Delito de odio

Florence Green solo quiere abrir una librería. Florence Green aún es joven, hace años que enviudó y vive en un pequeño pueblo de Inglaterra. Florence Green es un personaje de ficción, su aventura sucede a finales de los 50. Pero el mundo, nuestras calles, nuestros hogares están habitados hoy por muchas Florence Green. Quizá también la encontremos bajo nuestra piel. Florence es la protagonista de una novela de Penelope Fitzgerard que Isabel Coixet ha adaptado al cine. La librería es la película de una historia pequeña, de una mujer normal, de un pueblo como tantos, de unos días tan cotidianos que son eternos, de personas soñadoras, ambiciosas, vencidas, frívolas e indiferentes, como encontramos en todas las sociedades. …  Seguir leyendo »

El insulto proferido en los medios de comunicación o a través de redes sociales no está protegido por el derecho constitucional a la libertad de expresión como derecho fundamental consagrado en nuestra Carta Magna. La libertad de expresión está constituida por un conjunto de opiniones libres que no constituyen en sí misma información. Y que no toman carta de naturaleza haciéndose inmunes al resto de derechos y obligaciones del ordenamiento jurídico. Bien se puede afirmar que el insulto saca a quien lo profiere del campo de juego constitucional que ampara la libertad de expresión.

Con la libertad de información pasa, empero, algo bien distinto.…  Seguir leyendo »

Más de 50 millones de personas en el mundo son perseguidas por sus creencias, lo que iguala el número de refugiados de toda la Segunda Guerra Mundial. Esta es la principal conclusión de un Informe Internacional sobre libertad religiosa, presentado recientemente (Fundación Ayuda a la Iglesia que Sufre, julio 2016) en la Universidad colombiana de La Sabana. Tras un ligero repunte a la baja -indica el Pew Forum en sus informes de abril de 2017- las restricciones impuestas a la libertad religiosa en muchos países parecen incrementarse.

El cristianismo, la religión con más seguidores del mundo es, paradójicamente, una de las más perseguidas.…  Seguir leyendo »

Hacia 1944 vio la luz el libro autobiográfico de Stefan Zweig El mundo de ayer. Memorias de un europeo.En él recordaba el comienzo del siglo XX desde el peculiar observatorio en el que había vivido como austríaco, judío, escritor, humanista y pacifista. Y consideraba un deber moral contar ese relato para aviso de navegantes, porque nada podía llevar a pensar en los umbrales del nuevo siglo que ya en su primera mitad se iban a producir dos guerras salvajes en suelo europeo. Los jóvenes educados en la Austria imperial, en un ambiente seguro y estable, creían periclitado cualquier episodio de barbarie y no veían en el futuro sino signos de progreso.…  Seguir leyendo »

Esta y no otra parece ser la beata inspiración de nuestro actual sistema político y jurídico, en el que manifestar odio hacia algún colectivo o persona identificados por su raza, sexo, ideología o etnia puede enviar directamente a la cárcel al odioso odiante (previamente etiquetado como fobo-esto o ultra-aquello). Y, desde luego, puede limitar su derecho a la libre expresión de ideas, pues está prohibido y castigado emitir cualquier tipo de opinión pública que un ayuntamiento, un gobierno, un juez o cualquier otro tipo de autoridad con vara en plaza pueda considerar, en su libérrima interpretación, que incita al odio o al menosprecio de un colectivo cualquiera.…  Seguir leyendo »