Corrupción (Continuación)

Por Salvador Cardús i Ros (LA VANGUARDIA, 16/02/05):

La puntilla al discutido papel de las administraciones monocolores catalanas en el conflicto creado por el derrumbe del túnel del barrio del Carmel la dio Rodríguez Zapatero en su visita del pasado miércoles a Barcelona. Un buen alcalde recientemente me recordaba un clásico principio de cultura política básica: «Al suelo, que vienen los nuestros». (Ahora no recuerdo exactamente si la frase es de Maquiavelo, de Hobbes o de Gila.) Y es que por si las cosas no estaban bastante complicadas, llegó el presidente español con una pedrea de premios para todos los afectados, puso pie en tierra casi sin descabalgar y se llevó el aplauso fácil del populismo más eficaz: aquel que llena los bolsillos de los mayores y hace llorar a los pequeños al ser besados por tan imponente humanidad.…  Seguir leyendo »

Por Rafael Vera (EL PAIS, 10/11/04):

Te contesto, «amigo» Javier (perdona que te tutee, siempre ha sido así), sin haber leído tu carta, porque el mero hecho de escribirla es un acto, por tu parte, de valentía personal y de recuerdo hacia mi persona, lo que agradezco. Intuyo su contenido (el título lo dice todo [A Rafael Vera, imagen de una época], y me temo que, una vez más, pretendes abofetear a otros en mi cara. Siempre he estado presto a colaborar, en estas y en otras tareas, con los jueces de la Audiencia Nacional. Tú lo sabes, y alguna prueba tienes de ello.…  Seguir leyendo »

Por José Barrionuevo Peña (EL PAIS, 10/11/04):

La sentencia que condena a Rafael Vera y a Rodríguez Colorado es injusta. Sus deducciones y conclusiones, en lo que yo conozco y he vivido, son equivocadas y no se corresponden con la realidad. El daño que se les causa, a ellos y a sus familias, es inmerecido, devastador e irreparable. Además, se añade a otros, ya sufridos, que tienen similares calificaciones.

La sentencia referida es injusta, pero legal. Por ello, para los que hemos favorecido, promovido y defendido esta legalidad, como en otras ocasiones, no cabe actitud distinta que la de la aceptación o el acatamiento, perfectamente compatible con la más radical disconformidad.…  Seguir leyendo »

Por Javier Gómez de Liaño, abogado y magistrado excedente (EL MUNDO, 09/11/04):

Creo que fue a Francisco Ayala a quien hace años oí decir que, a veces, la mejor manera de hablar a todo el mundo es dirigirse a uno en particular y que lo más natural es que ese uno, que en ocasiones puede ser uno mismo, sea otra persona. Hoy quiero escribir una carta abierta a Rafael Vera, quien, entre 1982 y 1994 desempeñó los cargos de director de la Seguridad del Estado, subsecretario del Interior y secretario de Estado para la Seguridad.La verdad es que, más que escribirle, podría haber tenido una conversación con él, pero como la carta tiene mucho de respuesta a otra suya y escribir facilita la reflexión y el análisis, he preferido dirigirle estas líneas.…  Seguir leyendo »

Por Marcos García-Montes, abogado de la Acción Popular en el caso fondos reservados (EL MUNDO, 08/11/04):

Marco Tulio Cicerón: «Un hombre íntegro nunca hará por su amigo algo que vaya en contra del Estado o contra su juramento de fidelidad» (Sobre los deberes, III, X).

En el abanico temporal comprendido entre 1987 y 1995 se produjo la perversión judicial de confusión de roles como consecuencia de la corrupción generalizada. Ante la inactividad de quien debía realizar las acciones legales pertinentes, la prensa se arrogó el papel de la investigación (la Policía y la Fiscalía miraban para otro lado) y los ciudadanos ejercían la acción popular (la Fiscalía miraba en la misma dirección) en temas tan importantes como Filesa, Cesid, fondos reservados, Roldán, papeles falsos de Laos, gobernador del Banco de España, GAL y otros de infausta memoria.…  Seguir leyendo »

Por Francisco Gutiérrez, magistrado de la Audiencia de Sevilla (EL MUNDO, 05/11/04):

La táctica del ventilador, como método defensivo, no es nueva.El que fuera vicepresidente del Gobierno socialista de Felipe González, Alfonso Guerra, a propósito del previsible encarcelamiento del Vera y para justificar la petición del indulto encabezada por Felipe González, ha tenido la oportuna ocurrencia de insinuar que algunos jueces del tribunal que le condenó podrían haber recibido fondos reservados del mismo Vera (paradoja de una crueldad tremenda, lo calificó).

La declaración tiene fondo.

Resulta obvio que su propósito no ha sido otro que deslegitimar al tribunal, y por ende a la sentencia, como medio para justificar la necesidad y justicia del indulto.…  Seguir leyendo »

Por Pedro J. Ramírez, director de El MUNDO (EL MUNDO, 24/10/04):

Hay que remontarse 400 años en la Historia de España para encontrar alguien que robara más dinero del Tesoro Público desde un cargo más alto y dejando el suficiente rastro como para que los tribunales lo acreditaran. Y es que desde los tiempos de Francisco Gómez de Sandoval y Rojas, más conocido como Duque de Lerma, que al término de su valimiento fue condenado a devolver al fisco 12.000 ducados anuales más los intereses de 20 ejercicios, no había aparecido nadie que ejerciera la rapiña sobre los fondos del erario con la contumacia y falta de escrúpulos de Rafael Vera.…  Seguir leyendo »

Por Pilar Rahola, periodista (EL PERIODICO, 17/04/03):

Cuando en los sesudos centros de inteligencia de los partidos políticos algunos se hacen las preguntas hamletianas –«hacia dónde vamos, qué nos pasa, con quién pasamos el tiempo libre»–, nunca se oyen sesiones de psicoanálisis. «Más autocrítica y menos plañideras», nos atrevemos a decir los más irreverentes. Pero, a pesar de los pesares, nuestro club político continúa cometiendo los mismos errores de siempre, vendiéndose la credibilidad a kilos de gremialismo, compadreo y mofa parlamentaria. Lo último, la liquidación de la comisión que tenía que investigar el escándalo de las encuestas, llega a la categoría de hito histórico.…  Seguir leyendo »

Por Carlos Castresana Fernández, miembro de la Fiscalía Anticorrupción (EL MUNDO, 03/03/03):

Hace un año, en la apertura del Congreso del Partido Popular, su Secretario General aseguró que la corrupción ha dejado de ser un problema en España. Tomada como declaración de principios, tal afirmación resulta elogiable, pero si, como parece, pretendía ser una aseveración basada en los hechos, está bastante alejada de una realidad que no permite sostener que la sociedad, la economía y la política españolas constituyan a tal punto una excepción entre las sociedades democráticas avanzadas -salvo, quizá, los países nórdicos- en las que la corrupción, nos guste o no, es una presencia constante.…  Seguir leyendo »