Comunidad Valenciana

El hombre que cambió Valencia llegó, contra pronóstico, de Cartagena. De temprana vocación política, Eduardo Zaplana Hernández-Soro (1956) recaló en las filas del PP después de la desintegración de UCD, donde había dado sus primeros pasos mientras cursaba la carrera de Derecho en Alicante.

Bien casado en Benidorm con Rosa Barceló, hija de un próspero empresario local con la que tuvo tres hijos, la mujer más famosa en su currículum político es sin embargo Maruja Sánchez, inventora del tamayazo avant la lettre. Sin la intervención de esta concejal socialista es probable que Zaplana no hubiera desarrollado su exitosa carrera política.…  Seguir leyendo »

A quienes desde hace tiempo denunciamos una deriva soberanista en el gobierno que administra el futuro de los valencianos se nos ha negado la mayor. Y aún así. ¿Es una exageración decir que hay un procés en la Comunidad Valenciana?

Pues habida cuenta de los hechos, mi respuesta es: en absoluto. Ya el 28 de octubre de 1990, El periódico de Catalunya filtró el documento que recogía la estrategia para aumentar la ‘conciencia nacional’ catalana y contemplaba el nuevo concepto de nación de los països catalans donde incluían a las tres provincias de la Comunidad Valenciana. Sin embargo, y a decir de las evidencias sociales, esas intenciones no han permeado, todavía, en la conciencia social valenciana y, por lo tanto, no ha provocado la fractura y enfrentamiento social que conlleva el nacionalismo.…  Seguir leyendo »

Hace ya más de un año que empezó una pesadilla para muchos padres, un verdadero insulto constitucional. Fue a raíz de un decreto de Educación que llevó a los padres y a las asociaciones a reaccionar y recurrir. Ahora ya tenemos una ley, una ley con el mismo nombre que aquel decreto: plurilingüismo. ¡Pero ya sabemos todos que el nombre no puede distar más de la verdad!

Se trata de una inmersión totalmente en valenciano (en realidad, bajo ese nombre cuelan el catalán). Nos hemos convertido de repente en una sociedad que ha perdido derechos fundamentales. La Comunidad Valenciana sufre a un gobierno pancatanalista y ya es hora de cambiar el rumbo.…  Seguir leyendo »

Tener que clamar por el español… en Alicante

¿Los países catalanes? Espero que pienses y te preguntes ¿qué es eso? Hace un año yo tampoco había escuchado esa expresión. Pero la verdad es que pronto será una realidad a menos que los políticos lo detengan a tiempo.

Lo que está sucediendo ahora en Cataluña, que definitivamente no ha surgido de la noche a la mañana, está pasando ahora aquí, en la Comunidad Valenciana, y aquí, donde yo vivo, en Alfàs del Pi. La única diferencia es que está sucediendo a una velocidad récord, no al ritmo que se produjo en Cataluña o en las Islas Baleares, por dar algunos ejemplos.…  Seguir leyendo »

En la Comunitat Valenciana sólo tenemos una opción: la prosperidad. Necesitamos mirar hacia el futuro con la ilusión y el convencimiento de saber que se puede recuperar la estima y el nivel económico perdido sin necesidad de confrontación con España.

Para ello es preciso dar un portazo al pasado y a sus desnortados y faraónicos políticos. Los valencianos, conscientes de ello, votaron cambio en 2015. Más de dos años y medio después, queda todo por hacer. No hay más que fijarse en el desgobierno que el alcalde de Valencia, Joan Ribó, ha creado en el Ayuntamiento. Y es que, los que se hacen llamar gobiernos del cambio y del progreso se han dedicado a crear problemas que no existían y, peor aún, han demostrado que gestionar no es su prioridad, sino adoctrinar y favorecer a los suyos a través de una política de amiguetes.…  Seguir leyendo »

EL catalanismo en Valencia ha sido un factor determinante de la política a lo largo de los años de la transición y de la democracia, incluidas las elecciones del año 2015. De hecho el catalanismo está presente en la actualidad en el Gobierno de la Generalitat, dominando consejerías clave como las de Educación y Cultura.

El PSPV-PSOE, suma de muchas «sensibilidades», tiene también extendido en su discurso y en su ideario político restos de catalanismo. Por eso ha pactado con partidos de claro posicionamiento catalanista con extrema facilidad a lo largo de las últimas décadas, tanto en la Generalitat como en ayuntamientos.…  Seguir leyendo »

«Todas las familias felices se parecen entre sí; las infelices son desgraciadas a su propia manera», León Tolstói.

Todo populismo se parece entre sí y, en Valencia, fracasa a su propia manera. En 2015 se firmó en la capital del Turia el «gran contrato municipal», apadrinado por un intercambio de poderes a nivel autonómico. Lo acordó el señor Ximo Puig, como presidente de la Generalitat, con el apoyo de Compromís a cambio de que el señor Joan Ribó se convirtiera en alcalde de Valencia con el apoyo del PSPV-PSOE.

Este contrato municipal exigía crear concejalías ajustadas a cada miembro de Compromís, PSPV y Podemos para adjudicarse una ciudad sin modelo ni proyecto común, y asegurando a cada concejal una cuota de poder y libertad de acción en su reino de taifa.…  Seguir leyendo »

Como mi mujer es valencianoparlante, como yo hablo español y el mundo inglés, decidimos que nuestro hijo tuviera una educación trilingüe que fomentase las dos primeras lenguas. Sin embargo, al ver que ningún colegio público o privado de Castellón capital nos ofrecía esa posibilidad, optamos por una educación bilingüe, mitad en valenciano, mitad en castellano.

Eran los días en que nos enteramos de que la conselleria d’Educació había presentado a los centros un nuevo programa educativo plurilingüe para el primer ciclo de primaria. Aunque dicha conselleria está en manos del partido catalanista Compromís -defensor de la inmersión lingüística-, le dimos un voto de confianza; pero enseguida descubrimos la trampa: los alumnos que elijan el nivel avanzado (seis asignaturas en valenciano, dos en inglés y una en castellano), tendrán doble premio al acabar el bachillerato, el título B1 en inglés y el Mitjà de valenciano (en los otros niveles, a pesar de dar casi las mismas horas de inglés, no se obtiene el B1).…  Seguir leyendo »

La Comunidad Valenciana, gobernada por PSOE y Compromís, con apoyo de Podemos, está llevando a cabo un equivocado asalto al modelo de colaboración público-privado en la Sanidad. Bajo el engañoso lema de defender «lo público», solo consigue disparar el coste, empeorar el servicio para convertir la Sanidad de todos en un instrumento político guiado por la ideología y no la eficiencia en la gestión.

Todo parte de una mentira. La falacia de la «privatización de la Sanidad». La titularidad de la Sanidad Pública siempre ha sido del sector público. Una concesión para la gestión no elimina ni la titularidad, ni el control por parte de los servicios públicos.…  Seguir leyendo »

Tengo la firme convicción de que la mayor insolidaridad social es la del ciudadano que no cumple con sus obligaciones tributarias. Y ello porque la contribución de todos en función de las posibilidades de cada uno es un ejercicio de compromiso con las personas con las que convivimos, a fin de que nuestros hijos gocen de las mismas oportunidades y reciban la misma atención médica o educativa, de que nuestros mayores dispongan de los cuidados que merecen, o de que nuestras empresas gocen de un adecuado respaldo de la Administración.

La evasión fiscal es insumisión para con los problemas de las personas con las que compartimos proyecto en sociedad, del vecino e incluso de uno mismo, porque al final todos reclamamos unos servicios públicos potentes y de calidad.…  Seguir leyendo »

En la Transición, Jordi Pujol se propuso que la lengua catalana fuera la clave de bóveda de un nuevo país. Para lograrlo necesitaba cambios profundos, dentro y fuera de Cataluña. De puertas adentro debía de recuperar el uso del catalán, en retroceso en una sociedad que en las últimas décadas había atraído a gentes de toda España que tenían el castellano como lengua materna. Para ello fueron fundamentales la inmersión lingüística -que se utilizó además para el adoctrinamiento en las tesis nacionalistas- y la televisión autonómica, TV-3, con los resultados por todos conocido.

Fuera de Cataluña actuó en tres frentes. En Madrid necesitaba la complicidad del Gobierno central para aplicar su plan de catalanización sin trabas.…  Seguir leyendo »

Si alguien está pensando en España en la posibilidad de constituir un «gobierno a la valenciana» después de las próximas elecciones lo único que no podrá alegar, para justificar su error -sí, error-, es ignorancia. En la Comunidad Valenciana, a la vista de todos los españoles y quizá como laboratorio, estamos padeciendo las políticas del tripartito asimétrico formado por socialistas, Compromís y Podemos.

Uno de los ámbitos donde más se están viendo las consecuencias de este experimento político, denominado oficial y pomposamente «Pacto del Botánico» y popularizado por Mónica Oltra como «gobierno a la valenciana», es el de la educación. Parafraseando a Winston Churchill -¡qué tragedia para nuestro mundo que ya no haya políticos de su talla y valor!- podríamos decir que en la educación valenciana nunca tan pocos hicieron tanto daño a tantos.…  Seguir leyendo »

En el Día de la Comunidad Valenciana recordemos el inicio de su Himno: “Para ofrendar nuevas glorias España/ todos a una voz, hermanos, venid”. La pregunta es a qué España se refiere, a qué España se le ofrendan glorias. Para la derecha es la España “de siempre”, la que sobrevive bajo la letra de la Constitución y aflora como entidad administrativa y uniforme, la conformada por justo derecho de conquista en el molde de las Castillas y en la prepotencia de algunas dirigencias madrileñas. ¿Pero está la Comunidad Valenciana en condiciones de ofrendar a tal España? Difícilmente, porque esa misma concepción neocentralista la ha dejado sin emociones que brindar al Estado, aunque respete sus símbolos.…  Seguir leyendo »

Cuadro alegórico de Cuqui Guillén, artista del Equipo Límite, en la localidad valenciana de El Saler

Entro en una librería de Valencia con ganas de releer a Ausiàs March. Me he levantado con una estrofa pegada en la frente. Obsesiva. A veces ocurre. Algún alambre hace contacto y una partícula se desmadra en el circuito neuronal. Un verso, una imagen, un gesto. Un lejano recuerdo. Va y viene. Va y viene, la voz de Raimon. “Melodiós cantar de sa veu oig, dient: ‘Amic, ix de casa estrangera’…” El cielo de febrero es espléndido en Valencia. La luz empieza a ganar calidez y el frío tiene matiz. Es mi cumpleaños, la partícula sigue pegada en la frente –“Amic, ix de casa estrangera”– y decido regalarme un libro del gran poeta valenciano.…  Seguir leyendo »

El primer paso para aniquilar un pueblo es borrar su memoria. Milan Kundera.

Llevamos los valencianos más de un siglo viendo cómo se reescribe la historia, ajustándola a los intereses partidistas de quien la encarga. El pancatalanismo tiene el propósito de apropiarse de la lengua y cultura valencianas para borrar el pasado y construir otra realidad. En el colmo del despropósito estamos empezando a ver libros en los que la paella, las Fallas, las Gayatas o el Misteri de Elche se presentan como exponentes de la cultura catalana. Cuatro ejemplos, entre otros cientos, que podrían formar parte del club del chiste si no fuera porque cuentan con el respaldo oficial de instituciones catalanas y muchos millones de euros.…  Seguir leyendo »

El teatro es un golpe en el estómago. Los actores se desnudan en cuerpo y alma. La política y sus agentes deberían aprender del verdadero teatro de la vida.

¿Por qué en el PSOE, los liderazgos no se ganan en las votaciones de los congresos, sino en los procesos electorales municipales, autonómicos o generales? ¿Por qué en el PSOE, si los resultados electorales no acompañan de poco sirve que el secretario general haya sido elegido por casi el 100% de los militantes? La respuesta es sencilla: el PSOE es un instrumento al servicio de los ciudadanos, un medio para conseguir gobernar la sociedad allá donde democráticamente es posible hacerlo.…  Seguir leyendo »

La mayoría absoluta del PP en las elecciones generales del 20-N no puede interpretarse como un apoyo masivo de la población a la política que está desarrollando. En primer lugar, porque apenas el 44% de los votantes depositó su confianza en el partido de Rajoy, que gobierna holgadamente gracias a las distorsiones de una Ley Electoral que blinda el bipartidismo y margina a la izquierda no domesticada. Y, en segundo término, porque la campaña electoral del PP adoleció de cualquier tipo de concreción en las propuestas programáticas (“haremos lo que hay que hacer” se limitaba a decir el entonces candidato y ahora presidente) y podemos recordar promesas (no abaratar el despido, no subir los impuestos…) olvidadas al llegar a la Moncloa.…  Seguir leyendo »

El pasado domingo, La Sexta emitía el final de Crematorio, la serie basada en la novela del valenciano Rafael Chirbes, una obra imprescindible sobre la brutal especulación urbanística de nuestra costa, la degradación moral de empresarios y políticos y los efectos de todo ello en los microcosmos personales de estos inquietantes, por verosímiles, personajes. Quiso el azar que el día siguiente estallara en el céntrico instituto Lluís Vives de Valencia una protesta estudiantil: una más, en principio, de las que agitan las aulas valencianas en los últimos meses.

Los adolescentes pedían una mejora en las condiciones materiales de la enseñanza pública: calefacción, iluminación, folios o actividades extraescolares, ya ven.…  Seguir leyendo »

Ya tiene una entrada en Wikipedia: “Se conoce por ‘primavera valenciana’ a una serie de protestas propulsadas en Valencia por el movimiento estudiantil contra los recortes y la devaluación de la enseñanza pública, en los primeros días, y contra la fuerte represión policial que sufrieron los manifestantes en las siguientes jornadas”.

Yo estudié secundaria en el Instituto Lluís Vives de Valencia, que siempre ha sido excelente, vanidad de antiguo alumno aparte. En plena noche franquista. Y aunque niño (como los que ahora apalearon) presencié cargas policiales, porque la calle Xàtiva era y es punto neurálgico de la protesta ciudadana. Nunca más, me prometí.…  Seguir leyendo »

No es fácil describir la súbita alegría del importante miembro del Gobierno con quien almorcé el miércoles. Las pupilas de sus ojos emitían destellos chispeantes, la sonrisa se le ensanchaba buscando las orejas y los dedos se le hacían huéspedes en pos de los mensajes de móvil que desde la sede del PSOE valenciano le informaban puntualmente de la progresión de Camps hacia el acantilado de su indignidad.

Inmediatamente antes de recibirme a su mesa había hablado con Zapatero y Rubalcaba y un rayo de luz se abría de repente paso entre su cielo entoldado. Después de la masacre electoral del 22-M y de estas humillantes semanas batiéndose en retirada, el PSOE había encontrado al fin un argumento letal, quien sabe si toda una killer application, para pasar al contraataque.…  Seguir leyendo »