Culturas

In early September, the novelist Lionel Shriver gave a speech at the Brisbane Writers Festival in which she expressed her hope that identity politics and the concept of cultural appropriation would turn out to be passing fads. During her lecture, several audience members walked out in protest, and the text of her address has sparked a controversy that has spread across the Internet and the British and American press. It has stoked a debate already raging on college campuses, in the literary world, in the fashion and music industries, on city streets, and in other areas of our social and political lives.…  Seguir leyendo »

Los conflictos son el resultado del enfrentamiento de voluntades, no de culturas. Analizar las culturas ayuda, al menos, a entender los enfrentamientos. Salvador de Madariaga, en «Carácter y destino en Europa», definió a ingleses, franceses y españoles, asociados a la acción, el pensamiento y la pasión. El ensayo proporciona una imagen detallada de los arquetipos que retratan a los ciudadanos del viejo continente: al inglés, volcado en la acción, liberado de cargas dogmáticas, centrado en hacer cosas y obtener resultados tangibles; al francés, inserto en el pensamiento, donde la acción es consecuencia de la lógica, y al español, asociado a la pasión, a los sentimientos, donde el hacer y el pensar quedan por detrás.…  Seguir leyendo »

La resiliencia —es decir, la capacidad de los individuos o de los grupos para superar y reaccionar positivamente frente a circunstancias especialmente difíciles y adversas— parece aplicable de forma muy especial al pueblo japonés. A lo largo de su historia ha puesto a prueba esta capacidad en numerosas ocasiones. Los grandes terremotos de Ansei (1855), el de Kanto (1923) con más de 140.000 muertos y más recientemente el de Kobe (1995) que produjo 6.400 víctimas, demostraron de forma inequívoca que la ciudadanía japonesa sabe anteponer con toda naturalidad el interés colectivo al individual, manteniendo, además, la calma, la paciencia y las buenas formas con verdadera elegancia y aportando solidaridad, e incluso generosidad, en su grado máximo.…  Seguir leyendo »

Han desaparecido los burritos de las calles y los alrededores de Piura. Los piuranos los llamaban “piajenos” y el sobrenombre les caía como anillo al dedo: eran los pies de los demás. Y, por supuesto, también los lomos y los brazos. Estoicos y pacientes cargaban costales de fruta, leña, gentes, todo lo que se podía cargar, y se los veía trotando día y noche por las calles de altas veredas, soportando maltratos de los malhumorados y los sádicos, alimentándose de lo que encontraban al paso o viviendo del aire y de su mera terquedad de no resignarse a morir. Pero ahora se han extinguido y a nadie le importa, y algunos lo celebran porque saben que la desaparición de los piajenos es, ay, síntoma inequívoco de modernización y de progreso.…  Seguir leyendo »