Crímenes contra la Humanidad (Continuación)

Por Gervasio Sánchez, fotoperiodista, autor de La Caravana de la muerte. Las víctimas de Pinochet, Editorial Blume (EL MUNDO, 11/09/03):

Cada mujer recoge un retrato descolorido y se lo coloca delante del pecho. «Mi esposo se llamaba…, su profesión era…, fue detenido el día…, desde entonces no sé nada». Son esposas, madres, hermanas e hijas de desaparecidos. Sus rostros arrugados lo dicen todo: sus ilusiones han envejecido con ellas. Pero a pesar de los 30 años de soledad que han sufrido en su querido Chile, siguen luchando contra el olvido en una sociedad acostumbrada por sus políticos a silenciar el pasado.…  Seguir leyendo »

Por José Ovejero, escritor (EL PERIODICO, 06/09/03):

Un país como España, que pactó por realismo político la amnesia colectiva, no tiene fuerza para pedir la extradición de militares argentinos

Es sabido que los defectos que más nos molestan en los demás son aquellos en los que nos reconocemos nosotros mismos. Y es frecuente también que exijamos de otros lo que no supimos o pudimos hacer, como si consiguiéndolo ellos nos redimiésemos de nuestras deficiencias.

Así, buena parte de los españoles estábamos convencidos de la necesidad de que en Argentina se anularan las leyes de obediencia debida y de punto final y también de que se mantuviera en prisión a los militares que cometieron delitos durante la dictadura cuya extradición reclamaba el juez Baltasar Garzón.…  Seguir leyendo »

Por Luis Sepúlveda, escritor (EL PERIODICO, 02/09/03):

Si el CIS realizara una sondeo de opinión en América Latina para saber cuál es la percepción de los latinoamericanos respecto de España, el resultado estaría teñido por la indignante sensación de desprecio que provoca la política exterior del Gobierno español en general y de Aznar en particular.

Ahora, al negarse a cursar la petición de extradición formulada por el juez Garzón, y que abría la posibilidad de enjuiciar por fin a 39 de los muchos criminales, responsables de genocidio, crímenes de lesa humanidad y violación sistemática de los derechos humanos que se ensañaron con la nación argentina, el Gobierno español ha dado una vez más muestras del desprecio que siente hacia la comunidad latinoamericana, desprecio que se manifiesta entre otras formas, en la odiosa obligación de visado que afecta a los ecuatorianos, en el engaño de las devoluciones de personas a sus países bajo la promesa de ayuda para solucionar las dificultades legales que les impiden vivir en España, y que jamás se realizan, y la oposición descarada a que la justicia española castigue a aquellos que en sus países no serán castigados.…  Seguir leyendo »

Por Joan E. Garcés, profesor de relaciones internacionales y abogado (EL PAIS, 01/09/03).

La negativa del Consejo de Ministros, el pasado 29 de agosto, a dar curso a la solicitud de extradición que un Juzgado de Instrucción había acordado cursar a Argentina viene a confirmar que en nuestro país el desarrollo de los principios de jurisdicción universal es obra de los órganos jurisdiccionales que actúan con independencia de los deseos del Gobierno. La muy reciente aportación española al derecho internacional ha debido superar sucesivas trabas puestas por el Ejecutivo, directamente o a través de sus hombres en la Fiscalía y en el Consejo General del Poder Judicial.…  Seguir leyendo »

Por Claudio Magris, escritor italiano (EL PAÍS, 15/03/03):

Es raro encontrar el mal puro, absoluto y gratuito, no impregnado de esas reservas de humanidad que están presentes en casi todas las acciones de los hombres, incluso en las más terribles. El gesto del asesino más abyecto y cruel se mezcla a menudo con sentimientos, miedos, debilidades, contradicciones, coincidencias, casualidades que desde luego no disminuyen su culpa ni la apartan de la necesidad de la condena y del castigo, pero la entrecruzan con la incertidumbre, la ambigüedad de la condena humana. El Mal con mayúsculas ejerce a menudo una seducción chabacana: como un culebrón en tecnicolor, parece más interesante, pero en realidad es mucho más banal y retórico que el bien, que, en cambio, es más difícil y arriesgado, más complejo y sin prejuicios, y requiere valor, fantasía y originalidad.…  Seguir leyendo »

Por Robert Conquest, historiador, autor de 17 libros sobre la Unión Soviética. En 1968 escribió El gran terror, la obra que dio a conocer en Occidente la barbarie del estalinismo (EL MUNDO, 05/03/03):

Fue una suerte para muchas personas (para el mundo entero) que Stalin no viviera tanto como Mao. Su muerte, acaecida en Moscú hace 50 años en circunstancias todavía poco claras, resultó muy beneficiosa, de manera directa e inmediata, para un considerable número de personas.

En las prisiones, por ejemplo, el numeroso grupo de médicos detenidos en la trama de los doctores, acusados de conspirar para asesinar al dirigente soviético, había confesado ya e iba a afrontar su ejecución.…  Seguir leyendo »