Competencias CCAA – Estado

Era inevitable: a cada reclamación nacionalista seguía la exigencia general en el resto de España de evitar agravios con otras comunidades. Administrativos, políticos y simbólicos. Si una comunidad decía en su reformado estatuto ser “una nación” y reclamaba gestionar más IRPF, la vecina no se quedaba atrás y lo exigía también, en una mezcla confusa entre el temor a una merma de recursos y el ultraje emocional. No importaba que uno se definiera como socialista, conservador, liberal e incluso antinacionalista, el caso es que si el vecino con chapela o barretina pedía X, tú no eras menos. No eras nacionalista, pero tampoco tonto.…  Seguir leyendo »