Corrupción (Continuación)

Por José María Ruiz Soroa, abogado (EL PAÍS, 13/04/06):

Qué duda cabe de que la corrupción de los servidores públicos tiene nombre y apellido, que tiene en su derredor una trama concreta de intereses y de desaprensivos en pos del enriquecimiento fácil e inmediato, y que es sobre ellos sobre los que debe actuar la justicia. Sin embargo, la evidencia de esos políticos venales y de esos oscuros intereses que amontonan una riqueza, hiriente por su misma ostentosidad, no debiera hacer olvidar que la corrupción, como aquellas reacciones químicas que nos intentaban enseñar en el colegio, sólo se produce en presencia de ciertas condiciones, que se denominan catalizadores.…  Seguir leyendo »

Antonio Sanz Cabello es portavoz del Partido Popular en el Parlamento andaluz (EL PAÍS, 08/04/06):

La estampida suele ser provocada por quienes tratan de ocultar, tras su polvareda, la vileza del cuatrero que quiere que nadie se percate de su proceder apropiándose de lo que no es suyo sino que es de otro o es de todos. Contra la estrategia de la estampida no cabe otra cosa que la estrategia de la realidad y de los hechos. Creo que el criminal nunca gana y que la verdad se impone. Para que se abra paso, es necesario precisar hechos contundentes y comprobables, imposibles de deformar por quienes cobran por decir lo que no es o por decir sólo la parte que conviene a la mano que les mece la cuna.…  Seguir leyendo »

Por Manuel Pimentel, ex ministro y escritor (EL PERIÓDICO, 08/04/06):

La cárcel de Alhaurín de la Torre no da abasto para acoger a concejales, empresarios y funcionarios del Ayuntamiento de Marbella. Ya son varios los encarcelados, pero muchos más, auténtica legión, los corruptos que han pagado o cobrado en Marbella y a los que, por ahora, nadie ha metido mano. Nos rasgamos las vestiduras escandalizados ante las fechorías de esos émulos de Alí Babá y sus 40 ladrones y nos preguntamos en voz alta, cómo hemos podido dejar que el monstruo creciera de esta forma. Pues no seamos hipócritas, por favor.…  Seguir leyendo »

Juan José Martínez Zato ha sido Vocal del Consejo General del Poder Judicial y Teniente Fiscal del Tribunal Supremo (EL PAÍS, 07/04/06):

En tiempos del franquismo, los señores encargados de la censura en los medios de comunicación social, de mentes un tanto retorcidas, cuando no enfermizas, dicho sea con una gran generosidad, no permitían, por ejemplo, que se publicaran los records de los atletas soviéticos por ser tal vez descaradamente rojos o que se exaltara en exceso el ambiente ante los partidos entre los «eternos rivales» pertenecientes a diferentes regiones por atentar a la unidad de España, ni pasarse en las críticas a los árbitros por dañar ello al principio de autoridad.…  Seguir leyendo »

Por Juan Ignacio Trillo Huertas, delegado de Medio Ambiente en Málaga (EL PAÍS, 05/04/06):

El repugnante saqueo de lo público en el Ayuntamiento de Marbella, a pesar de su extrema gravedad, no ha cogido de sorpresa. Los partidos, ante la caótica situación creada por el gilismo, tienen una gran oportunidad de hacer pedagogía política y denunciar lo que se oculta bajo el oportunismo de algunas candidaturas independientes y de los tránsfugas, que persiguen, fuera de cualquier y control, apropiarse de lo público para sus impresentables e insaciables intereses privados.

Iluso propósito el de la racionalidad política. Poco le ha faltado a Javier Arenas, el menos indicado por su pasado colaboracionista con el gilismo, para arremeter contra la Junta de Andalucía, la institución que en todo momento ha hecho frente a los desmanes urbanísticos, raíz de la corrupción de Jesús Gil y de sus acólitos militantes.…  Seguir leyendo »

Por Joan Ferran y David Pérez, diputados del Grupo Socialista al Parlamento de Cataluña (EL PAÍS, 06/03/06):

Sólo un cínico podría justificar, o minimizar, lo que ha acontecido en Cataluña alrededor del hallazgo de un montón de encuestas comprometedoras para el anterior Gobierno. Sólo un irresponsable es capaz de protegerse bajo la capa del negacionismo ante la obviedad manifiesta y expuesta en multitud de medios de comunicación. Que el ventenio convergente estuvo plagado de radiografías políticas deshonestas sobre la actividad de profesionales de la información o de comentarios mezquinos ha quedado documentalmente probado. Que el anterior Gobierno usaba dinero público para confeccionar el discurso político de su coalición y seleccionar a sus candidatos es una obviedad.…  Seguir leyendo »

Por Carlos Jiménez Villarejo, ex fiscal anticorrupción (EL PERIÓDICO, 09/01/06):

El 14 de diciembre entró en vigor la Convención de la ONU contra la corrupción, un instrumento esencial para enfrentarse a una lacra que provoca en el mundo el pago anual por sobornos de 1.000 millones de dólares. Debería ser una gran oportunidad para estrechar el cerco a corruptores y corrompidos. Pero nace con una fuerte debilidad: sólo ha sido ratificada por 38 estados, entre los que aún no está España, de los 140 firmantes. En todo caso es una buena noticia, en cuanto fomenta una cultura contra la corrupción y plantea a los estados reformas legales más eficaces frente a ella.…  Seguir leyendo »

Por Pedro J. Ramírez, director de EL MUNDO (EL MUNDO, 13/11/05):

La voz cálida y cordial de Juan Antonio Ortega Díaz-Ambrona me retrotrajo el jueves 31 años en el tiempo, hasta aquella conferencia que yo escuché con entusiasmo en el Club Siglo XXI, en la que siendo un alto cargo de la Presidencia del Gobierno, además de uno de los mentores del grupo Tácito, él pidió la apertura de un «proceso constituyente» en España. Esa tarde me di cuenta de que la Transición a la democracia era irreversible y de que mis simpatías estarían siempre con quienes, como él, se empeñaban en vertebrar un centro político modernizador, solvente y honesto.Eso…  Seguir leyendo »

Por Juan I. Sanz Caballero, profesor de la Facultad de Derecho de ESADE (ABC, 10/11/05):

EN las últimas semanas parecen haberse multiplicado las vinculaciones políticas con casos de corrupción. Efectivamente, casos como el «informe Volcker» sobre pagos irregulares en el marco del programa Petróleo por Alimentos de la ONU, que involucra no sólo a 2.253 compañías de todo el mundo, sino a la propia organización, a su secretario general y al hijo de éste; o la segunda dimisión, ahora parece que definitiva, del ministro laborista Blunkett por haber incurrido en un presunto conflicto de intereses por la prestación de servicios ajenos a su cargo o, por terminar con los ejemplos, la situación por la que atraviesa estos días el gabinete de George W.…  Seguir leyendo »

Por Julio María Sanguinetti, ex presidente de Uruguay (EL PAIS, 02/09/05):

Cuando un presidente tiene que aclarar que no va a renunciar como un antecesor, que tampoco se va a suicidar como otro y que no caerá por un golpe de Estado, es que la situación está grave. Esto es lo que pasa hoy con el presidente Lula da Silva, que pretendiendo afirmar su posición, hubo de recordar las mayores tragedias cívicas de su país: el suicidio en 1955 de Getulio Vargas, el gran caudillo riograndense dos veces presidente; la disparatada renuncia en 1961 del excéntrico presidente Janio Cuadros y el golpe de Estado militar que en 1964 derrocó a João Goulart.…  Seguir leyendo »

Por Bruno Ayllón, investigador posdoctoral en el Núcleo de Pesquisa en Relaciones Internacionales de la Universidad de São Paulo, Brasil (REAL INSTITUTO ELCANO, 01/09/05).

Tema: Brasil se enfrenta a un decisivo dilema político: asumir que la corrupción es parte inherente de su sistema político y electoral, y aceptarla pasivamente, o proceder a una reforma profunda para fortalecer su democracia. Todo parece indicar que no será el Partido de los Trabajadores (PT) quien lidere este proceso, dada su responsabilidad en la crisis. La legitimidad democrática y la confianza en los representantes políticos están en juego. Las elecciones de 2006 se presentan sin claros favoritos.…  Seguir leyendo »

Por Jordi Sànchez, profesor de Ciencia Política de la UB (EL PERIODICO, 28/05/05):

¿Qué aportan de nuevo las conclusiones de la comisión parlamentaria que ha seguido el caso del hundimiento en el barrio del Carmel? La respuesta no es obvia, pero la sensación tras su lectura es de muy pocas cosas nuevas. Evidentemente, se dicen cosas de una cierta importancia, pero esto no significa que la comisión parlamentaria haya aportado más luz sobre la que ya había antes de iniciar su trabajo la comisión que tenía que averiguar qué ocurrió, por qué no pudo evitarse y quién tiene responsabilidades en el suceso.…  Seguir leyendo »

Por Pilar Rahola, escritora y periodista (EL PERIODICO, 22/05/05):

Parece ser que, a pesar del jolgorio que produjo, la metáfora del suflé era adecuada. Sin duda, el revuelo que hubo en el gallinero parlamentario, con escandalera pública, tenía vocación de suflé. Una gran hinchada en caliente, un ¡oh! estruendoso que llegó a todos los rincones patrios, y finalmente, con el descuido, una masa triste a la que nadie quiere hincar el diente. El suflé del 3% se ha enfriado y, como corresponde a las reglas de la restauración, se ha deshinchado hasta casi desaparecer. Parecía mucho, tanto, que ahora que no es nada una se queda con esa cara de ¿qué ha pasado aquí?,…  Seguir leyendo »

Por Salvador Giner, catedrático de Sociología de la UB (EL PERIODICO, 31/03/05):

La alusión sin pruebas a la presunta corrupción política de la oposición por parte de un gobernante desencadenó el alud de acusaciones, retractaciones e indignadas amenazas de querella que ha tenido preocupado al buen ciudadano (y entretenido al cínico) durante un tiempo. La publicación de la reflexión de Moisés Naïm, director que fue del Banco Mundial y hoy de la importante revista Foreign Policy, en la que sostiene que la corrupción es inevitable pues es un rasgo perenne de la humanidad, ha animado la conversación, especialmente en este país, en el que sus palabras venían a echar leña al fuego.…  Seguir leyendo »

Por Santiago Carrillo, ex secretario general del PCE y comentarista político (EL PAIS, 22/03/05):

El incidente surgido en la política catalana -y por extensión en la española- con motivo del debate en el Parlamento autonómico sobre el suceso acaecido en las obras del barrio del Carmel y que podía haber complicado seriamente la situación política general, parece haberse serenado. Lo que al principio fue considerado una imprudencia provocada por el acaloramiento del debate, ha servido para abordar un problema que, sospecho, no es exclusivamente catalán.

Hay un runrún difícilmente comprobable en torno a la política y los políticos generalizado en el conjunto de España que atribuye a los partidos el financiarse con recursos que proporcionan las empresas a las que se conceden encargos de obras públicas.…  Seguir leyendo »