentirosos había solución -varias soluciones, de hecho, tal y como apuntaron algunos avispados lectores, tras leer la mía-, el enigma de hoy, que paso a compartir con todos ustedes, no tiene por ahora respuesta. No revelaré, por supuesto, el nombre de ninguna fuente que no sea público, pero sí que las caracterizaré lo suficiente como para que sean conscientes de lo enrevesado de la situación.…  Seguir leyendo »

Por Antonio García Pelegrín, periodista (EL MUNDO, 24/03/05):

El PP es el único partido político que quiere que la Comisión de Investigación parlamentaria del 11-M continúe recibiendo comparecencias.El PSOE y los demás grupos han decidido dar por finalizada la fase indagatoria y entrar en la etapa de redacción de conclusiones: han fijado el 19 de abril como fecha tope para presentarlas.Conviene recordar que el PSOE se ha basado en las últimas comparecencias para llevar a cabo el cierre de la Comisión: el 13 de diciembre declaraba el presidente del Gobierno actual y dos días más tarde lo hacía la presidenta de la Asociación 11-M Afectados de Terrorismo, Pilar Manjón.…  Seguir leyendo »

Por Ignacio Camacho, director del ABC (ABC, 06/03/05):

Es de esperar que el ministro del Interior, José Antonio Alonso, un hombre habitualmente serio y ponderado, haya encontrado ya tiempo de arrepentirse de su impremeditada y bisoña declaración de hace diez meses, cuando, al acusar al anterior Gobierno del PP de imprevisión en el atentado del 11 de marzo, originó una crisis política que había de desembocar de modo inevitable en la creación de una comisión de investigación sobre la matanza de la que esta semana va a cumplirse el primer aniversario. Porque ésta es la hora en la que, a punto de concluir los trabajos de dicha comisión, lo único que puede inferirse de ellos es que, lejos de haberse aclarado los extremos que permanecían bajo la duda hace un año, las Fuerzas de Seguridad que Alonso dirige se han visto envueltas en nubes de sospecha que, en el mejor de los casos, resultan inconvenientes para la tarea de quienes han de vigilar y perseguir el mayor de los problemas actuales de la sociedad española, que no es otro que el terrorismo en sus diferentes facetas.…  Seguir leyendo »

Por Agustín González, catedrático de Filosofía de la Universitat de Barcelona (EL PERIODICO, 20/02/05):

El año pasado decíamos en este mismo periódico que “nada peor le puede suceder a una sociedad que aceptar como normal todo lo que le pasa”. El proceso de investigación encargado por el Parlamento a la comisión creada a raíz de los atentados del 11-M del 2004 en Madrid fue un claro ejemplo de anormalidad de comportamiento político que, por reiterativo, acabamos aceptando como normal.

El “ya sabíamos lo que iba a pasar” frena nuestra conciencia crítica y nos hace ser espectadores pasivos cuando, tratándose de algo tan importante como lo sucedido en esos días, deberíamos exigir el esfuerzo de sus señorías para ofrecernos una explicación coherente de lo sucedido y las responsabilidades a que hubiere lugar.…  Seguir leyendo »

Antonio Elorza es catedrático de Pensamiento Político de la Universidad Complutense de Madrid (EL PAÍS, 20/12/04)

Pobre Fidel: Aznar y Zapatero ya le superan en tiempo de palabra. Las interminables oraciones de ambos ante la Comisión del 11-M demostraron la resistencia numantina de ambos líderes, dejando de paso un sabor agridulce: la posibilidad de colaboración en asuntos de Estado entre PSOE y PP se encuentra más lejos que nunca. Aznar marcó con extrema dureza las reglas del juego y Zapatero tuvo que responder sirviéndose de argumentos y de datos contra las insidias no documentadas de su predecesor en el cargo. Como en aquel maravilloso relato de Las mil y una noches, se vio obligado a utilizar el fuego para abrasar a su adversario, y las llamas acabaron prendiendo en él y en el marco institucional.…  Seguir leyendo »

Justo Fernández es ex sindicalista (LA RAZON, 19/12/04).

Fui uno de los millones de españoles que, horas después del atentado de Madrid, tuve la percepción de estar sometido a un nuevo engaño por el Gobierno como en el desastre del «Prestige» o las «armas de destrucción masiva» de Iraq. Sin que ni un solo dato o indicio señalara a ETA, el Gobierno insistía en responsabilizarla del atentado. Se intoxicó a directores de periódicos, se presionó a corresponsales extranjeros, a las embajadas españolas en todo el mundo e, incluso, a las Naciones Unidas, mientras miles de ciudadanos pudimos enterarnos, por Internet, que los servicios extranjeros de varios países e importantes medios de comunicación atribuían el atentado al terrorismo islamista.…  Seguir leyendo »

José Antonio Vera (LA RAZON, 18/12/04).

Después de tantos dimes y diretes, ha sido bueno que llegaran las víctimas para poner un poco de humildad donde sólo había maldad, para sosegar, para recordarnos que sí, muy bien, las guerras de ustedes están bien, pero a nosotros lo que nos duele son nuestros muertos, nuestros hijos perdidos, nuestros maridos mutilados, nuestros padres olvidados por quienes, como ustedes, se dedican sin tregua ni descanso a medrar, a trampear, a sacar partido o réditos incluso del dolor, a mentir sin descanso, a fabular de forma cruel y permanente. Sí, hubo una gran tragedia, y mientras los ciudadanos nos daban lecciones ayudando a los heridos, donando su sangre, ofreciendo sus manos y sus coches y viviendas, los políticos, algunos políticos, se dedicaban a despedazarse con reproches y miserias.…  Seguir leyendo »

José Alejandro Vara (LA RAZON, 16/12/04).

José Andrés Torres Mora, ahora diputado socialista por Málaga y el hombre que le descubrió la filosofía de Hannah Harentz al actual presidente del Gobierno cuando era su jefe de Gabinete en la oposición, lo decía siempre: «No conocéis al verdadero Zapatero. Os quedaréis helados».

Como témpanos. Ante la comisión del 11-M, Zapatero mandó a hacer gárgaras su falsa sonrisa de figurante, sus ademanes complacientes, su tono seráfico, sus pestañeos de querubín. Enterró a Bambi y sacudió bambú. Sus cejas a dos aguas se convirtieron en guadañas, su peinado imposible se electrificó, encavernó su voz, enseñó los dientes y sentenció una de esas frases redondas que suele cincelar Rubalcaba con su envenenado estilete: «Afirmo, afirmo, que todo lo que se dijo tras la tarde del 11 M fue un engaño, un engaño masivo».…  Seguir leyendo »

Carlos Carnicero, periodista (EL PERIODICO, 15/12/04).

Probablemente haya sido una simple cuestión de saturación. Bambi, el pacifico político que nunca perdió la compostura, no pudo más; sencillamente, agotó su paciencia.

El sistema fue sencillo: de repente los datos se hicieron hueco en una escenografía calculada que hasta entonces había estado copada por las fabulaciones y las insidias. A partir de la comparecencia de José Luis Rodríguez Zapatero en la comisión del 11-M habrá que tirar de papel y lápiz, husmear en el Diario de Sesiones y visitar las hemerotecas, antes de intentar conclusiones.

Ya no sirven las fórmulas retóricas y las charadas de pacotilla; para eso estaba también Alfredo Pérez Rubalcaba, para apostillar al jefe: los autores intelectuales no estaban en “altas montañas ni en lejanos desiertos”; estaban en Leganés, a la vista de todos, esperando la ocasión para suicidarse.…  Seguir leyendo »

José María Carrascal (LA RAZON, 14/12/04).

Había dicho que su intervención iba a ser distinta a la de Aznar, y resultó que fue una copia de la misma: beligerante y altanera, acusadora y reiterativa. Naturalmente, cada uno en su tono y estilo. Aznar es seco, abrasivo, desdeñoso; Zapatero, ampuloso, resbaladizo, melifluo. Pero ante la Comisión del 11-M, ambos sacaron su artillería gruesa y ni el uno ni el otro cedieron un milímetro en sus posiciones previas. Lo que significa que nos quedamos como estábamos, sin saber nada nuevo de lo ocurrido antes, durante y después de los atentados, que llevan camino de convertirse en uno de los grandes misterios de la historia contemporánea española.…  Seguir leyendo »

Ernesto Ekaizer (EL PAIS, 14/12/04).

Tras su intervención inicial escrita de unos 50 minutos, José Luis Rodríguez Zapatero se sometió al interrogatorio del portavoz del Partido Popular, Eduardo Zaplana, quien le introdujo en los protocolos de los sabios de la colaboración ETA-Al Qaeda. El presidente del Gobierno, antes de contestar a las preguntas, matizó su posición política, y luego, al contestar, usó los informes que traía dentro de las carpetas repletas que había preparado su equipo. La chulería de Zaplana y las largas explicaciones del presidente, lectura cansina de materiales mediante, crearon una dinámica en la cual, al cabo de una hora de preguntas, el portavoz popular ya estaba entregado.…  Seguir leyendo »

Pedro J. Ramírez, Director de EL MUNDO (EL MUNDO, 12/12/04).

Ninguno de estos 100 interrogantes tiene que ver ni con que si el Gobierno de Aznar mintió o no mintió, ni con que si la dirección del PSOE manipuló o no manipuló. Allá los políticos si siguen obsesionados por darse de estacazos con un asunto que debería unirles más que ningún otro. Mi catálogo se circunscribe a los hechos que es imprescindible establecer antes de poder empezar a preocuparse de extraer las conclusiones. He aquí, como una honesta contribución más a la búsqueda de la verdad, el libro de ruta de este jeroglífico, envuelto en el misterio y encerrado en el enigma.…  Seguir leyendo »

Paolo Flores d’Arcais es filósofo italiano, director de la revista MicroMega. Traducción de Valentina Valverde (EL PAÍS, 10/12/04).

Las respuestas dadas por José María Aznar en su comparecencia del 29 de noviembre en la Comisión de Investigación del 11-M conciernen a todos los ciudadanos europeos (es más, occidentales), no sólo a los españoles, a pesar de que Aznar ya no desempeñe ningún papel en la política europea (tampoco tiene un cargo oficial en la española). Su deposición ha vuelto a plantear de forma clamorosa un problema crucial (y removido) de la crisis por la que atraviesa actualmente la democracia liberal (hasta en su mismo “corazón”: los Estados Unidos): la relación entre política y mentira.…  Seguir leyendo »

José Antonio Vera (LA RAZON, 04/12/04).

Porque, hombre, es duro que te saquen los colores y te digan y demuestren que no fue él quien mintió, que no fue él quien manipuló, que no fue él quien rompió la jornada de reflexión ni el que amenazó ni insultó. Es muy duro y molesta ver cómo durante diez horas y cuarenta minutos van cayendo uno a uno todos los argumentos, todos los cimientos, todos los acusadores, todos los inquisidores. Todos los que en teoría tenían que demostrar que enredó y tergiversó, pero que a medida que pasaban los minutos se veía cómo no sólo no demostraban nada, sino que iban cayendo zarandeados, oscurecidos, enrojecidos, claramente abatidos.…  Seguir leyendo »

José Alejandro Vara (LA RAZON, 02/12/04).

Cuando se sentó en la mesa circular de la Sala Internacional del Congreso, José María Aznar, frío como un bacalao noruego, delgado como el aire, pareció pensar aquello de Travolta en «Cómo conquistar Hollywood»: «Señores, yo soy el que dice cómo están las cosas».

Y lo dijo. Fueron once horas para decir su verdad sobre el 11-M. Para el desahogo, para el desquite, para la clarificación, para la defensa, para el ataque, para la dignidad. Once interminables horas que parecen muy cortas si se ha de responder a ese caudal de ponzoña que arrojaron sobre él y su partido desde aquella mañana de los trenes del horror.…  Seguir leyendo »